Portada :: Europa :: Europa lucha contra la revolucin neoliberal
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-10-2014

La contestacin social frente a un modelo econmico que favorece a los ms ricos, en detrimento de la mayora de la poblacin

Mara Puig Barrios
Rebelin


Las sucesivas modificaciones del Tratado de la Unin Europea, en los ltimos 20 aos, han ido diseando un modelo econmico que favorece a las grandes fortunas frente a la mayora de la poblacin.

 

Este modelo se inici en 1992, con la modificacin del Tratado en la ciudad de Maastricht y supuso, en los aos siguientes, la privatizacin de la banca pblica y del sector pblico estratgico, productivo y rentable, como el agua, la electricidad, las energas, las comunicaciones, el transporte. Tambin supuso que la Bolsa hiciera ms ricos a los ricos. En Espaa, del ao 2003 al ao 2007, las acciones de las grandes fortunas se multiplicaron por tres en slo cuatro aos, pasando de un valor de 16.000 a 54.000 millones de euros.

 

En el ao 2004, se pretendi institucionalizar este modelo, plasmndolo en una Constitucin Europea que recoga la libre circulacin de capitales (en la prctica, la libre circulacin hacia los parasos fiscales), la privatizacin de los servicios pblicos que pasaban a denominarse servicios de inters econmico general, (el nombre no es inocente porque abre la va a la privatizacin) y la creacin de un Banco Central Europeo (BCE) que tena prohibido prestar dinero a los Estados, Instituciones y empresas pblicas. Esto ltimo significa, en la prctica, que el BCE presta el dinero pblico a la banca privada al 1% y la banca privada se lo cobra a los Estados, Instituciones autonmicas o locales, al 4 y al 6%.

 

Al ser derrotada la Constitucin Europea en las urnas, en importantes pases europeos como Francia, este modelo econmico (libre circulacin de capitales, privatizaciones, papel del BCE al servicio de la banca privada), que vena siendo rechazado democrticamente por los pueblos, fue impuesto en el Tratado de la Unin Europea, modificado en Lisboa, en el ao 2007.

 

Nombres de hermosas ciudades europeas para una oscura realidad de los Tratados: la legalizacin de la usura, la prevalencia de los intereses de unos pocos frente a los intereses de la mayora, la institucionalizacin de la desigualdad econmica y social.

 

Y a eso le llaman crisis, una crisis que se extiende por toda Europa, aunque de forma un poco menos brutal en los pases ms industrializados, con una democracia y unos derechos sociales ms consolidados, y de forma ms brutal, en pases como Grecia, Portugal, Italia y Espaa. Y no hay crisis real porque hay dinero, como lo demuestran los prstamos recientes de 82.600 millones al 0,15%, a los bancos europeos por parte del BCE para reanimar la economa y el crdito, y el anuncio de otra subasta, en los prximos meses, en la que los bancos podrn solicitar ms de 300.000 millones de euros.

 

Y lo demuestra, tambin, las ganancias en Espaa de las grandes fortunas que gestionan sus patrimonios a travs de la SICAV, creada para que los ricos no paguen impuestos (slo el 1%) e inviertan en activos financieros. De hecho, las grandes fortunas en Espaa no estn invirtiendo en economa productiva, generadora de empleo, sino en activos financieros (el 75% de su patrimonio): bolsa, fondos de inversin o depsitos. De esta forma, de diciembre de 2013 a junio de 2014, en slo seis meses, el patrimonio de las grandes fortunas creci en Espaa ms de un 9%, alcanzando los 30.000 millones, una cifra 100 veces superior al presupuesto del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria que asciende slo a 297 millones de euros. Y as, el patrimonio de ocho de las grandes fortunas espaolas empieza a rozar ya los 3 billones de euros, ms de 7 veces el Presupuesto General del Estado (Estado, Organismos Autnomos, Seguridad Social y otros organismos del sector pblico que asciende en total a 423.234 millones de euros en 2014), y 20 veces el presupuesto para la Seguridad Social (135.584 millones de euros en 2014).

 

Es por ese modelo econmico que la deuda pblica en Espaa se sita en 2014 en ms de 1 billn de euros, casi el 100% del PIB, con unos intereses de 35.490 millones de euros este ao, una deuda que sera insignificante, del 15% del PIB, si el BCE hubiera financiado los dficits de Espaa al 1%.

 

Es por ese modelo econmico que el paro empez a subir en el ao 2008 ao hasta alcanzar los 4.422.000 parados en 2011 y que en agosto de 2014, todava se sita en 4.427.930 parados, de los que unos 2.600.000 son parados de larga duracin que carecen de prestaciones. Es por ese modelo econmico que ms del 50% de los jvenes menores de 25 aos estn en paro o 2.300.000 nios viven en riesgo de pobreza. No es casual que en un reciente estudio europeo sobre justicia social, Espaa ocupe el puesto 21 de 28 pases, es decir la cola europea de la justicia social.

 

Si frente a esta situacin econmica y social que est afectando a la mayora de la poblacin, no hubiera una contestacin social, es que no estaramos vivos, es que no tendramos capacidad para pensar, es que no tendramos dignidad ni voluntad de cambio. Pero ha surgido la contestacin social, en las urnas, en las elecciones europeas: un grupo de jvenes formados que cuestionan un modelo econmico que roba el presente y futuro a gran parte de la juventud y la infancia, un grupo de jvenes que se atreven a cuestionar a los polticos que respaldaron ese modelo econmico (el bipartidismo formado por el PP y el PSOE con la ayuda de los partidos nacionalistas, incluidos CIU, CC o NC), un grupo de jvenes que tienen la osada de confrontarse con esta situacin de creciente desigualdad social para la mayora. Forman Podemos y reciben un respaldo inesperado en las urnas, el de la contestacin social.

 

Y automticamente, se encienden todas las luces de alarma del poder econmico y del poder poltico que defiende y participa en ese modelo para que los ricos sean ms ricos, en detrimento de la mayora. No respetaron ni los famosos cien das de cortesa que reclaman para s. Las descalificaciones, a falta de argumentos polticos y de reflexin seria, me las conozco de memoria por haberlas vivido en Izquierda Unida, cuando era Coordinador General, Julio Anguita, en los aos 90: mesas, iluminados, autores de la Pinza, antiguos, terroristas, imitadores de modelos de otros pases (que estn en va de desarrollo y por lo tanto, tienen una realidad distinta a la de Espaa).

 

Y lo dicen, sin vergenza, los que nos quieren hacer volver a los tiempos econmicos y sociales de la primera mitad del siglo veinte o de finales del anterior, los que apoyan la guerra y la OTAN, los que admiten un solo modelo econmico (el que favorece los intereses econmicos de unos pocos frente al bienestar social de los pueblos), los que se han alternado en el poder, pero compartiendo ese mismo diseo neoliberal de los Tratados de la Unin Europea y la reforma del artculo 135 de la Constitucin Espaola que dice que lo primero es pagar la inmensa deuda abusiva e ilegtima, fruto de la usura.

 

Lo importante es que Podemos dedique poco tiempo a defenderse de la propaganda simplificadora y reiterativa en la mentira, y mucho tiempo a su ofensiva contra la injusticia social porque es as como los pueblos han ido avanzando, frente a los abusos de los poderosos. Lo importante es que mantengan los valores de honestidad, de compromiso con los de abajo, de lucha contra la realidad econmica y social a la que nos han sometido los de arriba, de solidaridad con los pueblos que buscan salir del subdesarrollo y del atraso cultural. Lo importante es que vayan construyendo una alternativa poltica y social con la participacin de los jvenes, fundamentalmente, consolidando su proyecto con los mejores hombres y mujeres, con los ms comprometidos con sus valores sociales y econmicos, explicando y debatiendo las alternativas con la mayora social.

 

 

Mara Puig Barrios es miembro de la Coordinadora Popular por la Vivienda y los Derechos de la Clase Trabajadora AVANCE SOCIAL.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter