Portada :: Conocimiento Libre
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-10-2014

Entrevista con la cineasta Laura Poitras, tras el estreno del documental Citizenfour
Snowden y la edad de oro del espionaje

Tom Engelhardt
TomDispatch

Traducido para Rebelin por Paco Muoz de Bustillo


Entrevista con la cineasta Laura Poitras, tras el estreno del documental Citizenfour, sobre su encuentro con Edward Snowden que sac a la luz el sistema de vigilancia masiva de la NSA.

Bien podra ser una pregunta para un concurso de la tele en esta nueva era de la seguridad nacional: Cuntos estadounidenses tienen acreditaciones de seguridad? Respuesta, 5,1 millones, cifra que revela el crecimiento explosivo del estado de seguridad interna tras el 11-S. Imagnese el sistema necesario simplemente para autorizar a tanta gente el acceso a nuestro mundo secreto (con un coste de miles de millones de dlares). Estamos hablando del equivalente a la poblacin total de Noruega y bastantes ms personas de las que hay en Costa Rica, Irlanda o Nueva Zelanda. Y, aun as, se trata apenas del 1,6 por ciento de la poblacin de EE.UU., mientras que se supone que el 98,4 por ciento restante de nosotros debe permanecer en la oscuridad.

Por nuestra propia seguridad, claro. No hace falta decirlo.

Todo esto nos confronta con una nueva definicin de democracia en la que los ciudadanos solo debemos saber lo que la seguridad nacional se encarga de contarnos. Bajo este sistema, el prerrequisito necesario para sentirse protegido es la ignorancia impuesta por ley. As, despus del II-S, resulta revelador que el nico delito por el que quienes forman parte de la seguridad del Estado pueden llegar a tener que rendir cuentas no sea el de un posible perjurio ante el Congreso, o la destruccin de pruebas de un crimen, ni la tortura, el secuestro, el asesinato o la muerte de prisioneros en un sistema carcelario fuera de la legalidad, sino la filtracin de informacin; es decir, por contar al pueblo estadounidense algn detalle de lo que su gobierno est realmente haciendo. Y ese delito, exclusivamente ese delito, ha sido perseguido agotando la ley (e incluso ms all de esta) con un rigor que no tiene parangn en la historia de Estados Unidos. Un solo ejemplo basta para dar idea de lo dicho: el nico estadounidense que ha acabado en prisin en relacin con el programa de torturas de la CIA durante el mandato Bush fue John Kiriakou, analista de la CIA que filtr a un periodista el nombre de otro agente que particip en dicho programa.

En estos ltimos aos, a medida que el Congreso iba perdiendo poder, una Casa Blanca cada vez ms imperial ha iniciado diversas guerras (redefinidas por sus defensores como cualquier otra cosa), as como una campaa global de asesinatos con su propia lista de ejecuciones que el mismo presidente debe firmar. Despus, sin que importe un pice la soberana nacional o el hecho de que alguno de los blancos sea ciudadano estadounidense, se enva a los drones para que ejecuten las muertes programadas.

Pero eso no significa que nosotros, el pueblo, no sepamos nada. Contra todo pronstico, los principales medios de comunicacin han publicado algunos magnficos reportajes, como los firmados por James Risen y Barton Gellman, sobre las actividades irregulares de los organismos de seguridad del Estado. Pero sobre todo, y a pesar de que el gobierno Obama echara mano de las Leyes de Espionaje de la Primera Guerra Mundial, han surgido denunciantes del interior de las propias instituciones 1 que han destapado ingentes cantidades de informacin sobre el sistema edificado en nuestro nombre pero sin nuestro conocimiento.

Entre ellos destaca un hombre joven que ahora es conocido en todo el mundo. En junio del ao pasado, gracias al periodista Glenn Greenwald y a la cineasta Laura Poitras, Edward Snowden, un empleado de la NSA (Agencia de Seguridad Nacional) que haba trabajado anteriormente para la CIA, entr en nuestras vidas desde una habitacin de hotel en Hong Kong. Con un cofre del tesoro repleto de documentos que todava estn saliendo a la luz, Snowden ha cambiado la manera en que casi todos nosotros contemplamos al mundo. Ha sido acusado al amparo de la Ley de Espionaje. Pero, si realmente fuera un espa, Snowden habra espiado para nosotros, el pueblo estadounidense, y para el mundo. Revel ante un planeta que no sala de su asombro el alcance y las ambiciones excepcionales de un Estado policial global, un sistema basado en una nica premisa: que la privacidad ya no exista y que nadie poda, en teora (y en buena medida en la prctica) librase de ser vigilado.

Los creadores de este sistema de vigilancia global imaginaron una nica excepcin: ellos mismos. Esta es indudablemente parte de la de la razn por la que reaccionaron con saa desmesurada cuando Snowden nos permiti echar un ojo a lo que hacan. Con independencia de lo que sintieran a nivel poltico, es evidente que se sintieron violados, algo que, por lo que parece, les vaci de cualquier tipo de empata por el resto de nosotros. De cualquier modo, Snowden demostr que el sistema que haban creado poda explotarles en la cara.

Diecisis meses despus de que los documentos de la NSA empezaran a ser publicados por el Guardian y el Washington Post, creo que podemos hablar de la Era Snowden. Ahora, una pelcula notable, Citizenfour, que fue estrenada en el Festival de Cine de Nueva York el 10 de octubre, nos permite ser testigo de ese momento excepcional. Su nombre ha sonado como candidata a los Oscar.

Su directora, Laura Poitras, al igual que el periodista Glenn Greenwald, es ahora casi tan conocida como el propio Snowden, por facilitar la difusin de los documentos. Su nueva pelcula, la tercera de una triloga (de la que forman parte por My Country, My Country sobre la guerra de Irak, y The Oath, sobre Guantnamo), nos lleva a junio de 2013 y nos encierra en esa habitacin de hotel de Hong Kong, con Snowden, Greenwald, Ewen MacAskill, del Guardian, y la propia directora, durante ocho das que cambiaron el mundo. Se trata de una experiencia fascinante, sorprendentemente nada claustrofbica e inolvidable.

Hasta ese momento, nos encontrbamos casi literalmente en la oscuridad. Desde entonces, al menos tenemos ms claro el tipo de oscuridad que nos envuelve. Despus de presenciar el estreno, en un teatro abarrotado en el Festival de Cine de Nueva York, me sent con Laura Poitras en una sala de conferencias diminuta del Loews Regency Hotel, para hablar de cmo ha cambiado nuestro mundo y del papel que ella ha desempeado en todo esto.

Tom Engelhardt: Podra comenzar exponiendo brevemente qu cree que hemos aprendido de Edward Snowden sobre el modo de funcionar el mundo?

Laura Poitras: Lo ms asombroso de las revelaciones de Snowden es la profundidad de las actividades realizadas por la NSA y la red de pases de los Cinco Ojos (Australia, Canad, Nueva Zelanda, Gran Bretaa y Estados Unidos), su ansia de datos, y la vigilancia masiva que intentan imponer sobre todas las comunicaciones mediante diferentes tcnicas. Su lema sera: recopila toda la informacin. Elabor un artculo junto a Jim Risen, del New York Times, sobre un documento un proyecto cuatrienal- en el que los creadores del sistema de vigilancia describen este momento como la edad de oro de la inteligencia de seales2. Desde su punto de vista, la principal funcin de Internet es actuar como base de datos de una edad de oro para espiar a todo el mundo.

Lo ms sorprendente es su inters por esta vigilancia a granel, esta recogida de datos en bruto sin necesidad de que se sospeche nada sobre quienes intercambian la informacin captada. Existen muchos programas dedicados a ese objetivo. Adems, tanto la NSA como el servicio de inteligencia britnico (GCHQ) se encargan de vigilar a los ingenieros de telecomunicaciones. Un artculo publicado en The Intercept citaba un documento de la NSA facilitado por Snowden; una de sus secciones llevaba por ttulo I Hunt Sysadmins [A la caza de administradores de sistemas]. Su objetivo es encontrar a los guardianes de la informacin, las personas que custodian y son la puerta de entrada de la informacin del cliente; y van a por ellos. As se produce esta recoleccin pasiva de todo, y lo que no pueden conseguir de este modo lo buscan de otra manera.

Otra de las cosas ms asombrosas es la poca informacin que tenan nuestros representantes electos de las actividades de la NSA. Este conocimiento ha llegado al Congreso a travs de los reportajes publicados, lo que resulta alucinante. Snowden y [el antiguo empleado de la NSA] William Binney, que tambin aparece en el film como denunciante de otra generacin, son personal tcnico que comprende los peligros del sistema. Aunque las personas corrientes entendamos algo de estas tecnologas, ellos conocen perfectamente los peligros que encierra la manera en que pueden usarse. Creo que una de las cosas ms aterradoras es la capacidad de bsqueda retroactiva, que permite retroceder en el tiempo y averiguar los contactos de una persona y dnde han estado estos. En lo que concierne a mi profesin de periodista, ello permitira al gobierno rastrear sobre qu estoy trabajando, con quin estoy hablando y dnde he estado. Por tanto, aunque yo me comprometa a no revelar mis fuentes, el gobierno puede conseguir la informacin que les permita identificarlas.

TE: Voy a preguntarle lo mismo de otra manera, cmo sera el mundo sin Edward Snowden? Despus de todo, me da la impresin de que, en cierta forma, hemos entrado en la era Snowden.

LP: Es cierto que Snowden nos ha hecho plantearnos cmo queremos que sea el futuro. Estamos en una encrucijada y todava no sabemos muy bien qu camino tomar. Sin Snowden, prcticamente todos seguiramos ignorando la cantidad de informacin que el gobierno est recopilando. Creo que Snowden ha cambiado la conciencia sobre los peligros de la vigilancia. Ahora vemos a abogados que dejan sus telfonos fuera de las reuniones. La gente empieza a darse cuenta de que los dispositivos electrnicos que llevamos con nosotros revelan dnde estamos, a quin estamos hablando y mucha otra informacin. Por lo tanto, las revelaciones de Snowden han producido un autntico cambio de consciencia.

TE: Sin embargo, no parece haber habido ningn cambio en la consciencia del gobierno.

LP: Los expertos en el campo de la vigilancia, la privacidad y la tecnologa hablan de que son necesarias dos vas, la poltica y la tecnolgica. La va tecnolgica es la criptografa: funciona bien y, si quieres privacidad, deberas usarla. Algunas de las grandes compaas (Google, Apple) ya han efectuado cambios tras comprender la vulnerabilidad de la informacin del cliente; y si esta es vulnerable, tambin lo es su negocio, por lo que estn reforzando las tecnologas de codificacin. Por otro lado, el gobierno no ha desmantelado ningn programa, a pesar de la presin internacional.

TE: En su pelcula, Citizenfour, pasamos alrededor de una hora bsicamente encerrados en una habitacin de hotel en Hong Kong con Snowden, Greenwald, Ewan MacAskill y usted misma, y el resultado es fascinante. Snowden resulta ser preternaturalmente agradable y seguro de s mismo. Me imagino a un novelista que de repente se encuentra con su protagonista ideal. Supongo que fue algo as lo que ocurri entre usted y Snowden. Pero qu habra ocurrido si quien ofreciera los documentos hubiese sido un tipo canoso con muchas menos observaciones inteligentes sobre los mismos? En otras palabras, cmo se comport exactamente el que iba a protagonizar su pelcula y rehacer nuestro mundo?

LP: Eso son dos preguntas. La primera es cul fue mi primera impresin?, y la segunda sera, cmo creo que influy en la pelcula? Cuando la editamos y la mostramos a pequeos grupos me di cuenta de que Snowden se expresa bien y resulta sincero en pantalla. Pero al verlo en una sala repleta [en la noche del estreno en el Festival de Cine de Nueva York, el 10 de octubre] me sent maravillada Guau! Realmente se impone en la pantalla! Y obtuve una nueva visin del film al presenciarlo en una sala abarrotada.

TE: Pero, cul fue su primera sensacin al conocerle? Lo que quiero decir es que no saba con quin se iba a encontrar, no es cierto?

LP: Yo llevaba cinco meses manteniendo correspondencia con una fuente annima. Est claro que en el proceso de desarrollo del dilogo te haces tus propias ideas sobre quin podra ser esa persona. Yo pensaba que deba tener cuarenta y muchos o cincuenta y tantos aos, que pertenecera a la generacin de Internet porque era muy conocedor del tema, pero me figuraba que sera de ms edad dado su nivel de acceso a la informacin y su conocimiento de la misma. Por tanto, mi primera impresin fue que tena que reiniciar mis expectativas. Pens, fantstico, es joven y carismtico! Pero, por otro lado, me sent algo perdida y con necesidad de recolocarme. En retrospectiva, creo que es realmente magnfico que alguien tan inteligente, tan joven y con tanto que perder asumiera un riesgo tan grande.

Snowden se senta completamente tranquilo con la decisin tomada, sabiendo que las consecuencias podran suponer el fin de su vida y an as que la decisin era la correcta. Crea completamente en lo que haca y estaba dispuesto a aceptar las consecuencias de ello, cualesquiera que fuesen. Encontrarse con alguien que ha tomado ese tipo de decisiones es extraordinario. Ser capaz de documentar ese proceso y tambin el modo en que Glenn [Greenwald] entr a formar parte y facilit el que dicha informacin se publicara de una manera efectiva cambi la narracin. Como Glenn y yo tenamos una perspectiva externa, la narracin se desarroll de un modo que nadie saba muy bien por dnde iba a llevar. Por eso creo que el gobierno reaccion tan rpidamente; no ocurre todos los das que un denunciante est dispuesto a identificarse.

TE: Snowden nos ha permitido sentir que podemos hacernos una idea de las caractersticas de la vigilancia global a la que estamos sometidos, pero siempre pienso que solo se trata de un individuo procedente de uno de los diecisiete organismos de inteligencia interconectados. Dada la extraordinaria manera en que acaba su pelcula el remate, podramos decir-, con una o varias nuevas fuentes que surgen del interior de ese mundo para desvelar, entre otras cosas, informacin sobre la enorme lista de vigilancia en la que usted misma se encuentra tengo una curiosidad: Qu piensa que an nos falta por conocer? Tengo la sospecha de que si surgieran denunciantes de las 5 o 6 principales agencias, la CIA, la DIA (Agencia de Inteligencia de la Defensa), la Agencia de Inteligencia Nacional Geoespacial, etctera, con documentos similares a los de Snowden, nos quedaramos absolutamente pasmados del sistema que ha sido creado en nuestro nombre.

LP: No puedo hacer especulaciones sobre lo que desconozco, pero creo que est en lo cierto respecto a la escala y el alcance de estas actividades y la necesidad de que dicha informacin se haga pblica. Simplemente fjese en los esfuerzos de la CIA por evitar la revisin del programa de tortura en el Senado. Vivimos en un pas que legaliz la tortura, en dnde a nadie se le ha pedido nunca cuentas por ello, y cuando el gobierno pretende examinar lo que pasa, la CIA impide la investigacin. Se trata de un escenario aterrador para vivir.

En cuanto a los nuevos denunciantes que puedan surgir, rechazo la idea de hablar de una, dos o tras fuentes. Son muchas las fuentes que han nutrido nuestro trabajo periodstico y creo que los estadounidenses les debemos gratitud por el riesgo que corren. Desde un punto de vista personal, yo estoy en una lista de vigilancia y he pasado aos intentando averiguar por qu, viendo como el gobierno rehsa confirmar o negar la propia existencia de esa lista, por tanto me resulta muy importante que dicha lista vea la luz, para que el pblico conozca su existencia y los tribunales puedan ahora dictaminar su legalidad. Lo que quiero decir es que la persona que ha revelado esto a hecho un gran servicio al pblico y yo me siento personalmente agradecida.

TE: Se refiere al denunciante desconocido que menciona visual y elpticamente al final de la pelcula y que revel que la macrolista en la que usted est incluida posee ms de 1,2 millones de nombres. En ese contexto, cmo se siente al viajar como Laura Poitras? Cmo personifica el nuevo Estado de seguridad nacional?

LP: En 2012 tena todo el material para editar una pelcula y decid abandonar EE.UU. porque senta que no poda proteger a mis fuentes dentro de sus fronteras. Tom la decisin despus de haber sufrido interrogatorios durante seis aos cada vez que regresaba a Estados Unidos. Hice clculos y me di cuenta de que era demasiado riesgo editarla en ese pas, por lo que me traslad a Berln. Y entonces, en enero de 2013, recib el primer correo electrnico de Snowden.

TE: O sea, que estaba protegiendo

LP: otro material audiovisual. Haba estado filmando al denunciante de la NSA William Binney, a Julian Assange, a Jacob Appelbaum del Proyecto Tor, personas buscadas por EE.UU., y senta que todo este material no estaba a salvo. Se me incluy en el listado de vigilancia en 2006. Haba sido detenida e interrogada en la frontera a mis regresos a Estados Unidos alrededor de cuarenta veces. Si incluyo las retenciones dentro del pas y todas las ocasiones en que me retuvieron en los puntos de trnsito europeos, probablemente llegaramos hasta las 80 o 100 veces. Ser interrogada sobre de dnde vena y a quin haba visto se convirti en algo habitual. Me encontraba prisionera en un sistema del que parece que no vas a poder escapar nunca, esta lista de vigilancia kafkiana que Estados Unidos ni siquiera reconoce que existe.

TE: Le detuvieron cuando entr esta vez?

LP: No. Las detenciones se interrumpieron en 2012, tras un incidente bastante especial. Me encontraba de regreso va el aeropuerto de Newark cuando fui detenida. Saqu mi cuaderno, pues siempre anoto a qu hora me retienen, quines son los agentes y ese tipo de cosas. En esta ocasin me amenazaron con esposarme por sacar notas. Me dijeron: Baje el bolgrafo!, porque segn ellos poda ser un arma y herir a alguien.

Baje el bolgrafo! El bolgrafo es peligroso! Y yo no me lo crea tienes que estar loco. Algunas personas chillaban cada vez que mova el boli para tomar notas, como si fuera un cuchillo. Despus de aquello decid que la situacin estaba fuera de quicio y que haba que hacer algo, as que llam a Glenn. l escribi un artculo sobre mis experiencias. En respuesta a dicho artculo dejaron de molestar.

TE: Snowden nos ha explicado bien la estructura de vigilancia global que han construido. Pero sabemos mucho menos de cmo utilizan toda esa informacin. Me sorprende, por ejemplo, lo poco que la han podido usado en su guerra contra el terrorismo. Quiero decir que da la impresin de que siempre van por detrs de los acontecimientos en Oriente Prximo. No solo eso, sino que incluso saben menos de lo que algunos podran contarles utilizando exclusivamente informacin de fuentes abiertas. A m me parece asombroso. Qu cree que estn haciendo con el enorme volumen de datos, los yottabytes3 obtenidos a travs del sistema de vigilancia?

LP: Snowden y muchas otras personas, incluyendo a Bill Binney, piensan que esta mentalidad intentar succionar todo lo que pueden- les ha inundado con tantos datos que no perciben las conexiones ms evidentes. En ltimo trmino, el sistema que han creado no satisface lo que ellos consideran su objetivo, la seguridad, porque tienen demasiada informacin para procesar.

No s muy bien cmo interpretarlo. Pienso mucho sobre ello porque he hecho una pelcula sobre la Guerra de Irak y otra sobre Guantnamo. Desde mi punto de vista, cuando Estados Unidos reaccion ante los atentados del 11-S se centr en un grupo pequeo y muy radical de terroristas y el pas inici una serie de operativos que han servido para crear dos generaciones repletas de sentimientos antiamericanos, a causa de lugares como Guantnamo o Abu Ghraib. En lugar de disear una manera de responder a este pequeo grupo de gente, hemos creado generaciones de personas realmente furiosas y llenas de odio hacia nosotros. Entonces pienso, cmo es posible que hayamos llegado a esto si el objetivo es mejorar la seguridad?, porque actualmente hay ms personas que nunca que odian a Estados Unidos y desean hacernos dao. As que, o bien el objetivo que proclaman no es el verdadero objetivo o bien son incapaces de asumir el hecho de que hemos cometido tremendos errores en la manera de responder.

TE: A m me deja perplejo el hecho de que el fracaso haya sido, en cierta manera, un punto de partida para el triunfo. Quiero decir que la construccin de un aparato de inteligencia sin paralelo y la mayor explosin de recopilacin de datos de la historia tuvo lugar tras el fracaso del 11-S. Nadie asumi responsabilidades, nadie fue castigado ni degradado en modo alguno, y todos los fracasos similares, incluyendo la irrupcin de un extrao en los jardines de la Casa Blanca recientemente, simplemente han conducido a un fortalecimiento del sistema.

LP: Entonces, cmo lo interpreta?

TE: No creo que estas personas piensen: necesitamos fracasar para conseguir lo que queremos. No creo en ese tipo de conspiraciones. Lo que s creo es que, curiosamente, los fracasos han servido de justificacin para organizar el sistema, lo que me parece extrao. Eso es lo nico que s.

LP: Estoy de acuerdo. El hecho de que la CIA tuviera conocimiento de que dos de los secuestradores del 11-S estaban entrando en territorio de EE.UU y no lo notificara al FBI, y que nadie perdiera su empleo es desconcertante. En vez de eso, invadimos Irak, que no tena nada que ver en el asunto. Cmo llegaron a tomarse esas decisiones?

 Notas:

1- El trmino ingls utilizado para definir a quien filtra informacin comprometedora desde el interior de una organizacin es whistleblower. A falta de un trmino similar en castellano, pues chivato o sopln tienen connotaciones negativas, mientras que whistleblower, el que toca el silbato, tendra motivaciones positivas, dar a conocer la verdad, utilizamos el de denunciante.

2- La Inteligencia de Seales es la obtencin de informacin mediante la intercepcin de seales, sea entre personas, sea sobre seales electrnicas no usadas directamente en comunicaciones, o una combinacin de ambas.

3- Un yottabyte es una unidad de capacidad de informacin, compuesta por "yotta" del griego okto y byte. Equivale a 1024 bytes o 1.000 billones de gigabytes .

Laura Poitras es realizadora de documentales, periodista y artista. Acaba de estrenar Citizenfour, ltima pelcula de una triloga sobre Estados Unidos tras el 11-S, que incluye tambin My Country, My Country, nominada para un Oscar y The Oath nominada a dos premios Emmy. En junio de 2013 viaj hasta Hong Kong con Glenn Greenwald para entrevistar a Edward Snowden y pasar a los anales de la historia. Ha escrito artculos para diversos medios, incluyendo el Guardian,el New York Times y el Spiegel relacionados con las revelaciones sobre la NSA. Estos trabajos recibieron diversos premios en Europa y EE.UU.

 

Tom Engelhardt es cofundador del American HYPERLINK "http://www.americanempireproject.com/" Empire HYPERLINK "http://www.americanempireproject.com/" Project y autor de The United States of Fear y de una historia de la Guerra Fra, The End of Victory Culture. Dirige TomDispatch.com , sitio de informacin alternativa. Acaba de publicar un nuevo libro, Shadow Government: Surveillance, Secret Wars, and a Global Security State in a Single-Superpower World

Fuente : http://www.tomdispatch.com/blog/175909/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter