Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-09-2014

Entrevista a Guillermo Almeyra, editorialista internacional de La Jornada (Mxico)
"Ucrania no est en condiciones de llevar a cabo sus bravatas guerreristas"

Mario Hernndez
Rebelin


Mario Hernandez (MH): Con un columnista conocido pero no en este horario ni da ya que habitualmente nos comunicbamos los mircoles a la maana, pero como habamos anticipado ahora los martes a la noche, cada dos semanas, vamos a tener con nosotros a Guillermo Almeyra.

Mi idea era seguir con Qu pas con la Primavera rabe?, pero antes quera hacerle una breve consulta. He ledo que el Ministro de Defensa ucraniano, en el da de ayer, advirti que su pas est al umbral de una gran guerra con Rusia, lo cual podra causar decenas de miles de vctimas. Qu comentario puede hacernos sobre estas afirmaciones?

Guillermo Almeyra (GA): Los fascistas que estn en el gobierno de Ucrania al hacer estas declaraciones expresan ms que nada sus intenciones de precipitar una guerra que involucre a EE. UU. y Europa. Habr que ver si ambos estn de acuerdo. EE. UU. ya hizo siete bases ms de la OTAN en los pases del este para enfrentar a Rusia, pero Europa una guerra con Rusia y una derrota de Ucrania en un par de semanas y su ocupacin total, que presionara sobre Polonia y los otros pases de Europa oriental, lo ve con terror.

Creo que son declaraciones para presionar y negociar en mejores condiciones, o salvando en parte la cara, habra que ver cul es la relacin de fuerzas concreta, pero no creo que se animen a tomar la iniciativa de una guerra de este tipo, aunque cualquier chispa puede desencadenar un desastre.

Un comandante medio enloquecido o un poltico que decida una medida de fuerza creyendo que de esa manera precipita las cosas, podra causar un desastre inmediato, pero Rusia ya les advirti. Es una potencia militar y adems nuclear, y Ucrania no es ni una cosa ni la otra, incluso para que sus tanques funcionen, que por otra parte son de manufactura rusa, necesitan combustible ruso. No estn en condiciones de llevar a cabo sus bravatas.

La muerte de Gadafi abri la Caja de Pandora

MH: Visto esto, le propongo que continuemos con el tema que venamos abordando en nuestras dos ltimas entrevistas. Hoy quera que nos refiriramos a la situacin de Libia. Casi todos los diarios han reproducido las fotos de un sector de la embajada estadounidense en Trpoli donde una pileta de natacin es utilizada por milicianos islmicos para hacer clavados, en un alto de los enfrentamientos que llevan adelante las distintas facciones armadas que estn combatiendo por el control de la capital libia.

El gobierno present su dimisin ante el Parlamento que a mediados de agosto pidi por amplia mayora a la comunidad internacional que intervenga para proteger a los civiles de las milicias. Ninguna de las potencias occidentales se hizo cargo de este llamamiento, al contrario, la mayora abandon sus embajadas, la prueba es el comentario que acabo de hacer sobre la de EE. UU., pero tambin lo hicieron Espaa, Reino Unido, Francia, Egipto, Italia, Grecia, Argelia, etc., etc., etc. Entonces, asesinaron a Gadafi para esto?

GA: La muerte de Gadafi abri la Caja de Pandora porque controlaba, con mano frrea, primero al ala nasserista y semi-marxista que haba en el ejrcito, despus a las tribus. Libia nunca haba sido una nacin, era un conjunto de tribus que se oponan a los ocupantes. La secta enorme de los Sunussi tena su base en Bengasi. En Trpoli haba seores locales. Adems, las tribus en el resto del pas. De hecho ahora, tras el asesinato de Gadafi, est dividido en cuatro facciones: la de Misurata, la ciudad comercial que compite con Trpoli, la de Bengasi, de un islamismo moderado que siempre existi en Libia, el de la secta Sunussi, tradicional del siglo XVIII, el seor de la guerra que triunf y controla Trpoli y los restos del ejrcito de Gadafi dirigido por un general retirado que estn en Tobruk donde es apoyado por Qatar y Egipto.

MH: All se ha trasladado el Parlamento, a Tobruk.

GA: Ahora es la capital, a 1500 kilmetros de Trpoli. Libia nunca fue una nacin unificada, tanto es as que la regin Cirenaica se opona a Tripolitania. Tobruk era una zona independiente, siempre ha sido as, por no hablar de las tribus del interior, en toda la zona del desierto, que son ms africanos que norafricanos.

Gadafi era el que unificaba todo eso, con un Islam un poco particular, con su propia dictadura, pero tambin sobre la base de la distribucin de privilegios que derivaban del petrleo, que actualmente est totalmente en manos de grupos extranjeros. Nadie puede dar privilegios a nadie. Lo que estn intentando hacer Egipto y Qatar es mantener a los sectores que se oponen a grupos similares a los Hermanos Musulmanes egipcios, porque los opositores islmicos a Gadafi tenan lazos muy estrechos con aqullos.

Lo que hizo la intervencin imperialista en Libia fue expropiar la posibilidad de una revolucin democrtica, civil, poltica y destruir el pas llevndolo nuevamente al siglo XVIII desde el punto de vista de sus regionalismos y tribalismos e instalar la guerra permanente de todos contra todos.

MH: Corrjame si me equivoco, pero tena el dato que Libia tena los mayores ndices de desarrollo humano de todo Africa.

GA: En Libia el alquiler no exista, solo propietarios de casas, no pagaban luz ni servicios, tenan becas para estudiar, se sacaba agua del desierto, con las inversiones petroleras se haba buscado el agua subterrnea para hacer una agricultura donde no hay un ro. Un pas muy poco poblado donde Gadafi compraba el apoyo distribuyendo la enorme renta petrolera. Les daba toda una serie de ventajas enormes a los ciudadanos libios, no as a los africanos que iban a trabajar a Libia, con salarios bajsimos y discriminados porque eran negros.

MH: Ahora tenemos un nuevo Estado fallido, segn la comunidad internacional.

GA: Ms que fallido, estallado totalmente. El capitalismo de hoy est queriendo volver al siglo XIX en todos los aspectos, no solo al colonialismo, sino tambin en lo social, eliminando las ocho horas, la proteccin infantil, la prohibicin de la esclavitud, la defensa de la mujer trabajadora, todas las conquistas del siglo XX y parte del XIX, porque est queriendo volver al liberalismo ms salvaje de la poca de Dickens. Eso incluye al colonialismo, al tribalismo y a la barbarie en su forma ms atroz.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter