Portada :: Chile :: Miguel, a 40 aos de su caida en combate
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-09-2014

Entrevista a Gloria Laso, actriz
Miguel Enrquez fue capaz de sembrar un sueo

Leopoldo Pulgar Ibarra
Punto Final


Cara visible del acto del 3 de octubre en homenaje a Miguel Enrquez (Santiago - Teetro Cariola), a la actriz Gloria Laso le gustara representar en el escenario la consecuencia de vida y generosidad de quienes ella denomina sobrevivientes en dignidad. Es un rasgo que reconoce tanto en los compaeros vivos como en los que murieron luchando por el derrocamiento de la dictadura.

Su funcin de presentadora se inscribe en un encuentro amplio en el Teatro Cariola en que se conmemoran 40 aos de la cada en combate del lder del MIR y de todos los chilenos y chilenas que, con herosmo, dieron su vida en la lucha por la libertad de Chile.

-Cmo surgen los hroes?

-La dimensin del herosmo la da la historia. As ha pasado desde Cristo. Los hroes se aceptan y reconocen por el peso de lo que hicieron, por su valenta y consecuencia. En nuestro pas hubo miles de chilenos heroicos, no slo Miguel Enrquez y los miristas, sino otros seres annimos que dieron su vida enfrentando a la dictadura, sin entregar a sus compaeros y que fueron asesinados, detenidos, torturados.

Pero no slo la vida fsica fue lo que destruy el golpe, sino el proyecto de vida de toda una generacin. Muchos de quienes pasamos por las crceles y el exilio, seguimos, pero con consecuencias de todo tipo. Conozco a tantas personas que murieron de un cncer 30 aos despus, asociado a esa poca. En el Medio Oriente, desde chico se est inmerso en un ambiente blico, la vida se concibe de ese modo. Pero en Chile no era as, entonces cuando cae el tajo del golpe militar, las cicatrices quedan para siempre.

-Qu imagen tienes de Miguel Enrquez?

-Guardando la distancia por el contexto histrico, siento que Miguel fue el equivalente de Manuel Rodrguez. Un hombre joven, inteligente y consecuente, con un concepto romntico de la vida y la lucha, impregnado de ideales, tal como era la generacin de esa poca. La revolucin cubana y mayo 68 de Francia, fueron influencias muy grandes.

Todas las generaciones de revolucionarios nacen pensando que van a cambiar el mundo. A mediados del siglo XX, como en el Renacimiento, se dio la posibilidad de construir un mundo que fuera ms justo, mejor para todos. Fue una dcada con muchos cambios. Otro mundo era posible y haba que tomar el cielo por asalto

El MIR, a mi juicio, un poco romntica y voluntaristamente tambin, recogi esta semilla y la sembr lanzndola al viento, dispuestos sus militantes a dar la vida. Dar la vida en ese minuto por esa causa y en esa forma, es heroico. Y, sobre todo, generoso, si se considera cmo es el Chile de hoy, con los valores del modelo que la dictadura impuso a sangre y fuego: cabros de 20, 30 33 aos preocupados slo del auto, del estatus, del xito, la anttesis del modelo que impulsaba la juventud de los 60. Gente fuerte y combativa que, adems, tena ya diez aos de experiencia en las luchas polticas y sociales. Ellos fueron capaces de sembrar sus sueos en su misma generacin, lo que contina teniendo enorme valor, aunque sus sueos hayan terminado en la pesadilla horrorosa del golpe.


Lucha y poder

-Desde los 90 ha sido ignorada esa lucha y esa generacin

-Es parte de la tragedia. Chile es un pas trgico desde su nacimiento. Hay un doble estndar. Slo OHiggins queda como smbolo de la Independencia y qu pasa con los Carrera, Rodrguez y otros, prcticamente borrados o eliminados de la historia que escriben los vencedores?

Es trgico que quienes pelearon contra la dictadura hayan sido muertos o ignorados y los que no pelearon se quedaran con el poder. Y pasa lo mismo en la derecha. Los civiles y militares que crearon la idea de matar y torturar hoy estn millonarios, felices de la vida, mientras que algunos familiares de los uniformados que llevaron adelante esas ideas, cargan con el peso de la historia de sus padres asesinos y torturadores.

-Me refiero a la Concertacin

-Los procesos histricos son muy largos y cuando uno est inmerso no puede tener una visin profunda a largo plazo.

De algn modo lo que hemos vivido est muy cerca y nuestra mirada es sesgada. Lo que pas es tan trgico que uno queda vivo, pero daado, slo un reflejo de lo que era.

Quienes tienen el poder hoy son tambin sobrevivientes, estn tan heridos como los otros, y ante el slvese quien pueda, no tuvieron compasin ni anlisis ni la hidalgua de decir aqu estn los compaeros heroicos que lucharon dando la vida para derrocar a la dictadura. Para m, estos 24 aos de democracia, cuando se vean en la perspectiva de cien aos o ms, van a ser considerados como parte de la dictadura sin Pinochet, porque vivimos en el pas que queran Pinochet, los Chicago Boys y EE.UU..

 

Nuevas realidades

-Cmo ves el actual desarrollo cultural?

-La cultura est inmersa en la poltica y en el concepto actual de pas. Hasta 1973, el pas que iba a cierta velocidad volvi a la estacin de partida. En esa poca, haba cantautores, teatro, grupos artsticos por todas partes Despus del golpe, predomin la vida social en los diarios Se volvi atrs y, en estos aos, se ha tenido que luchar slo para legitimar que el quehacer cultural nos transforma en trabajadores, no en ociosos ni locos chiflados Hoy hay que instaurar la seriedad de ser artista. El artista es gente normal que se levanta temprano, que trabaja como perro, que gana poca plata, que entrega visiones del mundo Todava es un concepto en proceso. Al menos hoy ya no te miran como raro por ser artista que trabaja en cultura.

-Y la llamada clase poltica?

-La clase poltica posterior al golpe se parece a los veteranos del 79: los ponan al final del desfile En Chile los polticos van detrs de las necesidades urgentes de la juventud, los estudiantes y las organizaciones sociales. Ojal que una generacin que tenga menos dolor y menos dao provocado por la dictadura se ponga a la vanguardia de los cambios.

Chile es un pas con mucho miedo. Nos aferramos a pequeas cuotas de poder, al auto que tenemos, a la casa que est endeudada, a la pega Y se transa para defender todo eso, por miedo a perderlo, por miedo al rechazo, a no ser exitoso, a no ser querido, a ser pobre, a ser distinto, a estar solo, a no cumplir con el modelo de pas que nos han metido en la cabeza. Y el miedo paraliza, invalida. Y eso hace negociar. La gente joven no tiene miedo y no transa. Es propio de la juventud y est bien que as sea.

 

_________________________

Historias clandestinas

AUTOBIOGRAFIA. Gloria Laso public en 2009 El ro que flua hacia arriba. Hija, nieta, bisnieta y tataranieta de militares, su familia incluye a su padre, Renato Laso Jarpa, coronel y a Juan Manuel Jarpa, comandante en jefe del ejrcito entre 1871-1875. Gloria Lazo fue detenida y torturada despus del golpe de Estado y exiliada durante diez aos.

TEATRO. Cienfuegos 39 aborda la clandestinidad en la vida poltica y cotidiana, con un hombre y una mujer que, sin conocerse, tienen que convivir clandestinamente, y que pese a existir una relacin, no logran traspasar con xito ese periodo tan difcil. El herosmo es una manera de pararse honestamente en la vida y ante uno mismo, en el da a da. El hombre nuevo que propona el Che es rescatable, porque el ser humano debe evolucionar desde el alma para poder hacer los cambios en la sociedad. La obra no se exhibi con normalidad por el reclamo de propiedad intelectual, que fue rechazado, del dramaturgo Pierre Saur, a quien le habamos pasado el texto, basado en experiencias reales.

TELEVISION. En Volver a amar, es Blanca Hernndez, una mujer que, producto de la violencia de su pareja y su mala situacin econmica, entrega en adopcin a un hijo.

 

Publicado en Punto Final, edicin N 813, 19 de septiembre, 2014

[email protected]

www.puntofinal.cl



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter