Portada :: Europa :: Grecia, laboratorio neoliberal
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-08-2014

11 meses de lucha encarnizada contra el Gobierno griego y la Troika
"No somos idiotas, somos mujeres de la limpieza"

Sonia Mitralia
Patas Arriba


Tras 11 meses de una lucha larga y amarga, despedidas desde septiembre, puestas bajo la condicin de "disponibilidad" siendo despedidas al final de los ocho meses, 595 mujeres de limpieza de la funcin pblica se convirtieron en el smbolo de la ms feroz resistencia contra la austeridad en Grecia. Estas mujeres se han convertido a su vez en una cuestin poltica y en lderes de toda la resistencia actual en contra de la poltica de la Troika, atrevindose a enfrentarse a un enemigo tan poderoso como el gobierno griego, el Banco Central Europeo, la Comisin y el FMI... Y, sin embargo, despus de los 11 meses de lucha, despus de su desafo y de haberse convertido en el principal enemigo del gobierno y de la Troika, despus de haber pasado por alto la aplicacin de medidas de austeridad, despus de una presencia muy mediatizada en la escena poltica, estas mujeres en lucha todava no estn consideradas como un sujeto poltico por los detractores de la austeridad.Sin embargo, desde el inicio de las medidas de austeridad impuestas por la Troika, las mujeres salieron a las calles en masa y su resistencia parece tener una dinmica propia muy particular y ser una leccin poltica. Durante estos cuatro aos de polticas de austeridad que han transformado a Grecia en una ruina social, econmica y sobre todo humana. Se ha hablado muy poco de la vida de las mujeres y mucho menos de sus luchas contra los dictados de la Troika. Es as, con sorpresa, que la opinin pblica ha acogido esta lucha ejemplar, realizada nicamente por mujeres. Pero, es realmente una sorpresa? Ellas participaron masivamente en las 26 huelgas generales. En los movimientos de indignados, ocuparon las plazas, acamparon y se manifestaron. Se han movilizado en primera lnea en la ocupacin y la autogestin de la ERT*.

Ejemplares, fueron el alma en las asambleas durante la huelga en la enseanza y en las universidades, contra la "disponibilidad", es decir, el despido despus de estar ocho meses cobrando solo el 75% de su salario. 25.000 funcionarios pblicos, en su mayora mujeres, se vern afectados por los recortes de servicios pblicos. Tambin constituyen la abrumadora mayora (95%) de los voluntarios del Movimiento de Solidaridad y de servicios autogestionados que tratan de hacer frente a la crisis sanitaria y humanitaria.La masiva participacin de las mujeres en los movimientos de resistencia en contra de la destruccin del Estado de bienestar por las polticas de austeridad, por lo tanto, no es una sorpresa, no es casual: en primer lugar, y lo sabemos, las mujeres estn en el punto de mira de las polticas de austeridad. La destruccin del estado de bienestar y los servicios pblicos atac sus vidas, como en la mayora de los empleados pblicos y como usuarias tambin de los servicios pblicos, por ello las mujeres han sido doblemente afectadas por los recortes. Por consiguiente, tienen miles de razones para no aceptar la regresin histrica de su condicin de mujeres, que equivaldra a un retroceso real al siglo XIX!Es cierto que al principio no se desmarcaron como sujeto poltico, compartiendo las mismas demandas y las mismas formas de lucha con los hombres en el movimiento. Eran muchas, sin ms.Pero ya en la lucha pionera contra la extraccin de oro en la regin de Skouries, Calcdica, en el norte de Grecia, en oposicin a la multinacional canadiense "Eldorado", las mujeres se distinguieron rpidamente por sus formas de lucha y radicalismo. Y si la prensa y el pblico no eran conscientes de la repercusin de la identidad de gnero en la forma de luchar, la polica s! De hecho, se haba dirigido a la polica antidisturbios en especial contra las mujeres, con represin feroz y selectiva para aterrorizar a toda la poblacin a travs de ELLAS, para aplastar cualquier desobediencia y movimiento de resistencia. Criminalizadas, encarceladas, fueron objeto de abuso humillante, y sexual, especfico de su cuerpo y de su gnero...!

En un segundo paso, las mujeres expresaron iniciativas y formas especficas de sus luchas

Todo comenz cuando, para imponer la parte ms difcil de su programa de austeridad y cumplir los compromisos con sus acreedores, el gobierno se centr prioritariamente en las mujeres de limpieza del Ministerio de Finanzas, Administracin tributaria y aduanera. Las coloc en el mecanismo de disponibilidad desde finales de agosto, hecho que les supuso cobrar de su salario de 550 euros durante ocho meses antes de que ser despedidas definitivamente. El gobierno ha seguido exactamente la misma estrategia que Skouries. El objetivo: atacar primero a los ms dbiles y con menos probabilidades de recibir apoyo... es decir, las mujeres de limpieza, y a continuacin la mayor parte de los empleados, llevando al despido a 25.000 funcionarios pblicos... Y esto en un momento en que los movimientos de resistencia estaban heridos por la austeridad sin fin, atomizados, cansados, agotados, vulnerables...El gobierno crea que "con esta categora de trabajadores", estas pobres mujeres "de clase baja" con salarios de apenas 500 euros, sin ser muy inteligentes (de ah el lema de: "no somos idiotas somos mujeres de la limpieza"), rpidamente acabaran estrellndose como moscas.El objetivo es privatizar el trabajo de las mujeres de la limpieza como un regalo a empresas privadas de limpieza. Organizaciones mafiosas conocidas como campeonas del fraude fiscal, que subcontratan con salarios de 200 euros al mes, o 2 euros por hora, con seguro parcial, ningun derecho laboral, lo que equivale a condiciones de semi-esclavitud y galera.Estas mujeres despedidas y sacrificados en el altar canbal de la Troika, las mujeres de 45 a 57 aos, a menudo madres solteras, divorciadas, viudas, endeudadas, con hijos o esposos desempleados o discapacitados dependientes, que se encuentran ante la imposibilidad de cobrar su jubilacin anticipada, y esto despus de ms de 20 aos de trabajo, y sin ninguna posibilidad de encontrar otro trabajo, decidieron no dejarse pisotear. Han tomado las riendas de su vida!Y ahora un puado de mujeres deciden sacudir las formas de lucha de los sindicatos tradicionales. Algunas toman la iniciativa de organizarse por y para s mismas, un ncleo de ellas ya haba luchado y ganado hace 10 aos la batalla por la contratacin indefinida. Ellas han trabajado como hormigas, pacientemente, tejiendo una tela de araa en todo el pas...

Y como han echado a la calle a estas funcionarias del Ministerio de Finanzas, la huelga no tienen sentido. Estas trabajadoras han decidido hacer un muro humano con sus cuerpos en la calle, ante la entrada principal del Ministerio de Finanzas, en la plaza "Syntagma", la plaza de delante el Parlamento, el lugar ms emblemtico del poder

No es casualidad que sean mujeres las que han creado formas de lucha llenas de imaginacin. No tenidas en cuenta por razones de gnero y de clase social, marginadas por los sindicatos y sin tener lazos con las organizaciones tradicionales de la izquierda griega, han tenido que hacer ruido para hacerse or, para hacerse escuchar, han tenido que crearse una imagen para ser visibles!

Han substituido las huelgas pasivas, las jornadas de accin efmeras e ineficaces, por la accin directa y colectiva. Sobre la no-violencia poden el humor y la espectacularidad. Con coronas de espinas en la cabeza en Pascua, con la soga al cuello ante el sito al Partido Nueva Democracia, con msica y baile reclaman: la reincorporacin de todas y de forma inmediata! Todo esto no tiene precedente en Grecia

Ellas ocupan y bloquean el acceso al Ministerio, sobre todo persiguen a los miembros de la Troika cuando quieren entrar () y les obligan a huir y salir corriendo por la puerta de servicio, junto con sus guardaespaldas. Se enfrentan y luchan cuerpo a cuerpo con las unidades especiales de la polica. Todos los das se inventan nuevas acciones, que difunden los medios, y alertan a toda la poblacin: en definitiva rompen el aislamiento.


Y aqu est, lo que habitualmente est representado por una estadstica sin vida y sin alma, la cifra rcord del paro, de la pobreza, abstracciones que se humanizan, adquieren un rostro, se convierten en mujeres de carne y hueso, que adems tienen una personalidad y una voluntad poltica propia. Se llaman Litsa, Despina, Georgia, Fotini, Dimitra ... Y con su ejemplo, su valenta, su perseverancia, su rabia por vencer, dan esperanza a todas las vctimas de la austeridad ...Pero atencin, la polica antidisturbios maltratan a estas mujeres casi a diario, para que no sirvan de ejemplo, ya que la patronal teme el contagio. Y es toda Grecia que asiste al triste espectculo de estas mujeres, a menudo de edad avanzada, que, da tras da, son pisoteadas, maltratadas y heridas por los Rambos de la polica, que podran ser sus hijos! Y por qu? Porque es la propia troika la que quiere destruirlas, porque son un ejemplo a imitar por todos los oprimidos, ya que estn a la vanguardia de la protesta contra la austeridad, no slo en Grecia, sino en toda Europa. Porque su lucha, puede ser contagiosa...
Ms que nunca, la lucha de esas 595 mujeres de la limpieza, heroicas, es la nuestra. No las dejemos solas. Ellos luchan por nosotros, vamos a luchar por ellas. Organicemos la solidaridad europea y mundial!

Sonia Mitralia - Mujeres contra la Deuda y las Medidas de Austeridad (Grecia)

Fuente: http://patasarribavlc.blogspot.fr/2014/08/no-somos-idiotas-somos-mujeres-de-la.html#more


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter