Portada :: Chile :: Lecciones de la rebelin estudiantil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-10-2014

Movimiento Estudiantil: entre continuidad y reforma

Cristian Garca
Rebelin


La educacin chilena est influenciada por una ideologa que da una importancia indebida a los mecanismos de mercado y competencia para mejorar la enseanza y el aprendizaje (OCDE, 2004).

Chile es el paraso del neoliberalismo en Amrica Latina. La educacin en este pas es un bien de consumo ms que se transa en el mercado. Una carrera universitaria cuesta unos 500 dlares promedio donde el sueldo mnimo es de alrededor de unos 400. Y eso no es todo. Para poder estudiar, los estudiantes ms pobres del pas se han visto obligados a pedir crditos bancarios. Actualmente se estima que hay unos 500.000 jvenes endeudados, muchos de ellos sin haber alcanzado a terminar su carrera. Ni las Universidades Pblicas se salvan, debido al rol subsidiario del Estado, stas se han visto obligadas al auto financiamiento, y a la reproduccin de una lgica de competencia para captar dineros fiscales. El actual sistema universitario de nuestro pas es el nico en el mundo que financia de la misma forma tanto a instituciones pblicas como privadas. Chile invierte 2.5 veces ms dinero a instituciones privadas que el promedio de los pases desarrollados agrupados en la OCDE. Y a pesar de estar prohibido el lucro en estas instituciones, actualmente hay ms de una decena de ellas siendo investigadas por la fiscala acusadas de burlar la ley. En pocas palabras, por medio del negocio inmobiliario, sobre sueldos y otros mecanismos, un grupo de mercaderes se lleva el dinero de nuestros aranceles y el dinero fiscal directamente a sus bolsillos.

Nuestro pas tiene una larga tradicin de organizacin estudiantil unitaria. Las Universidades Tradicionales (las ms antiguas), renuevan sus rganos de representacin ao tras ao mediante voto universal y secreto. En medio de las lgidas movilizaciones del 2011 y hasta hoy, las Universidades Privadas comenzaron a organizarse de manera federativa, agrupndose su mayora y junto a las tradicionales en la histrica Confederacin de Estudiantes de Chile (CONFECH). Los estudiantes secundarios tambin se organizan, participan y se destacan por la masividad en las marchas y por la toma de establecimientos educacionales como forma de lucha. Ambos actores, a pesar de sus diferencias y algunos roces, han sabido mantenerse en bloque para cuestionar las bases del modelo, y luchar por un nuevo sistema educativo. La derecha, tanto en las organizaciones de universitarios como en las de secundarios, tiene escasa o casi nula presencia.

Actualmente, el programa que impulsa el movimiento se puede resumir en los siguientes seis puntos: 1) Sistema Nacional de Educacin Pblica pertinente a las necesidades de las mayoras de este pas, 2) Gratuidad Universal, 3) Fin al Lucro Efectivo, 4) Democracia Universitaria, 5) Mejores Condiciones Laborales, y 6) Condonacin de la Deuda Educativa provocada por los crditos CAE, CORFO y Fondo Solidario.

Este acuerdo programtico impulsado principalmente por la CONFECH no ha estado exento de problemas. La Nueva Mayora como coalicin gobernante, a pesar de tener la mayora necesaria para aprobar sus iniciativas en el Congreso sin el apoyo de la derecha, ha preferido pactar con ella "por arriba" ajustes que desnaturalizan sus ya tibias reformas, cerrndole el paso al movimiento social y re editando la denominada poltica de los consensos que caracteriz a los gobiernos de la Concertacin (1990-2010) que se hicieron del poder ejecutivo tras el paso de la sanguinaria dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990). Esta concesin, es muestra de la tensin existente al interior de sus filas, donde los sectores ms conservadores ligados a la Democracia Cristiana han sabido imponerse a los sectores ms progresistas, caracterizados principalmente por el Partido Comunista, abriendo grietas que una derecha debilitada supo usar para instalarse nuevamente en el debate por la educacin.

La Nueva Mayora anuncia a seis meses de iniciado su gobierno que sus reformas no estn orientadas a marcar distancia del modelo neoliberal. El movimiento social tiene en sus manos la decisin de ser continuidad de lo mismo, o luchar por llevar adelante una verdadera reforma en clave de ruptura con el modelo actual.

Cristian Garca, Encargado de Relaciones Internacionales del Frente de Estudiantes Libertarios de Chile y militante de la Izquierda Libertaria.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter