Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Nicaragua, la aoranza de la revolucion sandinista
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-07-2004

Nicaragua: Cuando 25 aos son una Vida

Francisco X. Ramrez V
Rebelin


Cuando uno llega a los 25 aos, normalmente da pie para la reflexin y la introspeccin de lo que ha realizado, y tiende a asumir algunos retos y metas a futuro. Y es ese paso que quiero dar a raz de cumplirse el cuarto de siglo de un hecho histrico que marc en gran parte la historia de Amrica Latina, como fue la llamada "Revolucin Popular Sandinista".

El momento cspide del hecho fue cuando un 19 de Julio de 1979, en Nicaragua, se cambi un gobierno de corte dictatorial, que por dcadas haba mantenido al pas en un abismo de pobreza social, encabezado por la familia Somoza. Este grupo familiar se enriqueci escalando en su influencia militar y explotando a su nombre todos los bienes que poda tener el pas centroamericano. Esta revolucin social, fue liderada por un grupo armado, que contaba con un amplio apoyo popular y tambin con el beneplcito de diversos grupos socioeconmicos, e incluso con amplios sectores del empresariado eclipsado por el gobierno saliente.

Estos eran los sandinistas, mencionados en los mbitos polticos y conversaciones clandestinas de los aos ochenta, herederos de las hazaas de un guerrillero nicaragense llamado Agusto C. Sandino, quien en la dcada del 30, junto con su "pequeo ejercito loco", en palabras de nuestra poetisa Gabriela Mistral, mientras liberales y conservadores de su pas hacan tratados con Norteamrica, lucho contra la intervencin de los marines americanos que ocupaban su territorio.

Si bien ste era en su mayora un grupo guerrillero, en sus filas se poda encontrar un buen nmero de profesionales, intelectuales, escritores y el apoyo de un buen sector de la iglesia catlica local, lo que permiti poder empezar a gobernar el pas en medio de las cenizas que haba quedado; es que entre otras cosas al huir los somozas y compaa se haban llevado su riqueza personal, dejando literalmente vacas las arcas de la empobrecida nacin centroamericana.

La Revolucin Sandinista se caracteriz por tres principios fundamentales, que se trataron de mantener con las dificultades de los aos venideros, stos eran la no-alineacin, economa mixta y el pluralismo poltico. La primera, por sus propias necesidades socioeconmicas y el bloqueo que le fue impuesto por su principal e histrico socio comercial, como era Estados Unidos, bajo la poltica del recin fallecido Reagan, tuvo que quebrar para buscar el sustento en la economa del llamado bloque sovitico.

La poltica de economa mixta, en que las empresas productivas funcionaban bajo la supervisin del estado, pero con administracin privada, en un principio bien recibida, tuvo en el devenir de los aos de la revolucin como detractores a sectores del empresariado que no vieron desarrollado su capital a los limites imaginados de riqueza propia o porque no podan desarrollar su proceso productivo por la falta de insumos extranjeros, o maquinaria tecnolgica para la produccin, dndose en muchos casos una lucha de poder interminable por las empresas productivas, que sustentaban al gobierno sandinista.

Por otro lado el principio dirigido hacia el pluralismo poltico, termin desafiando su propio sistema, por un lado la lnea dura del socialismo criticaba y rechazaba la permisividad y libertades otorgadas a diferentes movimientos y partidos polticos a expresar abiertamente su desacuerdo con el proceso revolucionario, no teniendo una mano realmente dura sobre los opositores como muchos queran que existiera, por otro lado esta misma apertura llev a crear un bloque opositor que por el deterioro del sistema, la situacin de guerra que se vivi y el bloqueo econmico impuesto, se viera ganador dentro del segundo proceso democrtico de elecciones realizadas dentro del periodo del sandinismo en febrero de 1990.

Pero los principios que rigieron la revolucin sandinista, lograron alcanzar metas nunca antes soadas en el istmo centroamericano, una de las primeras grandes tareas fue la Cruzada Nacional de Alfabetizacin, donde se dio una participacin masiva y voluntaria para llevar los principios bsicos de lectura a una poblacin que tenia mas del 50% de analfabetismo, llegando a reducir la tasa de analfabetismo a un cercano 12%. Se dieron procesos innovativos en la formulacin de polticas de Reforma Agraria, dndose una distribucin y retorno de miles de hectreas a los pequeos productores. Y as mismo se redujeron a ms de la mitad todas aquellas enfermedades de alto ndice de riesgo mortal para la poblacin, slo por citar algunas de las polticas sociales dirigidas a retribuir una justicia social que nunca se tuvo.

Todo este proceso tuvo un eje comn, que fue la alta participacin de los jvenes desde su inicio. Fue en su oportunidad un alto nmero de jvenes los que se levantaron en un movimiento guerrillero en contra de la dictadura somocista, as mismo fue un motor importante la participacin juvenil en la alfabetizacin de la poblacin, as como estaban presentes en los procesos que movilizaban a jornadas productivas agrcolas, encaminadas a ser un soporte productivo del pas y de gran importancia fue el compromiso de la poblacin juvenil en el conflicto blico que se vivi en los ochenta.

Conflicto blico que fue motor de las consecuencias del deterioro econmico y social del pas, en que no slo fue una guerra de movimientos contrarrevolucionarios o de opositores al sandinismo, sino que fue una organizacin blica abiertamente financiada por los intereses de Estados Unidos, sino basta darse el tiempo de revisar las enmiendas aprobadas por el gobierno de Reagan para su financiamiento y todo el encubrimiento de la operacin Irn-Contras. Es as que un proceso que primariamente se dio voluntariamente entre la juventud, tuvo que convertirse en una ley de obligatoriedad de Servicio Militar, para poder contar con la fuerza activa para enfrentar el conflicto, proceso donde los jvenes fueron partcipes en los combates y en el proceso de paz que se inicio mucho antes del ao 90, fueron muchos de estos jvenes protagonistas de la defensa de sus convicciones y de la muerte por ellas.

Es que no slo fue una lucha militar la que se vivi en esos aos, muchas veces la historia no reconoce el camino buscado de dilogo, que siempre estuvo presente dentro del sandinismo, con los grupos que se encontraban en la resistencia armada. Con un gran respaldo de varias naciones latinoamericanas es que se dan los encuentros de Esquipulas, Manzanillo, Contadora o Sapo, por mencionar los principales, donde se lograron acuerdos, en especial este ltimo realizado en el ao 88, que conllevaban al trmino del conflicto.

Me gustara destacar un punto fundamental ya mencionado con anterioridad, que mucho de lo que movi los aos de la revolucin sandinista fueron las convicciones y la creencia en los ideales que fundamentaron el proceso, esto es comprobable en la mnima diferencia porcentual de votos eleccionarios con que fue derrotado el gobierno sandinista, y fue este reconocimiento al modelo, de donde provino su gran fortaleza moral y valrica en el momento de defenderse en tribunas internacionales y en las zonas blicas, y en especial en el momento posterior a su derrota de reinvidicar los objetivos y los beneficios alcanzados con el gobierno revolucionario.

S, el proceso reconocido de experimental, pragmtico e incluso de innovativo por diversos ojos observadores y participantes, tambin tuvo sus falencias y sus errores. La visin sesgada de muchos de imponer un sistema nico a un pueblo claramente multicultural, llev a su propia divisin y fractura de procesos nacionales, e incluso a la peligrosa obligatoriedad y la coercin de polticas de poder, transformando las ambiciones populares en ambiciones personales, cegndose la ambicin de una nacin por la ambicin de ostentar el poder.

Minutos despus de conocer el resultado electoral frente al comando electoral sandinista, para algunos, la rabia del llanto tenda a confundir y a recriminarse por las muertes en combate de tantos que defendieron esa revolucin, hoy en da esas vidas hacen reflexionar sobre la importancia que tuvo para Amrica Latina este proceso donde los sueos eran vlidos.

El sandinismo dentro de sus orgenes en el pensamiento y accionar de Sandino, tiene races integradoras y latinoamericanistas de unin, de una bsqueda de identidad nacional y de rechazo a polticas externas, as como de valorizacin de la riqueza social y cultural de los pueblos. Los movimientos sociales de Amrica Latina se posesionaron en muchos momentos de la causa nicaragense y la hicieron propia, adaptndola a su realidad. Muchos movimientos sociales latinoamericanos mantuvieron encendida las esperanzas y sus ojos puestos en lo que poda suceder en Nicaragua, y eso tambin aviv las luchas propias contra las dictaduras militares y los gobiernos conservadores de derecha que dominaban en la regin.

La experiencia vivida en Nicaragua, es un captulo de la historia latinoamericana que no debemos cerrar, porque fue un proceso fundamental en la poca de la efervescencia de los movimientos populares en la dcada de los ochenta, que no debe de ser ignorado por las organizaciones sociales y latinoamericanistas de nuestro territorio iniciado el siglo XXI.

Si bien es cierto, que los aos ochenta se caracterizaron por la mayor brecha existente entre los grandes bloques ideolgicos y polticos, as como su desmantelamiento, tambin hoy contamos con un bloque globalizado, que se enfrenta con las realidades nacionales y sobre todo locales. Las caractersticas que tom el proceso revolucionario nicaragense, en sus principios bsicos, fueron de acuerdo a su propia historia y realidad nacional. ste es un enfoque a tener en cuenta por los movimientos locales de hoy en Latinoamrica.

Uno de los errores, reconocidos en la autoflagelacin de muchos dirigentes de la Revolucin Popular Sandinista, fue el dogmatismo y el caciquismo en que terminaron diferentes sectores dentro del sandinismo. Por un lado se tildaba de contrarrevolucionarias a las crticas al sistema, sin importar su ndole constructiva, reformista o destructiva de sta; por otro el otorgamiento a algunos personajes de la revolucin de un liderazgo mesinico, que llev al rompimiento y destruccin del sandinismo como movimiento y partido poltico.

El desmembramiento de lo que fuera uno de los movimientos ms representativos de Latinoamrica, sirve para reflexionar sobre cmo la lucha de poderes dentro de una organizacin, conlleva a su propia decadencia, ejemplo claro de lo que pasa hoy en da en el Frente Sandinista, que se encuentra divido en sin nmero de partidos polticos y movimientos sociales, que se han distanciado de sus principios y de sus races histricas e ideolgicas; fractura que debe servir de meditacin sobre la importancia de actuar bajo signos de unidad y cohesin para enfrentar los fenmenos sociales en que como latinoamericanos nos vemos envueltos da a da.

Esta experiencia de 25 aos de vida nos deja una enseanza basada en la bsqueda de una ideologa fundada en los principios del sandinismo, la cual se aparta de los errores que se dieron dentro del gobierno sandinista y su cpula partidaria, aquellos principios que nos hablaban de procesos de solidaridad humana y de justicia social como base de desarrollo de una sociedad.

En recuerdo de lvaro, Yuri, "Chapo", "Baquita", Gustavo y otros que hoy estn presentes




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter