Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: El Imperio recurre al Califato: el Estado Islmico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-10-2014

El Islamismo y la izquierda rabo-kurda
Dos movimientos de oposicin irreconciliables

Roberto Mrida Fernndez
Rebelin


Desde el comienzo del conflicto en 2011, haba dos movimientos de oposicin en Siria. Ambos no tenan que ver el uno con el otro; eran como la noche y el da, irreconciliables.

Las "dos oposiciones" sirias

A comienzos de 2011 surge un movimiento de protestas al calor de los movimientos de revuelta popular de Tnez y Egipto, caracterizado por la movilizacin de las masas en protestas amplias, cortes de caminos, hasta huelgas polticas. Se oponan al autoritarismo del gobierno sirio y a numerosos casos de corrupcin que haban ido surgiendo en sus filas, tanto en la polica, en el gobierno como en el ejrcito, en los ltimos aos; reivindicaban mayores derechos democrticos y libertades civiles. Exigan reformas, incluso un cambio total en la constitucin, elecciones anticipadas, y una revisin y limitacin en los poderes del presidente. Partan del firme rechazo a una intervencin extranjera y defendan una Siria democrtica, laica y progresista, basada en el pluralismo poltico y profundizando el pluralismo tnico-confesional que ya estaba presente en la sociedad siria. Rechazaban toda forma de sectarismo. De esta oposicin participaron importantes sectores populares: pobres, trabajadores, campesinos, habitantes de las reas suburbanas, y miembros de casi todas las confesiones y etnias: sunnes, chies, cristianos, e incluso la izquierda kurda.

Una segunda oposicin, es la oposicin de extrema derecha. Esta est caracterizada por la adscripcin a ideas islamistas pro-sunnes (con mayor o menor grado de sectarismo). Rechazan la sociedad siria actual por ser demasiado liberal, y favorecer demasiado a ciertas minoras, como la alaw y la cristiana. Quieren la vuelta a un rgimen basado en mayor o menor grado en la shar`a, donde la mayora sunn se vea ms favorecida, en detrimento de las minoras alaw, cristiana y chi, y con menos libertades en aspectos bsicos como la igualdad hombre - mujer, libertades sexuales, mayor presencia del velo, menor pluralismo confesional y tnico: definicin del Estado como Repblica rabe Siria, y no Repblica Siria, papel preeminente de lo rabe sobre la esfera pblica; y pluralidad poltica reestringida a un sistema de elecciones parlamentarias multipartidistas con un fuerte sesgo econmico (a semejanza de los sistemas bipartidistas u oligopartidistas europeos).

Ambas oposiciones no tienen nada que ver, los motivos que llevan a una y otra a protestar son opuestos. La primera est polticamente representada por organizaciones como la Hay'a al-Tansq, o Coordinadora de Transicin (tambin conocido como CNCFD, o Comit Nacional de Coordinacin de las Fuerzas Democrticas), que representa a ms de 16 organizaciones de la izquierda rabe y kurda, e inicialmente por los Comits de Coordinacin Locales (en los que, ms adelante, incrementarn su presencia facciones pro-oposicin confesional sunn, perdiendo en buena parte su contenido inicial revolucionario). La segunda est representada por la Hermandad Musulmana y posteriormente el Comit Nacional Sirio (CNS), que incluye a sectores de derecha tanto secular como islamista, favorables a una intervencin extranjera, a la proclamacin de una zona de exclusin area, y a poner en marcha una agenda de reformas pro-capitalistas, totalmente neoliberal, que favorezca las inversiones extranjeras y las transacciones comerciales con EEUU, Japn y la Unin Europea, adems de con pases del Golfo. Estos encuentran su brazo armado en el Ejrcito Libre Sirio (ELS).

Los primeros eran una oposicin fundamentalmente pacfica. Result poco duradera. Sus posibilidades de xito se ventilaron en escasos meses, pues lo tenan muy difcil para vencer al rgimen y lograr su cada por medios nicamente pacficos, dada la tozudez del rgimen y su respuesta violenta y represiva. Los segundos eran una oposicin cuyos intereses nada tienen que ver con el conjunto de la sociedad siria, y que no dud a la hora de utilizar mtodos violentos para derrocar a Asad o de recurrir a la intervencin extranjera (viendo su base social enormemente limitada).

De las protestas laicas y populares pacficas, a la militarizacin y sectarizacin del conflicto

Ambos, tanto la respuesta represiva y militarizada del rgimen como la respuesta violenta y militarizada de la oposicin de extrema derecha y derecha favorecieron la militarizacin del conflicto. Esto favoreci el desarrollo de una guerra civil sectaria entre partidarios de las minoras (alaw, cristiana, chi), en apoyo al rgimen, y partidarios de la mayora sunn, en apoyo a los grupos islamistas y conservadores pro-sunnes, que favoreci la paulatina aparicin de otros grupos ms radicales: salafistas e integristas, partidarios de la yihad o "guerra santa", y de la instauracin de un rgimen teocrtico, en forma de emirato o califato islmico: los principales de estos grupos son Frente al-Nusra y Estado Islmico, adems de otros, como Ahrar al-Shm, etc. Todo esto favorece una dinmica de divisin, odio y enfrentamiento sectario y una guerra abierta entre rgimen y oposicin de extrema derecha en la que ninguno escatima en medios militares; ni el rgimen ni oposicin armada escatiman en utilizar su armamento en o sobre zonas civiles. Lo que genera a la postre un enorme dao y el desangramiento paulatino de la sociedad siria, con un elevado nmero de muertos, que sobrepasan en la actualidad los 200.000, y ms de 2 millones de refugiados.

Por su parte, los grupos de oposicin armada de derecha y extrema derecha no dudan en solicitar el apoyo de EEUU y otras potencias extranjeras, a cada cual ms reaccionaria, como Francia, Qatar, Arabia Saud... Por su parte el rgimen solicita ayuda a sus principales aliados, Rusia, Irn y Hizbullh. Posteriormente, a partir de 2012, grupos yihadistas extremos como Frente al-Nusra Estado Islmico en Iraq y Levante (ISIL), gracias a su fuerte financiacin por parte de Arabia Saud, comienzan a crecer y a llegar a rivalizar en tamao, fuerza y envergadura con el Ejrcito Libre Sirio, peor armado y pertrechazo, y disperso. Estos grupos integristas radicales son conocidos como "takfiristas" (por su tendencia a utilizar el "takfr", o acusacin como "apstatas", es decir, "kfir", a todo aquel que no comparta su prctica integrista del islm o pertenezca a alguna otra corriente y minora religiosa, y a sus rivales polticos). Pronto empiezan a surgir choques entre Estado Islmico y los sectores ms moderados del Ejrcito Libre Sirio, llegando a perder, los segundos, importantes reas bajo su control que caen en manos del ISIL. Con la ruptura de Estado Islmico con Frente al-Nusra, se produce el quiebre de relaciones entre Estado Islmico y Arabia Saud, y este comienza a desarrollar su propia agenda. Tras una operacin exitosa por el Norte de Iraq llegan a controlar entre una cuarta parte y un tercio del pas, e importantes pozos petrolferos, tras lo que refuerzan su presencia militar en Siria. Pronto constituirn una amenaza para las bases militares estadounidenses en Iraq, y una potencial amenaza a la integridad territorial de Arabia Saud y de otros pases aliados de EEUU y la UE, lo que da lugar a un cambio en la estrategia y al surgimiento de la coalicin internacional contra el Estado Islmico. As, pronto las potencias imperialistas comienzan a buscar desesperadamente alianzas en la regin buscando reequilibrar las fuerzas, encontrando un posible aliado en los kurdos.

Los kurdos. Izquierda y derecha

Por su parte, los kurdos se dividen en dos grandes tendencias, o movimientos:

1. Los afines al PKK, o Partido Obrero Kurdo de Turqua. Tal es el caso de los kurdo-sirios del PYD (Partido de la Unin Democrtica), que son partidarios de un Estado nacional pluri-tnico, de mayora kurda pero donde tengan cabida y amplio reconocimiento otras minoras tnicas y/o confesionales. Desde el inicio de la revuelta, aprovecharon el relativo vaco de poder, con la retirada del rgimen de buena parte de sus reas de influencia para proclamar una autonoma kurda que funciona en la prctica como un Estado paralelo en el norte de Siria, con instituciones propias, basadas en un rgimen de democracia-comunal participativa. Este rgimen busca huir de adscripciones unipartidistas, que llevaron a la quiebra poltica del stalinismo. Reconocen la pluralidad poltica y de partidos dentro del respeto al rgimen de democracia comunal y a la autonoma kurda, y del rechazo al sectarismo. Este partido se caracteriza, asimismo, por un fuerte discurso obrerista y de clase. Son partidarios de la superacin del capitalismo y de la implantacin de una economa de transicin al socialismo. Su brazo armado son las Unidades de Defensa Popular (o YPG, por sus siglas en kurdo).

2. Por su parte, los kurdo-iraques o "peshmerga", son partidarios de un Estado autonoma nacional kurda dentro de un marco capitalista.

Una vez descritas las actuales fuerzas en liza en el actual conflicto sirio, podramos cifrar el enfrentamiento militar en aproximadamente 5 bandos:

1. Rgimen de Asad (pro-Rusia/Irn).

2. Ejrcito Libre Sirio y organizaciones islamistas "moderadas" (pro-Turqua/Qatar/Israel/EEUU).

3. Integristas de Estado Islmico (independientes).

4. Integristas de Frente al-Nusra (pro-saudes).

5. Izquierda nacionalista kurda del PYD / YPG (organizacin hermana del PKK / independiente).

Es evidente que, en medio de este mare mgnum, el nico bando con capacidad militar incontestablemente progresista en su poltica y el tipo de rgimen de libertades civiles, polticas, sexuales, democrticas, tnico-confesionales, sociales e individuales que defiende e impera bajo su gobierno es el de la izquierda kurda; es un rgimen adems abierto a la participacin de otros partidos, asociaciones y movimientos potencialmente progresistas, ya fuera kurdos, rabes, asirios y de otras minoras.

La pesadilla de Estado Islmico

As, mientras hablamos, zonas enteras de Siria que han cado bajo el control del ISIL sufren una dictadura infinitamente ms asfixiante y atroz para las libertades individuales y derechos de expresin bsicos que el rgimen. A eso cabe sumar las tcticas monstruosas de ISIL como la esclavizacin de mujeres pertenecientes unas veces a minoras capturadas y otras a la simple poblacin civil de lugares conquistados tras el avance de su maquinaria blica, as como el asesinato en masa de aquellos considerados "infieles", "apstatas" o "kuffr", con fusilamientos en masa, ejecuciones, crucifixiones pblicas y degellos, mutilizaciones, la venta como esclavos de nios, etc. Al mismo tiempo, importantes localidades kurdas sufren el asedio desde hace ms de un mes del Estado Islmico, con exilios masivos hacia Turqua y otras reas de la retaguardia kurda e importantes bajas militares en ambos bandos. Tal es el caso de la heroica resistencia al asedio de la ciudad de Kobani, rodeada por el este, oeste y sur por las milicias yihadistas, y por el norte por el ejrcito turco, que mantiene la frontera con Turqua cerrada a cal y canto, dificultando, cuando no imposibilitando en el envo de refuerzos. As, la principal amenaza a los derechos ya no es el rgimen de Bashr al-Asad, sino grupos takfiristas como Estado Islmico y Frente al-Nusra, que a pesar de sus enfrentamientos por cuotas de poder regional hacen causa comn en su hostigamiento contra minoras y, particularmente, contra poblaciones kurdas, junto con sectores reaccionarios del Ejrcito Libre Sirio, ganados a posiciones sectarias.

Aquellos sectores ms "moderados" e incluso laicos del Ejrcito Libre Sirio, permeables a valores progresistas, han empezado a hacer causa comn con las milicias de proteccin populares kurdas, las YPG, en la defensa de sus ciudades, como la asediada Kobani. As, dado su carcter vanguardista e independiente en su lucha contra el integrismo y, all donde tiene que hacerlo, contra sectores de oposicin sectaria "moderada" y contra el rgimen, la izquierda nacionalista kurda se encontrara en estos momentos a la vanguardia en la resistencia armada pro-democrtica, tanto contra Estado Islmico como contra todo tipo de autoritarismo. En la medida en que sea capaz de infringir una importante derrota sobre el terreno a Estado Islmico y Frente al-Nusra (quienes cercan desde hace tiempo importantes enclaves kurdos, como Kobani y Afrn) y retomar terreno, ayudados por el PKK peshmergas, aprovechando adems la coyuntura de los puntuales bombardeos areos yanquis a yihadistas (esa coyuntura ambigua de intereses en que al imperialismo le viene bien por razones geopolticas hacer causa comn contra con el YPG en su lucha contra Estado Islmico), la izquierda nacionalista kurda siria podra constituir un verdadero factor de reemplazo por izquierda, tanto del integrismo y el sectarismo "moderado", como del rgimen; por lo menos, en importantes zonas del pas. Eso podra dar aire a movimientos de oposicin poltica de izquierda, democrtico-laica, no armados, como la Coordinadora de Transicin (Hay'a al-Tansq), y plantear una salida progresista al ya de por s traumtico y dilatado conflicto.

La "mayora silenciosa"

Mientras tanto, la mayora silenciosa de la poblacin, una gran parte de la cual haba apoyado al inicio el movimiento de protestas opositoras por izquierda al rgimen, respaldan en mayor o menor grado al rgimen como mal menor, en la medida en que este reagrupa fuerzas y va reestableciendo el control de reas del pas, concentrndose en el centro, oeste y sur. Desde ese punto de vista, grupos integristas como Estado Islmico constituyen un enemigo ahora mismo mucho ms importante que el Rgimen de Bashr al-Asd. Aquellas facciones dentro del Ejrcito Libre Sirio que se caracterizan por utilizar un mensaje confesionalista sunn, es decir, de plantear la lucha en trminos de defender los intereses y derechos "pisoteados" de la mayora sunn por parte del rgimen, cifran como enemigos a minoras confesionales alawes, cristianas y chies en bloque, por considerar que sirven al rgimen como base de apoyo. Este tipo de mensaje divide a la poblacin fomentando dinmicas de enfrentamiento sectario y son un excelente caladero de base de apoyo y de radicalismo religioso para todo tipo de grupos islamistas e integristas; pero a la par asustan a una mayora de la poblacin "pluriconfesional"/"pluritnica", acostumbrada a convivir durante dcadas en una atmsfera de tolerancia, respeto, y mestizaje entre confesiones y etnias.

Por su parte, el Rgimen de Bashr al-Asd pasar a la historia por haber desarrollado una respuesta violenta y totalmente represiva a ese movimiento de protestas laicas y democrticas, con detenciones, desapariciones, asesinatos, torturas, hasta uso de artillera y aviacin sobre poblacin civil, que abri la puerta al actual conflicto militar civil-sectario sirio. De esta forma, entre grupos sectarios y rgimen, han convertido lo que podra haber sido una lucha revolucionaria por la democracia participativa y el cambio social, en una guerra civil sectaria de desgaste que destruye al pas, generando cientos de miles de muertos y ms de 2 millones de refugiados, adems de toda una cantidad de daos materiales, prdida de infraestructuras, hundimiento econmico y de la vida civil, debilitamiento del pas, fractura y derrumbe social, familiar, etc., sin precedentes en los ltimos 70 aos.

De todo esto es consecuencia el surgimiento de grupos como Estado Islmico y Frente al-Nusra y la aplastante fuerza que han llegado a cosechar en los ltimos meses, hasta el punto de acantonarse en importantes bastiones como al-Raqqa o partes de Aleppo. As, ahora controlan partes del noreste del pas y buena parte del rea fronteriza con Turqua, salvo las zonas controladas por los kurdos. Esto pone en serio peligro y en riesgo de conquista, con la consecuente masacre y crisis humanitaria que esto provocara, a las poblaciones kurdas sirias, que en su mayora y no sin reubicaciones y desplazamientos poblacionales masivos, todava residen bajo control de las milicias kurdas YPG, vinculadas al PYD, y otras milicias kurdas y rabes afines. De ellos depende en gran parte el futuro de Siria, y la derrota del integrismo y de Estado Islmico.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter