Portada :: Chile :: Miguel, un nombre en las estrellas
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-10-2014

Recuerdo de Miguel Enrquez

Fernando Martnez Heredia
Rebelin


Conoc a Miguel Enrquez en 1967. Ese ao fue muy largo. El Che peleaba en Bolivia, Cuba profundizaba con medidas radicales su revolucin y ejerca el internacionalismo, al mismo tiempo que enfrentaba las posiciones de la URSS y el movimiento internacional que ella conduca. Ral el 24 de julio y Fidel el 26 expresaban la posicin de la Revolucin, y pronto sera la Conferencia de la Organizacin Latinoamericana de Solidaridad --la OLAS-- en La Habana. Yo estaba en Chile a mediados de julio, mirando lo que haba con la premura de aquellos momentos, cuando lo conoc; Manuel Cabieses Donoso, el director de Punto Final, propici aquel encuentro irregular. Miguel y otros compaeros suyos del clandestino Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) estaban indiciados judicialmente en esos das, por una actividad en el Teatro Roma.

Mi primera impresin de Miguel fue la de un muchacho bien, bonito y con el pelo como se deba llevar, aunque sin afeitar. Le dije medio en broma que si lo estaban persiguiendo era mejor que se afeitara, pero de inmediato simpatizamos. Sostuvimos una conversacin largusima. Miguel me explico lo que era el MIR, organizacin incipiente, fue muy honesto y no exager nada, lo que hubiera sido comprensible y era ms bien lo usual. Me aclar que l no era el Secretario General, sino el Dr. Seplveda, pero que los viejos no trataban de imponerse en la organizacin. Que el MIR no era grande, que slo tena fuerza en Concepcin, entre los estudiantes y algunos grupos, y entre los trabajadores del mineral de Lota y Coronel. Que tenan alguna gente en Santiago y solamente una persona ms al norte, en La Serena, la capital del Norte Chico. Creo que era un mdico, un profesional.

Y entonces agreg: nosotros podemos hacer lo que ustedes digan. Podemos ir seleccionando a los mejores y prepararlos un poco, enviarlos por La Serena hacia la va que nos pongan, para que vayan a combatir con el Che en Bolivia.

Miguel Enrquez fue la persona que ms me impresion en Chile. En esos das me entrevist con muchos: con Salvador Allende, con Luis Corvaln, con unos cuantos sectores, uno a uno, naturalmente. Todos me hablaron de poltica, de la situacin, de sus aliados y sus adversarios; dieron sus opiniones. Miguel me habl de la necesidad de accin, de ayudar al Che en Bolivia, de que aunque su organizacin no fuera todava gran cosa y la cuestin an no se entendiera, haba que impulsar la lucha armada en Chile.

Nos reunimos por segunda vez en Cuba, cuando Miguel vino, en noviembre de 1967. Ya iba a ser el Secretario General del MIR. Recuerdo que salimos por ah, que conversamos mucho, y comimos en un restaurant del Vedado, Los 7 mares, que ha tenido sus altas y sus bajas; en ese momento estaba bien. Las cosas de Cuba, la poltica de Chile, Amrica Latina y de todas partes, la lucha, el reformismo, los temas de la teora marxista. Y tambin las muchachas bonitas de la Universidad, que suban o bajaban por la calle J.

En otra ocasin, no recuerdo cundo, sentados en un sof, Miguel me habl del libro Capitalismo y subdesarrollo en Amrica Latina, de Andr Gunder Frank, publicado haca muy poco por Monthly Review Press. Miguel comparta la tesis del autor, pero tambin tena algunas opiniones crticas. Era todava un estudiante de Medicina, pero ya haba estudiado mucho a Lenin, Marx y otros autores, y entenda y debata muy bien de teora. Ms adelante me mand a pedir el Tratado de Economa Poltica de Ernest Mandel, dos gruesos tomos, en medio de una situacin muy complicada en Chile. Creo que Miguel fue uno de los intelectuales ms capaces y brillantes entre los revolucionarios latinoamericanos de aquella poca, a la vez que era el joven distinguido que llevaba una pistola disimulada en un bolso de compras. Esa reunin, tan difcil en una misma persona, del hombre de pensamiento y el hombre de accin.

Una ltima cuestin personal. Poco despus de que Miguel cay en combate, me propuse que si un da yo lograba terminar y publicar un libro, se lo dedicara a l expresamente, y a todos los cados peleando por la liberacin socialista en Amrica Latina.

No me gusta reducir estos recuerdos a los anecdotarios, porque aunque nos brindan mucho de la riqueza de rasgos y cualidades de compaeros que han llegado a ser grandes por su actuacin y sus ideas, dejan fuera elementos fundamentales de su legado. A Miguel le toc vivir en una etapa sumamente complicada y difcil. Chile era un pas ms avanzado que muchos otros de Amrica Latina; all conoci el mundo el joven Rubn Daro y public Azul, el primer libro del modernismo; a la escuela militar chilena iban a formarse jvenes militares latinoamericanos a principios del siglo. En los aos cincuenta y sesenta esa acumulacin cultural nacional ayudaba a los chilenos que poseyeran una actitud revolucionaria a tener ms posibilidades de desarrollo. Pero el capitalismo chileno, aunque subalterno respecto al imperialismo, haba conseguido una compleja elaboracin del tejido social y el sistema poltico, que lo protega mejor que a otros contra una transformacin verdadera, contra una revolucin de liberacin.

La cultura de la dominacin articulaba bien en Chile lo poltico y lo social. Posea una poltica de partidos eficaz, con sus tres tercios: una izquierda amplia, diversificada y lejos de ser unitaria; un partido de centro como la democracia cristiana, moderno y muy capaz --que poda incluir a un Jacques Chonchol o un Agustn Gumucio--; y una derecha como opcin conservadora bien constituida, aunque los aos sesenta le reducan el espacio a las derechas a escala mundial. Existan un sindicalismo grande y muy activo, organizaciones patronales, medios masivos de comunicacin que cumplan sus funciones, como lo hacan el Estado, la institucionalidad y la ideologa democrtica.

Recuerdo que dos de los chilenos con los que contact en 1967, dos buenos compaeros, trataron de de convencerme de que la insistencia cubana en el imperialismo norteamericano y otros argumentos nuestros se deban a que en Cuba siempre hubo dictaduras, mientras que en Chile haba democracia, funcionaba la institucionalidad y los militares respetaban la Constitucin. Hasta los documentos de la Conferencia de la OLAS llegaron a plantear que la lucha armada era la va para liberar Amrica Latina, menos en Chile y Uruguay. Miguel estaba totalmente en desacuerdo con que Chile era una excepcin, y al ao siguiente me entreg un texto suyo llamado La violencia en Chile, escrito a mano, con una letra enorme. Reivindicaba y explicaba por qu era necesaria la opcin armada para Chile, contra las ideas de casi todo el espectro poltico chileno.

No me detengo en detalles acerca de los tres aos del gobierno de la Unidad Popular. A partir de la victoria electoral de Allende sobrevino una gran densidad de los acontecimientos y del enfrentamiento de ideas, sentimientos y acciones. Se abri paso una nueva realidad. Cmo la entendi y la actu cada uno de los participantes, qu condicion a cada uno de ellos, y a todos? No se ha hecho un anlisis a fondo del proceso de 1970 a 1973, ni en aquel tiempo ni durante los treinta aos siguientes, un balance que permitiera sacarle ms provecho a la experiencia. En las actividades del trigsimo aniversario del golpe militar del 11 de septiembre pude apreciar un gran adelanto en esa direccin, se debatieron datos y puntos de vista, se sentaron en las mismas mesas quienes tuvieron posiciones diferentes u opuestas dentro del proceso, con moderacin y ganas de no ser sectarios, lo que me pareci algo muy juicioso.

Miguel recorri todo el camino de 1970 a 1973 en la primera fila, descollando por la consecuencia de su actuacin, por su conduccin del MIR y por la claridad y la profundidad de su pensamiento. Las ideas y la estrategia de su organizacin eran inaceptables para la lnea predominante en la Unidad Popular, pero el MIR, sin perder su identidad ni su poltica, estuvo junto al proceso, trat de ayudar a su profundizacin y a la capacidad de respuesta popular, no se dej arrastrar por el sectarismo ni por enfrentamientos y no hizo una oposicin de izquierda. En la trgica coyuntura del 11 de septiembre, Miguel y un grupo de sus compaeros combatieron con las armas a los golpistas. A continuacin el pas fue sometido, en un mar de sangre y represiones, pero tambin Miguel alcanz su mayor gloria. Durante trece meses de resistencia armada, con total desprecio de la vida, se neg a la opcin del exilio calificndola de desercin, no por razones morales sino polticas, porque as se le quitaba al pueblo la oportunidad de seguir luchando, y lanz la consigna: el MIR no se asila, lucha y resiste. Al mismo tiempo que daba el ejemplo con su conducta, hizo poltica revolucionaria desde la clandestinidad, y propuso en febrero de 1974 un amplio Frente Poltico de Resistencia que abarcara a todos los que se opusieran realmente a la dictadura, para lograr que se formara un movimiento de rebelda popular. Sin duda Miguel Enrquez cometi errores, pero lo principal fueron sus aciertos. Y muri peleando.

Confo en que va a venir un tiempo muy diferente, en el que Amrica Latina superar esta larga etapa de retrocesos y desarme. Fjense como nadie prevea que en Irak pudiera levantarse una guerra de resistencia de la envergadura que existe y se mantiene. Cuando en este continente se despliegue otra vez la rebelda contra el imperialismo y el capitalismo, el aporte hecho por Miguel Enrquez a la cultura revolucionaria y no slo su heroico ejemplo dar mucho ms frutos de los que ha dado. Entonces aparecern nuevos jvenes desconocidos, que emprendern el camino de la lucha y retomarn las ideas de liberacin, pero desde un punto de partida ms alto que el de hace treinta aos: el que nos han dejado los que pelearon y pensaron antes, como hizo Miguel Enrquez.



[1] Palabras en el homenaje a Miguel Enrquez por el trigsimo aniversario de su cada en combate, en la Organizacin de Solidaridad con los Pueblos de frica, Asia y Amrica Latina (OSPAAAL), La Habana, 8 de octubre de 2004.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter