Portada :: Espaa :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-09-2014

Podemos, la izquierda y las alianzas

Jess Snchez Rodrguez
Rebelin


El gobierno es solo una parte del poder.

En las sociedades complejas y con sistemas polticos multipartidistas son ms bien raras las ocasiones en que, como en el caso de Espaa en estos momentos, un partido poltico se alza con una mayora absoluta que le permite gobernar con suficiente libertad como para imponer con relativa facilidad su programa electoral. Incluso en esos casos los gobiernos mayoritarios saben que existen fuerzas sociales y econmicas capaces de oponerse desde la sociedad civil a su programa y dificultar en diversos grados el despliegue de la fuerza poltica obtenida en las urnas.

Si estas dificultades las han conocido, por ejemplo, gobiernos conservadores que han ensayado la ruptura de consensos sociales establecidos para implementar programas neoliberales, dichas dificultades se han hecho mucho ms importantes cuando han sido partidos polticos de izquierdas o socialdemcratas los que han intentado llevar a la prctica programas de transformacin econmica y social que han chocado con los grandes poderes fcticos nacionales e internacionales.

Solo por poner dos ejemplos histricos que ilustren estas dificultades nos podemos referir dentro de Europa al caso del partido conservador ingls con Margaret Thatcher y al caso del gobierno socialista francs con Franois Mitterrand. En el primer caso nos estamos refiriendo a un sistema bipartidista imperfecto ms que a uno multipartidista, en el segundo caso a uno multipartidista y semipresidencialista.

Margaret Thatcher fue la abanderada, junto a Ronald Reagan, del despliegue del neoliberalismo en el mundo, para ello contaba con una mayora en el gobierno obtenida en 1979 y una implacable voluntad poltica para hacer saltar los consensos sociales existentes en la sociedad britnica. En su primer gobierno se encontr con la oposicin de los sindicatos britnicos, que se opusieron firmemente a sus polticas neoliberales y por ello los avances de este primer gobierno en su programa neoliberal no se desarrollaron a fondo. La dama de hierro necesit la victoria obtenida en la guerra de las Malvinas y la ola nacionalista que la encumbr a la popularidad para adelantar las elecciones en 1983, reforzar su mayora absoluta y, as, poder vencer la resistencia sindical, derrotando a los sindicatos mineros en la gran huelga de 1984-85, y desplegar totalmente el neoliberalismo en Gran Bretaa. Un caso similar fue el ocurrido con la reforma de las pensiones de Sarkozy en 2010, que encontr una frrea resistencia sindical apoyada en un ciclo de huelgas generales que solo logr vencer cuando aprob su reforma en el parlamento y el senado.

Los ejemplos de gobiernos socialdemcratas o de izquierdas que, despus de vencer en las elecciones, encontraron una slida oposicin de las fuerzas sociales y econmicas del stablishment, nacionales o internacionales, a sus programas y que terminaron cediendo ante ellas son an ms numerosos. El ejemplo del gobierno Mitterrand, con la inclusin de ministros comunistas, formado con la victoria electoral de 1981 es uno de los ms claros al respecto. En sus primeros meses de gobierno aplic un programa de reformas sociales progresistas y una poltica de nacionalizacin de grandes empresas y bancos, lo que desencaden rpidamente las resistencias de los poderes fcticos econmicos - ejemplarizada en la masiva fuga de capitales, la huelga de inversiones, el alza de precios y los ataques especulativos internacionales - que llevaron a la paralizacin de la economa y, finalmente, a que el gobierno socialista diese un giro total para revertir las reformas aplicadas y aplicar polticas monetarias duras y de reduccin del Estado de Bienestar. Recientemente vimos otro ejemplo en el desarrollo de la crisis en Grecia, como un tmido intento de oposicin de los socialistas griegos a las imposiciones de la troika, con el intento de convocatoria de un referndum por Papandreu, fue rpidamente sofocado por la presin de los grandes poderes europeos.

Estos ejemplos ilustran las resistencias sociales y econmicas que se ponen en juego ms all de las victorias electorales, y la distinta capacidad para vencerlas segn se trate de gobiernos conservadores o socialdemcratas. Estos ltimos tienden a ceder ms fcilmente a las presiones de los poderes econmicos. En los casos de mximo enfrentamiento, cuando los gobiernos lo detentan autnticas fuerzas de izquierda, defensoras de las clases populares y con programas de transformaciones profundas, las resistencias de las fuerzas burguesas pueden llegar a medidas extremas como los golpes de Estado, tal como se llev a cabo exitosamente en el Chile de Allende o se sald con un fracaso en la Venezuela actual.

Es por estas razones que un proyecto de izquierdas que quiera implementar un programa a favor de las clases populares necesita establecer no solamente una poltica de alianzas polticas que le asegure una slida posicin poltica sino adems, y especialmente, una amplia alianza social, un bloque social de cambio, capaz de sostener las decisiones de un gobierno de izquierdas ante las presiones y resistencias que, como ha demostrado la historia, se van a oponer de manera contundente a la plasmacin del programa de gobierno.

La nueva situacin abierta con la irrupcin de Podemos.

Ahora intentaremos aplicar estas enseanzas al ciclo poltico y social que se ha abierto con las elecciones europeas de este ao y los cambios que estn teniendo lugar en la izquierda con la irrupcin de Podemos. Tendremos en cuenta tambin para ello algunos ejemplos recientes de comportamientos de fuerzas polticas en el panorama internacional que estn intentando llevar a cabo transformaciones socioeconmicas a favor de las clases populares.

En Espaa existe desde la transicin a la democracia un bipartidismo imperfecto entre una fuerza conservadora (UCD primero, luego el PP) y el PSOE, y donde el principal partido a la izquierda (PCE primero, luego IU) siempre ha sido una fuerza minoritaria, incapaz de alterar esta situacin. En la estrategia poltica de la izquierda existe el objetivo de crear ese necesario bloque social de cambio, pero sus resultados no han sido exitosos, como por otra parte es la situacin general de la izquierda en los pases capitalistas, sobre todo desde la debacle del socialismo real. IU ha buscado a nivel poltico el establecimiento de alianzas con partidos minoritarios que no han sido capaces de alterar la correlacin de fuerzas a nivel electoral. A nivel de alianzas de gobierno, estatal, municipales o autonmicas, su interlocutor principal ha sido el PSOE, siempre en unas difciles relaciones con un partido que se desliz claramente hacia el atlantismo y el social-liberalismoii.

Tras el ciclo de protestas y movilizaciones abierto en la ltima etapa del gobierno Zapatero y, especialmente, durante el gobierno de Rajoy las expectativas electorales de IU haban empezado a crecer de manera importante, de hecho en las elecciones europeas su representacin se multiplico por tres respecto a los resultados anteriores, pero no se poda contemplar una situacin como la de Grecia. Ni la socialdemocracia se hunda tal como ocurri en el pas heleno - como mucho se detectaba un retroceso del PSOE despus de la derrota en 2011 - ni IU pareca que pudiese, en consecuencia, optar a un resultado como el de Syriza. Pareca abrirse un panorama con un PSOE ms debilitado e IU ms reforzada en el cual quizs podra establecerse algn tipo de acuerdo para un gobierno progresista que desplazase al del PP en noviembre de 2015, se trataba en cualquier caso de una posibilidad plagada de dificultades.

Sin embargo, la irrupcin con fuerza de Podemos en las elecciones europeas y las expectativas crecientes de apoyo electoral que detectan las diferentes encuestas cambiaron totalmente el panorama de la izquierda y el posible escenario de alianzas.

En el discurso con el que crece Podemos, a costa especialmente de IU y el PSOE, este ltimo partido aparece claramente como uno de los enemigos a batir - la casta poltica - y, por tanto, en teora, queda totalmente descalificado como potencial futuro aliado a cualquier nivel de gobierno. Por otra parte, el retroceso de IU, debido al tirn de Podemos, la devala mucho en su papel de posible aliado imprescindible, salvo puntualmente en algn lugar concreto.

As, de manera paradjica, la perspectiva que se abre de cara a un desplazamiento del PP del gobierno central y una reversin de sus polticas antisociales podra haber empeorado con la irrupcin de Podemos y su poltica de dar un giro total a la situacin poltica y social en Espaa. Su apuesta de salida es muy alta, no solo se trata del objetivo anterior, sino de acabar con el bipartidismo y el rgimen del 78, formando un gobierno para aplicar su programa. Esto ha supuesto la creacin de un ambiente de ilusin en una parte importante de los ciudadanos, que se ha traducido en el fuerte tirn electoral del nuevo partido, pero, por otra parte, salvo que Podemos alcanzase una mayora absoluta no habra manera de desplazar al PP.

Algunos ejemplos de fuerzas de cambio y el problema de las alianzas.

Para mayor claridad vamos a analizar tres ejemplos recientes en el panorama internacional de fuerzas novedosas de cambio y sus resultados para ilustrar las posibilidades en que puede desembocar la situacin creada por Podemos. Estos tres ejemplos se sitan en Ecuador. Grecia e Italia.

En Ecuador un poderoso movimiento social nucleado en torno al movimiento indgena y su expresin poltica, Pachakutik, haba dominado antes de 2006, y durante una dcada, la lucha contra el neoliberalismo, provocando con sus potentes movilizaciones las dos primeras renuncias de presidentes, pero a mediados de la dcada del 2000 sus diferentes errores le haban llevado a ceder el protagonismo a una revolucin ciudadana en medio de un enorme desprestigio de todo el sistema poltico.

Pachakutik perdi su papel como principal referente de los movimientos sociales y de la izquierda, y esa situacin fue aprovechada por el nuevo lder de extraccin urbana que hegemoniz la poltica en Ecuador a partir de 2006, Rafael Correa, que tambin levant las banderas anti-partidos y anti-neoliberales de la izquierda y se apoy en la revolucin ciudadana para alcanzar el poder e iniciar el ciclo de cambios en Ecuador. Para ello se cre un nuevo movimiento poltico en su apoyo, la Alianza Pas (AP), movimiento heterogneo que englobaba desde sectores de centro-derecha a militantes de izquierda, pasando sectores de la iglesia y el ecologismo. La victoria de Correa en 2006 tambin fue debida al apoyo popular frente al candidato rival de la derecha oligrquica.

Cul fue la estrategia seguida por la Alianza Pas que apoyaba a Rafael Correa? Los idelogos de AP privilegiaron antes que la construccin de un frente amplio o de una coalicin de movimientos y partidos, la formacin de una estructura de acumulacin poltica propia y diferenciada de aquellos [] AP puso en marcha, en efecto, los denominados comits ciudadanos locales o familiares. [] La articulacin con partidos y movimientos de mayor trayectoria organizativa fue siempre vista como innecesaria y potencialmente conflictiva.iii

Su discurso antisistema y su estilo de gobierno personal le permitieron a Rafael Correa obtener un fuerte apoyo para ganar el referndum sobre la asamblea constituyente y, luego, una mayora en sta, revalidando las victorias de Alianza Pas en las elecciones posteriores, aunque con menos apoyos.

En Italia, con el trasfondo de un escenario de profundo descredito y degradacin de la poltica oficial y del sistema de partidos va a aparecer, en 2009, el Movimiento 5 Estrellas de Beppe Grilloiv que se convirti en el partido ms votado en las elecciones parlamentarias de 2013 con ms de 8,5 millones de votos.

Pero este partido que se presenta a s mismo como una fuerza poltica anti-partido no tiene relacin con ningn movimiento social, es fruto de unas condiciones concretas que se dan en Italia, que son comunes con otros pases de su entorno, como los efectos sociales de la crisis econmica y la degradacin de la vida poltica democrtica, pero que en Italia esta ltima se vive de manera ms intensa por razones internas que se encuentran tanto en la poca anterior al proceso de Manos Limpias, que acab con el sistema de partidos establecido hasta entonces, como con la poca de dominio del poltico-empresario Berlusconi

El crecimiento electoral del Movimiento 5 Estrellas empez modestamente en las elecciones regionales y municipales de 2010, luego se aceler, y en 2013 se convirti en el partido ms votado en las elecciones parlamentarias, pero el caudal de votos y escaos cosechados (109 diputados y 59 senadores) no sirvi para mucho, pues los ataques virulentos contra todo el arco partidista le impidi alcanzar la nica alianza posible con el PD para gobernar o condicionar su gobierno, y el Movimiento 5 Estrellas permaneci aislado con sus crticas que arreciaron frente al acuerdo gubernamental entre el PD y el Pueblo de la Libertad de Berlusconi. Un ao despus, en las elecciones europeas, el partido anti-partido de Grillo qued en segundo lugar perdiendo 3 millones de votos, con la impresin de que comenzaba su reflujo cuando la crtica de su primera etapa tuvo que ceder el paso, con el peso institucional alcanzado en las elecciones, a las acciones concretas de cambio.

Por ltimo, tenemos el caso de Grecia. Para explicar el xito alcanzado por Syriza hay que remontarse al antecedente de la creacin en 1992 del partido que sera luego el ncleo de esta coalicin, Synspismos, fundamentalmente una escisin de orientacin eurocomunista del ortodoxo partido comunista griego KKE. Una cuestin que caracteriza a Syriza es la inusual coalicin entre partidos moderados, como Synspimos, con otra docena de partidos, algunos de ellos de extrema izquierda. Ello supona una clara voluntad de superar los viejos dogmatismos que suelen dividir a la izquierda.

Sus primeros resultados electorales fueron muy modestos. Su oportunidad poltica se present con la decepcin de la clase obrera y dems clases populares con el gobierno socialista del PASOK que, una vez alcanzado el poder en plena crisis econmica, traicion sus promesas electorales y se aline con las exigencias de austeridad de la troika, profundizando la situacin de paro y pobreza de las clases populares. En esta situacin Syriza consigui presentarse con su programa poltico como la expresin poltica de los intereses de todas las capas griegas que se movilizaron intensamente contra las duras medidas de austeridad. Syriza se adapt al proceso de intensas movilizaciones para servir de instrumento poltico al movimiento obrero y popular, y con su frmula de unidad ha conseguido situarse como el segundo partido ms votadov y como una autntica alternativa de gobierno en Grecia.

Pero con una socialdemocracia entregada totalmente a los dictados de la troika y formando alianza de gobierno con la derecha conservadora, y un partido comunista (KKE) dogmtico que rechaza la alianza con Syriza, la situacin de este ltimo partido es de claro aislamiento poltico. Su nica posibilidad de acceder al gobierno y aplicar su programa pasa por la obtencin de una mayora electoral absoluta. Su crecimiento ha sido espectacular, pero necesita an ms para no verse relegado definitivamente a un papel de oposicin crtica sin capacidad de cambio.

Vemos, pues, tres situaciones muy diferentes, una exitosa, la de Ecuador, y las otras dos bloqueadas por el momento. Entre estas dos ltimas, tambin podemos observar el inicio del retroceso en el caso italiano, cuando tras alcanzar un xito electoral espectacular se dilapida la posibilidad de formar gobierno o, al menos, condicionarle. En Italia, al menos, el Movimiento 5 Estrellas pudo, pero lo rechaz, buscar una alianza con el socialdemcrata PD; en Grecia, Syriza no tuvo esa oportunidad, como tampoco con los comunistas del KKE. En ambos casos continan en el poder los mismos viejos partidos y las mismas polticas aplicadas desde el gobierno. El riesgo de una situacin de bloqueo de una fuerza poltica que se presenta con la ilusin de generar un cambio rpido es que se extienda la decepcin entre sus electores, como parece estar ocurriendo en Italia.

El problema de Podemos y las alianzas.

Volviendo ahora al caso espaol y al importante crecimiento electoral de Podemos, detectado por diferentes encuestas, que le sitan como el tercer partido ms votado a nivel estatal. Su estrategia se puede mover entre dos opciones. Con la primera tratara de alcanzar su objetivo mximo expresado en la superacin del rgimen del 78, con lo cual invalidara cualquier posibilidad de alcanzar pactos post-electorales con el PSOE. Dado que la situacin poltica en Espaa se puede asemejar a la de Grecia o Italia ms que a la de Ecuador, esto supondra posiblemente el aislamiento de Podemos o su alianza con partidos minoritarios, incluyendo IU, cuyo terreno electoral est siendo ocupado por Podemos. En cualquiera de los dos casos se podra repetir en Espaa el mismo comportamiento de la socialdemocracia en los dos pases citados ms Alemania, el acuerdo gubernamental de sta (PD, PASOK y SPD) con los conservadores. Podemos se cargara con ms razones para denunciar a la casta, pero a costa de la inoperancia poltica para cambiar la situacin. El futuro sera una incgnita, podra alcanzar su techo electoral y, ante la decepcin por la falta de resultados, empezar a retroceder, como ha pasado con el Movimiento 5 Estrellas en Italia. Tambin podra esperar un mayor descredito del PP y el PSOE y, en consecuencia, un mayor crecimiento electoral a largo plazo.

La segunda opcin tendra unos objetivos ms limitados pero ms factibles, desalojar al PP del gobierno mediante una alianza amplia, pero difcil y conflictiva, que incluira al PSOE. Esto supondra dos condiciones de difcil consecucin. Del lado de Podemos significara renunciar a su discurso ms identificativo hasta ahora, acabar con la casta y con el rgimen del 78, pedir realismo a sus bases. Del lado del PSOE significara renunciar a la tendencia principal de l mismo y la socialdemocracia europea, cambiar el social-liberalismo dominante por una poltica de izquierdas, algo que no ha seguido ni en Grecia, ni en Francia, ni en Alemania, ni en ningn pas europeo, ni tampoco tiene muchas posibilidades en Espaa a la vista de los lderes elegidos por el PSOE en Andaluca, Susana Daz, o a nivel nacional, Pedro Snchez.

En definitiva, Podemos se encuentra ante los mismos dilemas que recorren a IU y a la izquierda en general desde hace aos en Europa, Cul es el papel que la izquierda puede jugar en los pases desarrollados donde no es una mayora social determinante? Cul debe ser su relacin con la socialdemocracia, que representa a un importante sector electoral y en la que predomina al social-liberalismo con tendencias minoritarias de izquierdas? Cmo se construye el bloque social de cambio?

Va a saber Podemos resolver dilemas y problemas que han quitado el sueo a IU, Syriza, Die Linke, Le Front de Gauche y otras expresiones de la izquierda europea? Nuestros mejores deseos a Podemos en esta tarea crucial, pero no debera olvidarse de la historia y de las experiencias de las formaciones mencionadas, y no caer en lo que en un artculo anterior denominbamos la ilusin del absoluto comienzovi.

Notas:

ii Ver un artculo anterior al respecto, Andaluca, la tormentosa alianza con la socialdemocracia, http://www.rebelion.org/noticia.php?id=183456

iii Franklin Ramrez Gallegos, Fragmentacin, reflujo y desconcierto. Movimientos sociales y cambio poltico en el Ecuador (2000-2010), en Massimo Modonesi y Julin Rebn (coord..), Una dcada en movimiento Luchas populares en Amrica Latina en el amanecer del siglo XXI, CLACSO, Prometeo Libros, 2011, pgs. 93-4.

iv El movimiento de Beppe Grillo se orienta sobre todo a criticar e intentar modificar la vida poltica italiana, no el sistema econmico capitalista, por eso los objetivos a los que dirige sus dardos y sus propuestas programticas son de naturaleza de regeneracin democrtica no de reforma social. No se trata de un partido de izquierdas, tras las elecciones europeas de 2014, el Movimiento 5 Estrellas se ha integrado en el eurogrupo Europa por la Libertad y la Democracia. Con esta decisin el Movimiento 5 Estrellas no solo reafirma su apuesta euroescptica, sino que aclara su posicin poltica cercana a la extrema derecha.

v En las elecciones de mayo y junio de 2012 Syriza se convirti en el segundo partido ms votado con el derrumbe del PASOK, multiplicando por seis sus resultados de 2009.

vi Podemos. La ilusin del absoluto comienzo, http://kaosenlared.net/component/k2/87185-podemos-la-ilusi%C3%B3n-del-absoluto-comienzo.html

Jess Snchez Rodrguez. Se pueden consultar otros artculos y libros del autor en el blog: http://miradacrtica.blogspot.com/, o en la direccin: http://www.scribd.com/sanchezroje

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter