Portada :: Mundo :: La tragedia del bola, races y consecuencias
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-10-2014

Por qu Cuba puede hacer tanto contra el bola?

ngel Guerra Cabrera
Rebelin


Cuba est realizando una aportacin mayor de personal sanitario al combate del bola en Sierra Leona, Liberia y Guinea Conakry los tres pases invadidos por la epidemia- que ningn otro estado en el mundo. El complejo meditico que usualmente dispara sin pausa mentiras y calumnias contra la isla no ha tenido ms alternativa que reconocerlo puesto que es imposible ocultar un hecho de tan extraordinaria relevancia relacionado con el enfrentamiento a una enfermedad que se ha vuelto noticia de primera plana y que si no es frenada a tiempo puede convertirse en una pandemia global, como alert Ral Castro.

El secretario de Estado John Kerry, que nunca ha pronunciado una palabra amable hacia La Habana y jefe de una poltica exterior que cada vez aprieta ms duro la asfixiante tuerca del bloqueo tuvo que reconocer el aporte cubano.

El The New York Times va ms lejos pues das despus de haber reclamado editorialmente el restablecimiento de las relaciones diplomticas Estados Unidos-Cuba y el eventual levantamiento de la medida punitiva no sin hacer algunas alegaciones infundadas-, publica una nueva entrega titulada La impresionante contribucin de Cuba a la lucha contra el bola (http://www.nytimes.com/2014/10/20/opinion/la-impresionante-contribucin-de-cuba-en-la-lucha-contra-el-bola.html) en la que lamenta que Washington, primer contribuyente financiero en esta lucha no tenga vnculos diplomticos con La Habana, dado que Cuba podra terminar desempeando la labor ms vital. El editorial propone que Estados Unidos d cabida en un centro mdico especial que ha habilitado en Monrovia capital de Liberia- a los trabajadores sanitarios cubanos que eventualmente puedan ser contagiados con la enfermedad y contribuya de ser necesario a su evacuacin. El diario censura que las autoridades estadunidenses insensiblemente, se han rehusado a indicar si estaran dispuestos a brindar algn tipo de apoyo y termina dando la razn a Fidel Castro cuando en una columna publicada en Granma expres la disposicin de Cuba a colaborar gustosamente con Estados Unidos en aras de enfrentar la epidemia(http://www.cubadebate.cu/especiales/2014/10/18/articulo-de-fidel-la-hora-del-deber/#.VEgAOyKG9uR).

Posteriormente, el martes 21 de octubre, voceros del Departamento de Estado dijeron que Estados Unidos estara dispuesto a colaborar con Cuba en el combate al bola pero sin especificar cmo.

Es pertinente puntualizar que, independientemente de las particularidades del bola y de la grave amenaza para la vida de millones de personas que significara su eventual propagacin, Cuba no est haciendo nada que no haya hecho antes. Desde el triunfo de la Revolucin, la solidaridad con los dems seres humanos ha sido siempre un principio cardinal de la educacin y la cultura poltica en la isla, correspondido en la prctica con innumerables acciones de solidaridad internacional en el curso de los aos, particularmente en el campo de la salud pblica. Sin ir muy lejos, la accin de la brigada mdica cubana en Hait, apoyada por mdicos haitianos y latinoamericanos formados en Cuba, fue decisiva para frenar la extensin de la tremenda epidemia de clera en ese pas.

Esto solo es posible porque la Revolucin ha construido un slido sistema de salud pblica cuyo principio tico bsico es que no hay nada ms importante que la vida de un ser humano. Podrn faltar medicamentos y equipos cada vez ms negados por el bloqueo pero la calidad humana y cientfica del personal sanitario cubano sigue asegurando que los ndices de salud de Cuba sean los mejores de Amrica Latina y varios de ellos superiores a los de Estados Unidos.

No ha de extraar a nadie que en la isla existan miles de voluntarios dentro del personal de salud para partir a combatir el bola ni que los cientos de mdicos y enfermeros cubanos involucrados directamente en la lucha contra la enfermedad estn apoyados en labores preventivas por ms de 4000 compatriotas trabajadores de la salud que laboran actualmente en 32 pases africanos desde mucho antes del estallido de la epidemia.

La celebracin, en La Habana, de la cumbre de la Alternativa Bolivariana para los pueblos de Nuestra Amrica (Alba) dedicada a preparar a sus miembros para prevenir y combatir el bola, y proteger sobre todo a los pases caribeos ms vulnerables, complementa las acciones iniciadas por Cuba. El Alba ha invitado a convocar una reunin de ministros de salud de la Celac, que seguramente contribuir a crear una red regional de proteccin de nuestros pueblos contra esta y otras epidemias.

 


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter