Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-08-2014

Filosofa marxista

Iaki Gil de San Vicente
Rebelin


  1. Introduccin
  2. Dialctica y libre opcin
  3. Antecedentes muy actuales
  4. Necesidad, azar y libertad
  5. Lucha, cambio y revolucin
  6. Autoextincin consciente

 

1. Introduccin

Por qu dedicar la Introduccin de este libro, Pensar y practicar colectivamente el marxismo [1], a la filosofa marxista, en vez de dedicarla solo a exponer su contenido, el orden de sus captulos, etctera, como se hace habitualmente? Pues porque es imposible conocer la permanente lucha frontal entre la humanidad explotada y el capitalismo sin emplear a diario la filosofa marxista. Nuestra rpida e incompleta exposicin de lo que es el marxismo sera an ms limitada si no hiciramos una referencia bsica a su filosofa inherente, consustancial, a su filosofa de la praxis, de la capacidad de las personas libres para crear realidades nuevas superando las viejas. Hablamos de personas libres y de realidades nuevas que surgen de las entraas de las viejas y caducas, es decir, estamos hablando de procesos en los que la dialctica de la unidad y lucha de contrarios plantea en un momento determinado la necesidad de la opcin crtica por una de las alternativas en lucha con su contraria.

La elaboracin de este libro es un ejemplo de lo que decimos: hace aproximadamente trece aos, el tsunami represivo espaol estaba a punto de ampliar sus ataques ilegalizadores a una parte de la izquierda abertzale todava no desmantelada; en aquellas condiciones tan duras -que no han desaparecido- se sigui pensando en la necesidad de profundizar la conciencia poltica y la capacidad te rica de la militancia independentista y socialista vasca. Fruto de aquella visin estratgica que comprenda la urgente necesidad de la formacin terica y filosfica de la militancia, fue la elaboracin del Cuadro I. Cuadro histrico que aqu se ofrece tras algunas correcciones formales habida cuenta que fue escrito hace doce aos. Se acert en la importancia de destruir el mito de la globalizacin econmica como nueva realidad mundial que superaba lo malo del capitalismo quedndose exclusivamente con lo bueno. Un mito creado por el neoliberalismo y divulgado masivamente por la industria poltico-meditica, que ha persistido dentro de las izquierdas hasta 2007-2009 cuando la realidad de la crisis lo ha destrozado, pero que sigue palpitando internamente en los reformismos.

La ilegalizacin de Herri Batasuna decretada en 2003 destroz el plan previsto, condenando el Cuadro I a vagabundear por la red de internet de donde era frecuentemente rescatado para servir de texto base en cursillos de formacin y en charlas contra las versiones reformistas y oficiales sobre las diferentes globalizaciones. Pero la ilegalizacin mostr a su vez cunt o de verdad tiene la filosofa marxista cuando insiste en el complejo proceso formado por la necesidad, el azar y la libertad. Para el Estado espaol ilegalizar a Herri Batasuna era una necesidad imperiosa en vez de un capricho vengativo del gobierno del PP; para la militancia abertzale poco formada tericamente, y para un muy amplio espectro social, esa ilegalizacin fue una catstrofe fortuita, difcil de entender porque se desconoca buena parte de la lgica burguesa; para la militancia formada terica y polticamente era comprensible y esperable y, por ello, azuzaba la necesidad de la libertad. Chocaban as dos necesidades antagnicas pero unidas en una lucha permanente: la del Estado nacionalmente opresor y la de la nacin trabajadora oprimida. Dos necesidades unidas en su irreconciliabilidad y por tanto dos libertades opuestas antagnicamente: la libertad del capitalismo estatal para endurecer la explotacin necesaria y la libertad del pueblo trabajador para avanzar a su necesario independentismo socialista.

Cuando hablamos de necesidades y de libertades mortalmente enemigas pero unidas en su incompatibilidad cualitativa, no hacemos juegos de palabras sino que buceamos el fondo de la realidad social con la ayuda de la filosofa marxista, con la ayuda de la dialctica y del materialismo histrico. Ahora, tras la crisis permanente emergida en 2007, empieza a verse como necesario el empleo de estos y otros conceptos, mientras que hace pocos aos eran solo una opcin metodolgica como otra cualquiera, pero antes de 2007 eran descalificados como obsoletos e intiles, y todava subsisten quienes creen que ya no tiene sentido recurrir al marxismo, sino a algo ms general, abstracto y vago como anticapitalismo o como simple socialismo, entendido este de tantas formas diferentes como intelectuales divaguen sobre l. Se equivoca quien crea que el empleo de conceptos depende de su neutral, pura e inmaculada capacidad explicativa. Ningn concepto de las llamadas ciencias sociales es neutro; dicho directamente, los conceptos marxistas asumen su partidismo, su opcin precisa por el bando oprimido y rechazan toda asepsia positivista y neutralista, mientras que los burgueses, sean reformistas o reaccionarios, ocultan su parcialidad disfrazndola bajo la demagogia de la sociedad civil, ciudadana, hegemona social y democrtica, etc.

En determinadas circunstancias sociohistricas se redoblan los ataques al marxismo, lo que unido a ciertas condiciones de debilidad de las luchas de clases en su sentido ofensivo y poltico, tambin en su sentido defensivo y economicista, salarial, de efectos integradores y alienadores de polticas burguesas facilitadoras del consumismo y de la tesis del ascenso social y de la desproletarizacin, de endurecimiento salvaje de la represin contra la izquierda revolucionaria, en estas situaciones resurgen muy fcilmente los intelectualillos obsesionados por certificar la definitiva muerte del marxismo. Son contextos que facilitan sobremanera el poder alienante del capitalismo en cuanto tal, poder que surge de la mercantilizacin de la existencia, que anula con su fetichismo la capacidad de comprender la realidad de la explotacin objetiva de clase como vertebradora de su entera estructura.

Se puede decir que algo as sucedi entre finales del siglo XX y comienzos del siglo XXI. La calidad terica media de la militancia independentista baj mucho aunque no desapareci, ni mucho menos. La parte ms afectada fue la que durante aos se haba formado en la accin institucional y parlamentaria, retroceso lgico si estudiamos la historia del parlamentarismo de izquierdas; pero la militancia obrera y popular no fue tan golpeado como se demostr en la oleada de luchas, de huelgas concretas y de huelgas generales que se intensific desde 2008. Pensamos que hay, como mnimo, dos razones que lo explican: una, que todava estaba muy viva la formacin recibida durante aos acerca de la vala estratgica de la larga V Asamblea, la que abarca desde alrededor de 1965 hasta alrededor de 1980, ao arriba ao abajo; y otra, que estas militancias vivan y viven en el interior del pueblo trabajador, en el movimiento obrero, popular, social, cultural, pro-amnista, internacionalista, etc.

Que subsiste una relativa base terica se ha demostrado en el debate interno en Sortu de hace dos aos, cuyos resultados oficiales siguen sin ser conocidos por la militancia, as como en los debates alrededor de la campaa de las recientes elecciones al Parlamento Europeo, por citar solo dos ejemplos. Sin embargo, por el lado opuesto, determinados sectores de la izquierda abertzale clsica y del soberanismo reformista se posicionan por dos vas opuestas a las citadas arriba: una, por cortar lazos con la larga V Asamblea; y, otra, por desarrollar un socialismo vacuo, hueco. El Cuadro II: Marxismo sobre la historia prctica y terica del choque a muerte entre el marxismo y capitalismo surge en este contexto. De hecho, en su origen pudo haber formado parte de un programa de formacin marxista de la izquierda independentista, izquierda que desde sus orgenes en la mitad de los aos sesenta y hasta su ilegalizacin en 2003 asumi el marxismo como mtodo de interpretacin y transformacin de la realidad, como el mtodo necesario para lograr la independencia socialista.

Pero lo que pudo llegar a ser, no fue, y los esquemas iniciales del Cuadro II: Marxismo y del Cuadro III: Cuadro explicativo de las dos teoras antagnicas sobre el contexto mundial: la burguesa neoclsica, marginalista y neoliberal, y la marxista quedaron en una triste esperanza frustrada al no realizarse cursillo alguno de formacin marxista en Sortu. Sin embargo, de nuevo las contradicciones de la realidad, su dialctica, presionaron para que los borradores iniciales no cayeran en el olvido definitivo ya que organizaciones de otras naciones oprimidas s realizaron esos cursillos. El capitalismo es uno, el Estado opresor de naciones es uno, el patriarcado es uno; la realidad de las clases y naciones oprimidas est determinada por esta unicidad capitalista objetiva aunque en cada pueblo, en cada situacin concreta son diferentes las formas de plasmacin de esa unidad bsica capitalista.

Es por esto que el mtodo marxista, la filosofa de la praxis para ser ms precisos, es aplicable en todo el mundo en sus grandes ejes maestros que siempre deben ser adecuados concretamente a cada situacin particular, nunca impuestos a la fuerza, como el lecho de Procusto, un bandido mitolgico griego que invitaba a los viajeros a dormir en una cama de hierro que tena en su casa: si eran ms pequeos que la cama Procusto los descoyuntaba alargando su cuerpo hasta ocupar todo el jergn, y si eran ms grandes les cortaba las extremidades y la cabeza para que cupiesen en ella. El dogma frreo es el lecho de Procusto: la realidad concreta ha se supeditarse a la teora abstracta. Hay un dicho popular que indica lo mismo pero aplicado al dogmatismo: si la realidad no coincide con la teora, peor para la realidad.

Una de las tareas fundamentales de los cursillos de formacin marxista consiste en aprender a aplicar la teora bsica a cada situacin particular, aprender a pensar crticamente, aprender a conocer la realidad en la que se vive, su historia y su presente, sus caractersticas propias para no cometer el garrafal error del dogmatismo. A la vez, los cursillos sirven para actualizar y enriquecer la teora general con las aportaciones de la prctica especfica. Desde haca varios aos venan realizndose cursillos, encuentros y debates sobre filosofa, historia, economa, poltica y otros temas, en los que el lecho de Procusto era desmontado pieza a pieza, y gracias a los cuales se mejoraba la teora general. Semejante cmulo de experiencias confirmaba una y otra vez que la teora no sirve de nada si no est en permanente aprendizaje de los movimientos de la realidad, de las nuevas formas en las que se presenta esa realidad en movimiento permanente.

As, cuando surgi la posibilidad de elaborar los borradores de los Cuadros II y III de inmediato se pens en que, primero, haban cambiado mucho las condiciones sociopoliticas y econmicas con respecto a 2002, por lo que era necesario volver a la esencia del choque frontal entre el marxismo y el capitalismo para seguir luego su evolucin hasta el presente; y segundo, que tras tantos aos de dominio cuasi absoluto de la ideologa burguesa en sus dos formas generales, la reformista y la reaccionaria, era necesario ofrecer una descripcin radical y sucinta de las diferencias entre el marxismo como teora matriz y la ideologa burguesa, sobre todo con su ropaje reformista. A lo largo de los debates y encuentros habidos se han ido adecuando y mejorando los Cuadros II y III porque lo que debe decirse es que, ms que otra cosa, el resultado ltimo es producto de un trabajo colectivo.

2. Dialctica y libre opcin

El carcter colectivo de la prctica terica resumida en estos Cuadros es lo que nos lleva a recordar, otra vez, que en este texto no nos referimos exclusivamente a Marx separndolo de Engels, cosa imposible, sino tambin a la poderosa, rica y compleja trama de accin y pensamiento que se ha dado en llamar filosofa marxista, precisamente a esta corriente comunista mundial que, con todas sus tensiones y diferencias internas, mantiene una unidad bsica que le identifica como el enemigo irreconciliable de la civilizacin del capital. Es desde este sentido profundo de antagonismo permanente con la burguesa mundial desde donde la filosofa marxista destaca por su exclusiva originalidad.

La filosofa como amor por la sabidura surgi en abierta confrontacin con las ideologas religiosas formadas durante los varios miles de aos que duraron los modos de produccin comunales y tributarios, surgi durante el proceso durante el cual la incipiente produccin de valores de cambio, de mercancas, comenz a tensionar las relaciones sociales todava basadas en las economas de valores de uso en un contexto de absoluto dominio dogmtico de las religiones. Sin grandes precisiones, este proceso comenz alrededor del II milenio en Egipto, cuando las tensiones sociales se agudizaron con la formacin de las clases explotadoras y explotadas; la misma dinmica se produjo en Babilonia e India un poco despus: en estas extensas reas se sentaron las bases fecundas del pensamiento filosfico que tenda a romper con la dogmtica religiosa en algo tan decisivo hasta el presente como es la unidad del materialismo espontneo y de la dialctica espontnea: el mundo exista al margen de la voluntad divina y ese mundo no era inmvil sino cambiante. Sin embargo, las fuerzas sociales conservadoras de estos tres grandes imperios terminaron venciendo sobre las fuerzas sociales progresistas, victoria que supuso la derrota de la filosofa. 

Alrededor de los siglos VII y VI en China y en Grecia surgieron condiciones sociales y culturales ms desarrolladas que en Egipto, Babilonia e India; por un lado, el comercio, el dinero y la lucha de clases estaban mucho ms avanzados; por otro lado, el hierro y la escritura aumentaron la productividad del trabajo y aceleraron la cultura y la guerra; adems, los viajes facilitaron el acceso a la filosofa de los tres imperios; y, por ltimo, la relativa debilidad de los poderes estatales chino y griego de entonces en comparacin a los tres grandes imperios facilit una mayor libertad de pensamiento y de critica. Las cuatro causas bsicas explican que la filosofa, como pensamiento independizado del poder religioso, diera un sorprendente salto hacia delante, pero siempre en medio de agudas tensiones sociales. Este contexto vibrante y abierto a lo nuevo, forz que el materialismo y la dialctica fueran perdiendo espontaneidad para ganar en regularidad y experiencia.

La caracterstica definitoria de la filosofa inicial es que se trata de un pensamiento inserto en la contradiccin que surge cuando sectores de las sociedad descubren en su vida prctica y productiva que los dioses no rigen sus destinos, que el mundo existe al margen de los dioses, que ellas, las personas as emancipadas, pueden y deben ejercer su libertad consciente en situaciones decisivas, cruciales, crticas. No es casualidad que una de las primeras veces que aparece escrita la palabra dialctica en el griego clsico antiguo es cuando se narra las reflexiones de Hctor poco antes de enfrentarse con las armas a Aquiles, frente a Troya. Hctor duda, piensa, sopesa entre alternativas opuestas y decide luchar a muerte contra Aquiles aunque sepa que le van a matar, y decide aceptar el combate porque la reflexin lcida y radical que hace sobre su vida y la de su pueblo le lleva a optar por la lucha. No es casualidad que dos palabras decisivas para comprender la esencia de la vida humana libre y consciente como son crisis y agona hagan referencia al mismo dilema que plantea la dialctica: luchar por una opcin en los momentos en los que hay que decidir entre dos salidas opuestas, entre la opresin y la libertad.

3. Antecedentes muy actuales

La filosofa marxista recupera y actualiza el significado de la decisin de Hctor, pero tambin de otros seres mitolgicos o reales que hicieron exactamente lo mismo en condiciones diferentes: Prometeo, Demcrito, Epicuro, Espartaco, Kepler, Blanqui, por citar solo los referenciados por Marx y Engels. Todos y cada uno de ellos nos remiten a la importancia de decidir libremente en momentos de necesidad crtica, de optar entre alternativas irreconciliables, es decir, cuando debemos afrontar la incerteza e incertidumbre de los posibles efectos de nuestras decisiones y pese a ello, a pesar de la aceptacin de lo azaroso y contingente de la vida, debemos optar por una de las salidas a la crisis porque es necesario hacerlo. La dialctica entre necesidad, casualidad y libertad est materializada en Prometeo, Hctor, Demcrito, Epicuro, Espartaco, Kepler y Blanqui, y tambin en Marx y Engels y en tantas revolucionarias y revolucionarios que han seguido hacindolo. Lilith, por ejemplo, que en la mitologa mesopotmica y juda fue la primera esposa de Adn, pero que opt por su libertad abandonando a su esposo para amancebarse con Asmael y otros diablos y demonios, es decir, revolucionarios. Lo que late en el interior de estas prcticas, sean mitolgicas o histricas, es el decisivo problema del salto del reino de la necesidad al reino de la libertad, clave de la filosofa marxista.

Prometeo era un titn que se enfrent a los dioses del Olimpo en, al menos, cinco cuestiones decisivas: una, la socializacin de las fuerzas productivas robando el fuego sagrado para entregarlo a los humanos; otra, el reparto justo de la riqueza al dar a los humanos la mayor parte de la carne de las reses sacrificadas y la menor parte a los dioses; adems, el uso emancipador del saber predictivo al negarse a informar a Zeus sobre acontecimientos futuros decisivos para mantener la opresin del Olimpo sobre los humanos; tambin, haber sostenido una especie de lucha entre servicios secretos de inteligencia al enfrentarse a Hermes enviado por Zeus para descubrir sus secretos; y, por ltimo, el rechazo de todas las propuestas de soborno, corrupcin y arrepentimiento que le hizo Zeus para que recobrara su libertad si le revelaba el futuro. Por todo ello, Zeus le conden a que un guila le comiera el hgado mientras estaba atado a una roca: el hgado se sanaba a las noches as que el castigo sera eterno. Pero como muchas veces en la mitologa y realidad, hay dos versiones del final: la popular sostiene que Prometeo fue liberado por Hrcules que mat al guila porque Prometeo le haba dado informacin vital para acabar bien uno de sus Doce Trabajos, aunque siempre debera arrastrar una piedra; pero la del poder sostiene que Prometeo obtuvo su libertad tras claudicar a las exigencias de Zeus.

Demcrito (-460 y -370) y Epicuro (-341 y -270) fueron dos eminentes pensadores griegos que llamaron poderosamente la atencin de Marx por sus cualidades humanas. El primero vivi en la plenitud explotadora e imperialista del esclavismo griego, mientras que el segundo vivi en su fase de decadencia y crisis agnica, distancia sociohistrica que explica sus grandes diferencias pero a la vez indica la fuerza de su base comn. Demcrito perteneca a la corriente democrtica enemiga de la aristocracia, desarroll la teora del tomo como partcula indivisible que explica el movimiento del mundo y de la sociedad, no creados por Dios, que aparecen y desaparecen del mismo modo en que los cuerpos se mueven, se separan y se juntan. Exceptuando el problema de la libertad humana, estas ideas fueron ms tarde inaceptables por la contrarrevolucin filosfica idealista encabezada por Platn (-427 y -347) que pretendi quemar sus libros. Fue por esto que Lenin sostuvo que hay dos grandes corrientes opuestas en la historia de la filosofa: la materialista de Demcrito y la idealista de Platn.

En lo que concierne al problema de la libertad humana incluso en una sociedad esclavista, Marx prefera con mucho a Epicuro ya que su concepto de libertad basado en el sensualismo, basado en el gozo de los sentidos y en la tesis de que los tomos se desvan del orden preestablecido abriendo espacio al azar y a la libertad, era ciertamente revolucionario en su poca. Su atesmo era radical porque sostena que la religin naca del miedo por lo que el conocimiento tena como principal objetivo liberar a las personas de la supersticin y de la ignorancia. De origen pobre, sus ideas sobre el automovimiento de la materia debido a fuerzas internas y no externas, su atesmo, su defensa de la libertad como opcin entre el azar y la necesidad le caus problemas con la ley, y al morir liber a cuatro de sus esclavos. Desde entonces, el epicuresmo ha sido una corriente materialista, atea y emancipadora muy tergiversada por las clases dominantes de cada poca, interesadas en reducirlo a mero sensualismo del gozo pasivo y casi egosta, negando su fuerza crtica y liberadora.

Espartaco fue asesinado en -71 tras la atroz victoria romana sobre los esclavos sublevados desde -73. Nacido en una tribu nmada tracia en -113 conservaba el amor por la libertad de los nmadas, su educacin para la guerra y un ideal colectivista relacionado con la propiedad comunal de las tierras de pasto en medio de una economa esclavista con propiedad privada y parte de produccin mercantil, lo que fue decisivo en la direccin de la sublevacin esclava sobre todo mediante la prctica del reparto equitativo y justo de lo que haba entre las masas sublevadas; adems, hay indicios que sugieren que Espartaco pensaba en el abaratamiento de los productos de consumo, y hasta en la supresin del oro y de la plata. Este igualitarismo fue razn concluyente para que se le sumasen cada vez ms ciudadanos y soldados licenciados empobrecidos y desafectos al cada vez ms enriquecido patriciado dominante. Las divergencias internas que no podemos detallar, la dificultad para alimentar a una creciente poblacin errante con nios, mujeres y ancianos, y la aplastante superioridad militar esclavista fueron la causa del ahogamiento en sangre y de la represin inhumana posterior: alrededor de 6.000 esclavos fueron crucificados en los bordes del camino a Roma. Desde entonces, Espartaco ocupa un lugar seero en la memoria de la humanidad explotada.

Kepler (1571-1630) ha sido descrito por un bigrafo actual como desconcertante cuando para Marx era una persona coherente, digna de admiracin por la defensa a ultranza de valores muy progresistas en aquella poca. Crea en un dios-arquitecto que haba hecho el Universo de tal forma que poda ser plenamente conocido por la Humanidad a la vez que, por ello mismo, podan superarse las divergencias teolgicas que provocaban las bestiales guerras entre catlicos y protestantes, adems Kepler demostraba que el mtodo cientfico era el nico que confirmaba las leyes perfectas y cognoscibles del Universo. Por todo ello fue perseguido abierta o disimuladamente por todos los poderes teniendo que escapar de ciudad en ciudad para encontrar un entorno tranquilo en el que desplegar sus conocimientos de astronoma, ptica, matemtica, teologa, dialctica, filosofa, narrativa realista o fantstica, etctera, siempre escaso de dinero, pero siempre fiel a sus principios. Su coherencia fue puesta a prueba cuando defendi pblicamente a su madre acusada de brujera, evitando que fuera quemada viva, lo que aument el odio que sentan contra l protestantes y catlicos. Para Marx, Kepler era un ejemplo del ser humano polivalente, omnilateral, capaz de desarrollar las inagotables potencialidades liberadoras de nuestra especie.

Blanqui (1805-1881) fue un revolucionario ejemplar, tanto que la polica desarroll una campaa sistemtica de desprestigio contra l utilizando todas las mentiras posibles, incluida la de la supuesta delacin. Integrado en la corriente del comunismo utpico expuesta en uno de los cuadros de este volumen, defendi muy bien la interrelacin de todos los mtodos de lucha pero bajo la supremaca tctica y estratgica de la lucha insurreccional organizada por un partido clandestino estricto. Pero lo que ahora nos interesa es su filosofa comunista utpica en la que la lucha por la libertad era inseparable de la lucha contra la propiedad burguesa, ya que, como l mismo escribi: No es libre quien privado de los instrumentos de trabajo permanece a merced de los privilegiados de los que los detentan. Aqu la necesidad aparece en su desnuda crueldad: para sobrevivir en el sentido lato del trmino hay que renunciar a la libertad y aceptar sumisamente la explotacin. La alternativa de Blanqui es la insurreccin armada que expropie a los privilegiados de los instrumentos de trabajo y los entregue al pueblo: una vez comenzada la lucha clandestina, el azar, la contingencia, surgen por todas partes porque la polica puede desmantelar la organizacin, como sucedi tantas veces. De este modo, necesidad, azar y libertad se insertan de pleno en el trnsito del reino de la necesidad al reino de la libertad. Marx y Engels admiraban a Blanqui pero criticaban cordial y constructivamente su utopismo.

4. Necesidad, azar y libertad

Todos los personajes reales o mitolgicos vistos en el apartado anterior tienen un conjunto de cualidades, valores, maneras de interpretar la vida y de comportarse ante los problemas crticos que debemos incluir en la filosofa de la praxis marxista. Qu es la filosofa de la praxis? Una respuesta fcil consistira en resumir en algunos puntos cualquiera de los magnficos textos que la desarrollan y explican, pero pensamos que la mejor forma de entenderlo es recurriendo al propio Marx. En la misma entrevista realizada en 1865 en la que Marx deca que tena como ejemplos a seguir a Espartaco y Kepler, aada tambin, adems de otras respuestas, que su idea de felicidad era la lucha, que su idea de desgracia era la sumisin, que el servilismo era el defecto que ms detestaba, que la sencillez era su cualidad preferida, que su rasgo caracterstico era la unidad de objetivos, que su mxima preferida era Nada de lo humano me es ajeno (Nihil humani a me alienum puto), que su divisa preferida era Hay que dudar de todo ( De mnibus dubitandum).

Como se aprecia, tanto en los comportamientos imaginarios o reales vistos como en las respuestas de Marx, hay dos pautas bsicas que se reiteran a pesar de las distancias de tiempo y de espacio: una es la superacin de la necesidad mediante la lucha revolucionaria, y otra es la dialctica en su sentido originario, es decir, la opcin consciente por una de las vas antagnicas entre s, vas inscritas en las contradicciones sociales que deben resolverse mediante una u otra opcin. Las dos pautas van unidas, forman una unidad que, empero, debemos analizar en su especificidad sabiendo que esa unidad nos remite al proceso dialctico del trnsito revolucionario del reino de la necesidad al reino de la libertad.

De forma directa o indirecta, de manera prxima o lejana, todo est relacionado con todo, o mejor dicho, todos los componentes de una totalidad ms amplia estn conectados entre s mediante relaciones y mediaciones visibles o invisibles, perceptibles o imperceptibles. Desde este principio dialctico, denominado holismo por la filosofa griega antigua, es un error insostenible separar la necesidad de la contingencia, del azar, de la casualidad, y viceversa; como es otro error separar la necesidad de la libertad, y viceversa. De hecho, necesidad, casualidad y libertad interactan en mayor o menos grado en cualquier faceta de la vida social, y en la vida social en s misma, como totalidad.

Siempre dentro de esta interaccin compleja de contingencias azarosas, libertades y necesidades en diverso grado de posibilidad, probabilidad o ineluctabilidad, debemos entender a estas ltimas, a las necesidades ineluctables como aquellas que en condiciones dadas han de realizarse con carcter de obligatoriedad, que se producirn tarde o temprano: todos hemos de morir, eso es ineluctable pero cundo y cmo depende de nuestra libertad y de las condiciones azarosas de nuestra vida. Podemos inmolarnos por una causa justa o suicidarnos en un momento de desesperacin, acabando con nuestra vida y acelerando la necesidad de nuestra muerte, o puede caernos un rayo y pulverizarnos por puro azar matndonos, pero la muerte en s es ineluctable aunque tambin podemos retrasarla. Lo ineluctable se produce porque responde a la legalidad interna del proceso que le determina y en el que se inscribe esa necesidad inevitable. Por tanto, dentro de lo ineluctable la libertad tiene un espacio de ejercicio, ms o menos grande, pero lo tiene, como lo tiene la casualidad.

Pero la muerte es una necesidad biolgica, por ahora, as que debemos recurrir a un caso de necesidad social: la lucha de clases. Exacto. La lucha de clases en una necesidad inevitable aunque durante determinados perodos parezca que ha desaparecido dejando paso a eso que llaman concordia social, paz social, normalidad democrtica, etc. La lucha de clases es necesaria porque la explotacin de clase tambin lo es, porque la burguesa necesita explotar al proletariado para continuar siendo clase dominante. Y en la medida en que necesita explotar para obtener una plusvala, el proletariado responde defendindose: necesita hacerlo. Lo hace de muchas formas, bastantes de ellas sibilinas y difciles de detectar por la burguesa: absentismo, trabajo lento, dejadez e indiferencia, sabotaje suave o duro en el proceso laboral, formas sutiles pero efectivas que exigen mayor vigilancia, ms rigor y control en el trabajo, etctera, lo que merma los beneficios empresariales. Estas formas elementales de lucha de clases ya se daban en el esclavismo, en la Edad Media y en el primer capitalismo. Pero la necesidad de la resistencia obrera inicial es tan objetiva e inevitable que tiende a ampliarse y coordinarse, a ir tomando conciencia primero salarial y sindical, economicista, para ir ascendiendo a conciencia poltica.

Las peores dictaduras fascistas y regmenes contrarrevolucionarios, las mejores democracias burguesas keynesianas, no han logrado nunca acabar definitivamente con el endurecimiento peridico de la lucha de clases, combatividad obrera y popular que siempre reaparece, que siempre vuelve a escena cuando se la crea extinguida para siempre. La razn no es otra que la necesidad objetiva de la explotacin es inseparable de la necesidad objetiva de la resistencia a la explotacin. Si bien la necesidad de la resistencia encuentra casi infinitos obstculos y dificultades para reaparecer y crecer, la necesidad de la explotacin tarde o temprano termina forzando que el inicial malestar pasivo y atemorizado avance hacia maneras ms efectivas de resistencia. Naturalmente, la accin consciente y libre -aunque clandestina u oculta- y el azar juegan su papel en esta tendencia. La existencia de vanguardias revolucionarias que dinamicen la lucha sindical y que resistan a las represiones, es bsica para que la posibilidad de lucha se transforme en probabilidad de victoria y esta, en un momento determinado, se materialice como tal. Visto el proceso en su movimiento, la necesidad objetiva e ineluctable de la lucha de clases surge de las contradicciones esenciales e irresolubles del sistema capitalista.

Como vemos, la materializacin concreta de la necesidad general de la lucha de clases depende del grado de organizacin de la conciencia revolucionaria, y de las contingencias y casualidades complejas de un sin fin de dinmicas entre las que destacan, por su propia necesidad intrnseca, las medidas disciplinadoras y represivas aplicadas por el Estado burgus. Quiere esto decir que el azar existe en un proceso concreto, pero a la vez es necesario en un proceso ms lejano y sin relacin inmediata con el presente: una lucha vecinal popular o una huelga obrera puede ir bien hasta que sorpresivamente es golpeada por una nueva tctica del poder desconocida e imprevista, o por un acontecimiento azaroso como una catstrofe o accidente, etctera, oportunamente utilizado por el poder contra el pueblo. Cada una de estas casualidades tiene sus respectivas cadenas causales ms o menos cercanas o lejanas. Conocerlas en lo bsico es una necesidad imperiosa que solo se resuelve con la formacin terica y poltica, con el mtodo que explica que siempre habr un espacio para el azar pero que puede ser reducido hasta un mnimo relativamente fcil de controlar.

El avance de lo posible a lo probable, y de aqu a la victoria segura, exige el empleo riguroso de las categoras de necesidad, casualidad y libertad, que ser tanto ms efectiva y plena cuantas ms posibilidades de eleccin prctica tenga, y cuantas ms probabilidades de victoria construya. Lo posible es aquello que domina relativamente la incertidumbre de lo desconocido, del azar ignoto, y por tanto lo que todava no ha logrado penetrar en el interior de las contradicciones de la necesidad, descubrindolas e incidiendo sobre ellas mediante la praxis cientfico-crtica. El conocimiento terico es imprescindible para ascender de lo posible a lo probable porque en ese avance deben ser controladas la mayor cantidad posible de casualidades y procesos desconocidos que impactan desde fuera. Sin un suficiente conocimiento basado en la experiencia y en su sntesis terica, es imposible superar la necesidad ciega, ineluctable, que se cumple frreamente, del mismo modo que tambin es imposible prever y controlar en buena medida el impacto de lo aleatorio, de lo contingente, de lo fortuito.

La libertad es la superacin de la necesidad y el dominio del azar en un proceso en el que se ampla el potencial creativo humano. En una sociedad basada en la propiedad privada de las fuerzas productivas y en la explotacin, la libertad es la superacin de la explotacin, de la necesidad y del azar. En toda sociedad injusta, la libertad nunca es total ni definitiva mientras sobreviva la opresin, pero s existen libertades concretas finitas e inciertas, inseguras, que una vez conquistadas deben ser defendidas a capa y espada porque la clase dominante no tardar un segundo en contraatacar para anular esa conquista humana, destruir esa libertad concreta y aumentar su poder. En toda sociedad opresora las clases y pueblos oprimidos deben conquistar sus libertades concretas en tres grandes mbitos: en el marco de la naturaleza, en el marco de la sociedad y en el marco de la vida personal. Las tres van unidas, por ejemplo, la salud es bsica para las libertades y exige luchar contra la industria de la salud burguesa, contra la tecnociencia capitalista en su conjunto, pero tambin exige luchar contra la explotacin sociolaboral en cualquiera de sus mltiples formas y, a la vez, contra las casi infinitas maneras de sojuzgar la vida individual de la persona, que es vida pblica y poltica: sin estos tres niveles bsicos de lucha por la salud, esta nunca podr conquistarse como componente esencial de la libertad, y los ejemplos son inagotables.

5. Lucha, cambio y revolucin

Muchas de estas luchas, casi todas, las realizamos sin conocer apenas la filosofa marxista, solo con rudimentos de ella y frecuentemente ni tan siquiera con esas mnimas nociones. No hace falta decir que esa ignorancia es una de las razones fundamentales de las derrotas del pueblo y de las victorias de la burguesa. Cuando la filosofa marxista habla de categoras, conceptos, leyes de la naturaleza, de la sociedad y del pensamiento, etctera, est refirindose a las sntesis en el conocimiento humano de las experiencias prcticas acumuladas durante la antropogenia, durante la autognesis de nuestra especie gracias al trabajo sobre la realidad objetiva y subjetiva y dentro de ella. Conocimientos que fueron forjndose no gracias al cerebro individual o colectivo, sino sobre todo gracias al trabajo social, en una dialctica entre mano y mente en la que el trabajo social era la fuerza directora.

Durante centenares de miles de aos, millones incluso si vemos la antropogenia como la fase desgajada de los primates pero que empez a formarse dentro de estos, la praxis colectiva fue produciendo un saber emprico progresivamente depurado, corregido y sistematizado. La ley de la productividad del trabajo o ley del mnimo esfuerzo actuaba con extrema lentitud pero actuaba porque de su cumplimiento dependa la existencia durante el comunismo primitivo. La esencia materialista y dialctica embrionaria de este saber emprico es innegable a la luz de los conocimientos actuales y al margen de las creencias primitivas en entes idealizados e irreales. Otro tanto hay que decir de los rudimentos de lo que ahora denominamos tica y moral: mentir sobre la localizacin de las fuentes energticas, sobre la proximidad de depredadores, por ejemplo, supondra poner el peligro mortal a la reducida comunidad, lo mismo que la cobarda, el no prestar ayuda, el asesinar a personas del mismo grupo, etc. Al margen de las fantasas irracionales acerca de seres inmateriales superiores, la materialidad y la dialctica interna a estos comportamientos decisivos es innegable.

El surgimiento de la propiedad privada de las fuerzas productivas, o sea, la derrota de la mujer convirtindose en instrumento de produccin propiedad del hombre, la esclavizacin de tribus y de pueblos, y la escisin clasista entre hombres propietarios y clases expropiadas de todo menos de su fuerza de trabajo en los pueblos no oprimidos por Estados poderosos, este proceso fue decisivo para que el pensamiento dialctico y materialista tuviera que dar un salto si no quera ser aplastado por la contrarrevolucin idealista representada por Platn. La propiedad privada de las fuerzas productivas materiales era tambin propiedad privada de las fuerzas productivas intelectuales, como se demostr definitivamente con la orden romana de apresar con vida a Arqumedes durante la toma de Siracusa en -212, objetivo que no fue logrado. La privatizacin del conocimiento ha llegado con el capitalismo a su ms alto grado de inhumanidad.

Si durante el largusimo y decisivo comunismo primitivo la esencia dialctica de la libertad humana estaba sujeta al muy limitado conocimiento colectivo de la necesidad natural y social, con la victoria de la propiedad privada la dialctica de la libertad tuvo que asumir una nueva cualidad: optar conscientemente y con todos sus riesgos por la lucha social en una comunidad escindida entre una minora explotadora y una mayora explotada. A partir de aqu, la dialctica desarrollara todo su potencial revolucionario y creativo, pasando a ser el azote filosfico de la minora propietaria, opresora. Desde la contrarrevolucin idealista las clases dominantes se han esforzado primero por impedir o silenciar la dialctica; y, segundo, al no lograr el objetivo fundamental anterior, en reducir el potencial liberador de la dialctica rebajndola a simple forma ms o menos brillante de expresarse -dialctica no es lo mismo que dialgica, ni mucho menos-, o de analizar la realidad pero sin llegar a la raz de sus contradicciones materiales, sociales, histricas, limitndose a constatar su automovimiento y la interrelacin de sus partes.

Las revoluciones burguesas ensearon a las clases trabajadoras que no podan esperar nada de las fracciones supuestamente democrticas y progresistas de la clase capitalista en ascenso. El salto cualitativo de la dialctica de Kant a la de Hegel, y de la de este a la del marxismo muestra cmo la burguesa progresista fue dando paso al socialismo utpico y este al comunismo utpico a la par que las clases trabajadoras profundizaban poco a poco al interior de las contradicciones del sistema explotador, y cmo, por fin, el trnsito del comunismo utpico al comunismo marxista fue unido al pleno desarrollo de la dialctica materialista. Desde entonces, la intelectualidad burguesa y los aparatos capitalistas de alienacin hacen lo imposible por denigrar la dialctica y condenarla al ostracismo.

No es de extraar. El proceso de praxis dialctica se caracteriza por revolucionar el mundo injusto en sus entraas ms ptridas y atroces, bajando desde la superficie de la apariencia dulce a la amarga realidad radical de la explotacin y de la miseria. Una vez en esas profundidades donde bulle la esencia antagnica de la lucha de clases, la dialctica avanza en la medida en que se descubre que esos contrarios irreconciliables estn unidos en una permanente lucha a muerte, con sus altibajos, acelerones y ralentizaciones, pero permanente, nunca esttica ni fija sino siempre activa, lenta o vibrante, pero activa. Todo fluye y cambia, pero en unidad de contrarios en lucha. Semejante descubrimiento del saber humano acumulado es vital para no cometer demasiados errores en nuestra vida, en nuestros cruciales momentos en los que tenemos que tomar conciencia irreversible de que mientras subsista la propiedad privada de las fuerzas productivas no habr solucin intermedia al choque frontal entre el capitalismo y el comunismo, entre la propiedad burguesa y la propiedad comunista. Esta leccin histrica anula cualquier veleidad reformista, gradualista, legalista y pacifista, a la vez que sirve de criterio general de praxis en todas las contradicciones sociales irresolubles, sean de la magnitud e intensidad que fueren, colectivas e individuales.

Simultneamente a este llamamiento al realismo crtico que hace la dialctica, advirtiendo de las esperanzas ilusas sobre soluciones milagrosas que abran un perodo de armona social, tambin la dialctica muestra que conforme se incrementa la acumulacin cuantitativa de tensiones, problemas e injusticias se avanza hacia la situacin de crisis que le va a obligar a optar entre dos alternativas: la revolucionaria o la reaccionaria. Dentro del marco de lo especficamente humano, la acumulacin cuantitativa de contradicciones y de conflictos va ir forzando la radicalizacin de los procesos sociales. Si la dinmica no vara, si no es abortada por injerencias casuales o por fuerzas causales, la acumulacin cuantitativa de tensiones puede llegar a un momento de salto cualitativo: es durante esos momentos crticos cuando lo aprendido en el pasado y concretado en las enseanzas de la dialctica interviene advirtiendo que hay que posicionarse, tomar partido que se dice. Volvemos as a la valiente dialctica de Hctor y de Lilith.

La libertad humana puede crear un futuro nuevo siempre que gue la agudizacin de las contradicciones sociales hacia la alternativa revolucionaria, y debe hacerlo con decisin radical en la medida en que se acerca el estallido crtico de la irrupcin de lo nuevo. Siempre llega un momento en el que lo nuevo surge abruptamente de la acumulacin cuantitativa de lo viejo. Si la conciencia libre y crtica humana no interviene desde dentro en esos momentos, lo nuevo ser una continuacin de lo viejo pero con sus peores cualidades, con novedosas formas que confirman y refuerzan la continuidad de la opresin endurecida. No hablamos de reformas frgiles que palian durante un breve tiempo insoportables aspectos secundarios del sistema burgus, ocultndolos bajo supuestas reformas democrticas de corto alcance, sino de momentos crticos en los que toda la estructura social est sometida a la prueba decisiva de la lucha entre la minora opresora y la mayora oprimida. Segn sea el resultado de esa lucha, el salto cualitativo a lo nuevo que siempre emerge de la acumulacin cuantitativa, ser a favor de lo viejo e injusto, o a favor de lo justo y de nuevo.

La unidad y lucha de contrarios y el aumento cuantitativo y salto cualitativo son dos leyes de la dialctica que, en el plano social, conllevan y exigen la accin humana siempre dentro de condicionamientos materiales objetivamente dados por la dialctica histrica de la necesidad y la casualidad. El salto del reino de la necesidad al reino de la libertad en su sentido general, y en sus concretos sentidos particulares, puede ser abortado una y otra vez, como sucede con desgraciada y trgica frecuencia. Una de las razones fundamentales para que as suceda es la muy dbil comprensin por las izquierdas revolucionarias del principio de la negatividad absoluta, de la absoluta irreconciliabilidad entre libertad burguesa y libertad comunista, entre explotacin de la mayora por la minora y extincin histrica de toda explotacin y por tanto de todo explotador.

La negacin dialctica es la base de la decisin de optar libremente en los momentos crticos en los que nos jugamos el futuro. La decisin de optar por la va opuesta a la del poder se basa en la certidumbre de que hay que negar radical y esencialmente la existencia de lo viejo que se resiste brutalmente a ser echado al basurero de la historia. Es negacin dialctica porque busca desarrollar lo nuevo que palpita en las contradicciones pero que no puede emerger porque se lo impide lo viejo que se niega a desaparecer. La negacin dialctica abre el camino a lo nuevo: una negacin de lo viejo que es una afirmacin de lo nuevo que solo se realiza mediante el salto cualitativo. La libertad se pone a s misma a prueba en la prctica la negacin dialctica de lo viejo: si no le vence, si no sale victoriosa y es derrotada, la libertad sufrir una represin mayor y la opresin ser reforzada. Si vence se abrir una fase nueva en la que aumentarn las libertades y retrocedern las explotaciones a lo largo de un proceso en el que se materializar la ley de la negacin de la negacin.

La libertad humana ha de saber que en su primera fase en lo nuevo siempre subsiste una parte de lo viejo, dependiendo de la intensidad y profundidad radical del salto revolucionario. La minora explotadora nunca se resigna a perder sus propiedades y su poder estatal y militar, y har lo imposible por recuperarlos mediante una contrarrevolucin salvaje. La primera negacin dialctica le ha arrebatado esas fuerzas criminales pero todava quedan muchas cosas funcionando de la vieja sociedad, sin las cuales la nueva tendra dificultades en un primer perodo. El desarrollo nunca es lineal, automtico y mecnico, sino que se realiza con desviaciones, retrocesos parciales a lo viejo, saltos al pasado que pueden reforzar dudas y revanchismos, retornos del pasado que deben ser combatidos. Las oscilaciones y vaivenes en el desarrollo de lo nuevo surgen precisamente de que la primera negacin, siendo decisiva en cuestiones fundamentales, sin embargo no puede llegar todava a otras facetas de lo viejo, cuya supervivencia genera distorsiones y puede reforzar a la contrarrevolucin. Hace falta la segunda negacin, la que acaba con los restos de lo viejo e instaura definitivamente lo nuevo como una cualidad radicalmente diferente a lo anterior.

En una primera fase la pervivencia de restos de lo viejo subsumidos en lo nuevo determinar que el lema sea de cada cual segn sus capacidades, a cada cual segn su trabajo, lo que explica que puedan pervivir dinmicas sociales objetivas centradas en la posible acumulacin de propiedad privada en base al trabajo acumulado individualmente con el peligro de que, dejadas a su albur, faciliten la recuperacin de la economa capitalista en creciente escala. Tal posibilidad puede ser fortalecida con las tendencias burocrticas y corruptas heredadas de la civilizacin del capital que se reproducen si no hay una democracia socialista efectiva, y que encuentran apoyos en las agresiones imperialistas externas.

Si la libertad incida en la unidad y lucha de contrarios y en el momento del salto cualitativo a lo nuevo, forzando una salida revolucionaria; si la libertad asuma jugarse su futuro en el momento crtico de la negacin dialctica, cuando hay que asumir la posibilidad o la probabilidad de la derrota, o incluso su inevitabilidad dependiendo de las circunstancias; si la dialctica de la libertad ha recorrido este incierto camino ascendente lleno de riesgos y sacrificios, de inmediato ha de asumir que todava puede ser derrotada si no procede a la negacin de la negacin. O sea, la libertad ha de ascender peldaos de mayor determinacin y constancia mientras que no acabe definitivamente con el reino de la necesidad mediante la dialctica de la negacin de la negacin. Solamente entonces, si llega hasta aqu, podr disfrutar con una relativa tranquilidad, nunca triunfalista, de que por fin se materializa el reino de la libertad.

6. Autoextincin consciente

La unidad y lucha de contrarios, el aumento cuantitativo y el salto cualitativo, y la negacin de la negacin son leyes cuyo conocimiento prctico facilita la libertad humana, mientras que su ignorancia o rechazo refuerza la explotacin. Junto a la dialctica entre las categoras de necesidad, contingencia y libertad, as como junto al dominio prctico de la filosofa marxista en sus bases generales, todo este conjunto crea una poderosa arma intelectual y material de liberacin: la teora revolucionaria se convierte en fuerza material cuando prende en la conciencia de las masas explotadas.

Pero no acaba aqu el sentido profundo de la filosofa marxista. Llega an ms al fondo histrico-transitorio de la propia autoconcepcin del marxismo como teora finita y concreta, limitada necesaria y voluntariamente a un perodo preciso de la evolucin humana. El comunismo marxista es la primera y nica visin de la historia que acta para autoextinguirse, para autoinmolarse como la verdadera prueba de su veracidad objetiva: el fundamental criterio de la prctica, as como la esencia revolucionaria de la dialctica, tambin deben ser aplicables a la praxis marxista. O sea, dado que el comunismo marxista surge de la fase industrial del capitalismo y se enriquece en su fase imperialista, llegando a su plena veracidad en el perodo de senilidad financiera, teniendo esto en cuenta, la supervivencia del marxismo est objetivamente sujeta a la supervivencia de la propiedad burguesa, la forma ms inhumana de todas las formas de propiedad privada existentes.

El marxismo se ir apagando en la futura sociedad comunista a la misma velocidad de extincin de las ltimas secuelas remotas del fetichismo de la mercanca, de los ecos lejansimos de la pasada civilizacin del capital en la mente humana que se haya empezado a formar durante el trnsito del reino de la necesidad al reino de la libertad, y que, sobre esta base, haya creado luego una cualidad de vida ahora inimaginable nacida de la propiedad comunista. Ya aqu, el marxismo ser una reliquia gloriosa que muestre el potencial de la praxis humana en los peores momentos de su prehistoria. De la misma manera en que ahora admiramos la inventiva heroica de las resistencias armadas organizadas en los atroces campos de exterminio nazis, la capacidad creativa de las organizaciones clandestinas, la portentosa imaginacin espontnea de las clases explotadas para resistir bajo los peores regmenes explotadores del pasado, tambin en un futuro comunista se admirar al marxismo como la extinta concepcin del mundo decisiva para empezar a construir conscientemente la historia.

Que el marxismo no es una teora social diferente, una sociologa crtica, una ideologa revolucionaria, etctera, esto lo sabe cualquiera que lo compare con las formas de interpretar el mundo que han existido. Una de las demostraciones concluyentes es que todas estas aseguraron que seran eternas, que no terminaran nunca porque decan haber resuelto para siempre los problemas de la humanidad. nicamente el marxismo sostiene que su veracidad histrico-transitoria se demostrar durante su autoextincin buscada deliberadamente porque al desaparecer la explotacin desaparecer la praxis de la lucha contra la explotacin. Qu le suceder? Disponemos de muy limitados indicios sobre qu y cmo ser la vida comunista: sin explotacin y por tanto sin Estado; sin poltica de clase y por tanto sin democracia de clase; sin valor de cambio y por tanto sin fetichismo de la mercanca; sin ley del valor-trabajo y por tanto sin crisis destructoras; sin trabajo asalariado y por tanto con trabajo creativo; sin propiedad intelectual y por tanto sin escisin entre mano y mente; sin propiedad patriarcal y por tanto sin patriarcado; sin opresin nacional y por tanto sin racismo ni xenofobia; sin mercantilizacin de la naturaleza y por tanto con reunificacin con la naturaleza; sin

En base a la experiencia acumulada hasta el presente, solo podemos decir lo que no ser el comunismo, no lo que s ser. El marxismo no es una utopa en s misma aunque ha recogido componentes utpicos y romnticos de la crtica del siglo XIX al capitalismo, pero los ha integrado como parte secundaria en una teora cientfico-crtica de las contradicciones sociales. Al final, el logro mayor por el que ser recordado el marxismo en la sociedad comunista radicar en haber demostrado por qu y cmo hay que llegar a materializar el lema inscrito en las banderas rojas del comunismo: De cada cual segn sus capacidades, a cada cual segn sus necesidades.

 

Notas

[1] Iaki Gil de San Vicente: Pensar y practicar colectivamente el marxismo, Boltxe liburuak ([email protected]).

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter