Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-09-2014

Recuperando tiempo propio

Eduardo Lucita
Rebelin


Dos semanas atrs los compaeros del sindicato del Subte (AGTSyP) me invitaron a participar de una mesa redonda sobre Vigencia y actualizacin de la lucha por las seis horas. Se trataba de la actividad de cierre del ciclo Las Horas Ganadas, organizado para celebrar los diez aos de la reconquista de la reduccin de la jornada para todos los trabajadores del subte, tambin del intento de generalizar esa conquista al conjunto de los trabajadores del pas con la creacin del Movimiento por la Jornada Legal de 6 horas y el Aumento de Salarios.

El ciclo dio inicio a principios de julio pasado con la inauguracin de la muestra que conjuga arte, comunicacin y activismo, lo que ellos llaman Cultura subterrnea. Es lo que se aprecia en los pasillos, las oficinas y el patio central del sindicato, con sus paredes cubiertas de gigantografas que nos recuerdan distintos pasajes de lo que fue aquella lucha, de los libros y los CD que han editado en esta dcada. Para los trabajadores del subte, que en este tiempo lograron construir su propio sindicato, claramente ganada.

Compart panel con Daniel Ximenez del Taller de Estudios Laborales (TEL), que hizo una rpida sntesis de las luchas del movimiento obrero mundial por la reduccin del tiempo de trabajo (RTT), demostrando como esta lucha est inscripta en la historia viva de los trabajadores desde que se constituyeran como clase en la sociedad. Con Roberto Pianelli y Nstor Segovia, Secretario General y Adjunto respectivamente de la Asociacin, quienes hicieron un colorido y ameno repaso de aquellas luchas y tambin de las negociaciones con funcionarios de los gobiernos nacional y de la ciudad sin ningn apoyo, ms bien con la oposicin, de la directiva de la UTA- hasta que una larga huelga coronara exitosamente con el logro de la reduccin de la jornada.

Ambos dirigentes pusieron nfasis en sealar la importancia de mantener y cuidar esa conquista. Es que segn dijeron se encuentran con el peligro de lo que ellos llaman el eslabn ms dbil de la lucha por las 6 horas, segn consta en el Acoplando n6, la revista del sindicato. Se refieren as a la actitud de muchos jvenes trabajadores, ingresados ya con la nueva jornada, que condicionados por las necesidades o por el consumismo creciente, no tienen prejuicios en hacer horas extras sin comprender que con esa actitud la conquista se puede perder.

Cuando me toc el turno trat de rememorar las distintas instancias de las luchas de una dcada atrs, seal mi reconocimiento y agradecimiento a esos compaeros que generosamente me dieran lugar para participar de ellas, espacio que entre otros compart con la artista plstica Magdalena Jitrik y el abogado Miguel Ruocco. Pero aprovech su inquietud por el eslabn dbil para hacer de este el eje de mi intervencin.

Seal que no se trata de una medida revolucionaria, que la RTT es una reforma en los marcos del sistema capitalista y que como tal no est exenta de una regresin. Como pas en Francia que se ganaron las 35 horas semanales y luego de varios aos, en la oleada neoliberal, fue condicionada de tal manera que ahora hay que volver a empezar. Es una reforma afirm, pero del tipo no reformista porque tiene un carcter estratgico. Carcter que muchas de las organizaciones polticas que participaron de aquel movimiento de una dcada atrs no comprendieron, tal vez fue esa una de las causas de la frustracin temprana del movimiento.

Por qu es estratgica? Porque la RTT no es solo un mecanismo apto para absorber desocupacin, como pas en el subte que se crearon unos 600 nuevos puestos de trabajo, sino tambin para recuperar tiempo de vida. Ese tiempo que el capital le expropia cotidianamente a los trabajadores. La experiencia del subte muestra que con la conquista de las 6 hs. muchos trabajadores completaron sus estudios o iniciaron nuevos, o utilizaron el mayor tiempo disponible para su familia o para sus inquietudes artsticas y culturales o para el ocio. Porque tambin la pereza es un derecho. Son realmente horas ganadas a la voracidad del capital.

Es estratgica porque el capital, ese propietario insaciable del tiempo ajeno como explicara el filsofo francs Daniel Bensaid, busca siempre apropiarse de tiempo de vida de los trabajadores. Porque no puede resolver la crisis su crisis- y crear empleo (como se ve ahora en Grecia, Espaa o Portugal, o como fue en el pas en el perodo 1998/2004). Porque el capital no puede crear empleo y combatir la inflacin al mismo tiempo, como se comprueba en estos das en nuestro pas.

Y es as porque bajo su lgica toda salida de la crisis implica fuertes incrementos de productividad del trabajo, y estos incrementos se logran con la extensin de la jornada y/o el aumento de los ritmos de produccin. As es posible comprender porque en este perodo histrico la desocupacin estructural convive con el sobreempleo y la precarizacin.

En los aos 60 y 70 del siglo pasado la desocupacin promedio en el mundo no pasaba del 4%, incluso cuando se fue la dictadura en nuestro pas era apenas de poco ms del 3%. Hoy el promedio mundial est en el orden del 8-10%, y entre nosotros si se calcula segn metodologa de la OIT, que no contempla los planes asistenciales, el desempleo es de ese orden. En las condiciones actuales de la acumulacin capitalista no parece posible bajas importantes en la tasa de desocupacin. Es que en este perodo histrico el capital expulsa trabajadores del mercado y al mismo tiempo sobreexplota a los que permanecen en el. Por eso es que junto con la actual desocupacin tambin hay compaeros que cumplen jornadas de 10, 12 y hasta 14hs. diarias.

Esta es la razn de porque la RTT est nuevamente ganando espacio en los debates contemporneos, razn ms que suficiente para revalorizar hoy la conquista histrica del subte. Ms temprano que tarde volver a plantearse la necesidad de un nuevo movimiento por la reduccin de la jornada legal de trabajo y estoy seguro que una vez ms los trabajadores del subte y su sindicato formaran parte de la vanguardia de esta lucha estratgica, aportando su experiencia y su generosidad como lo hicieron hace 10 aos.

Salud entonces y que sigan los xitos.

Eduardo Lucita, Integrante de EDIEconomistas de Izquierda


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter