Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-10-2014

Economa y poltica en la transicin al 2015

Eduardo Lucita
Resumen Latinoamericano


Un ao despus que la presidenta CFK enunciara su intencin de llegar tranquila al 2015 no hay indicios de que este deseo pueda cumplirse. La transicin, tanto en lo econmico como en lo poltico, ha entrado en zona de turbulencias.

 

Los ciclos tienen principio e inevitablemente fin. El econmico ya dio todo lo que poda dar, mientras que el poltico ha ingresado en su tramo final, lo que no implica que el kirchnerismo no pueda mantenerse en el futuro como corriente poltica, dentro o fuera del PJ.

En este tercer perodo de la administracin kirchnerista -2003/2007 y 2008/2011 los dos anteriores- han reaparecido los desequilibrios estructurales del capitalismo dependiente argentino -inflacin sostenida, dficit fiscal primario, restriccin externa, problemas de financiamiento- y el retorno de la deuda, cuestin que se deca resuelta, que explican la cada en la actividad econmica y su impacto sobre el empleo, el deterioro del poder adquisitivo de los salarios e ingresos fijos y las renovadas presiones devaluatorias.

 

Todo indica que esta crisis, a diferencia de la del 2009 rpida cada y rpida recuperacin- se desenvuelve ms lentamente pero ser ms duradera, la crisis mundial y la cada de los precios internacionales de nuestros productos exportables acentan la baja de la actividad econmica. La ofensiva imperialista, de la cual el juez Griesa y los fondos buitres son solo la avanzada, agrega incertidumbre y condiciona toda perspectiva.

Los gures de la city discuten si la cada del PBI sera del 1.5 o del 3%; para el FMI ser del 1.7; por el contrario para el gobierno (segn el proyecto de Presupuesto 2015) se crecer un 0.5%. Si todo sigue igual el ao prximo sera ms complejo todava, hay que hacer frente a pagos de deuda por unos 13.000 millones de dlares, a lo que hay que sumarle lo necesario para importaciones ineludibles.

Los resultados electorales del 2011 sepultaron toda posibilidad de re-reeleccin de CFK e hicieron aflorar alternativas polticas por derecha, mientras en el oficialismo florecen mltiples candidatos presidenciables sin que ninguno aparezca con un liderazgo claro

Son estas cuestiones que interrelacionan economa y poltica las que hegemonizan el debate cuando falta menos de un ao para ese ensayo electoral general que son las Primarias Abiertas Simultneas y Obligatorias (PASO), fijadas oficialmente para el 9 de agosto del ao prximo.

 

Cambio de paradigma

El reconocimiento del fracaso de apoyarse en una fraccin de capitales nacionales impulsada desde el Estado al estilo de Corea del Sur de fines de los aos 50 y principios de los 60 del siglo pasado- llev al kirchnerismo a una variante de accin en su perspectiva neodesarrollista.

 

Pas de un Modelo de matriz diversificada con inclusin social a un Proyecto poltico que toma decisiones econmicas. Esta variante no es menor, explica la ausencia de un programa definido y su reemplazo por una sucesin de medidas focalizadas, que surgen segn las necesidades del momento.

 

Frente a la agudizacin de la restriccin externa falta de dlares para los servicios de la deuda y necesidades de importacin- el gobierno se dispuso a volver al endeudamiento externo, lo que en su momento llamamos el nuevo curso. Para eso pag lo que nunca se iba a pagar y ms de lo que corresponda segn los registros oficiales: juicios en el CIADI; indemnizacin a REPSOL por la expropiacin del 51% del paquete accionario de YPF; cuentas pendientes con el Club de Pars.

 

La ratificacin del fallo Griesa por la corte suprema de EEUU en el caso de los houldouts puso un freno a este nuevo curso por regresar a los mercados de crdito internacional, con lo que se agudizaron las tendencias a la crisis. Argentina entr en una suerte de default sui gneris, porque est, como siempre, dispuesta a honrar sus compromisos y efecta los depsitos ante cada vencimiento, pero la justicia americana impide a los acreedores cobrarlos. Al mismo tiempo que el juez Griesa no puede embargar los fondos depositados y pagar a los buitres. As el dinero est en un verdadero limbo. Queremos pagar y no nos dejan es la consigna oficial

 

Retomando la iniciati va

Con Marx sabemos que la economa es decisiva, pero solo en ltima instancia, por lo que la accin poltica aunque se referencie en el terreno de la economa y sus relaciones siempre mantiene cierto grado de autonoma. Es lo que parece se est verificando ahora en que l uego de un primer momento de incertidumbre frente al acoso de los fondos buitre el gobierno se ha colocado en el centro de la escena poltica, provocando el desconcierto de la oposicin derechista.

A nivel mundial ha desplegado una intensa actividad de denuncia (Mercosur, Unasur, Celac, BRICS, G77+China, Asamblea y Consejo de Seguridad de Naciones Unidas) que ha logrado un fuerte apoyo internacional aunque declarativo- y ha instalado la necesidad de cambios profundos en la actual arquitectura financiera internacional. Claro est que los cambios que proponen son regulatorios. De aplicarse solo perfeccionaran el rgimen actual de endeudamiento y pagos, evitando que fondos especulativos pongan en riesgo todo el sistema, algo que indudablemente preocupa al FMI.

 

Reafirm su poltica de relaciones internacionales, ya no solo en Amrica latina, sino tambin con China y Rusia, en tanto mantiene sus posiciones en relacin a Irn y al conflicto Palestino en medio oriente.

 

Logr que el Congreso sancionara la Ley de Pago soberano local de la deuda externa que propone el cambio voluntario de jurisdiccin y del agente de pago, junto con un nuevo canje de bonos y la reapertura para los que no ingresaron en 2005 y 2010, su efectividad depender de la aceptacin de los bonistas. Complementariamente la ley sanciona la formacin de una Comisin Investigadora bicameral, pero esta investigacin se llevar adelante sin suspender los pagos y sus conclusiones no interferirn en los pagos futuros.

 

En esa lgica el gobierno no ha acatado el fallo Griesa, ya que de cumplirlo abrira un nivel de deuda insostenible. Por lo tanto todo consiste en esperar a enero del 2015 cuando venza la clusula RUFO, que obliga a tratar a todos los deudores por igual, y entonces sentarse a negociar, no solo con los buitres que han ganado el juicio sino con el total de los bonistas que no ingresaron a los canjes. Pero esto no es seguro ocurra y puede que el default se prolongue. Lo que reina entonces es la incertidumbre que repercute en el conjunto de la economa.

 

As como en la devaluacin de enero pasado el gobierno dispuso medidas compensatorias ahora, frente a la cada de la actividad, instrument diversas medidas anticclicas para estimular el mercado interno, que amortiguan pero no contienen la cada. La contrapartida es que se incrementan el gasto pblico, por lo tanto mayor emisin monetaria que impacta sobre los precios.

 

El gobierno parece haber identificado la disputa intercapitalista por la apropiacin del excedente econmico que se da a travs del tipo de cambio y de los precios de productos y servicios- como una de las principales, no la nica, fuentes de la inflacin. Ha reflotado entonces la ley de Abastecimiento bajo la denominacin de ley de Defensa del Consumidor. La clave es que otorga al Estado a travs de la Secretara de Comercio- capacidad de intervencin tcnica en los procesos de formacin de precios al interior de las cadenas productivas y de circulacin. Conviene recordar que leyes similares hubo ya bajo los gobiernos radical en 1964 y peronista en 1974. Nnunca se aplicaron.

 

Esta retomada de la iniciativa se completa con la sancin del nuevo Cdigo Civil, que tiene avances y tambin cuestionamientos en asuntos de familia pero que es regresivo en lo socio ambiental y las relaciones laborales, ya que a partir del criterio del libre acuerdo voluntario en los contratos de trabajo se pone por encima de la Ley de contratos de Trabajo (LCT).

Rearmando el discurso

Este es el marco en el cual el kirchnerismo ha comenzado a transitar el ltimo tramo de su administracin. Por ahora la estrategia a seguir parece cada da ms alejada del discurso de cambios estructurales, de la profundizacin y del vamos por todo. El tiempo poltico para discutir reformas sustantivas (la nacionalizacin del comercio de granos, el control de la banca o una poltica tributaria progresiva entre otras) ya parece haber pasado, por el contrario el ritmo y las medidas los van imponiendo la realidad. Por lo tanto se trata de administrar con el menor costo poltico la complejidad actual y crear un discurso apto para un sujeto social justificador del giro econmico-poltico, que al mismo tiempo permita sostener hasta el final el liderazgo de CFK. Pero justamente la fuerte centralidad de ese liderazgo, como antes lo fue el de NK, est en la base de las dificultades para constituir un equipo de recambio y definir un heredero fiel que garantice la sucesin.

Tiempo de elecciones

En los trminos en que se va definiendo el escenario electoral 2015, y en el supuesto que de la ecuacin en curso se despeje toda posibilidad de la centroderecha republicana (FA-UNEN), una vez ms sera de la disputa entre fracciones del peronismo de donde emerjan la figura presidenciable y el prximo gobierno.

Puede se trate de un neo-kirchnerismo encarnado en la figura de Daniel Scioli y sostenido por el Frente para la Victoria (FpV) o de un pos-kirchnerismo del Frente Renovador (FR) encabezado por Sergio Masa. Se trata de dos expresiones de un mismo proceso que se definen en relacin al otro en trminos inversos: Continuidad con Cambios el primero vs. Cambios con Continuidad el segundo. Como es notorio no muestran grandes diferencias.

Claro est que la novedad del momento es el crecimiento de la derecha empresarial del PRO de Mauricio Macri, cuyo ascenso comprende la alianza con sectores del radicalismo. La UCR por su parte parece privilegiar las alianzas regionales que le permitiran ganar en unas 10 provincias y reconstruir el partido que la candidatura presidencial, ms all de apetencias personales de Julio Cobos o Sanz.

Para diversos analistas el kirchnerismo retiene un 25% de los votos. Despus de doce aos de ejercicio del poder poltico y de administrar los asuntos del Estado no es un piso desdeable, es por otra parte la base para no abandonar la disputa poltica y dar batalla hasta ltimo momento y desde all proyectarse al futuro. Sin embargo es necesario tener en cuenta que la capacidad de arbitraje del gobierno respecto de las contradicciones y desequilibrios estructurales se ha achicado.

Nada est definido, pero si es claro que los intereses obreros y populares quedarn postergados en cualquier variante. Ninguna de estas fracciones polticas est en condiciones de superar los lmites estructurales del capitalismo argentino, sea por sus compromisos con el poder econmico concentrado, por sus limitaciones ideolgicas o por ambas.

Antiimperialismo e izquierda

Las diversas intervenciones de la presidenta CFK permiten identificar a los buitres y la justicia americana como la avanzada de un sistema mucho ms global que responde a los intereses imperialistas. La situacin planteada abre la posibilidad para que la izquierda, sectores del kirchnerismo crtico y los grupos del peronismo combativo que an subsisten desplieguen una amplia campaa antiimperialista, sin que esto implique apoyo o subordinacin al gobierno.

 

Argentina tiene suficientes recursos y genera excedentes econmicos de magnitud como para poder autofinanciarse. Un programa transformador requiere apoyarse en estas condiciones, afectar seriamente intereses capitalistas, suspender los pagos de la deuda e investigarla y poner freno efectivo a la fuga de capitales.

Con una poltica de alianzas que diera cuenta del espacio que se le abre, la izquierda tanto la organizada en partidos como en los movimientos socio-poltico culturales- puede en las presidenciales del 2015 acrecentar su presencia poltica y tener peso propio a nivel nacional.

*integrante del colectivo EDI-Economistas de Izquierda.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter