Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-09-2014

Aprobar Obama el indulto de los tres antiterroristas cubanos en el da de Accin de gracias?

Wilkie Delgado Correa
Rebelin


El 12 de septiembre de 1998 marca una etapa, que dura diecisis aos despus, de la vida de 3 hombres que guardan injusta prisin en crceles de los Estados Unidos y que forman parte de los mundialmente conocidos por los Cinco. Esta etapa no solo comprende las vidas de esos seres excepcionales, sino incluye tambin las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos, tirantes desde hace ms de cincuenta aos y cuyas manifestaciones ms notorias han sido el bloqueo econmico, financiero y comercial y agresiones miles, que involucran estas ltimas las acciones terroristas contra Cuba, desarrolladas y planificadas desde el territorio norteamericano por grupos pertenecientes a las mafias cubanoamericanas.

 

Esta etapa de tan larga duracin marca fundamentalmente un episodio judicial, que an se mantiene vigente en la Corte Federal de los Estados Unidos, caracterizado por el ms triste e indignante deselance, en el cual la venganza poltica contra un pas, Cuba, se descarg sobre la existencia de cinco seres humanos, y en cuyo proceso la justicia, simblicamente representada con una venda que le cubre los ojos, fue obligada a una ceguera y sordera funcionales para que no viera ni oyera lo que era perfectamente evidente y audible durante uno de los juicios ms largo y trascendente de la historia en aquella nacin.

Y aquello que campe en los recintos judiciales a todos los niveles, tuvo dos repercusiones en los medios de la prensa de la nacin norteamericana: en primer lugar, el escarceo de la jaura meditica miamense, acuciada por el pago generoso a periodistas mercenarios por parte del gobierno de los Estados Unidos, y en segundo lugar, por la mordaza aplicada a la gran prensa del pas para que un manto de silencio no permitiera revelar el crimen que en nombre de la justicia se cometi en la Corte Federal, en el Circuito de Apelaciones y en la Corte Suprema de Justicia contra aquellos cinco prisioneros.

A partir de ahora, la fecha de un nuevo aniversario de la detencin de los Cinco, transcurrirn los das hasta noviembre, sin ningn otro hecho connotado previsible en la sociedad norteamericana, que no sea el famoso Da de Accin de Gracias, que se celebrar el da 27, o sea, el cuarto jueves.

Como todos los aos, ese da millones de estadounidenses celebrarn una cena que forma parte de una de las tradiciones ms antiguas de los Estados Unidos. Esta celebracin tiene su origen en la ofrenda que hicieron los primeros colonos ingleses, que llegaron a bordo del Mayflower en 1620 a tierras americanas. Sabemos lo que ocurri despus, con la llegada de nuevas oleadas de inmigrantes, y quienes invadieron los territorios indgenas y les arrebataron sus tierras y les exterminaron de la manera ms brbara.

Pero en fin, las tradiciones son como las quiere cada pueblo y hay que respetarlas. As este acto primigenio, pudiramos decir que de confraternidad, con el tiempo devino en una celebracin nacional, a partir de que fuera proclamada oficialmente por el presidente Abraham Lincoln en 1863, y que luego, en 1911, fue declarada oficialmente por el Congreso.

Pero ah no qued todo, y mucho ms recientemente, se instaur una nueva ceremonia que tiene como protagonistas principales al presidente y a una pareja de pavos.

Fue George H. Bush (padre), vaya sensibles y humanos que son los Bush!, quien oficializ esta ceremonia y a partir de entonces todos los aos se celebra con toda rimbombancia y protocolo.

Por lo tanto, es seguro que dos pavos que pasarn a ser famosos, cuyos nombres an no se conoce, tendrn el raro y especial privilegio de recibir el indulto del presidente Obama, como ya ha venido ocurriendo tradicionalmente. Los mencionados pavos se salvarn de ser cocinados en la tradicional cena de Accin de Gracias, que conlleva al sacrificio de, vaya Ud a saber, de cuantos millones de otros pavos. Es una verdadera suerte la que tendrn estos pavos al recibir el indulto de Obama, ya que, adems de la vida, posarn en fotos con el presidente y recibirn un espacio destacado en la prensa norteamericana.

Tambin en ocasin de la fecha, Obama deber, como presidente, ejercer la facultad constitucional, realizable en cualquier momento que lo considere pertinente, de conmutacin de penas o de indultos, entre cientos y decenas, respectivamente, de solicitudes al respecto.

Si tenemos en cuenta que existen 2,3 millones de estadounidenses presos, de los cuales unos 200 000 son reclusos en prisiones federales, podemos entender que este ltimo recurso sea solicitados por quienes ms mritos tengan para ser tomados en consideracin, mediante un proceso en el cual se incluyen las caractersticas o fundamentaciones de los casos, relevancia de los solicitantes, as como las circunstancias peculiares del caso para el derecho a la misericordia, y la tramitacin y recomendacin de la Oficina del Fiscal del Perdn del Departamento de Justicia, que finalmente pasa los casos a la disposicin del Presidente para su aprobacin o negacin.

Una jurista norteamericana ha sealado que los presidentes tambin han utilizado la autoridad del perdn para corregir errores y rehabilitacin de recompensa en muchos casos destacados. Ningn sistema legal debera tener que depender de la clemencia ejecutiva para hacer justicia, pero no la nuestra.

En relacin con los Cinco Hroes Cubanos, cabe sealar que quizs ningn otro caso califique con ms mrito para recibir el indulto presidencial. Cientos y miles de solicitudes, a nivel individual e institucional (personalidades, parlamentos, iglesias, sindicatos, partidos, organizaciones, etc., se han dirigido a Obama con argumentos y razones que prueban la relevancia de atenderlas como una prioridad de inters nacional y como un acto de la ms elemental justicia. Son tan contundentes los hechos y circunstancias que se manejan desde los puntos de vista del derecho, la tica, la poltica y los valores humanos, que sera un crimen no atender la peticin y no conceder el indulto.

Y habra que aadir que con ello, ms que ejercer un perdn presidencial, en el caso de los cinco cubanos presos, sera reivindicar y honrar la justicia, y dar crdito y manifestar, con un acto de altura y grandeza moral, el respeto por quienes en todas partes del mundo, incluyendo en el propio seno de los Estados Unidos, han clamado por la liberacin.

As que en lo que resta de estos meses del ao, estamos seguros que Obama indultar a una pareja de pavos por segunda vez.

En cuanto al indulto de nuestros 5 Hroes y de otros presos en crceles federales, queda la incertidumbre de que antes del Da de Accin de Gracias, Obama se decida a ejercerlo en forma responsable y justa. Es una gran oportunidad del presidente para una buena accin en fecha tan significativa para la sociedad americana.

Ojal Obama escuche la voz universal que reclama la justicia y la libertad para Gerardo Hernndez, Antonio Guerrero y Ramn Labaino. Merecen el indulto como nadie, aunque otros tambin lo merezcan recibir, pues sus nombres estn en las conciencias de millones de personas de este mundo.

Unas preguntas nos asaltan en esta fecha del dcimo sexto aniversario de la detencin de los Cinco: Habr hecho la tramitacin y recomendacin correspondiente la Oficina del Fiscal del Perdn del Departamento de Justicia, que finalmente pasa los casos a la disposicin del Presidente para su aprobacin o negacin? Aprobar Obama el indulto merecido de los tres antiterroristas cubanos que cumplen prisin injusta en los Estados Unidos? Nosotros esperamos eso en el Da de Accin de Gracias. (We expect that in the Thanksgiving Day)

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter