Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-10-2014

Reforma a la ley de hidrocarburos

Julio C. Gambina
Rebelin


El Senado de la Nacin Argentina acaba de dar media sancin a la modificacin a la ley de hidrocarburos que rega desde los aos 60. En pocos das ms, la Cmara de Diputados podr transformarla en Ley.

Se trata de una legislacin que gener mucha discusin entre el Poder Ejecutivo Nacional y las gobernaciones de las provincias productoras de petrleo, todo a travs de la Organizacin Federal de Estados Productores de Hidrocarburos, la OFEPHI, que incluye a Chubut, Formosa, Jujuy, La Pampa, Mendoza, Neuqun, Ro Negro, Salta, Santa Cruz y Tierra del Fuego. Se discuta la apropiacin de la renta petrolera, especialmente por las expectativas que genera la explotacin de hidrocarburos no convencionales en la Argentina.

Recordemos que la privatizacin de YPF a comienzos de los 90 fue facilitada con la transferencia de la soberana de la riqueza a los territorios provinciales, algo que dificulta cualquier decisin nacional relativa a la soberana energtica, la que debe pasar, necesariamente, por las discusiones en los Estados provinciales. Ante la posibilidad del desembarco de inversores externas para explotar los yacimientos de hidrocarburos no convencionales, las provincias hacen cuentas para disputar una parte de la renta a la que tambin aspira la Nacin.

El marco de la discusin es la insuficiencia energtica del pas, lo que supone importantes importaciones de gas y petrleo que rondan los 12.000 millones de dlares por ao, con un dficit cercano a los 7.000 millones de dlares. Es un tema de preocupacin cuando la poltica econmica cuida el stock de divisas amenazado por la fuga de capitales, la ausencia de prstamos internacionales, las limitaciones al ingreso de inversiones externas y la preocupante tendencia al achicamiento del supervit comercial. Las fuentes de ingresos de divisas estn angostadas y las reservas mantienen una tendencia a la baja, por lo que el gasto energtico se constituye en un lmite serio para cualquier poltica econmica y especialmente si se pretende ampliar la produccin.

Como decimos, las expectativas estn colocadas en los hidrocarburos no convencionales, sobre la base de que las reservas en el pas son cuantiosas, estimndose a la Argentina como el segundo reservorio mundial en shale-gas y el cuarto en shale-oil. Hacer realidad las expectativas supone inversiones cuantiosas, las que empezaron a llegar con el acuerdo entre Chevron e YPF de gestin estatal y las seales provenientes del mundo de las petroleras y variadas visitas a las cuencas de hidrocarburos, y entre otras, las manifestaciones de inters de las recientes visitas de autoridades chinas y rusas.

Para asegurar ms inversiones externas se modifica la ley, ya que la anterior no inclua esta especificidad shale, no convencional, y no existan suficientes garantas a los inversores externos. Desde la privatizacin de la energa en los 90, la orientacin es a la mercantilizacin energtica, algo que choca con una concepcin de derecho a la energa que se discute en estas horas en Mar del Plata en un encuentro de trabajadores de la energa de varios pases de la regin y Europa. Mencionamos la contradiccin porque el eje del debate entre una opcin, la de mercado, y la otra por la des-mercantilizacin, supone una discusin del para qu la energa.

En definitiva, se discute el modelo productivo y de desarrollo, el uso productivo de la energa, para consolidar un tipo de produccin agraria orientada al monocultivo y depredadora de recursos gasferos y petroleros, o el caso de la mega-minera a cielo abierto, o la propia produccin de automotores o la industria de ensamble, con importante demanda de hidrocarburos; o un uso energtico ahorrador del estratgico insumo. Sin perjuicio de ello, tambin se discute la tecnologa de la fractura hidrulica, que implica el uso de cuantiosas cantidades de agua y arena y la utilizacin de un importante cctel de txicos con impacto sobre la naturaleza. Si bien la OFEPHI informa en su pgina sobre el control en el manejo de esos txicos y el uso adecuado del agua, hoy recurso estratgico, son numerosos los movimientos que surgen en el pas en crtica a la explotacin de los hidrocarburos no convencionales. Ms de 30 consejos municipales han manifestado su rechazo a la explotacin va fracking en sus territorios, lo que puede llevarnos a imaginar que los prximos das puede exacerbarse.

An es posible defender la soberana energtica y luchar contra la reforma en curso. Es necesario movilizarse en todo el pas, y especialmente en las puertas del Congreso para hacer escuchar la vos del pueblo en favor del Derecho a la Energa. Es el sentido principal que sustentaron las intervenciones de los delegados sindicales de otros pases presentes en el Seminario homenaje al 71 aniversario del Sindicato de Luz y Fuerza de Mar del Plata el pasado viernes 10 y sbado 11 de octubre de 2014.

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter