Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-10-2014

Bolivia la esperanza, Brasil la amenaza

Santiago Mayor
Notas - Periodismo Popular


Las elecciones del domingo en Bolivia son un enorme aliciente para los procesos de cambio en Amrica Latina. Sin embargo, el ballotage del prximo 26 de octubre en Brasil se cierne como una amenaza mucho ms peligrosa de lo que, hasta ahora, se ha planteado.

La esperanza

Evo Morales arras en las elecciones presidenciales y seguir al frente de la revolucin boliviana, al menos, hasta el ao 2020. Este triunfo apuntala uno de los procesos de cambio ms radicalizados y disruptivos de nuestro continente y el mundo.

El primer presidente indgena de la historia est haciendo el mejor gobierno que jams haya visto Bolivia. Y no slo desde una perspectiva de izquierda o progresista si no, incluso, en trminos macroeconmicos de corte liberal. Ha logrado estabilidad poltica y econmica acompaada de una fuerte mejora en las condiciones de vida de la poblacin.

Todo esto se ha logrado no sin enfrentar poderosos enemigos internos y externos, con la Embajada de Estados Unidos a la cabeza. Vale recordar el intento de balcanizacin de Bolivia impulsado por el imperialismo que intent separar a la Media Luna oriental del resto del pas.

Pero la revolucin logr superar esas etapas que tan bien logr teorizar su ms lcido intelectual, el vicepresidente lvaro Garca Linera. Y as se lleg al momento actual que el propio Linera define como de tensiones creativas.

En resumidas cuentas esto supone que ahora la disputa y la dinmica social se da dentro del proceso revolucionario y las tensiones que se presentan (manifestadas muchas veces en disputas de los propios movimientos sociales con el gobierno y el Estado) son en pos de mejorar el proceso y, a su vez, lo que hace que este avance y mejore.

Concretamente esto se puede observar en el apoyo brindado por la Central Obrera Boliviana (COB) a Evo Morales en las ltimas elecciones. Poco ms de un ao atrs la COB (que tiene un importante peso en la economa debido a su fuerza entre los mineros) enfrentaba a muerte al gobierno por un aumento salarial y mejores condiciones laborales. Una clara tensin creativa que se resolvi y la revolucin sigue avanzando.

La amenaza

La contracara de Bolivia es sin dudas Brasil. Con el agregado de que el peso regional (poltico y econmico) es abismalmente diferente.

El gigante sudamericano se encamina a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales el prximo 26 de octubre. All la actual mandataria por el Partido de los Trabajadores (PT), Dilma Rousseff deber enfrentar al candidato del Partido Socialdemcrata, Aecio Neves.

El escenario es completamente desalentador. El gobierno del PT viene del desgaste lgico de 12 aos de mandato, sumado a que efectivamente no produjo una transformacin estructural de Brasil. Sus polticas, de corte neodesarrollista, apuntaron a un modelo ms parecido al del capitalismo serio argentino que uno de corte revolucionario como el de Venezuela, Bolivia o Ecuador. As los clivajes de poder en Brasil siguen en manos de los mismos sectores de siempre.

Si a eso le sumamos una conflictividad social no tan lejana, como las enormes movilizaciones de 2013 encabezadas por el Movimiento Passe Livre o las protestas contra el Mundial, la eleccin ya vena complicada de antemano.

Neves, por su parte, es el representante de la Nueva Derecha latinoamericana (como Capriles en Venezuela, Mauricio Rodas en Ecuador o Scioli, Macri y Massa en Argentina). Al igual que otros, est apoyado por una estructura partidaria tradicional pero con un discurso aggiornado a los nuevos tiempos.

Sus 35 puntos en primera vuelta -a solo cinco de Dilma- y el apoyo de Marina Silva, que con 21% se ubic tercera, deja al candidato socialdemcrata con serias chances de ganar. Su triunfo implicara un giro brutal en el equilibrio geopoltico de la regin.

Y aun en caso de resultar vencedora Dilma, el poco margen de votos se va a traducir indudablemente en poco margen a la hora de gobernar. La burguesa brasilea no dudar en presionar por menos polticas sociales y mayores beneficios para su sector tal como ya viene haciendo.

El futuro ya lleg?

Desde los aos 60 que se puede observar el desarrollo de Brasil como potencia subimperialista de Amrica del Sur. Es decir, una especie de sargento del imperialismo mundial que tiene su propia rea de influencia. Pero como tal, tambin tiene su relativa autonoma.

As los gobiernos de Lula y Dilma, de corte progresista y neodesarrollista, hicieron de punto medio entre los procesos ms radicalizados y aquellos que mantuvieron posiciones conservadoras y/o neoliberales.

De esta forma, por ejemplo, fue fundamental el reconocimiento de Brasil al ajustado triunfo de Maduro en Venezuela en las elecciones presidenciales de 2013 o en la defensa de la integridad territorial de Bolivia.

Pero tambin hizo de contrapeso a los proyectos ms de avanzada en lo que a integracin regional se refiere. Por ejemplo, el Banco del Sur, iniciativa que busca romper con la dependencia de organismos multilaterales de crdito como el Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional est trabado en el Congreso brasileo.

Este fino equilibrio que la potencia ms importante de la regin supo mantener en la ltima dcada puede cambiar abruptamente con un triunfo de Aecio Neves.

Un acercamiento a los gobiernos de la Alianza del Pacfico (Chile, Per, Colombia y Mxico), la profundizacin de las polticas ms regresivas a nivel continental como el tratado de libre comercio del Mercosur con la Unin Europea y el definitivo estancamiento de las polticas de integracin regional, seran una realidad.

Si a eso le sumamos que en Argentina, sin dudas el 2015 encontrar un gobierno ms a la derecha que el actual, el horizonte latinoamericano se oscurece.

Bolivia, Venezuela, Ecuador y obviamente Cuba, aparecen como los reductos de esperanza pero tambin de resistencia para los prximos aos. Efectivamente los gobiernos con proyectos ms transformadores y de izquierda son los que emergen como aquellos capaces de construir una alternativa.

Mientras tanto, los gobiernos de corte progresista y neodesarrollista mostraron sus enormes limitaciones que ahora se aprecian en un avance notorio de la derecha continental.

El porvenir no parece venturoso, habr que prepararse para una nueva etapa en Amrica Latina donde la unidad de los sectores populares ser fundamental para enfrentar la siempre latente ofensiva imperialista.

El 26 de octubre en Brasil se jugar gran parte de ese futuro.

Fuente: http://notas.org.ar/2014/10/14/bolivia-esperanza-brasil-amenaza/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter