Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-10-2014

De verdad Patrick Suskind huele a novela?

Camilo de los Milagros
Rebelin


Esta fragancia era una mezcla de dos cosas, lo ligero y lo pesado Patrick Suskind, El Perfume.

No consigo entender el entusiasmo que despert el debut literario de Patrick Suskind, a mediados de los ochenta, con El perfume [1] , Best Seller que con rapidez transform al autor en celebridad. Suskind es una especie mezclada de Paulo Coelho con Gunter Grass, mientras la suya es una novela a medio cocinar entre el facilismo y la originalidad, relato plagado de giros mediocres, sin punto de comparacin por ejemplo con La Paloma, una obra suya posterior mucho ms compleja, ms cuidada y si se quiere, tambin ms profunda.

Esta novela es un coletazo ms del realismo mgico en la literatura europea de nuestro tiempo. No logra sustraerse a cuestiones inverosmiles, fantasiosas, a los pasajes maravillosos, inexplicables, que bien podran afincarse en mitologas medievales o en creencias populares y estampas de la vida francesa del siglo XVIII, a las que Suskind apela cuando construye sus escenas. Algunas poses real-maravillosos funcionan cuando no se someten a la exageracin carnavalesca que era adecuada quiz en Rebelis o Dante, pero estpida en los episodios finales de El Perfume. Interesante fantasear con una sustancia mgica (es el amor, sabemos en las ltimas pginas) que enloquece a quien huele? Sorprendente la orga multitudinaria final (es un milagro, leemos) que adems perdona al asesino confeso? Lamentable o inteligente un inesperado cierre donde mendigos devoran vivo al personaje? Creatividad absoluta o simple tontera?

No veo en Suskind una elaboracin seria de su protagonista. Tampoco hay meticulosidad en el desarrollo de los hechos. Se notan ms de lo conveniente escenas de relleno includas por descuido o premuras de tiempo. Sin embargo, la narracin atrapa, se lee con ligereza, por dos motivos: en primer lugar posee abundantes descripciones muy logradas. Es el fuerte indiscutible del autor. Por otra parte Suskind reproduce al pie de la letra la estructura de los cuentos de hadas, que a estas alturas conocemos ms por pelculas de Hollywood que por los propios cuentos de hadas. Un mtodo infalible aunque mediocre, que busca enganchar pblicos poco exigentes.

A pesar de s misma, la idea original de la obra es una fuente inabarcable de posibilidades; no a cualquiera se le ocurre crear un universo, un personaje, una trama, a partir de los olores, en contrava de nuestra naturaleza predominantemente visual o auditiva. De explorar ese universo, el de los olores, es que brotan las mejores pginas del libro. Con tremenda idea original en las manos, sigo sin comprender por qu el autor se refugia en frivolidades tan grandes como la esencia olfativa del amor que justifique dentro de su historia sucesos inverosmiles, o apele a giros de ltima hora tan improvisados como ingeniar de repente un antagonista perspicaz que desentrae el nudo del relato.

Hay otro mrito del autor, despus de todo. Su historia parece hacer metstasis por fuera de las pginas como simulacro irnico en la entusiasta recepcin que la crtica hizo del libro. Siendo una novela mala, logr un deslumbramiento excesivo, pareca que el olor de las lneas embrujaba, perturbaba las opiniones de los entendidos. Ser entonces que la novela es igual a esa fragancia que [] atraa irrevocablemente hacia s. Inexplicablemente, casi un absurdo, El Perfume deriv en clsico contemporneo cuando es uno de esos pocos libros superados con creces por su versin cinematogrfica.



[1] Patrick Suskind, El Perfume, Seix Barral, Barcelona, 1985.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter