Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-10-2014

Salarios de hambre

Arturo Balderas Rodrguez
La Jornada


Una vez ms, el presidente de Estados Unidos reiter su peticin al Congreso relativa a la necesidad de aumentar el salario mnimo en todo el pas de 7.20 a 10.10 dlares por hora, (ms de 130 pesos). Los legisladores republicanos, como no poda ser de otra manera, a coro con diversas organizaciones empresariales (incluida la poderosa Cmara de Comercio) reiteraron su oposicin a la solicitud por considerarla inflacionaria, cuyas consecuencias seran la prdida de empleos y la huida de inversin a otros pases donde los salarios son ms bajos. Obama objet tal supuesto y demostr su falsedad mediante varios ejemplos. Uno es que por lo menos en 15 estados donde el salario mnimo se ha incrementado por arriba de los 7.20 dlares actuales, no slo no ha habido prdida de empleos, sino que la recuperacin de la crisis econmica ha sido ms rpida que en muchos otros donde no se ha aumentado.

De acuerdo con varios centros de estudios conservadores, lo dicho por el presidente es una verdad a medias. Con independencia de ello, la solicitud debe inscribirse en un contexto ms amplio en el que la justicia econmica y social sean el rasero con que se midan las ventajas del aumento al mnimo salarial, y no las mezquinas argumentaciones de los patrones y sus aliados en el Congreso. En un pas donde ms de 50 por ciento de los trabajadores debe tener al menos dos trabajos para sobrevivir y el incremento de la desigualdad y de la pobreza son evidentes, los argumentos empresariales no slo son falsos, sino inmorales.

Innumerables estudios han demostrado que uno de los lastres ms caros del crecimiento econmico es el aumento en el nmero de pobres. Pero no es necesario recurrir a ellos para dar cuenta del deterioro de vida de aquellos cuyos salarios han quedado anclados con varias dcadas de atraso. La congelacin del salario mnimo ha sido el instrumento idneo para garantizar la acumulacin sin precedente de 5 por ciento de los estadunidenses ms acaudalados.

No es casual que la mayora de los migrantes procedentes de Mxico presten sus servicios en la agricultura y los servicios, sectores donde es norma pagar el mnimo salarial. Por ello debiera ser prioritario para las organizaciones que luchan por garantizar condiciones de vida ms justas para los migrantes atender el llamado del presidente y apoyar su reclamo por aumentar el salario mnimo en todo el pas.

[email protected]

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2014/10/13/opinion/018o1pol



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter