Portada :: Europa :: El capitalismo devasta Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-10-2014

Cuando descubras que eres contrario al TTIP puede ser tarde

Ana Barba
Pblico.es


Mi frutero cree que es de derechas. Piensa que si vienen los de izquierdas, le quitarn la frutera. Abre los ojos como platos cuando le digo que soy muy de izquierdas, no da crdito, una seora que parece tan de buena familia.

La duea de la farmacia de la esquina es de derechas. Est al borde de la quiebra, pero cree a pies juntillas que la culpa es de la herencia recibida y de los de izquierdas, que no dejan al Gobierno hacer lo que debe.

Mi amigo Pepe, dueo de una pequea granja en la sierra, se declara votante alterno del PP y el PSOE, pues no tiene claro quien le dar respuesta a su lenta agona financiera.

Mi amiga Clara es funcionaria de la Administracin. Se cree a salvo de la marejada de la crisis. Nunca tiene claro a quin votar, no le interesa la poltica. Ella cumple con su trabajo y no quiere saber nada ms.

Pues bien, est a punto de empezar una nueva era para ellos, pero no lo saben. No pueden saberlo porque es un acuerdo prcticamente secreto. Les aviso y me creen trastornada. No tengo una bola de cristal, pero veo muy claro su futuro.

En los prximos meses, cuando entre en vigor el Tratado de Libre Comercio entre EEUU y la UE (TTIP), algo que ninguno de ellos conoce, su pequeo universo se transformar:

La libertad de comercializacin de los productos americanos har proliferar nuevos supermercados, llenos de envoltorios de colorines y precios de risa. Los trabajadores precarios, que son mayora, slo podrn comprar a esos precios, su sueldo no dar para ms. Los pequeos comercios de proximidad irn cerrando poco a poco y nuestro frutero acabar de reponedor, por 500 al mes, en un walt-mart, descubriendo que la fruta que venden all es una porquera y que l, para asombro general, es de izquierdas pero no lo saba. Se har activista de un grupo off-line, ya que las nuevas normas sobre datos de usuarios de internet los pondran al descubierto si usaran las RRSS.

Los acuerdos del TTIP obligarn a privatizar casi completamente la Sanidad, por lo que los trabajadores precarios, que son mayora, no tendrn acceso a muchos tratamientos mdicos, que tendrn unos precios cada vez ms elevados. La farmacutica de la esquina ver disminuir su clientela y sus menguados ingresos, no podr hacer frente a los crditos y pagos a proveedores. La farmacias, controladas y reguladas por el Estado, sern liberalizadas y nuestra boticaria, en quiebra, regalar su botica a Procter & Johnson a cambio de un salario de subsistencia. Descubrir con horror que ser de derechas siendo un asalariado le provoca dudas existenciales severas.

Mi pobre amigo Pepe, tan cuidadoso con las normas sanitarias para criar sus vacas, ver cmo el mercado nacional es invadido por toneladas de carne americana, baratsima, pero llena de hormonas. Tendr que cerrar en poco ms de un ao y subsistir como descargador en una distribuidora crnica. Identificar al libre comercio como el enemigo del que no le defendieron ni PP ni PSOE. Abrazar la causa antineoliberal sin grandes resultados, pues la Ley Mordaza y el nuevo Cdigo Penal impedirn protestas y manifestaciones antisistema.

En cuanto a mi amiga Clara, se ver afectada por la nueva legislacin laboral que permitir despedir a los funcionarios. Una demanda millonaria de la multinacional All is mine contra el Estado espaol por lucro cesante dejar el presupuesto estatal temblando para varios aos y no habr ms remedio que despedir al 65% de los funcionarios para poder mantener los 250 cargos de confianza de cada ministro. Clara comprobar con estupor que su amiga Lola, que no fue capaz de aprobar las oposiciones, es ahora secretaria de un exdiputado que trabaja en la antes mencionada All is mine. Malvivir trabajando sin contrato y descubrir que slo puede subsistir al margen del Estado.

Y si esta distopia futurista te parece exagerada, lee a continuacin los puntos ms destacados del TTIP que he recopilado como documentacin:

Los cambios en las normas regulatorias afectarn a la produccin y prestacin de bienes y servicios (calidades, reglas de emisin de contaminacin, inversiones y derechos de propiedad).

Los negociadores de la UE que se ocupan de este tratado estn rodeados de los lobbies de las diferentes corporaciones multinacionales y patronales. La Comisin Europea se embarc en ms de 100 encuentros cerrados con lobbistas y multinacionales para negociar los contenidos del tratado. La Comisin Europea tuvo que reconocer esos encuentros a posteriori, y ms del 90% de los participantes resultaron ser grandes empresas. Los documentos y negociaciones son opacos y secretos para el comn. No se ha dejado participar a los sindicatos y a otros grupos de la sociedad civil.

El negociador principal de la parte europea reconoci en una carta pblica que todos los documentos relacionados con las negociaciones estaran cerrados al pblico durante al menos 30aos. Concretamente asegur que esta negociacin sera una excepcin a la Regla 1049/2001 que establece que todos los documentos de las instituciones europeas han de ser pblicos. Como dice el premio Nobel Joseph Stiglitz sobre la negociacin clandestina del TTIP, no se entiende tanto secretismo, a no ser que lo que estn tramando sea realmente malo.

Una vez aprobado el TLC todos los gobiernos tendrn que adaptar sus normativas nacionales a los nuevos acuerdos internacionales, lo cual implicar una nueva ola de reformas laborales, financieras, fiscales, etc. que sirva a esa armonizacin regulatoria propuesta en el tratado. El TTIP estar por encima de la Constitucin de cada pas, ser como una supraconstitucin. Y los tribunales internacionales de arbitraje, que no estn constituidos por jueces independientes, tendrn un nivel judicial ms alto que los tribunales nacionales. El TTIP incluir una clusula de proteccin de los inversores extranjeros (conocida como Investor-State dispute settlement, ISDS), que permitir a las multinacionales demandar a los estados cuyos gobiernos aprueben leyes que afecten a sus beneficios econmicos presentes o futuros.

El TTIP no es slo comercio. Como dice el profesor canadiense David Schneiderman, esto es un Nuevo Constitucionalismo, que garantiza derechos a los inversores por encima de los derechos de los ciudadanos. Aqu hay que hacer referencia a la modificacin del artculo 135 de la Constitucin espaola, que da prioridad al pago de la deuda sobre el bienestar de los ciudadanos, aprobado por PP y PSOE sin hacer la pertinente consulta ciudadana ante una enmienda constitucional.

En materia laboral, EEUU no ha ratificado seis de las ocho principales convenciones de la OIT, entre ellas las que conciernen a la libertad sindical y a la negociacin colectiva. Por el contrario, todos los pases de la Unin Europea han ratificado los ocho convenios fundamentales. Se habla de un proceso de mnimo denominador comn en el que el resultado de la armonizacin ser la igualacin al nivel de la regulacin ms laxa.

La proteccin de las inversiones (o corporaciones) y sus normas de arbitraje dan preeminencia a las multinacionales sobre la capacidad legislativa de los gobiernos. El propsito no es la reduccin de los ya bajos niveles arancelarios, sino la modificacin de la regulacin existente en las relaciones comerciales entre ambos espacios econmicos, favoreciendo nicamente a las grandes empresas transnacionales que son las nicas interesadas. Se trata de la regulacin relacionada con el control sanitario de determinados productos, con los estndares medioambientales, con los convenios laborales, con la propiedad intelectual e incluso con la privatizacin de servicios pblicos. Se argumenta que estas normas suponen costes adicionales para las empresas, todo lo cual sera una prdida de potencial econmico para las distintas economas.

Cuando se amplan los mercados la competencia se incrementa y las empresas nacionales se ven obligadas a competir con las extranjeras. Y en esa pugna acaban victoriosas las empresas ms competitivas. Se va a producir un trasvase de ventas desde las empresas locales, ms pequeas, hacia las grandes empresas que son las que pueden mantener estructuras de costes y precios reducidos a lo largo del tiempo hasta que hayan logrado eliminar a la competencia local.

Todas las que no puedan competir y ofrecer precios ms bajos tendrn que desaparecer junto con todos sus puestos de trabajo. De hecho, la Comisin Europea ha reconocido que la ventaja competitiva de algunas industrias estadounidenses generarn un notable impacto negativo en sus homlogas en la Unin Europea, pero asume que los gobiernos tendrn fondos suficientes para mitigar los costes que ello genere.

El modelo agrario europeo es muy diferente al estadounidense, tanto en su organizacin como sobre todo en su tamao. En EEUU hay 2 millones de granjas, mientras que en la Unin Europea hay 13 millones. En promedio una granja estadounidense es 13 veces ms grande que una europea, lo que permite a las empresas estadounidenses competir en mejores condiciones. Por eso los agricultores europeos estn tan preocupados: la amenaza de una concentracin de poder y riqueza en el sector es muy alta.

La estructura productiva de los pases de la periferia europea est mucho menos desarrollada que en el centro y norte de Europa y es mucho menos competitiva, de modo que una mayor competencia proveniente de las empresas estadounidenses afectar fundamentalmente a Espaa, Portugal y Grecia.

Los negociadores de Estados Unidos han sealado particularmente a la regulacin sobre sanidad y productos fitosanitarios como principales objetivos a armonizar. Y es que la regulacin de la Unin Europea en esta materia est mucho ms desarrollada y es ms rgida que la de Estados Unidos, razn por la cual una armonizacin a la baja ser especialmente lesiva para los ciudadanos europeos.

Los supermercados europeos se inundarn de productos que son habituales en Estados Unidos y que sin embargo a da de hoy estn prohibidos en la Unin Europea por motivos sanitarios o ecolgicos. Por ejemplo, el 70% de toda la comida vendida en Estados Unidos contiene ingredientes modificados genticamente, algo impensable actualmente en la Unin Europea.

En materia de salud pblica, la Unin Europea bloquea ms de 1.200 sustancias que se utilizaran en cosmticos, mientras que Estados Unidos slo bloquea poco ms de diez.

En materia de proteccin de datos, en Estados Unidos las grandes empresas pueden acceder sin lmites a toda la informacin privada de sus clientes. As, empresas como Facebook, Google o Microsoft tienen capacidad de utilizar esa informacin como deseen.

Sin embargo, en la Unin Europea hay lmites que protegen ese espacio personal. ACTA y ahora el TTIP buscan romper esa regulacin europea para armonizarla con la falta de lmites de Estados Unidos. Este tratado de libre comercio atenta directamente contra este requisito al conceder una mayor proteccin legal a las grandes empresas que a los propios ciudadanos o a los estados.

A finales de 2013 haba un mnimo de 268 demandas pendientes contra 98 pases (UNCTAD). En los 90slo haba una docena. Se trata de un nuevo negocio en s mismo, lo que ha hecho que muchas empresas de abogados se hayan especializado y estn dispuestas a litigar por cualquier evento que crean que puede servir para sacarle dinero a los estados, desvindose como consecuencia grandes cantidades de recursos y fondos pblicos hacia las grandes empresas, en lugar de dedicarse a los servicios pblicos fundamentales que garanticen la vida digna de las personas.

Si todo esto no te ha generado deseos de luchar contra el TTIP, creer que no tienes sangre en las venas y que vamos camino de un neofeudalismo sin solucin.

Fuente: http://blogs.publico.es/ana-barba/2014/10/24/cuando-descubras-que-eres-contrario-al-ttip-puede-ser-tarde/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter