Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: El Imperio recurre al Califato: el Estado Islmico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-10-2014

Siria
De Kobane a Alepo, un horizonte tenebroso, la necesaria solidaridad

Charles-Andr Udry
A lencontre/La Breche


Los media internacionales centran su atencin en la ofensiva de las fuerzas del llamado Estado Islmico (EI) contra la ciudad de Kobane, territorio kurdo en Siria, cercano a la frontera turca. Esta ciudad, que contaba con 70 000 habitantes, recibi miles y miles de refugiados y refugiadas que huan de las masacres cometidas por el EI. Despus, con decenas de miles de refugiados y refugiadas dirigindose en direccin de Turqua, se ha vaciado. Lo hacen con dudas y dificultades, pues la presencia de policas y del ejrcito turco hace muy duro el paso a Turqua; en particular para la gente joven, porque para el poder de Ankara son potenciales combatientes kurdos. Para una parte de esas familias kurdas (de origen sirio) la entrada en Turqua -donde han sido puestos en pie campos de acogida y de contencin- llegaba despus de una espera ms que penosa y larga en ese rudo territorio. El 4 de octubre de 2014, centenares de kurdos residentes en Turqua (refugiados o no), se han dirigido hacia la frontera siria para expresar su apoyo a las milicias kurdas de Kobane y han sido atacados con gases lacrimgenos por la polica turca!

El poder de Ankara quera establecer una zona tapn en el norte de Siria para proteger a los refugiados y sobre todo el territorio turco de su presencia, en tanto que kurdos. El avance de los yihadistas del EI sobre Kobane ha hecho difcil este objetivo de zona tapn en Siria. La progresin del EI se efecta a pesar de la encarnizada resistencia de los combatientes kurdos ligados al Partido de la Unin Democrtica (PYD) y de los del PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdistn) venidos de Turqua, as como de los habitantes de la regin que se suman a este combate defensivo. El diferencial de armamento es grande a favor del EI. A pesar de algunos ataques areos de las fuerzas de la coalicin, las de los Estados Unidos, Francia y Arabia Saudi, (en trminos de la potencia de fuego incomparables entre si), no se ha impedido el avance de las tropas del EI.

Erdogan va a combatir a todos los terroristas!

Es bastante evidente que al gobierno turco (bajo el mando de Recep Tayyip Erdogan -fundador del AKP, Partido por la Justicia y el Desarrollo- y presidente de la Repblica de Turqua desde el 29 de agosto de 2014) no le disgustara que militantes armados de los partidos kurdos de Siria, y sobre todo de Turqua, sufrieran prdidas bajo los golpes del EI en la regin de Kobane. Lo que hace que Erdogan y los jefes del ejrcito se tomen todo con paciencia.

Es por eso que, como lo ilustraban los vdeos de la BBC World News, los tanques turcos que se encontraban en la frontera turco-siria y cuyos conductores, as como los oficiales en los puestos de mando, podan ver los tanques y los camiones del EI all otro lado de la frontera, no se movan.

La decisin constitucional adoptada con el respaldo de una amplia mayora (298 diputados contra 98) por el Parlamento turco el jueves 2 de octubre de 2014 autoriza al ejrcito turco a realizar operaciones contra las fuerzas del EI. El gobierno se haba negado a ello tanto por razones ligadas al apoyo que haba otorgado en el pasado a grupos islamistas en Siria, como debido a su combate contra la guerrilla kurda. Ahora bien, actualmente, su lucha converge, de facto, en Turqua, en Irak y en Siria. El Parlamento turco autoriza ahora una intervencin armada: contra todos los terrorismos. La frmula permite no citar al EI y, sobre todo, poner en el mismo saco del terrorismo a las fuerzas militares kurdas, entre otras la del PKK que combaten contra el EI, y las del EI.

Los militares turcos, una vez ms en una buena posicin poltica, asistieron al discurso autoritario de Erdogan ante el Parlamento. Los altos oficiales fueron convocados por su brazo derecho, el Primer Ministro Ahmet Davutoglu, para precisar las modalidades de la implicacin turca en la coalicin internacional. Recordemos que Turqua es el principal agente militar de la OTAN en la regin. Sin embargo, desde hace tres das Erdogan no deja de repetir en sus discursos que a la vez que combate al EI, el derrocamiento de Bachar Al-Assad es una de sus prioridades.

Esto muestra la complejidad y los intereses divergentes de las fuerzas de la coalicin internacional, an cuando solo se trate de esta regin que, sin embargo, es grande: hay 1.200 km de frontera entre Siria y Turqua. Los rasgos reaccionarios de la poltica oficial, en realidad colonial, turca hacia la cuestin kurda constituye un aspecto de ello. El capitalismo turco asiste con algunos temores a los atascos actuales de su proyecto de expansin otomana y a la confirmacin de una recesin europea que reduce su campo de exportaciones, lo que, en parte, explica los grandes trabajos de infraestructura. Las inversiones en este sector tienen un impacto bastante rpido en trminos de apoyo al mercado interno. Igualmente, permite reforzar el clientelismo poltico-regional, que es una lnea de fuerza de la poltica de Erdogan y de su AKP.

No se puede separar este episodio sirio-turco-kurdo-EI del campo minado en el que debe moverse la representacin diplomtica siria. Las direcciones sirias -Coalicin Nacional y Consejo Nacional- tienen ms que dificultades para establecer una relacin estructurada con el interior. En realidad, existe un corte. Estos sectores viven zarandeados por los pases que les reciben y les pagan y por tanto intentan controlarlos: de Turqua a Qatar pasando por Arabia Saud y otros pases occidentales, entre ellos los Estados Unidos. La heterogeneidad interna es enorme, las repetidas crisis internas no son solo fruto de una configuracin aleatoria -por retomar la frmula de una figura pblica de la Coalicin- sino tambin resultado de las intervenciones de los amigos de Siria que juegan sus cartas, apoyndose en corrientes a menudo obligadas, nolens volens en el mejor de los casos, a doblegarse. Lo que, cuando la base popular (en Siria o en los pases cercanos) no les aprieta, resulta tanto ms tentador y fcil de hacer.

Adems, para entender la situacin actual hay que partir de una constatacin: la rebelin ha vivido en propia carne el rechazo de un aprovisionamiento en armas eficaces contra los tanques y la aviacin de Bachar, que deja a las y los combatientes del interior en una situacin trgica, en la que la barbarie alcanza cotas mximas. Por otra parte, la gente refugiada en Lbano, Jordania, Irak, Turqua -as como las y los refugiados internos y los que pierden su vida en la travesa de Libia - desde Turqua hacia Italia- hacen frente, en el lenguaje educado de la refinada comunidad internacional, a una crisis humanitaria. Y el inverno se acerca.

La madrugada del 4 de octubre, el periodista sueco Joakim Medim indicaba en una entrevista con la BBC que era el ltimo periodista en abandonar Kobane. Los enfrentamientos entre las milicias kurdas y el EI se exacerban a menos de dos kilmetros de la ciudad. Las milicias kurdas estn prcticamente desarmadas (kalachnikovs) en relacin con las armas utilizadas por el EI. Segn Joakim Medim, las familias kurdas de Kobane y de los alrededores, desesperadas, enterrando a sus muertos, le decan que se dirigiran hacia la frontera turca, pero que no queran entrar, pues all no vean futuro. Un resumen del drama en curso.

Bachar intensifica los ataques

Segn Le Monde del 4 de octubre (que pone en lnea un vdeo de los rebeldes), el viernes 3 de octubre el conflicto se intensific, si es que tiene algn sentido este verbo, en Alepo. Esta ciudad, sobre la que los aviones de Bachar Al-Assad tiran barriles de TNT desde hace ms de dos aos, representa un punto estratgico de importancia. La Agencia France Presse (AFP) escriba el 3 de octubre de 2014: Segn el Observatorio sirio de Derechos Humanos (OSDH), el viernes el ejrcito sirio avanz hacia el norte de la metrpoli septentrional de Alepo, amenazando con asediar completamente a los sectores en manos de los rebeldes en esta ciudad.

Segn los medios oficiales, el ejrcito ha tomado pueblos y colinas estratgicas en el norte de la excapital econmica de Siria, amenazando con cortar la principal carretera de aprovisionamiento de los rebeldes a partir de Turqua.

En concreto, el OSDH ha precisado que las tropas del rgimen, apoyadas por oficiales del Hezbol chita libans, se habran apoderado del pueblo de Handarat y de la colina del mismo nombre.

Esta colina domina la principal carretera de aprovisionamiento hacia los sectores rebeldes de Alepo. Si el ejrcito logra mantener su control sobre la colina de Handarat, podr cortar la llegada de aprovisionamiento de los rebeldes, precisa a la AFP Rami Abdel Rahmane, director del OSDH. Alepo est dividida, grosso modo, en dos sectores; uno bajo el control del rgimen de los Assad y sus mafiosos y el otro por las fuerzas rebeldes.

En el actual contexto diplomtico-militar/1, la situacin de los rebeldes es cada vez ms tenebrosa. Debido al aislamiento al que estaban y estn sometidos en lo que respecta al suministro de recursos serios en armamento frente a los tanques y los aviones de Bachar, no podan sino perder posiciones. En cambio, el clan dictatorial ha recibido y recibe la ayuda de los guardianes de la revolucin irans y de los combatientes de Hezbollah -una estructura poltico militar libanesa estrechamente ligada a Irn, si es que no est bajo mando iran- y armamento de Putin. Adems, los rebeldes se enfrentan a las fuerzas del EI en el norte y el este de Siria. Duma, ciudad al noroeste de Damasco, ha sido vctima de nuevos asaltos -que duran desde hace un ao y medio al menos- por la aviacin siria.

En esta terrible situacin, Bachar se beneficia de la forma en que est conducida la guerra contra el EI en trminos ideolgicos, polticos y militares. Su figura ha sido restablecida, se han establecido silenciosas relaciones diplomticas. La perspectiva inicial de los Estados Unidos sigue en pie: la solucin yemenita. Poner en marcha una transicin controlada en la cumbre para mantener ncleos importantes del aparato del Estado, en el marco de futuras negociaciones internacionales, en las que los representantes oficiales de la oposicin en el exilio tendrn un lugar... en un decorado mediatizado. Y Jamenei as como Rohani pueden perfectamente negociar la situacin siria si a cuenta de ello obtienen ventajas notables para mantener su posicin.

Ciertamente, desde hace dos semanas es fcil demostrar que el modelo yemenita ha fracasado y que los acontecimientos en ese pas llegan a poner en dificultades a Arabia Saud. En efecto, la cuestin petrolera (emplazamiento de los recursos petroleros y poblacin en esos emplazamientos) as como el papel de las tribus y fuerzas militares implicadas anuncian un enfrentamiento interno que va a durar.

Pero el fracaso yemenita no impide que una supuesta solucin anloga contine siendo contemplada por los comandantes de la coalicin internacional. Ms an en la medida en que Irn debera formar parte de una acuerdo y que es el nico actor estable y con una fuerza efectiva -al menos en el cercano futuro- en la regin.

La paz es, ciertamente, lo mejor que se puede desear a las poblaciones de Siria que conocen sufrimientos difcilmente imaginables. Una paz que permita a las fuerzas de la resistencia democrtica y social que existen sobre el terreno y en el exilio geogrficamente prximo poder expresarse sobre el terreno democrtico, social y poltico. La solidaridad efectiva tambin se basa en una perspectiva de este tipo. Por definicin, los procesos revolucionarios no son lineales; pero la posicin de quienes luchan por la justicia y la paz no est sujeta a pausas diplomticas; esto en una regin en la que hay que prever mltiples sacudidas. Algunos, con ingenuidad, pueden pasar de un irrealismo eufrico a un pesimismo sin ninguna base.

Nota

1/ http://alencontre.org/ameriques/americnord/usa/cooperation-etats-unis-bachar-pour-bombarder-la-syrie.html

Fuente original: http://alencontre.org/

Traduccin de Faustino Eguberri Viento Sur

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter