Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: El Imperio recurre al Califato: el Estado Islmico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-10-2014

El contexto extraviado: el sectarismo del Estado Islmico no es casual

Ramzy Baroud
Middle East Eye

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez


Para poder destruir las identidades sectarias que prevalecen en Oriente Medio y encontrar nuevos horizontes polticos, un entorno seguro y la reanimacin de las identidades nacionales es necesario satisfacer las prioridades comunes de los pueblos rabes.

Examinen la cmica escena descrita por Peter Van Buren, un ex diplomtico estadounidense que estuvo en Iraq en una misin de doce meses de duracin en 2009-2010. Van Buren estuvo al frente de dos equipos del Departamento de Estado que tenan asignada la abstracta misin de reconstruir Iraq, un pas destrozado por las guerras y las sanciones impulsadas por EEUU. Nos describe la reconstruccin de Iraq del siguiente modo:

En la prctica, significaba pagar por colegios que nunca iban a terminarse, instalar confiteras en calles sin agua ni electricidad y organizar interminables actividades de propaganda sobre los temas de la semana generados en Washington (empresas pequeas, empoderamiento de las mujeres, construccin de la democracia).

Respecto al aspecto cmico: Incluso organizamos desmaados partidos de ftbol, donde el dinero de los contribuyentes estadounidenses se utilizaba para obligar a los reacios equipos sunnes a enfrentarse contra vacilantes equipos chies con la esperanza de que, de algn modo, el caos creado por la invasin estadounidense pudiera mejorarse en el terreno de juego.

Por supuesto que no haba nada divertido teniendo en cuenta el contexto. Todo el experimento estadounidense de construir una nacin era en realidad un fraude poltico envuelto en muchos episodios espeluznantes, empezando por la disolucin del ejrcito del pas, de todas las instituciones oficiales y la construccin de una clase poltica alternativa de base esencialmente sectaria.

Vean como ejemplo el Consejo de Gobierno de Iraq (CGI), fundado en julio de 2003. En aquel momento gobernaba el pas la Autoridad Provisional de la Coalicin (APC), encabezada primero por el General Jay Garner y despus por Paul Bremer, que era quien mandaba realmente en Iraq. Los figurones del CGI eran en su mayora un conglomerado de personajes iraques al servicio de EEUU con un siniestro pasado sectario.

Esto es especialmente importante, porque cuando Bremer empez a mutilar la sociedad iraqu al socaire de los dictados de Washington, el CGI fue el primer indicador real de la visin estadounidense de Iraq con una identidad sectaria. El Consejo estaba compuesto por 13 chies, cinco sunnes, cinco kurdos, un turcomano y un asirio.

Uno no debiera haberse preocupado por la formacin sectaria del Iraq gobernado por EEUU si ese vulgar sectarismo hubiera estado enraizado en la psique colectiva de la sociedad iraqu. Pero, quiz sorprendentemente, no era ese el caso.

Fanar Haddad, autor de Sectarianism in Iraq: Antagonistic Visions of Unity, al igual que otros perspicaces historiadores, no compran la lnea del antiguo odio entre sunnes y chies. Las races del conflicto sectario no tienen races profundas en Iraq, dijo en una reciente entrevista.

Desde el establecimiento del Estado moderno de Iraq en 1921 y durante ms de ochenta aos, el valor predeterminado (en Iraq) era la coexistencia. Haddad sostiene que las polticas de identidad en el Iraq post-2004 han sido la norma ms que la anomala porque son parte del sistema por designio.

Ese designio no se estableci de forma arbitraria. El sentido comn convencional deca que era mejor que se considerara al ejrcito estadounidense como liberador que como invasor, como alguien que estaba supuestamente liberando a la comunidad chi de una opresora minora sunn. Al hacerlo as, a la liberada mayora chi se la armaba y potenciaba para combatir a la insurgencia sunn por todo el pas. El discurso sunn, cargado de terminologa tal como el tringulo sunn y los insurgentes sunnes, etc., fue un componente distintivo en los medios de comunicacin estadounidenses y en la percepcin del gobierno de la guerra. En realidad, no haba insurgencia per se sino una resistencia orgnica iraqu ante la invasin dirigida por EEUU.

El designio haba servido realmente a sus objetivos pero no por mucho tiempo. Los iraques se volvieron unos contra otros mientras las tropas estadounidenses contemplaban el catico escenario desde detrs de la bien fortificada Zona Verde. Cuando result obvio que el pueblo estadounidense segua pensando que el precio de la ocupacin era demasiado costoso de soportar, EEUU se larg de Iraq, dejando atrs una sociedad deshecha. En aquellos momentos ya no se organizaban desmaados partidos de ftbol de chies contra sunnes, sino un atroz conflicto que llevaba demasiadas vidas inocentes hasta para poder contarlas.

Es verdad, los estadounidenses no crearon el sectarismo iraqu. Este siempre estaba latiendo bajo la superficie. Sin embargo, el sectarismo y otras manifestaciones de polticas de identidad en Iraq estuvieron siempre dominados por un sentido sobresaliente de nacionalismo iraqu, que fue violentamente destruido y desgarrado por la potencia armamentstica estadounidense a partir de marzo de 2003. Pero lo que los estadounidenses realmente fundaron en Iraq fue la militancia sunn, un concepto que hasta hace poco era ajeno al Oriente Medio.

A pesar de constituir una mayora entre las sociedades musulmanas, los sunnes raramente se identificaban como tales. Por lo general, las minoras tienden a atribuir su pertenencia a varios grupos como forma de autopreservacin. Las mayoras no sienten esa necesidad. Al-Qaida, por ejemplo, raramente hace referencia a que es un grupo sunn, y sus ataques contra los chies y otros grupos no formaban parte de su misin original. Sus violentas referencias ante otros grupos se hacan en contextos polticos especficos: se referan a los Cruzados cuando mencionaban la presencia militar estadounidense en la regin, y a los judos en referencia a Israel. El grupo utilizaba el terror para conseguir lo que eran esencialmente objetivos polticos.

Pero puede que incluso la identidad de Al-Qaida empezara a cambiar tras la invasin estadounidense de Iraq. Podra argumentarse que el vnculo entre la Al-Qaida original y el grupo actual conocido como el Estado Islmico es Abu Musab Al-Zarqawi. El militante de origen jordano fue el fundador del grupo al-Tawhid wa al-Yihad, y no se uni oficialmente a Al-Qaida hasta 2004, fusin que dio lugar a la creacin de Al-Qaida en Iraq (AQI).

Aunque el traslado de Zarqawi a Iraq estuvo motivado por el ataque a la ocupacin estadounidense, la naturaleza de su misin qued velozmente redefinida a causa de la naturaleza sectaria extremadamente violenta del conflicto. En 2005 declar la guerra contra los chies y pocos meses despus era asesinado en el momento lgido de la guerra civil.

Zarqawi era tan violento en su guerra sectaria que hasta los lderes de Al-Qaida estaban al parecer irritados con l. El ncleo del liderazgo de Al-Qaida, que se impona a s mismo como los guardianes de la Ummah (nacin) musulmana, pudo haber sido consciente de que una guerra sectaria iba a cambiar el conflicto de forma fundamental en una direccin presuntamente peligrosa.

Si estas dialcticas existieron en algn momento, ya no son importantes en estos momentos. La guerra civil siria fue el paisaje perfecto para que actuaran los movimientos sectarios y se desarrollaran de hecho. Para entonces, AQI se haba unido al Consejo de los Muyahaidines de la Shura convirtindose en el Estado Islmico de Iraq (EII), despus en el Estado Islmico de Iraq y el Levante (EIIL), declarando finalmente un califato de orientacin sunn en el territorio que ocupaban en Siria y, ms recientemente, en Iraq. Ahora se autodenominan simplemente Estado Islmico (EI).

La militancia sunn (grupos que actan a partir de la premisa principal de ser sunnes) es un concepto especialmente nico en la historia. Lo que convierte al EI en un fenmeno esencialmente sectario, de consecuencias extremadamente violentas, es que ha nacido en un entorno excepcionalmente sectario y slo puede actuar dentro de las normas existentes.

Para destruir las identidades sectarias prevalentes actualmente en la regin de Oriente Medio, habra que volver a disear las normas, no a travs de personajes del estilo de Paul Bremer, sino creando nuevos horizontes polticos, donde se permita que las incipientes democracias acten en entornos seguros y donde se reanimen las identidades nacionales a fin de satisfacer las prioridades comunes de los pueblos rabes.

Aunque la coalicin liderada por EEUU puede en efecto infligirle mucho dao al EI y declarar finalmente algn tipo de victoria, no harn sino exasperar al cabo una tensin sectaria que se desbordar sobre otras naciones de Oriente Medio.

Ramzy Baroud es Doctor en Historia de los Pueblos por la Universidad de Exeter. Es editor jefe de Middle East Eye, columnista de anlisis internacional, consultor de medios, autor y fundador de PalestineChronicle.com. Su ltimo libro es My Father Was a Freedom Fighter: Gazas Untold Story (Pluto Press, Londres).

Fuente: http://www.middleeasteye.net/columns/missing-context-islamic-state-sectarianism-not-coincidental-238140085



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter