Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-10-2014

Elecciones 2014
Post indianismo?

Pablo Stefanoni
Nodal


El prximo 12 de octubre casi seis millones de bolivianos, contabilizados en el padrn biomtrico en Bolivia y en el exterior, irn a las urnas para elegir presidente, vicepresidente y un nuevo Parlamento. El estado de nimo de la oposicin es resultado de una serie de encuestas que dan al binomio Evo Morales-lvaro Garca Linera una ventaja virtualmente irremontable: 54% contra 14% de Samuel Doria Medina segn el ltimo sondeo difundido por El Deber de Santa Cruz de la Sierra. De all que el analista Roger Cortez haya dicho en un debate televisivo que habra que considerar a estas elecciones como unos comicios parlamentarios: con la eleccin presidencial resuelta, lo que verdaderamente est en juego es si el oficialismo obtendr o no los dos tercios del Congreso mayora con la que cuenta en la actualidad, que es hacia donde se enfoca la campaa del MAS.

Adicionalmente hay otra meta en juego: ganar el hasta ahora dscolo departamento de Santa Cruz, que hasta 2009 encabez la oposicin ms combativa contra el gobierno de Evo Morales. Hoy ese objetivo parece posible y representara un vuelco en la geopoltica interna del pas. Para lograrlo, el MAS viene estructurando varias alianzas, incluso con remanentes de viejos partidos tradicionales, y con el alcalde populista de Santa Cruz, el polmico Percy Fernndez, que coloc a tres candidatos de su rin en las listas masistas. Con el masivo cierre de la campaa nacional a los pies del Cristo Redentor de Santa Cruz, el oficialismo busca plantar bandera en el mtico territorio en el que en 2008 decenas de miles de cruceos se movilizaron por la autonoma y contra el gobierno central. Como explica el jefe de campaa del MAS cruceo, Sal valos en un artculo del periodista Pablo Ortiz, se trata de una ocupacin territorial: el MAS comenz ganando en las periferias de migrantes de Santa Cruz de la Sierra como el emblemtico barrio Plan 3000 y ahora busca conquistar el centro mismo de esta urbe (El Deber, 30/09)*.

Con todo, esta conquista deber ser ratificada en las urnas; no es tarea fcil pero por primera vez las encuestas dan ganador a Evo en esta zona agroindustrial de Bolivia. Para acercarse a esa marea azul, los colores del MAS, el presidente boliviano prometi una gran cantidad de obras, desde represas hasta ferrocarriles, e incluyendo la ampliacin de la frontera agropecuaria. La ecuacin es clara: para derrotar a la elite poltica crucea, el MAS debi pactar con parte del empresariado y aceptar su modelo de acumulacin. Para el candidato a primer senador del Partido Demcrata Cristiano, Pablo Banegas, es lgico que el MAS elija El Cristo: los que hacan los cabildos autonomistas banqueros, empresarios, agropecuarios, transportistas y canales de televisin ahora estn con el oficialismo. Las palabras del candidato derechista que apoya la candidatura del ex presidente Jorge Tuto Quiroga, en el citado artculo de El Deber, no dejan de trasmitir decepcin y cierto resentimiento. Antes no queran que Evo pisara Santa Cruz, ahora los empresarios pujan por sentarse lo ms cerca posible del presidente cuando hay algn encuentro, resume un empresario el vuelco de situacin. Nadie quiere perderse el boom econmico que vive el pas y la regin.

El contexto poltico boliviano se ha venido transformando. Si en 2005 la acusacin de la derecha contra Morales era que transformara a Bolivia en una nueva Cuba (o en el mejor de los casos una nueva Venezuela), hoy el analista opositor Ivn Arias puede acusar al MAS de propagar una suerte de pragmatismo infinito, de ser un Godzilla poltico que no mide principios ni medios para lograr su fin (Pgina 7, 29/9/2014).

Pero el escenario no slo cambi en relacin a Santa Cruz. Evo Morales ley el mensaje del censo de poblacin de 2012. Ese censo evidenci una aparente paradoja, potencialmente explosiva a nivel simblico-poltico: si en 2001 el 62% de los bolivianos se autoidentificaron con algn pueblo indgena, bajo el nuevo Estado plurinacional slo lo hizo el 41%.

Hay muchas causas que pueden haber incidido en los resultados, entre ellas un cambio en la pregunta que reemplaz indgena originario por indgena originario campesino, tal como est en la nueva Constitucin, precisamente cuando Bolivia ya es un pas mayoritariamente urbano. No menos importante es que en 2001 la identidad indgena era cuestionadora del orden de cosas y hoy es oficial, sin que la Bolivia urbana-mestiza se sienta a gusto con esa indianidad de Estado.

Finalmente, en Bolivia, la mayora es un poco indgena y un poco mestiza, por lo que los desplazamientos en la geometra variable de la identidad no resultan muy infrecuentes. Ms an en las poblaciones quechuas, las mayoritarias. Estas carecen como sealan Pablo Quisbert y Vincent Nicolas en su reciente libro Pachakuti: el retorno de la nacin (2014) de smbolos y hroes etno-nacionales como s tienen los aymaras con Tupac Katari o la bandera multicolor denominada wiphala. Lo quechua es ms bien una lengua que une a diversas naciones locales.

Evo se declar sorprendido con los resultados censales pero dijo que es un tema secundario y seal que, de todos modos, como en los dados, lo que se ve se anota. El vicepresidente lvaro Garca Linera escribi luego un texto sobre Nacin y mestizaje para defender la plurinacionalidad. Pero Evo, que sabe anotar en el cacho, un juego popular en Bolivia, tambin sabe cmo hacer ajustes en sus campaas con olfato de experimentado sindicalista.

No parece casual que la campaa electoral que lo proyectar a un tercer mandato para el periodo 2015-2019 nunca antes un presidente boliviano estuvo tanto tiempo en el silln haya abandonado algunos tpicos de la etapa heroica y se asiente en la defensa de la estabilidad y el desarrollo econmico y, ms an, en un gran salto tecnolgico. El ltimo spot del MAS resume, con esttica informtica, los planes de crear la Ciudadela del Conocimiento en Cochabamba, a la cual, como Rafael Correa con Yachay en Ecuador, se la compara con el Silicon Valley estadounidense (ttps://www.youtube.com/watch?v=NNPHapdPJAM).

A ello se suma la promesa de becas para estudiantes en universidades como Harvard, Stanford o Tokio, y el plan para construir hospitales de alta tecnologa en un pas donde la salud es una asignatura pendiente. El telefrico de transporte entre La Paz y El Alto es una de las ltimas obras estrella del gobierno junto al satlite Tpac Katari. Un pueblo milenario con tecnologa de avanzada es invencible, dice el spot, y no es difcil ver las simpatas que los grandes saltos de pases como Corea del Sur cosechan en esta nacin andina, donde, adems sus cantantes de k-pop son cada vez ms populares.

Ms all de la discusin puntual sobre cada uno de estos proyectos, lo cierto es que Bolivia vive una nueva etapa. La potencialidad del gobierno indgena como renovador de los valores tradicionales parece haber dado todo de s y hoy Evo Morales ha captado que las reivindicaciones de las nuevas generaciones tienen menos que ver con demandas de tipo tnico-cultural. En parte porque se ha avanzado en una mayor igualdad, y en parte porque Bolivia no escapa a la globalizacin de los consumos, los imaginarios y las aspiraciones.

Quisbert y Nicolas observan que el Tpac Katari concebido por el conocido pintor Gastn Ugalde poco antes de la llegada de Evo al poder y reproducida por el nuevo Estado, ya no es el Katari mrtir descuartizado, sino un Katari palaciego, con aires presidenciales.

En ese sentido, el nacionalismo indgena trmino que usamos para definir los horizontes del evismo en 2006 con Herv Do Alto es sede de una paradoja: posiblemente el Estado plurinacional sea el ms nacionalista de la historia. Pero ms que una traicin a una revolucin indianista ideal, estamos frente a profundos cambios societales que estn redibujando a Bolivia. Sin que sepamos an cual ser el bosquejo final. Quizs sea un retrato post indianista, que capte los pliegues de las nuevas identidades emergentes.

*Finalmente, la alcalda no autoriz ningn acto partidario en el centro de Santa Cruz de la Sierra.

www.nodal.am/2014/10/elecciones-bolivia-2014-post-indianismo-por-pablo-stefanoni/

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter