Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-09-2014

Entrevista a Gerardo Bavio, reecordando a John W. Cooke en un nuevo aniversario de su fallecimiento (19.9.1968)
"El peronismo cay en 1955 porque la clase trabajadora no particip en la lucha"

Mario Hernandez
Rebelin

En base a extractos de El peronismo que no fue. La (otra) otra historia, de Editorial Metrpolis


G:- Con unos amigos decidimos irnos un verano a Carlos Paz, a la noche nos juntamos a conversar con Jorge Vexenat, que acababa de volver de Cuba, nos relat cmo eran las cosas. Ah yo creo que surgi la idea de que era necesario ir a Cuba, para ponernos en contacto no solo con el Che, sino tambin con John William Cooke que considerbamos que era la figura central dentro del peronismo para generar una transformacin interna. Era transformar ese gigante invertebrado y miope en organizacin y conciencia, como deca Cooke.

M:- Cooke haba planteado que el gobierno popular haba cado en septiembre de 1955 porque la clase trabajadora no particip en la lucha.

G:- Haba una evidente conspiracin por parte de los llamados partidos opositores. Tambin hubo un llamado de Pern a la pacificacin, que no es escuchado, vienen los discursos de los distintos sectores polticos, todos opinando en contra del gobierno y con una actitud completamente conspirativa, as se desencadena el 16 de septiembre de 1955, con esa escalada de sublevaciones que comienzan en Crdoba, que en realidad se frustran, fueron tres das de movimientos, de actores militares que se sublevan, que son rodeados, pareca que el gobierno haba logrado vencer la conspiracin antiperonista.

MH: Y que John William Cooke dijera que fueron vencidos porque los trabajadores no fueron movilizados.

GB: Exactamente, ah fall algo que es fundamental, que fue la burocracia sindical, que tuvo actitudes que podran calificarse de claudicantes. Tambin el Partido Peronista en cuyo frente estaba el Almirante Teisaire en esa misma actitud. Y la ausencia de los trabajadores, pero tambin la poltica de Pern que llamaba a los trabajadores a no armarse.

John William Cooke fue designado por Pern en la ltima etapa de la conspiracin, en el cargo de interventor del partido en la Capital Federal. Cooke tuvo actitudes muy firmes, dijo que deban tomarse las calles, que deban organizarse, las armas que haba comprado Eva Pern para los trabajadores haban sido devueltas a la Gendarmera, es decir, se combinaba toda una poltica destinada a la claudicacin por parte de los sectores que se supone que eran peronistas.

La clase trabajadora estaba encerrada por la burocracia sindical, marginada del eje de la resolucin, el mismo Pern dijo: del trabajo a casa y de casa al trabajo, y dejen que este es un asunto entre soldados. Que era una forma de determinar su derrota, porque evidentemente si haba algo o alguien que poda ayudar al gobierno de Pern era la clase obrera en la calle, los milicos ya estaban en otra, ya haban dado el salto en contra. Es un fenmeno que hay que analizar tambin, hasta qu punto las Fuerzas Armadas apoyaron, y la pregunta es: apoyaron alguna vez las Fuerzas Armadas al peronismo, tal cual se origin el 17 de Octubre? Ms bien toleraron ciertas cosas y mantuvieron una vigilancia crtica hacia el peronismo desde la derecha. En varias oportunidades hubo presencias de las Fuerzas Armadas para frenar los avances del peronismo en el rea social o econmica.

M:- Por qu Cooke en algn momento es acusado de traicionar a la revolucin?

G:- Tienen que ser grupos de extrema derecha los que decan eso, John William Cooke no traicion jams.

M:- Pero hay algunas declaraciones de Csar Marcos, un dirigente de la Resistencia Peronista, que hace crticas muy duras a Cooke, inclusive creo que le manda cartas a Pern criticndolo.

G:- Recuerdo que trabajaron juntos en la Cmara de Diputados. Cooke ha tenido muchos enemigos, por eso tambin lo marginaron de ser el delegado de Pern quien en un momento lo haba elegido para ese puesto. Sin embargo, hubo ataques, inclusive en un libro que se llama El delegado maldito de Pern de Franco Limner, lleno de inexactitudes y tergiversaciones, difamador, atacando la figura de Cooke, lo trata de drogadicto, en fin, un libro infame. Cooke despert muchas oposiciones en sectores peronistas, quizs, peronistas entre comillas ms cercanos a monseores y generales que al pueblo peronista, esos eran los calgrafos como les llamaba Cooke, porque queran tener buena letra con el enemigo. No era el caso de Marcos.

Pern-Cooke

M:- Despus retomamos esto, ac el tema interesante de Cooke es cmo se acerca al marxismo desde el peronismo. Es un caso particular porque en esos aos sectores del marxismo se acercan al peronismo y el caso de l es al revs. Hacia el final de su vida, arriba a una perspectiva poltica ms orientada hacia el marxismo y a un enfoque ms crtico del peronismo. Por qu no rompe abiertamente con Pern y no toma una opcin independiente a pesar de esto que estamos hablando?

G:- El mantiene una relacin amistosa con Pern, eso se traduce en su correspondencia, que es una documentacin bsica para entender el proceso que se vivi en aquellos aos. Ah le puntualiza crticas y Pern le contesta, en todos sus trabajos hay una crtica al mtodo de conduccin, a los limites ideolgicos que se mantiene de lo que puede considerarse un capitalismo autnomo y Cooke, por el contrario, avanza hacia una transformacin social profunda, que no puede el peronismo mantenerse en un equilibrio permanente sin tomar una decisin clara ya sea a favor o en contra de una transformacin socialista. Ese es el ncleo de la polmica entre Pern y Cooke. Con respeto y afecto siempre, aun as Pern lo margin, pero seguan teniendo su vinculacin epistolar. Al final las cartas de Cooke van dejando de tener respuesta, en una de esas ltimas cartas le dice: Piense General qu va a significar para los argentinos ser peronista cuando usted ya no est. Es decir, quedaba ese peronismo sin orientacin, ni decisin, ni contenidos ideolgicos y polticos claros. Quedaban movimientos pendulares hacia la izquierda y hacia la derecha, con un Pern que utilizaba a los sectores ms burocrticos para tener control.

El Che y Cooke

MH: Cmo era la relacin del Che con John W. Cooke?

GB: De acuerdo a mi experiencia fue muy buena por ambas partes. El Che admiraba y respetaba mucho al Gordo Cooke y asuma mucho de su pensamiento, sobre todo, con respecto al peronismo.

MH: El hecho maldito.

GB: As es. El Gordo Cooke tuvo la capacidad de influir en muchos sectores de la sociedad y dirigentes cubanos. Adems, para Cooke, el Che era una figura fundamental y su proyecto no era antagnico con el suyo, eran complementarios. Cooke tena ms la concepcin de la revolucin como un proceso de insubordinacin de las masas, de las bases sociales y el Che tena algo de aquello que critican como foquismo, que las condiciones las crea el foco guerrillero. Ese fue uno de los debates que no los llegaron a antagonizar en ningn momento ya que podran ser complementarios, segn la realidad, porque lo que marca la tctica de un proceso revolucionario es la realidad concreta, sin partir de ella no se puede pensar en una transformacin social. Eso es lo bsico.

En una etapa posterior, el Che comienza a desarrollar un proyecto guerrillero para Amrica Latina, y fue realizndolo de manera compartimentada, es decir, los argentinos que estbamos ah ignorbamos los detalles de los preparativos de lo que culmin con la guerrilla de Jorge Masetti en Salta. Con el Comandante Segundo al frente, y que fracas por las crisis internas, el aislamiento y la pronta ubicacin de ese foco guerrillero. Ah comenz un accionar que culminara con el Che en Bolivia, el concepto foquista. John William Cooke era crtico de este concepto, sostena que generar una patrulla perdida, con una vanguardia cada de la estratsfera no tena sentido, ya que en realidad esa vanguardia y esa lucha insurreccional deberan ser la culminacin de todo un proceso de lucha de masas y organizacin, de toma de conciencia y de apoyos en los distintos sectores de la poblacin para luego culminar con una accin armada.

Nosotros creamos que el Che comparta esas ideas, pero prevaleci la idea de acelerar el proceso. Inicialmente esto da para discutir bastante, en primer lugar el herosmo del Che para llevar adelante un proceso, que sabemos que fracas, en sus relatos en su propio Diario se puede leer su autocrtica. Ese fue el proceso que culmin con la muerte heroica del Che y que abri camino a una crtica ms profunda de lo que debera ser la insurreccin armada en Amrica Latina y que todava hoy es un tema abierto a la discusin.

Posteriormente al papel de Guevara al frente de la lucha, el papel de John William Cooke respaldando la accin del Che desde una posicin ms de organizacin de masas y de toma de conciencia. Su idea era transformar el peronismo con su gran mayora de clase obrera y sectores combativos en una fuerza revolucionaria.

M:- Cul era la visin del Che del peronismo?

G:- En mi primer contacto con el Che en mi llegada a Cuba hablamos de ese tema, yo le llev un documento del PAR (Peronismo de Accin Revolucionaria) que habamos creado en Crdoba. El Che sintetiz su opinin en varios conceptos, l consideraba que para hacer una transformacin social y para hacer la revolucin en Argentina, la presencia, o la realidad del movimiento peronista con tanto respaldo de los trabajadores era algo fundamental. No se poda negar ni desplazar de la realidad un movimiento con tales caractersticas y que lideraba la resistencia contra la dictadura, posterior a 1955.

El Che mencion los conceptos de John William Cooke, que ya estaba en Cuba. Algo que dijo y que me qued muy grabado fue que tema que si bien el peronismo tena una potencialidad revolucionaria muy grande, y que haba que partir en gran medida de ah, en un momento de crisis para el capitalismo en Argentina, la figura de Pern fuera utilizada para frustrar la posibilidad de hacer la revolucin, es decir, desconfiaba del papel que poda jugar Pern en una etapa de crisis y de tensin en la Argentina.

Dijo que haba que transformar, como deca Cooke, la potencialidad revolucionaria del movimiento, en acto. Cundo? Cmo? Esa era la tarea, impulsar el peronismo revolucionario, vincularlo con los sectores de izquierda, promover una poltica de masas. Esa era su idea en cuanto a la realidad argentina, evidentemente durante mi estada en Cuba persista en la idea del foco, por el contrario, Cooke sostena una idea de poltica de masas.

Con Pern no se poda contar para nada

M:- Me qued un tema relacionado con John William Cooke, dice Len Rozitchner: Nos hicimos muy amigos con Cooke en Cuba, l no crea en Pern, todo su discurso estaba armado en funcin de lo indecible para poder mantener su relacin en el campo poltico en el cual s crea, es decir en el peronismo. Al final Cooke tena la conviccin bien clara de que con Pern no se poda contar para nada.

Sobre esta afirmacin que hace Rozitchner en una entrevista que le hiciera Horacio Gonzlez, el actual director de la Biblioteca Nacional, en 1993, y que coincide con los aos en que vos estuviste en Cuba relacionado con Cooke, qu pods acotar?

G:- A travs del proceso que se vivi despus de la Revolucin Cubana, y del desplazamiento de Cooke como delegado de Pern del Comando Tctico, que haba estado en sus manos desde casi el comienzo de la etapa de la Resistencia Peronista, se da una creciente diferencia entre los mtodos de conduccin e ideas de Pern y Cooke. Yo creo que en parte lo que dice Rozitchner es cierto, Cooke se fue apartando, fue muy crtico al manejo pendular de la poltica de Pern, y en ese sentido planteaba transformar el peronismo, rescatar sus orgenes revolucionarios, y a sus integrantes, que no se borraron y encabezaron la Resistencia. Los que militaron, los creadores de la CGT autntica, eran rescatados por Cooke mientras eran desplazados por Pern de la conduccin. Eso es cierto.

De todas maneras tampoco coincide con el verdadero pensamiento de Cooke hacia Pern, son muy claras sus concepciones, a partir de la conferencia que dio en Crdoba despus del frustrado retorno de Pern en 1964, que lo pararon en Brasil. El explica claramente que el papel de Pern sigue siendo fundamental para encarar una resistencia contra el sistema y las dictaduras, pero se va apartando de algunas concepciones de Pern.

M:- Vos me comentabas, que inclusive Cooke en un momento quiso llevar a Pern a Cuba.

G:- S, eso fue en 1963, cuando surgi la invitacin de Fidel Castro, y que Cooke intent acercrsela a Pern, en Madrid, pero no pudo ingresar a Espaa por las restricciones impuestas por Franco. Por eso no pudo contactarse directamente, pero se la hizo llegar y Pern dijo que no convena, y rechaz la posibilidad de ir a Cuba por un tiempo. Estimara que era contrario a su poltica, a pesar de sus declaraciones a favor de la Revolucin Cubana, ya que el Pern de esa poca era ms revolucionario y ms contundente en sus respuestas contra la dictadura. De manera que yo creo en que ah hay una separacin de Cooke y Pern. Pero en 1964, l rescata la figura de Pern como inaceptable para el rgimen, por eso rechaza la posibilidad de dejarlo ingresar a la Argentina en el gobierno de Illia.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter