Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-09-2014

Estados Unidos busca estabilizar su posicin en Puerto Rico

Jess Dvila
Rebelin/NCM


La Casa Blanca est trabajando los detalles de un plan para proteger esta frontera artificial en el Caribe, en tanto que varias agencias evalan formas de superar la crisis econmica puertorriquea y el Departamento de Justicia est a la espera de certificar alternativas para un plebiscito que podra restablecer el consentimiento formal al dominio colonial.

Esa atencin, por tres frentes a la vez, no agota el tema de Puerto Rico en las esferas de poder de Estados Unidos, que incluye tambin desde las acciones de Wall Street para coaccionar al gobierno isleo con las degradaciones del crdito, hasta la evaluacin ordenada por el Departamento de Seguridad de la Patria de la historia de las Fuerzas Armadas de Liberacin Nacional (FALN) a fin de extraer lecciones sobre cmo lidiar con el terrorismo.

Pero, al menos por el momento, la crisis en esta pequea nacin islea del noreste del Caribe, equidistante de Guantnamo y de Caracas, parece resistir todos los intentos por conjurarla. As lo demuestran las bajas consistentes en el empleo y el poco alivio que causa la baja relativa en la violencia criminal al verificarse un incremento preocupante en el corredor de contrabando de narcticos entre Puerto Rico y la Florida.

Buena parte del problema tiene que ver con el carcter de Puerto Rico de punto de ahogo antiestratgico, que si bien sirvi muy bien para ayudar al lanzamiento de la aventura imperial estadounidense a final del siglo diecinueve y principios del veinte, ahora parece ms un puente para corrientes desestabilizadoras de ese mismo dominio global. Ahora, la situacin de esta colonia repercute en el fortalecimiento de un sector aventurero de Wall Street que trafica con despojos del mercado marginal y en fortalecer a las pandillas de contrabandistas que victimizan la Florida central.

Adems, est el agravante de que Puerto Rico, con cuatro veces ms experiencia colonial de la que EEUU tiene como imperio, sorprendi en 2012 cuando una mayora absoluta rechaz la condicin de colonia y la proporcin de los que votaron por la anexin para convertirse en un estado de la Unin alcanz menos de la mitad de los que participaron. El deslegitimado gobierno autonomista repudia el plebiscito de 2012, a la vez que busca cmo descarrilar a los autonomistas que reclaman una nueva relacin con EEUU mediante la convocatoria de otra consulta, en tanto los anexionistas buscan otra oportunidad para tratar de lograr que en una nueva vuelta su propuesta logre una mayora tal que no haya espacio para la duda.

Los independentistas, por su parte, han catapultado una ofensiva diplomtica que ha logrado que aumente la presin internacional para que EEUU acepte formalmente el resultado de 2012 e inicie un proceso para la descolonizacin de Puerto Rico.

Fue precisamente en ese ao 2012 cuando el Departamento de Seguridad de la Patria de EEUU recibi de un centro de investigaciones sobre terrorismo de la Universidad de Maryland el estudio de las FALN. Ese trabajo analiz la etapa de persecucin policial, la vigilancia y el asecho para hacerles fracasar y el efecto de las medidas de concesin de probatorias a los apresados a fin de promover la desactivacin de la lucha armada por la independencia de Puerto Rico.

Pero el estudio advierte que el silenciamiento de las FALN pudo haber tenido que ver con factores ajenos a las acciones policiales y de inteligencia de EEUU, como el apoyo generalizado de los puertorriqueos al dominio estadounidense y la situacin internacional por el fin de la Guerra Fra. Ahora, el consentimiento de Puerto Rico se perdi y la ola internacional en reclamo de su independencia vuelve a crecer, inclusive entre pases aliados de EEUU.

El Departamento del Tesoro, el Banco de la Reserva y el comit amplio designado por la Casa Blanca se afanan en supervisar la situacin econmica de Puerto Rico en busca de una salida. Pero la quiebra de las corporaciones pblicas de Puerto Rico contina acelerndose, la insuficiencia de fondos del Estado ya es un hecho conocido por todos y las perspectivas econmicas generales son cada vez menos positivas.

Durante este verano han continuado bajando el ndice de actividad econmica y la tasa de participacin, en tanto que en el mes de julio se produjo la prdida dramtica de 20.000 puestos de trabajo, o lo que es lo mismo, un empleo perdido cada dos minutos. Puerto Rico se sigue manteniendo por debajo del milln de puestos de trabajo y en los primeros 19 meses de gobierno autonomista se perdieron 354.000 empleos y la creacin de empleos acumul slo 290.000, segn la base de datos del Departamento del Trabajo.

Por supuesto, el contrabando y la corrupcin se presentan como opciones para algunos sectores debido a la crisis econmica prolongada y este pas, que desde la dcada de los cincuenta comenz a ser usado por el notorio Vito Genovese como punto de trasbordo de drogas, particip de la marejada de asesinatos que asol el Caribe en aos recientes y volvi a bajar sin que se conozca bien qu la produjo y la termin. Al bajar, el fenmeno dej apuntaladas corrientes preocupantes, como el caso de Curacao, donde se denuncia que pandilleros vinculados a agentes corruptos de la Agencia de Control de Drogas (DEA) intentaron controlar instalaciones portuarias y tendran que ver con el asesinato del lder independentista Helmin Wiels, o las operaciones de contrabando de gran escala de Puerto Rico hacia EEUU.

Ante ese panorama, el plan estratgico para la frontera caribea una gestin de aos capitaneada por el comisionado de Puerto Rico en Washington Pedro Pierluisi- deber atender la entrada de drogas a Puerto Rico e Islas Vrgenes y la salida hacia EEUU. Eso trae complicaciones policiales, militares y polticas muy distintas de los planes para la frontera suroeste con Mxico o la del norte, con Canad, que defienden fronteras reales y no una artificial a ms de 1.000 kilmetros de la verdadera.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter