Portada :: Chile :: Miguel, un nombre en las estrellas
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-10-2014

Palabras en el 40 aniversario de su cada en combate
Miguel Enrquez, una vida fecunda que perdura en el tiempo

Sergio Rodrguez Gelfenstein
Barometro Internacional


No quiero caer en una falsa originalidad que me lleve a emitir palabras fatuas, rememorar lugares comunes y pronunciar las frases no comprometidas que caracterizan esos discursos en que se conmemora la vida y obra de un luchador popular, para despus, en la vida cotidiana, hacer todo lo contrario de lo que se dice. No vengo solo a decir honor y gloria. Por ello, me voy a permitir usar el verbo encendido de un gran revolucionario venezolano, Jorge Rodrguez padre, quien el 2 de octubre de 1975 en el primer aniversario de la cada en combate de Miguel Enrquez en un discurso pronunciado no muy lejos de aqu , en el Aula Magna de la Universidad Central de Venezuela dijera que Rendir homenaje a Miguel Enrquez es para los revolucionarios venezolanos y de cualquier parte del mundo un compromiso y un deber irrenunciable, agregando ms adelante que ello era comprometerse a trabajar seriamente por la formacin de las herramientas de combate de los pueblos oprimidos del mundo

Han pasado 39 aos de esa fecha memorable y 40 del ltimo combate de Miguel Enrquez en la calle Santa Fe de la comuna San Miguel en Santiago de Chile. La situacin del mundo, de Amrica Latina, de Chile y Venezuela es otra, pero el impacto de su ejemplo sigue estando presente, como lo testimonia este acto y todos los que se han hecho durante estos das en Chile y otros pases.

Persiste sin embargo, en algunos sectores, la idea de que el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), del cual Miguel era Secretario General adopt posiciones de ultra izquierda que jugaron un papel determinante en la cada del gobierno de la Unidad Popular (UP) que presida Salvador Allende. Esas ideas estuvieron y estn presentes en Venezuela. Creo que vale la pena esbozar algunas reflexiones al respecto como desagravio a Miguel Enrquez cuando se conmemoran 40 aos de su desaparicin fsica.

La manida acusacin que se le daba al MIR de ser una organizacin de ultraizquierda obligara a establecer una definicin respecto de qu es izquierda? de manera que ubique tal caracterizacin en su justa dimensin, sobre todo porque se ha hecho una descontextualizacin interesada, cuando se pretende hacer un anlisis de la situacin actual en Venezuela.

Para que haya ultraizquierda tiene que haber izquierda. En el Chile de 1973 era indudable que existan organizaciones que asuman la vida desde esa posicin poltica. Sin embargo, el diagnstico ms acertado de lo que iba a pasar y pas fue el que hizo el MIR conducido por Miguel Enrquez. Otra cosa es que este movimiento no haya estado preparado para enfrentar exitosamente la situacin creado, cuando todos suponamos que as sera. Habra que recordar que hasta el presidente Allende crey en esa posibilidad cuando en medio de la defensa de La Moneda el 11 de septiembre, le indic a su hija Beatriz que le comunicara a Miguel Enrquez, el siguiente mensaje: Ahora es tu turno Miguel!. El propio Secretario General del MIR haba expuesto su punto de vista respecto de la situacin y la posibilidad palpable de un golpe de Estado en el discurso que hizo en el teatro Caupolicn de Santiago el 17 de julio de ese ao. No obstante, nada demerita la indudable contribucin posterior del MIR al fin de la dictadura. Miguel Enrquez sembr un ejemplo de consecuencia que estuvo presente hasta el ltimo da de gobierno militar.

Debo reconocer que desde mi modesta posicin de estudiante secundario fui un acrrimo adversario del MIR y que fue en las trincheras de combate de la guerra de liberacin de Nicaragua en 1979 cuando patentic la futilidad de esa animadversin construida interesadamente por dirigentes de la izquierda tradicional chilena. Descubr en los militantes del MIR, compaeros de una extraordinario conviccin y acendrados valores de solidaridad y lucha.

Todo esto para decir que aquellos que nos ubicbamos en la izquierda y que caracterizbamos al MIR de ser una organizacin de ultraizquierda, no distbamosa pesar de las diferencias de asumir posiciones equivocadas en cuanto a la definicin del enemigo principal, que permitiera el establecimiento de una correcta poltica de alianzas para sumar fuerzas en la diversidad a fin de enfrentar desde mejores posiciones al imperio y sus lacayos locales.

Vale decir, que en el Chile de hoy, la mayora de los dirigentes de esa poca, los del MIR y los de todos los partidos que integraban el gobierno de la Unidad Popular, son aliados del partido demcrata cristiano (PDC), creador de las condiciones polticas para la concrecin del golpe de Estado con Pinochet a la cabeza, transformndose as en el principal responsable civil del asesinato y desaparicin de miles de chilenos, incluyendo paradjicamente al de su propio lder Eduardo Frei, lder poltico de la asonada militar. He ah la insignificancia del debate de aquellos aos cuando se descubre hoy, que unos y otros aspiraban a lo mismo. La desesperacin por ser gobierno est hoy por encima de cualquier conviccin y de cualquier comportamiento tico que se hubiera podido tener en los aos gloriosos de la Unidad Popular, incluso estableciendo acuerdos con los promotores del golpe de Estado, que son los mismos que en la actualidad atacan a Venezuela en cuanto foro internacional participen, los mismos que apoyaron el golpe de Estado de 2002 contra el Presidente Chvez. Por ello, el valor del ejemplo de Miguel Enrquez quien al igual que Salvador Allende, entreg la vida en un combate desigual, haciendo patente el compromiso adquirido con el pueblo.

Vale decir, que el gobierno actual caracterizado como de centro izquierda mantiene las prcticas neoliberales que ciment la dictadura pinochetista, impide la convocatoria a una asamblea constituyente originaria que derrumbe legalmente el sistema constitucional creado por el dictador y se ha convertido en un feroz represor de estudiantes, trabajadores y mapuches.

Visto de esta manera, podramos preguntarnos, quin fue, quin era y quin es de izquierda y quin de ultra izquierda, quin una izquierda reformista sin vocacin de poder. Quin desperdici las potencialidades de participacin y organizacin popular que gener el gobierno de la UP. Ubicados en otra perspectiva, se podra acusar a los partidos de la izquierda tradicional de ser los principales culpables del golpe de Estado. Ni lo uno, ni lo otro, eso sera hacer una caricatura simplista de la lucha poltica y social

Asumir un anlisis tan superficial y rampln, significa subestimar las increbles potencialidades desestabilizadores del imperio que utiliza todos los instrumentos polticos, econmicos y militares para retrotraer el curso de la historia. Las verdaderas explicaciones del golpe de Estado deben buscarse en esto, y en la incapacidad que tuvo el movimiento popular para construir una correlacin de fuerzas que hiciera avanzar el proceso de cambios sin equivocar cul era el enemigo principal. En el caso de Chile de 1973, ciertamente el MIR no podra ser ubicado en esa dimensin.

Miguel Enrquez se cans de esbozar una propuesta de organizacin y de lucha para los trabajadores y el pueblo chileno. Lo hizo en innumerables entrevistas, discursos y cartas desde mucho antes del golpe de Estado, incluso desde antes que el presidente Allende llegara al gobierno. Por supuesto, fue atacado ferozmente desde la derecha y sacralizado como profano por la izquierda tradicional.

Posterior al 11 de septiembre, en fecha tan temprana como el 17 de febrero de 1974, se dio a conocer la Pauta del MIR para unir fuerzas dispuestas a impulsar la lucha contra la dictadura. Todava bajo la direccin de Miguel Enrquez, el documento expona que La tarea fundamental es generar un ancho bloque social que desarrolle la lucha contra la dictadura gorila hasta derrocarla. Para ello es necesario unir al conjunto del pueblo en la lucha contra ella y, a su vez, es necesario estratgicamente alcanzar el mximo grado de unidad posible entre todas las fuerzas polticas de la izquierda y progresistas dispuestas a impulsar la lucha contra la dictadura gorila. Propona crear un Frente Poltico de la Resistencia al que convocaba a participar a los partidos polticos de la UP, a los sectores del PDC dispuestos a combatir la dictadura gorila y al MIR.

A su vez, propona construir la unidad a partir de una plataforma inmediata con tres objetivos: la unidad de todo el pueblo contra la dictadura gorila, la lucha por la restauracin de las libertades democrticas y la defensa del nivel de vida de las masas. Esta plataforma ampla permita la incorporacin de todos los sectores que estaban realmente en contra de la dictadura.

Hacer una traslacin mecnica de las condiciones de Chile de 1973 a la Amrica Latina y la Venezuela de hoy, no deja de ser una irresponsabilidad y una expresin suprema de ignorancia interesada. Por supuesto que hay elementos comunes, el ms importante de los cuales es la intencin manifiesta de Estados Unidos de repetir en Venezuela lo que logr en Chile hace 41 aos. En ambos casos, lacayos locales se pliegan de manera servil a los intereses imperiales y asumen posturas terroristas para cumplir sus objetivos. As mismo, en ambos casos, aplicar una correcta poltica de unidad hubiera conducido o conduce a la acumulacin de fuerzas necesarias para avanzar. Excluir de antemano a ciertos sectores, que sostienen posiciones distintas o asumen un espritu crtico dentro del proceso (como hizo el MIR chileno) y caracterizarlos de ultraizquierdistas hace dao y no permite construir de cara al futuro.

Es vlido, haber adversado o adversar al MIR chileno y sus propuestas de lucha en las dcadas de los 60 y los 70 del siglo pasado, pero hay que tener altura de miras para reconocer la innegable vala moral y tica de Miguel Enrquez. Solo su consecuencia revolucionaria le hizo quedarse en Chile, para asumir un papel en la direccin de las fuerzas de la resistencia contra la dictadura. No se puede separar la actitud del MIR de la de su Secretario General.

Miguel Enrquez fue la figura ms visible de una plyade de dirigentes que configuraron una etapa de la lucha poltica muy compleja en la que hubo que transitar desde el reformismo social cristiano soportado por la Alianza para el Progreso, a los das luminosos del gobierno del presidente Allende y de ah, a la dictadura criminal de Pinochet, tambin sostenida poltica, militar y econmicamente por Estados Unidos y el armazn poltico que le proporcion la derecha fascista y demcrata cristiana al hacer una frrea y desleal oposicin a Salvador Allende.

Recordar a Miguel Enrquez es un acto de justicia, es una responsabilidad con la memoria que debe acompaar la lucha de los pueblos, es reafirmar que tras una etapa viene otra en la que se ratifica el compromiso en la bsqueda de un mundo mejor, es tener la seguridad de que su ausencia fsica no impide compartir con alegra la grandeza de un hombre que solo vivi 30 aos, pero que estar presente de manera imperecedera en la lucha y la victoria de Chile y de Amrica Latina.

[email protected]

http://barometrointernacional.bligoo.com.ve/sergio-rodriguez-gelfenstein-miguel-enriquez-una-vida-fecunda-que-perdura-en-el-tiempo


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter