Portada :: Otro mundo es posible :: Feminismos
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-10-2014

El hilo violeta de las revoluciones sociales

ngela Solano Caballero
Peridico En lucha / Diari En lluita


Resulta complejo diseccionar algo tan plural como el feminismo. Se trata de un conjunto de tendencias, de teoras, herramientas y estrategias enfocadas a la liberacin de la mujer, que se desarrollan dentro de un contexto socio-econmico y cultural determinado. Conforme el contexto histrico vara, tambin lo hace nuestra forma de analizar la posicin de la mujer en todos los rdenes: social, poltico, personal, laboral, sexual Ese es precisamente su eje vertebrador: la bsqueda de un cambio transversal a todas las relaciones humanas que conduzca a la igualdad real entre sexos y transforme as la sociedad.

A la hora de ubicar los inicios del feminismo, hay quienes hablan de finales del s.XIII y quienes se remontan a la poca de las brujas y curanderas; pero la versin ms aceptada es a mediados del s.XIX, cuando se conforma la primera lucha organizada y colectiva por parte de las mujeres. Muchas de ellas ya haban participado en los grandes acontecimientos histricos de los ltimos tiempos -el Renacimiento, la Revolucin Francesa, las revoluciones socialistas-, pero es a raz del sufragismo cuando adquieren su mayor autonoma, constituyndose como movimiento y dando lugar a la llamada primera ola del feminismo.

Derecho a votar

Las principales reivindicaciones de la primera ola fueron el sufragio y el acceso a la educacin, calando especialmente en Inglaterra y EEUU, con un liderazgo fundamentalmente burgus. Esta lucha inclua actos de sabotaje y manifestaciones que no siempre concluan pacficamente. Los principios igualitarios y racionalistas de la Revolucin Francesa haban dejado a un lado los derechos de las mujeres, que ni siquiera fueron reconocidas como ciudadanas (aunque varias alzaron sus voces entonces, como Olimpia de Gouges o Mary Wollstonecraft). Este hecho, unido a las nuevas condiciones laborales surgidas a partir de la Revolucin Industrial, influy en que muchas mujeres vincularan sus reivindicaciones a las luchas obreras, como la activista peruana Flora Tristn o la revolucionaria rusa Alexandra Kollontai.

Gnero y clase

Convivieron, por tanto, varias tendencias: la radical, centrada en retomar el control sexual y reproductivo de las mujeres, as como en el empoderamiento mediante organizaciones independientes de partidos y sindicatos; la liberal, guiada por su hincapi en la educacin; y la socialista, que reconoce la necesidad de una lucha por la liberacin de la mujer conectada a otra lucha ms global contra el sistema capitalista, relacionando ambos tipos de opresin. En 1848 -coincidiendo con la publicacin del Manifiesto Comunista- se realiz el primer congreso para reclamar los derechos civiles de las mujeres, la Convencin de Seneca Falls; pero slo se nos concedi el derecho a voto a partir de la I Guerra Mundial, tras el reclutamiento para sustituir la mano de obra masculina en la produccin industrial, de modo que al concluir la II Guerra Mundial casi todos los pases europeos lo haban reconocido.

La segunda ola del feminismo suele situarse a finales de los 70, y sus prioridades son el acceso al espacio pblico y la igualdad, cuestionando los orgenes de la opresin de la mujer, el rol de la familia, la divisin sexual del trabajo, el trabajo domstico y la sexualidad. Dos eslganes podran sintetizar sus inquietudes: no se nace mujer, se llega a serlo y lo personal es poltico.

La segunda ola del feminismo nos brind importantes activistas como Emma Goldmann, Simone de Beauvoir o Betty Friedan, y consigui destacar la cuestin de la emancipacin de las mujeres en la agenda pblica. Pero fue desarticulndose y perdiendo combatividad en favor de una institucionalizacin del movimiento, tal y como sucedi en el Estado espaol con la desaparicin del otrora activo Movimiento de Liberacin de la Mujer.

La tercera ola suele ubicarse a mediados de los 80 y se basa en la defensa de la diversidad expresada segn la clase, raza, etnia, cultura y preferencia sexual de las mujeres. Es una ola muy influenciada por el pensamiento postmodernista, postestructuralista y queer, que trata de superar el concepto de gnero como una identidad nica. Dicha identidad haba sido hasta entonces heterosexual, blanca y de clase media, generando graves contradicciones como, por ejemplo, el hecho de que la mujer de clase media y blanca se haya liberado del trabajo domstico contratando a mujeres inmigrantes con menor poder adquisitivo. La tercera ola visibiliza estas contradicciones, ahondando en las diferentes identidades y sexualidades como espacios fluidos, para recordarnos que la desigualdad no es un problema individual sino que se extiende de forma estructural.

Cuarta ola?

Hay quienes sostienen que nos hallamos ante una cuarta ola del feminismo, una ola marcada por la crisis econmica y poltica que estallara en 2008 y definida por la tecnologa. Disponemos de nuevas herramientas de comunicacin que nos permiten unirnos entre nosotras y que saca masivamente a la luz el machismo cotidiano. Las mismas mujeres que crecimos escuchando que la discriminacin era cosa del pasado y que el feminismo ya no era necesario, vemos como somos infravaloradas y sexualizadas en la esfera pblica o como nuestro gobierno contina legislando sobre nuestros cuerpos y condicionando nuestra sexualidad.

Las activistas de hoy, influidas por otros movimientos como el 15M o el movimiento estudiantil y en sintona con otras luchas ms amplias contra los recortes y la precariedad laboral, nos hemos politizado. Estamos en todas partes, creando un movimiento transversal que abarca ms que nunca problemas sistmicos, generando interseccionalidad y tejiendo redes contra un enemigo comn: ese sistema explotador, heterosexista y racista que ya a nadie engaa. Hemos recogido el testigo de nuestras predecesoras, contamos con nuevos medios, con nuevas experiencias; lo queremos todo y hemos venido para quedarnos.

ngela Solano Caballero (@Angela_Freebird) es militante de En lucha / En lluita

Fuente: http://enlucha.org/diari/el-hilo-violeta-de-las-revoluciones-sociales/#.VD6l-fl4rz0



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter