Portada :: Europa :: Las bombas de Oriente Medio explotan en Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-08-2005

La muerte de Jean Charles y la guerra contra el terrorismo

Theotonio Dos Santos
Rebelin


La muerte del ciudadano brasileo Jean Charles por la polica britnica, con siete tiros en la cabeza, provoc una ola de indignacin en Brasil. Desde su pequea ciudad de provincia hasta el presidente de la Repblica y los emigrantes en el Reino Unido hay un solo sentimiento de condena por la violencia injustificada de la policia. Sin embargo el gobierno britnico considera correcta y hasta heroica la accin aseina que es aprobada por la inmensa mayora de la poblacin del pas. De donde surge esta profunda contradiccin?

Es una cuestin de criterio. Pero cuales son los fundamentos de este criterio. Segn los britnicos que apoyan su gobierno es necesario aceptar estos sacrificios en nombre de una mayor eficacia de la lucha en contra del terrorismo. Pero que gana la lucha contra el terrorismo matando inocentes con especial crueldad y sadismo?

Para cualquiera que est en su pleno juicio una accin policial tan equivocada y brutal solo puede desmoralizar la polica. Los verdaderos terroristas deben estar felices con este tipo de ineficacia y con los efectos polticos que provoca en la opinin pblica internacional. Los ingleses, como los norte americanos que realizan este tipo de acciones con mucha frecuencia, no tienen ninguna idea del odio que generan con las mismas.

La verdad es que para la mayora de las personas, an en un pas que no conoci que la colonizacin britnica, como en el caso de Brasil, se trata de un caso de racismo. Ningn ciudadano anglo sajn sera asesinado por la polica en estas circunstancias. Y no me digan que no hay terroristas blancos en la Gran Bretaa donde el IRA oper por dcadas Por lo menos esta es la percepcin de los muchos que han sido humillados por los funcionarios de emigracin y por todos los smbolos de poder de los pases dominantes en general.

Pero ms brutal an sonlas escenas de las guerras que realizan peridicamente en contra de los ms diversas pueblos del mundo. Si ellos creen que esto no genera reacciones emocionales anti imperialistas en el resto del mundo se engaan profundamente. Pero estas acciones son necesarias para mantener el orden y garantir la civilizacin lo dicen los juristas, los cientficos sociales, los intelectuales que se encargan de justificar el sistema. Pero cuando el sistema no tiene condiciones de economizar el uso de la fuerza y lograr legitimidad, aumenta, al mismo tiempo, el nmero de sus enemigos.

De ah la necesidad de recurrir al terror de Estado. Su objetivo es el de paralizar las fuerzas en rebelin.

Tratase de producir los ejemplos capaces de generar miedo y terror en los posibles rebeldes. Todo depende de la capacidad de los rebeldes de mantener su actitud desafiante. Ellos deben disponer de una base material que les permita sobrevivir por que sus productos son necesarios al sistema o por que estn fuera del mismo y pueden sobrevivir a l.

Vemos as que el ataque indiscriminado que no sabe reconocer el adversario puede ser muy peligroso y generar una oposicin superior a las fuerzas que se pretende subyugar. Ese es el peligro que los movimientos racistas del llamado primer mundo tienden a generar. El de unir el mundo subdesarrollado en su contra. El anti islamismo que comanda la accin represiva actual en contra del terror se extiende a todos los pueblos

Morenos. De ah que un brasileo del interior del estado de Minas Gerais puede ser confundido con los terribles y temidos terroristas muzulmanes.

La descripcin ofrecida por los policas de la famosa Scotland Yard es una confesin explcita de racismo. El sospechoso en primer lugar usaba un sobre en una poca de verano, habiendo salido de un edificio sospechoso. Es claro que estos policas no saben que en los pases tropicales o semitropicales ciertos niveles de calor para ellos son concebidos como fros para los padrones locales. Esta simple informacin hubiera permitido a Jean Charles sobrevivir. Pero el joven minero incurri en una tercera conducta sospechosa. l salt el cobrador automtico del metro como lo hace gran parte de las poblaciones pobres de esto s pases.

Pero lo ms definitivo an es el hechoque no atendi las rdenes dadas en ingls por policas no uniformados.

Se supone que un joven extranjero no sepa muy bien como comportar se en una situacin de este tipo, absolutamente inusual en las pequeas ciudade de todo el mundo. Y esta situacin que no amenazaba a nadie

fu resuelta con siete tiros en la cabeza de Jean Charles.

Dos o tres das despus de prendieron a verdaderos sospechosos de terrorismo con la activacin de un aparato paralizante. La abogada de la familia de Jean Charles acus la polica britnica de haber decidido matar a Jean Charles (aparentemente un emigrante cualquiera) para obtener un efecto ejemplar. Ellos no podran evaluar cuanto esta muerte costara a la imagen de Inglaterra en Brasil y otros pases del llamado Tercer Mundo.

No hay duda que la repercusin de esta muerte en Brasil fue fura del comn. Las razones son dos: de un lado, en Brasil ha aumentado la sensibilidad popular en relacin al fenmeno de la emigracin creciente de brasileos, fenmeno que surgi en los treinta aos de recesin o bajo crecimiento como consecuencia del dominio de las polticas econmicas impuestas por el FMI. En segundo lugar, por la violencia exagerada que caracteriz la accin de la polica inglesa, desorientada frente a la ofensiva terrorista islmica. Debese acrecentar an el crecimiento del sentimiento anti imperialista en Brasil como consecuencia de la accin unilateral de Estados Unidos en el Irak.

Jean Jaques viva en Gonzaga, una ciudad de 6.000 habitantes. A su entierro ha comparecido muchas ms personas que vinieron de las regiones vecinas o de los centros polticos y de informacin del pas. El goierno ya present excusas pero reafirm la correccin de su poltica de seguridad. La familia debe procesar el gobierno britnico y cuenta con la solidariedad de todo el pueblo brasileo.

Estos hechos desmienten los intentos de presentar las relaciones internacionales como um fenmeno horizontal entre Estados independientes. La verdad es que la asimetra que caracteriza estas relaciones es parte de un sistema mundial desigual y combinado, hierrquico, explotador y espoliativo. Hechos aparentemente marginales logran a veces poner en evidencias cuestiones estructurales. Es la gota d agua que hace derramar el vaso.

Theotonio Dos  Santos es Profesor titular de la UFF. Director del REGGEN (www.reggen.org.br). Autor de EconomaMundial. Integracin Latinoamericana, Plaza y Jans, Mxico, 2004.

[email protected]



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter