Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-08-2005

Espaa
El despiste de la izquierda en el poder

Juan Hernndez Vigueras
Attac Madrid

La verdad es se siguen tomando decisiones gubernamentales trascendentales sin debate pblico, por ejemplo, sobre asuntos financieros sobre los que una vez ms nos siguen colando como soluciones tcnicas neutras, decisiones polticas neoliberales.


El pasado 19 de Julio, el nuevo presidente del Circulo de Economa, desde hace aos punta de lanza intelectual de la derecha econmica, aseguraba que el Circulo deba aumentar su presencia en un debate pblico dominado por los polticos, que con su ruido estn provocando debates como el matrimonio entre personas homosexuales o la reforma de los estatutos autonmicos, en perjuicio de debates mucho ms importantes, como la integracin de los inmigrantes o la formacin profesional (El Pas, 20/7/05). Y como vocero de los nuevos poderes financieros no le faltaba razn, porque se siguen tomando decisiones gubernamentales trascendentales sin debate pblico; aunque muchos ciudadanos pensamos que entre los debates omitidos hay que incluir precisamente el creciente aumento del poder financiero global en Espaa y que una vez ms nos siguen colando como soluciones tcnicas neutras, decisiones polticas neoliberales.

En los grupos de Attac en Espaa, somos muchos los que observamos inquietos como, bajo el gobierno de la izquierda, los poderes financieros hispanos se globalizan ms y ms con la adquisicin de bancos de nuestros vecinos; y deja que nuestro mercado financiero se potencie y globalice con la presencia cada vez mayor de los poderosos fondos de inversin anglosajones que compran y venden participaciones en las empresas espaolas (por ejemplo: CVC Capital Partners, comprador de Cortefiel), buscando creacin de valor, es decir, un aumento artificial del valor de las cotizaciones en Bolsa sin importarles mucho a que se dedican esas empresas adquiridas, de las que solo buscan pinges ganancias financieras, cuando luego venden las acciones a mayor precio.

Y mientras, el Tribunal Constitucional nos ha venido a recordar indirectamente que las plusvalas del capital financiero siguen tributando al 15%, sean ganancias de miles de millones o de mil euros; cuando sigue aplazado aquel punto del programa electoral ganador que peda reestablecer la progresividad tributaria sobre esas plusvalas del capital. Por el contrario, casi al mismo tiempo, el Secretario de Hacienda nos ha explicado a la ciudadana que seguirn abonndose los 100 euros mensuales a las mujeres que trabajan fuera de casa con hijos pequeos; pero que aquellas jvenes madres, sin trabajo fuera de casa, tendrn que seguir esperando para cobrar esos euros, a que aumenten espontneamente los ingresos tributarios.

Porque, eso s , continuando la lnea de los gobiernos predecesores para que sigan tranquilos los mercados financieros y los inversores - sean del pas que sean porque ya no tienen nacionalidad y pueden volar de un pas a otro - han comenzado a adoptarse decisiones muy preocupantes, sin debate pblico y sin apenas eco en una prensa dominada por los grupos de la derecha meditica.

Que no es as? Qu estamos exagerando?

Pues recordemos los ejemplos recientes que revelan cuando menos el despiste de la izquierda gobernante.

El primero podra ser la publicacin del Reglamento de prevencin del blanqueo de capitales que haba realmente elaborado el equipo anterior de Rato y Aznar. La norm bsica de la identificacin de cualquier cliente por los bancos y entidades financieras para detectar a los autores de operaciones de lavado de dinero sucio se recoge con excepciones . S; excepciones en los casos de movimientos transnacionales de capitales en los que no se exige la identificacin del dueo porque vienen de otros pases de la UE o vienen de terceros pases - como Suiza pero que, como en el texto del Reglamento no se concretaron esos casos excepcionales, los tiene que concretar la casi clandestina Comisin interministerial de prevencin del blanqueo de capitales. Y naturalmente, este asunto ha despertado el mximo inters de la AEB, la Asociacin Espaola de Banca, que no quiere de ningn modo que con el afn de controlar el dinero sucio (aunque sea de la droga o del terrorismo) se pueda ahuyentar al improductivo capital financiero que acude a nuestra Bolsa. Regular y controlar el dinero sucio se opone al principio de libertad de movimiento del capital financiero, que es la gran conquista moderna del capitalismo. Y nosotros, como ciudadanos pensantes, nos preguntamos si no habra sido ms lgico que se hubiera exigido en ese Reglamento la identificacin de cualquier cliente financiero extranjero en todos los casos, sin ninguna excepcin.

El segundo despiste es doble y, adems, con acuerdo del pleno del Congreso del da 30 de Junio de 2005. Por un lado, se suscriben diez acuerdos con reconocidos parasos fiscales para un pretendido intercambio de informacin fiscal, pretendido porque estos centros offshore se comprometen a intercambiar una informacin que no tienen porque no la recogen ya que no recaudan impuestos por esas actividades o porque los depsitos de las personas fsicas se esconden en fideicomisos (trusts, en ingls financiero) o estn a nombre de sociedades offshore. Adems, en la lnea ms actual de los organismos internacionales controlados por Washington, le damos el tratamiento de Estado independiente a Dependencias de la Corona britnica como las islas de Jersey (la de Gescartera y el BBVA), de Guernesey y de Man, con quienes hemos firmado directamente los acuerdos, en vez de hacerlo con el Gobierno Blair, tal vez como premio a las oligarquas isleas que contribuyen eficazmente a la evasin fiscal en Espaa. Y para colmo, en aplicacin del Decreto de Aznar de 2003 ya no se les considerara parasos fiscales para la legislacin espaola por haber suscrito esos acuerdos sobre intercambio de informacin fiscal.

En ese mismo pleno del Congreso, a pesar de las denuncias y advertencias de la Asociacin Profesional de los Inspectores de Hacienda, se aprueba una verdadera amnista fiscal para las grandes fortunas que se han refugiado en las Sicav, las sociedades de inversin mobiliaria de capital variable, un tipo de sociedad annima fiscalmente privilegiada, gestionada por nuestras grandes entidades financieras, que no solo seguirn tributando al 1 % en vez del 35 % como cualquier sociedad mercantil sino que se ha impedido a la Inspeccin de Hacienda que haga efectivas las 200 actas de infraccin abiertas a las falsas Sicav de 99 mariachis u hombres de paja, haciendo perder a Hacienda varios millones de euros, que se perdonan. Como el pago de impuestos se mete en el paquete de las cuestiones financieras, en adelante ser la Comisin Nacional del Mercado de Valores, la celebre CNMV, la que vigilara a las Sicav con la diligencia que ya demostr con Gescartera.

El tercer despiste sigue siendo aun ms grave. Nuestro Secretario de Estado de Economa ha presentado en pblico el Proyecto del nuevo Reglamento de instituciones de inversin colectiva, que estaba pendiente desde hace dos aos, porque los Gobiernos de Aznar no se atrevieron a sacarlo y que, entre otras modernidades, reconoce en nuestro Derecho a los fondos de inversin de alto riesgo, los llamados hedge funds, donde se refugia el poder financiero global ms voraz y especulativo, generalmente vinculado a los parasos fiscales de los centros offshore, que apalancados con enorme dinero prestado realizan arriesgadas operaciones especulativas en Bolsa, sin creacin de riqueza ni de empleo. Todo eso siguiendo la lnea modernizadora y neoliberal ya tradicional del pensamiento nico, que facilita y potencia los mercados financieros globales, donde no se crea riqueza y el dinero se compra y se vende a s mismo en sus diversas manifestaciones, en forma de acciones, bonos, prstamos bancarios, seguros, fondos y dems productos financieros. Es decir, se deja que vaya aumentando sutilmente el dominio de la economa productiva de este pas por las finanzas internacionales. Porque nuestra izquierda no ha aprendido todava lo que ya saban los Reyes Catlicos: que gobernar es controlar el poder de los grupos sociales poderosos.

Y para apoyar la digestin social de esas decisiones institucionales y entretener al personal, a los medios televisivos y de paso tener ocupados y distrados a nuestros gobernantes, la derecha poltica de la oposicin parlamentaria alborota y pancartea por la geografa autonmica, mientras se va internacionalizando y estrechando sus lazos con el poder imperial de Washington.

Nuestra derecha poltica, antiguamente nacionalista y acrrima defensora de la patria, ahora reverencia y se pirra por reunirse en la Casablanca, ansiosa de globalizacin neoliberal. Sus lideres mximos intentan asociarse al brazo poltico del poder financiero mundial: Rato afincado ya un ao en el FMI; Aznar, profesor asociado al neoliberalismo conservador republicano de USA; y Rajoy, esperanza blanca del centrismo gallego y universal y leal seguidor de su jefe, celebra su desayuno de trabajo con el Presidente del pas militarmente ms poderoso del mundo, claro est que en su calidad de Vicepresidente de la Unin Democrtica Internacional,

Pero si Vd., ciudadano corriente, tambin forma parte del mundo financiero o le ha sobrado algo de la paga de Junio, las pginas de nuestra prensa diaria nos informan que puede invertir sin trabas, libremente, sus ahorros en Irak con solo decrselo a la Ministra local competente.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter