Portada :: Europa :: El capitalismo devasta Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-10-2014

Hay algo que aprender del "modelo alemn"?

Klaus Drre
http://terrainsdeluttes.ouvaton.org


[Los logros de la economa alemana en lo que respecta a garantizar su tejido industrial es un argumento que se utiliza de modo recurrente, a veces para apoyar tesis contradictorias. Para la patronal, esto demostrara la importancia de haber impulsado las grandes reformas del mercado laboral (Hartz IV) impuestas por el gobierno Schrder. Estas reformas "valientes" permitieron salvar e incluso incrementar el empleo. Para el movimiento sindical mayoritario, el "xito" alemn se explicara ms por la poltica de apoyo al desarrollo de la industria alemana, protegindola de la depredacin "extranjera" de empresas mundiales como Mittal. A contrapelo de estas ilusiones, el trabajo de Klaus Drre constituye el intento ms reciente de realizar un balance completo de la evolucin del capitalismo alemn.

Tras la primera parte del extracto de su trabajo realizado por Terrain des luttes -ver http://www.vientosur.info/spip.php?article9426- publicamos ahora el segundo y definitivo, en el que Klaus Drre se interroga sobre la validez de ese modelo. Quien desee leer el trabajo completo de Klaus Drre, puede telecargar la versin completa en francs en esta direccin: http://rosalux-europa.info/userfile...]


-----

La respuesta es "no, pero". El viejo capitalismo social ya no existe. Esto es algo evidente. La metamorfosis que ha sufrido contribuye de forma esencial a la desastrosa situacin que vive Europa. El empleo precario y los sectores caracterizados por los bajos salarios ponen los lmites a los salarios y al tratamiento de las y los trabajadores que viven de esos salarios.

Una de sus consecuencias es que la desigualdad entre las clases que poseen capital y la clases que no hace ms que incrementarse. En Alemania, mientras los Directores Generales de las empresas que cotizan en bolsa (los DAX) ganaron en 1987 e incluso a mediados de los aos 1990, una cantidad 14 veces superior a la percibida por los obreros y empleados que trabajaban en la misma empresa, en los aos 2000 este ratio era ya 24 veces superior, para situarse poco despus en 54 (1). Por el contrario, en lo que concierne a la evolucin de los salarios netos, entre 2000 y 2010 registraron prdidas, excepto la dcima parte ms alta de los mismos (2). El retroceso de los salarios reales desde el ao 2000 se sita en el 4%. Slo muy recientemente los sindicatos han logrado araar de nuevo los incrementos de productividad. El reparto, tambin desigual, del patrimonio ha continuado creciendo a lo largo del mismo perodo. El 10% de los hogares ms ricos disponen de ms del 50% de las rentas patrimoniales, mientras que el 50% de las rentas ms bajas apenas alcanzan el 1% de los patrimonios netos, lo que es tanto como decir que no alcanzan nada.

Globalmente, lo que se disea de forma neta en Alemania es un nuevo reparto del beneficio de las rentas del patrimonio y de los hogares con rentas altas. No obstante, esto no hace ms que reforzar la tendencia de lo que se dice que ha estado en el origen de la crisis financiera internacional. Es la "nueva clase al servicio del capitalismo financiero" a la que pertenecen los gestores de inversiones, las pensiones y de fondos de inversin, de la misma forma que los bancos de inversiones y los analistas financieros, los que atraen la creciente riqueza actual sobre los mercados financieros bajo la forma de activos circulantes, para transferirla a las empresas en forma de productos financieros y derechos de propiedad. La consolidacin socio-estructural de los intereses vinculados de forma orgnica al capital financiero moderno ha contribuido de forma considerable a la vulnerabilidad a las crisis del capitalismo contemporneo. Los intereses del capitalismo financiero, que reclaman la reduccin del Estado "a su mnima expresin", la reduccin de impuestos y tambin de los costes laborales y que los costes de reproduccin sean los mnimos posibles, constituyen un factor esencial de la "destruccin creadora" del capitalismo social, y son ellos quienes han alimentado los desequilibrios econmicos en Europa.

Un sector industrial consolidado

Si es posible hablar de xito, hay que hacerlo de la consolidacin del sector industrial. Alemania, con el 30,5% de la creacin bruta de valor de la Unin europea, es de lejos la principal nacin industrial europea. Mientras que desde principio del milenio la participacin de la industria en la creacin bruta de valor ha retrocedido en el resto de los pases de la UE, sa ha aumentado ligeramente (0,1%) en Alemania. Con Austria, Alemania es uno de los dos nicos pases de la UE en los que el empleo industrial ha progresado alrededor del 6% despus de 2008 (3). El ncleo del sector industrial est constituido por las industrias de la mquina-herramienta y el automvil (en 2011 estas dos ramas representaban cada una cerca del 6% de la creacin bruta de valor industrial). Ambas se caracterizan por la proporcin elevada de sus exportaciones (en 2012: 62% y 64% respectivamente). Muchas empresas de estas ramas tienen detrs de ellas una larga tradicin. Cooperan estrechamente con redes de suministros, de equipamientos e instituciones de investigacin y, a pesar de su tamao -a veces mediano- y de su estructura de propiedad familiar, estn bien situadas a nivel internacional. Parcialmente, la estabilidad del sector industrial se debe al hecho de que las ramas orientadas hacia la exportacin estn bien situadas para responder a la creciente demanda asitica, sobre todo la proveniente de China. En efecto, los productos de las empresas alemanas son necesarios para el proceso de recuperacin econmica o para responder a la demanda la clase media que se desarrolla rpidamente en esos pases. Por esta razn, ha sido posible "aumentar la creacin del valor industrias en Alemania, incluso si el sector orientado a la exportacin continua presentados salarios elevados" (4).

En otros trminos: la economa alemana es sobre todo ganadora all donde an funciona un tanto correctamente la produccin de calidad diversificada. Mientras que los empleados que trabajan en otros sectores han sufrido prdidas salariales superiores a la media, la industria orientada a la exportacin ha logrado, al menos, mantener los salarios efectivos e incluso aumentarlos (5). Sin embargo, este "modelo industrial" no puede ser trasladado a otros pases. Funciona en base a relaciones de cooperacin que se han desarrollado a lo largo de muchos aos y no a pesar de, sino gracias a, niveles salariales relativamente elevados. El hecho que durante la gran crisis de los aos 2008/09 este sector industrial no se viera envuelto en ella es el resultado de una gestin de la crisis que, bajo la influencia determinante de las organizaciones sindicales de la industria, constituy de hecho el abandono de la poltica definida en la Agenda del gobierno Schreder ,y el retorno a una poltica industrial y de medidas en materia de empleo adoptadas en los aos 1980-1990. La financiacin por el Estado de empleos a tiempo parcial pero a largo plazo, as como la subvenciones para renovar el parque automovilstico hicieron que el empleo no se hundiera de forma dramtica en ese perodo de crisis. En muchas ocasiones fue necesario que los comits de empresa o los sindicatos lucharan por imponer medidas que garantizaran el empleo a nivel de empresa (6). En cualquier caso hay que precisar que este corporativismo de crisis no logr los mismos objetivos en todos los casos. La gestin de la crisis ayud a los sindicatos de la industria a lograr un nuevo reconocimiento social e incrementar la afiliacin. La gente ms beneficiada fueron las y los trabajadores fijos con contratos indefinidos de los sectores orientados a la exportacin. En el sector servicios, con un nivel de organizacin ms dbil y con altos porcentajes de feminizacin, no fue posible imponer condiciones similares. El xito de la gestin de esta crisis no pudo, por consiguiente, corregir las asimetras de poder en el mercado de trabajo a favor de los "sectores dbiles" y de los activos precarios. En semejante contexto, es importante hacer mencin a un punto dbil absolutamente central en el modelo econmico alemn. Tradicionalmente, el estmulo del sector industrial orientado a la exportacin en Alemania ha tenido como consecuecia la falta de consideracin hacia los servicios a las personas y las actividades "reproductivas"; falta de consideracin que va acompaada de la depreciacin de estos servicios y actividades.

en detrimento de otros sectores de la economa

Frente a los poderosos sectores exportadores, que comportan un alto ndice de empleos cualificados en el mbito de las tecnologas punta, se encuentra un sector en expansin que abarca la actividad de servicios (dbilmente remuneradas, inestables y, a menudo, poco reconocidas), cuya productividad sigue siendo inferior a la del sector industrial si la medimos a la luz de los parmetros tradicionales. Simultneamente, si se tiene en cuenta las condiciones de empleo, asistimos a una modificacin del peso respectivo de las diferentes sectores. Slo en la economa social, en fuerte expansin y en la que la parte en el empleo total ha pasado en el espacio de una dcada del 4,5% al 6,2%, trabajan 1,7 millones de personas cotizantes de la Seguridad Social. El sector de cuidados a las personas mayores, de ayuda a la infancia, a la juventud y a las personas minusvlidas emplea tanta gente como la de la construccin de mquinas y vehculos, que constituye el corazn industrial de la economa alemana. Este ejemplo muestra que en relacin a las ramas altamente productivas orientadas a la exportacin, el peso relativo del sector remunerado de los cuidados, menos productivo y ms intensivo en mano de obra (entendemos por ello a todas las actividades que sirven para "reproducir" la mano de obra), ha aumentado. Lo que desde el punto de vista de las exportaciones, al menos a nivel micro-econmico, parece problemtico por la cuestin de los costos, ya que las actividades de reproduccin profesional estn financiadas en gran medida mediante transferencias del Estado. La poltica pblica ha modulado el intercambio entre el sector de las exportaciones y el trabajo de cuidados para convertirlo en un "intercambio fundamental" entre mercados internos valorizados y mercados externos depreciados, ya que no funcionan segn el principio del intercambio de valores equivalentes. Una poltica fiscal basada en la competitividad, que debera garantizar el flujo de capitales lquidos, que alivia a los poderosos y a la industria y, de ese modo, genera dificultades recaudatorias al Estado, no permite transferencias generosas a favor de los servicios a las personas y a los trabajados remunerados del sector de cuidados. Lo que lleva a que las funciones bsicas del Estado deben ser financiadas mediante la privatizacin del patrimonio pbico y a travs del crdito. Mientras el patrimonio privado se incrementa y aumenta su concentracin, los activos pblicos se "hunden". La demanda ms importante de prestaciones de cuidados ya no puede ms ser financiada por el Estado. La puesta en marcha de prestaciones de cuidados en tanto que servicio pblico sufre una creciente presin en razn de la ausencia de una demanda solvente financiada por el Estado. Los principales agentes reaccionan ante esta situacin poniendo en pie una combinacin de mercantilizacin, de competencia, de precarizacin de las condiciones de trabajo y haciendo soportar a los hogares privados la factura de la prestacin de los cuidados.


Notas:

1/ Joachim Schwalbach (2011): Vergtungsstudie 2010. Vorstandsvergtung und Personalkosten. DAX30-Unternehmen 1987-2009, sans indication de lieu de publication.

2/ Karl Brenke (2012): Einkommensverteilung, Sparen, Konsum und Wirtschaftsleistung ein Rckblick auf die letzten zehn Jahre, dans: Matthias Machnig (Ed.): Welchen Fortschritt wollen wir? Neue Wege zu Wachstum und sozialem Wohlstand, Francfort-sur-le-Main/New York: Campus, pp. 84-102.

3/ Deutsche Bank (2013): Re-Industrialisierung Europas: Anspruch und Wirklichkeit. EU Monitor. Europische Integration, Francfort-sur-le-Main: DB Research, p. 6.

4/ Ibid., p. 7, El 40% de la gente empleada en el sector de la Industria trabaja en sectores altamente tecnificados que, al mismo tiempo, representan los principales factores de crecimiento. Adems hay que remarcar que la tendencia a la deslocalizacin de la produccin, a pesar de los costos relativamente elevados de la mano de obra, (por trmino medio, casi 37 euros/hora frente a 10 en la Repblica Checa, 6,65 en Polonia) se haya debilitado considerablemente. Si en 2006, una proporcin del 15% de las empresas indicaba haber procedido, en el curso de los aos precedentes, a la deslocalizacin de la produccin al extranjero, en 2010-2011 no eran ms que el 11% (frente al 25% a mediados de los aos 90). En 2003, 87% de las empresas que haba deslocalizado su produccin al extranjero utilizaban como principal argumento los ms dbiles costos salarias, mientras que en 2012, esta proporcin cay al 71%. Globalmente, la parte de los costos salariales en los costos finales de la industria decrece constantemente. Si se tiene en cuenta el costo de los trabajadores eventuales, este costo se sita por debajo del 20%.

5/ "Si se compara el monto salarial por trabajador en la industria de transformacin, tanto para las empresas orientadas a la exportacin como para las que lo son estn, aparece que las primeras pagan salarios ms elevados. Las diferencias salariales medias observadas han aumentado para pasar, entre 1996 y 2008, del 40% a alrededor del 55%. En 2004-2007, la diferencia lleg a alcanzar, por un breve perodo de tiempo, hasta el 70%. Tras el examen de todas las variables "deformantes", subsiste cuando menos an una diferencia salarial de entre el 6 y el 13%" Cf.: Andreas Hauptmann, Hans-Jrg Schmerer (2012) : Lohnentwicklung im Verarbeitenden Gewerbe: Wer profitiert vom deutschen Exportboom? IAB Kurzbericht 20/2012, Nuremberg: Institut fr Arbeitsmarkt- und Berufsforschung der Bundesagentur fr Arbeit.

6/ Cf. articles dans: Stefan Schmalz, Klaus Drre (d.) (2013): Comeback der Gewerkschaften. Machtressourcen, innovative Praktiken, internationale Perspektiven, Francfort-sur-le-Main/New York: Campus.


Fuente original: http://terrainsdeluttes.ouvaton.org...

Traduccin: VIENTO SUR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter