Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-09-2014

Periodismo en crisis?

Fabin Chiaramello
Rebelin


La situacin del periodismo y del trabajador de prensa en Argentina es complicada. Aunque no sea titular en los principales medios del pas, en muchos de stos se estn llevando adelante diferentes luchas contra la precarizacin, la flexibilidad, los despidos y por mejoras salariales. Tambin, desde hace unos aos se puso en juego la calidad, la credibilidad, el poder y la concentracin de los grupos mediticos.

Es una realidad que el periodismo se encuentra en una crisis, o una resignificacin, en todo el globo. El trabajador grfico, que desde la irrupcin de los medios de comunicacin fue la estrella, es el principal afectado en este particular momento. La irrupcin de Internet, sumada a una cada vez mayor concentracin de parte de verdaderas corporaciones mediticas, cambi todo el panorama. Esto se tradujo en cierres o achicamientos en diarios de todo el mundo; en una peor calidad de la informacin, donde reina la primicia, la especulacin, la sobreinformacin y la superficialidad; en nuevas formas de censura; en menor compromiso con la sociedad; y, a su vez, en nuevas formas de crear contenidos y de difundir informacin.

La degradacin en la calidad del periodismo es lo ms cercano y palpable. Apresuradamente, se puede relacionar esta situacin con la crisis que atraviesa la prensa grfica. En un momento, el papel marc la diferencia. Los periodistas realizaban un verdadero trabajo intelectual y poltico, ganando prestigio o, por el contrario, detractores.

Desde el primer momento, la prensa represent intereses polticos e ideolgicos. Sin embargo, no fue un impedimento para que se desarrolle un rico trabajo, por el contrario, hoy podemos rescatar gran parte de esa etapa. Convivan los que defendan e intentaban sostener cierto status quo, con los que intentaban demostrar las miserias e injusticias de ese orden e invitaban a subvertirlo.

Ya en el siglo XXI, queda poco de esa estructura meditica. La informacin no se presenta en profundidad, con buena calidad de escritura, con las correcciones y observaciones necesarias. La primicia o la urgencia superan la calidad. Tampoco queda algo de ese prestigio, de esa credibilidad o fidelidad de los lectores; los medios grficos quedaron en un margen del amplio mundo de los medios de comunicacin y ah, en estas empresas, los empleados ya no son periodistas sino trabajadores mediticos, personas annimas, segn reflexiona el periodista Aram Aharonian, en su interesante texto Vernos con nuestros propios ojos. A dems, reconoce que ya no existe el orgullo de lo personal ni la responsabilidad personal.

La informacin tambin fue mutando. Para el reconocido periodista espaol, Ignacio Ramonet, en la nueva era digital, la lgica de la informacin online es la de lanzar una noticia en bruto (en ocasiones, incluso aproximada) para despus corregirla, modificarla o enriquecerla de forma permanente y en cualquier momento. Aharonian sostiene que la revolucin tecnolgica signific un cambio para la noticia, se convirti en un nuevo negocio, diferente, presentada como espectculo, como show .

Ambos periodistas coinciden en que los principales medios del globo estn en manos de un puado de grupos econmicos. Directores de grandes corporaciones mediticas son empresarios que nada tienen que ver con el periodismo. Esta concentracin es determinante a la hora de entender la lgica de los medios. Las empresas mediticas no slo aspiran a agrupar en su seno a todo tipo de medios (edicin, fotografa, prensa, radio, cine, televisin, Internet) sino tambin pretenden realizar todas las actividades pertenecientes a tres grandes esferas -la cultura de masas, la comunicacin y la informacin- que hasta el momento eran autnomas, explica Ramonet en el Prlogo de su libro La explosin del periodismo. Internet pone en jaque a los medios tradicionales .

Por supuesto, para grandes grupos econmicos y corporaciones, adquirir estos medios tiene su razn de ser. La forma de hacer periodismo fue reemplazada por la lgica empresarial.

El poder, la influencia y la manipulacin que ejercen ciertos grupos econmicos, a travs de las diferentes empresas mediticas que controlan, completa cientos de pginas en libros y estudios sobre el tema. Sin embargo, parece necesario remarcar una y otra vez la relacin entre estos intereses y el estado del periodismo. Los grandes grupos mediticos -dice Ramonet-, preocupados por mantener sus gigantescos imperios y por conquistar nuevos mercados (lo que les obliga a cortejar a los otros poderes), no se proponen el objetivo cvico de convertirse en 'cuarto poder', ni denunciar los abusos contra el derecho, ni corregir las disfunciones de la democracia, y muchos menos actuar como un contrapoder.

El poder meditico es el aparato ideolgico de la globalizacin. En esto coinciden Aharonian y Ramonet, as como tantos otros periodistas, estudiosos de la comunicacin, intelectuales y analistas. Sobran ejemplos para fundamentar esta definicin. Los medios defienden sus privilegios y, por lo tanto, al propio sistema que avalan constantemente. Las estrategias son variadas: deformacin, ocultamiento y hasta censura de ciertos aspectos de la realidad. Tambin, se utiliza el bombardeo de informacin, la especulacin y la mentira, el montaje y la apuesta por llenar los medios con informacin de lo ms superficial y alejada de los problemas que hacen al mundo globalizado.

A este momento, Ignacio Ramonet lo define como Informacin contaminada: Debido al estallido, multiplicacin y sobreabundancia de informacin, sta se encuentra literalmente contaminada, envenenada por mentiras de todo tipo, intoxicada por los rumores, las deformaciones, las distorsiones y las manipulaciones. Por su parte, Aharonian sostiene que se consumen grandes dosis de informacin sin siquiera saber que es falsa. Segn el fundador de la cadena teleSUR, hoy alejado de sta, la clave es un sistema de instantaneidad que nadie puede verificar y que en muchas ocasiones es una aviesa manipulacin de laboratorios y estudios de cine o televisin.

El director de Le Monde diplomatique en espaol, propone descontaminar la informacin y exige contrarrestar la sobreinformacin con menos caudal de noticias, pero con mayor calidad. Descontaminar es tambin desalienar.

Argentina. Periodismo en crisis

En el mundo globalizado, ningn pas puede escapar a esta lgica capitalista de los medios de comunicacin. En Argentina, los principales grupos mediticos responden a varias (o todas) de las caractersticas desarrolladas ms arriba. Los principales comprometidos por este orden son tres: el periodismo, que se ve cada vez ms perjudicado y desestimado; los ciudadanos, que ven restringido su acceso a informacin de calidad o, directamente, no tienen acceso a la misma; y los trabajadores de prensa, que sufren cada da la precarizacin, la prdida de poder adquisitivo por salarios que son miserias, los puestos de trabajo que desaparecen y la flexibilidad laboral.

A casi un mes de cumplirse cinco aos de la sancin de la Ley de Servicios de Comunicacin Audiovisual, puede comprobarse que la concentracin sigue presente, en algunos casos slo cambiando de manos, en otros se profundiza an ms. Para los medios sin fines de lucro, esa reserva del 33 por ciento que se levant como bandera durante la discusin, tampoco hubo avances significativos. Los derechos de los trabajadores y la regulacin de la publicidad oficial son los grandes ausentes en la ley, algo muy notorio al momento de analizar la situacin medios.

En el ltimo tiempo, en las principales empresas mediticas del pas existen conflictos de todo tipo. Los trabajadores del diario Pgina/12 acaban de lograr un avance despus de meses de lucha, denunciando a la patronal y la complicidad de la conduccin de la Unin de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (Utpba). En Perfil tambin llevan meses resistiendo intentos de despidos y el ajuste. La empresa de Jorge Fontevecchia fundamenta las medidas por una supuesta crisis, los trabajadores, por otro lado, denuncian que tal situacin es inexistente. El empresario, que recientemente inaugur un nuevo medio en China, inici acciones legales contra los delegados de la comisin interna y un miembro de la junta electoral.

Los trabajadores de diferentes medios del Grupo Veintitrs (Infonews, Miradas al Sur, Tiempo Argentino, Revista Veintitrs, entre otros) denuncian la falta de pago de sus salarios y la reiteracin de esta situacin. Por otro lado, el Grupo Indalo, liderado por el empresario Cristbal Lpez, despidi a veinte trabajadores del medio C5N. Das ms tarde, la lucha de los trabajadores logr la reincorporacin de los puestos de trabajo. A los pocos das, se conoci un despido en Radio 10, tambin del grupo, que responde a la misma lgica de ajuste de la empresa.

En todas estas luchas, y tantas otras, como la que atraviesan en Crnica o el Diario Hoy, se dan casos de persecucin gremial, aprietes, amenazas y estrategias para dividir y desestabilizar la organizacin de los trabajadores.

La multifuncionalidad del periodista, la figura del colaborador, los pasantes explotados, las redacciones externas, los bajos salarios, entre tantos otros atropellos contra los trabajadores, son la coincidencia que une a las empresas mediticas argentinas.

Rosario, ciudad concentrada

La tercer ciudad ms grande del pas no poda ser la excepcin de esta situacin. En el mes de julio, el Foro de Periodismo Argentino (Fopea) public un informe sobre el periodismo en Rosario. El trabajo describe la gran concentracin de medios y las limitaciones que esto presenta para un buen desarrollo de la profesin.

Segn el informe, los medios ms grandes e influyentes de la ciudad son los diarios La Capital, El Ciudadano y Rosario/12; las radios LT8, LT2 y LT3; los canales de aire 3 y 5; y, en la televisin por cable, Cablehogar y la seal Somos Rosario de Cablevisin. A ellos hay que agregar el sitio digital Rosario 3, que es de canal 3.

El poder de agenda de La Capital se considera el ms influyente, y nadie duda tampoco que los medios de mayor alcance a nivel popular siguen siendo los dos canales de aire histricos, el 3 y el 5. El canal 3 es de la familia Golln, y el canal 5 es de la empresa Telefnica (grupo Telef). El grupo Golln tambin es propietario de LT2, otra de las grandes radios rosarinas. Un tercer grupo empresario influyente es el de Orlando Vignatti, que posee el diario El Ciudadano, y tambin es accionista minoritario de La Capital, contina detallando el informe Estado de situacin del periodismo en Rosario.

Tambin destaca la influencia del grupo periodstico ms importante en la ciudad, el que est formado por los medios de Daniel Vila y Jos Luis Manzano, que tiene presencia en casi todas las provincias argentinas. Son propietarios desde 1997 de la principal marca periodstica de la ciudad, el diario La Capital, que tiene el primer sitio de noticias, lacapital.com.ar; participan del segundo diario de mayor venta, El Ciudadano, son propietarios de la radio LT8, y supuestamente se desprendieron de LT3 por exigencias de adecuacin de la Ley de Servicios de Comunicacin Audiovisual, agrega el trabajo.

Segn Fopea, tanto La Capital como Canal 5, a pesar de ser marcas periodsticas de enorme tradicin e impacto en la ciudad, tienen una dimensin de redaccin e inversin profesional muy por debajo de lo esperado. Los ejemplos son suficiente: el noticiero de Canal 5, siendo el ms visto de la ciudad de Rosario, se hace con apenas diecisiete personas, entre periodistas, conductores, camargrafos y tcnicos. En el diario La Capital se ha restringido casi en forma absoluta el ingreso de periodistas jvenes.

Para Fopea, la crisis de renovacin de la profesin va generado una cada en el necesario dilogo intergeneracional que necesita una redaccin, lo que entre otras cosas provoca una reduccin de la innovacin y de la toma de riesgos. Tambin, explican como la escasa alternativa de fuentes de trabajo hace ms conservadora la actitud laboral de quienes tienen un puesto estable en algn medio. El pluriempleo de los periodistas es un factor adicional. De esa forma, el tiempo dedicado a hacer periodismo tambin se reduce. Hay realidades distintas de acuerdo al medio en que se trabaja, pero existen rasgos estructurales que abarcan prcticamente a todas las redacciones, contina explicando el informe.

Una ciudad donde los dueos de los medios no tienen vocacin de hacer periodismo, o no dan los recursos necesarios para que sus redacciones se desarrollen, tiene una limitacin estructural difcil de sobrellevar, concluye el apartado sobre los dueos de los medios. Toda esta situacin guarda relacin con lo descripto al comienzo.

Otro punto que aborda el trabajo de Fopea explica la relacin entre el periodismo y las autoridades estatales. Segn se desprende del informe, los gobiernos municipal y provincial, ejercen presin sobre contenidos, publicaciones, o sobre los propios periodistas, a travs del manejo de publicidad oficial. Este punto es muy importante, ya que es una realidad que muchos medios dependen de esta pauta y la misma se utiliza en todo el pas al antojo de las distintas autoridades.

Tanto la concentracin meditica, la prdida de puestos de trabajo, la falta de inters por un periodismo de calidad de parte de los dueos de los medios y el manejo de la pauta oficial y la influencia poltica, son los principales responsables de un estancamiento o de un retroceso en el periodismo, al menos en medios tradicionales, de la ciudad.

Otro periodismo

En estos anlisis son discriminadas experiencias muy importantes. Nuevas formas de hacer periodismo, de organizarse. Los medios alternativos, comunitarios y populares, las cooperativas y todas las experiencias de autogestin son subestimadas u olvidadas a propsito en diferentes estudios.

Sin embargo, es imposible negar u ocultar la importancia y el peso de estas nuevas formas de hacer periodismo. Muchas de estas experiencias rescatan lo mejor de la profesin: calidad y compromiso social. Claro que se presentan muchas limitaciones. La principal es no poder contar con la masividad. Escribi Aharonian, en Dnde est el periodista?: Las voces alternativas no tienen la capacidad de ofrecer la misma accesibilidad que los medios masivos, a menos que se conviertan tambin en medios masivos, alternativos al pensamiento hegemnico.

El periodista Carlos del Frade, en una entrevista realizada recientemente, reflexion sobre la masividad de los medios alternativos y consider que ese punto es parte de un desafo poltico. Podemos vivir toda la vida siendo minora pero es un problema, porque a la larga la sumatoria va a ser chiquita y merecemos, por todo el trabajo que se hace en los medios de comunicacin alternativos y comunitarios, que sean lo ms masivos posible. Para eso hay que reafirmar el rol del trabajador de prensa: que sea lo ms riguroso posible, lo ms preciso posible, y al mismo tiempo que le agregue ms informacin a lo que presentan los trabajadores de prensa de los medios del sistema. Necesitamos trabajar siempre tres o cuatro veces ms, para llegar a la mayor cantidad de gente posible, lo que hara que furamos masivos. Adems de comunitario, adems de alternativo, que le llegue a la mayor cantidad de gente posible, es un problema poltico, dej en claro el periodista rosarino.

Muchos de estos medios estn en un proceso inverso al de los medios tradicionales: trabajos muy profundos, con investigaciones, anlisis; un nivel esttico interesante; gran nivel de escritura; aprovechamiento de los recursos y herramientas digitales; y, lo ms importante, el compromiso con la sociedad.

Sin embargo, la gran mayora atraviesa dificultades a la hora de producir: falta de tiempo, ya que generalmente el periodista tiene otro trabajo; pocos recursos econmicos, que a veces son un gran limitante; el silenciamiento o la censura; y, un menor alcance que el de los medios tradicionales.

El camino para todas las experiencias que tienen una propuesta alternativa a la de los medios masivos es el de seguir con el compromiso de que otra comunicacin es posible, pero reafirmando la conviccin de que sin recuperar o crear un periodismo de calidad, el viaje es mucho ms complicado y lento.

Lecturas:

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter