Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-10-2014

Entrevista al politlogo Jaime Pastor, autor de Catalua quiere decidir. Se rompe Espaa?
Los poderes fcticos tienen miedo al proceso soberanista

Enric Llopis
Rebelin


Prefiero una Espaa roja a una Espaa rota, clamaba el poltico derechista Jos Calvo Sotelo en el Congreso de los Diputados. No se puede ser a la vez Bolvar de Catalua y Bismarck de Espaa, le espet el primer presidente de la II Repblica espaola, Niceto Alcal Zamora al dirigente nacionalista conservador, Francesc Camb. La idea que trasciende a estas frases es que los poderes fcticos, tanto en el estado espaol como en Catalua, le tienen miedo histricamente, y tambin hoy, al ejercicio del derecho de autodeterminacin y a una eventual independencia de Catalua.

As opina Jaime Pastor, profesor titular en el departamento de Ciencia Poltica y de la Administracin de la UNED, que recientemente ha publicado Catalua quiere decidir. Se rompe Espaa? (Icaria). Miembro de la redaccin de la revista Viento Sur, del Instituto de Ciencia Social Crtica y del consejo editor de la revista Sin Permiso, el politlogo escribi en 2012 Los nacionalismos, el estado espaol y la izquierda.

-Qu factores son a tu juicio los determinantes para explicar el proceso soberanista en Catalua? Por qu hay un momento en qu buena parte de partidos, organizaciones sociales y sociedad civil deciden superar el marco autonmico?

-R: Considero que existe un factor de fondo, el de la progresiva construccin de una identidad nacional catalana a lo largo de la historia que no ha encontrado un reconocimiento en condiciones de igualdad con la identidad nacional espaola en el marco del Estado espaol, a pesar del desarrollo del estado autonmico y de la descentralizacin poltico-administrativa que le ha acompaado. Esto explica el nuevo ciclo de movilizaciones que se ha desarrollado en Catalunya a partir de 2006 y que, con la sentencia del Tribunal Constitucional de julio de 2010, entra en una fase ascendente que se inicia el 10 de julio de ese ao y ha tenido sus hitos significativos en las tres ltimas Diadas.

Junto al factor de fondo y al relacionado con la constatacin de los lmites de la Constitucin y del Estado autonmico, hay que aadir los efectos que la crisis econmica y el proceso de recentralizacin poltico-administrativa consiguiente estn teniendo en el aumento de un sentimiento de agravio de una parte de la sociedad catalana respecto al Estado central.

Ese conjunto de factores explica que pase a primer plano la reivindicacin del derecho a decidir qu tipo de relacin quiere tener el demos cataln con el Estado espaol y que sea ampliamente asumida por una pluralidad de fuerzas polticas, sociales y ciudadanas en general.

-Consideras que CIU es un partido realmente partidario del derecho a la autodeterminacin o, por el contrario, trata de encabezar la pancarta y, en la medida de lo posible, echar el freno?

-R: Esa coalicin ha sido uno de los pilares del rgimen del 78 y ha buscado siempre pactos con los dos grandes partidos de mbito estatal. Con todo, hay que distinguir entre Convergncia Democrtica de Catalunya (CDC) y Uni Democrtica (UD). En cuanto a la primera, su ltimo intento fue un pacto fiscal similar al vasco y al navarro pero choc con la negativa de Rajoy y ha sido desde entonces cuando ha optado por cabalgar el movimiento soberanista-independentista. Para CDC el derecho de autodeterminacin ha sido siempre una reivindicacin retrica pero, a la vista del creciente apoyo al derecho a decidir, ha optado por adherirse al mismo buscando siempre, como estamos viendo, una va para no tener que saltarse la legalidad y frenar as un camino rupturista con el Estado espaol.

En el caso de UD, su posicin ha sido y es mucho ms ambigua y, como estamos viendo, est apoyando el derecho a decidir pero en realidad sigue buscando una tercera va que permitiera un pacto con los dos principales partidos de mbito estatal y contrarrestar a la opcin independentista.

-Est haciendo la izquierda espaola un anlisis correcto del proceso soberanista? Es suficiente afirmar que CIU se embarca en el discurso del Espaa nos roba para camuflar su poltica de recortes?

-R: Si nos referimos en trminos convencionales al PSOE, es evidente que su direccin emplea esa crtica a CiU para ocultar su defensa incondicional de la Constitucin del 78 y limitarse a proponer una reforma constitucional que ni siquiera incluye un reconocimiento expreso de la realidad plurinacional del Estado. Slo Jos Antonio Prez Tapias, de Izquierda Socialista, ha aparecido como firme defensor de ese reconocimiento.

En cuanto a Izquierda Unida, su defensa del derecho de autodeterminacin y de la consulta aparece generalmente condicionada a la bsqueda de una va legal para ejercerlo. Pienso que est haciendo muy poco para demostrar que en Catalunya existen fuerzas, como sus aliados ICV-EUiA, que estn en contra de los recortes pero tambin a favor de la consulta e incluso, una parte al menos de su militancia, por la independencia.

-Qu peso real, cuantitativo y cualitativo, consideras que tienen las fuerzas de izquierda dentro del amplio movimiento por el derecho a decidir?

-R: Es difcil precisar: desde el punto de vista cuantitativo no se puede decir que sean mayoritarias pero es evidente que se encuentran mezcladas con las bases sociales de otros partidos, de los sindicatos (no olvidemos que prcticamente todos los sindicatos, incluida la CNT, estn apoyando ese movimiento) y de movimientos vecinales. Puede, por tanto, aumentar su influencia a medida que se vea la necesidad de debatir no slo sobre independencia s o no sino tambin sobre qu modelo de pas y de sociedad quieren construir en el futuro.

En todo caso, ICV-EUiA, las CUP, Procs Constituent y las distintas plataformas sociales y ciudadanas estn tambin impulsando movilizaciones contra los recortes e incluso en jornadas como las Diadas han promovido iniciativas dirigidas contra smbolos del poder econmico y financiero. Tambin han denunciado abiertamente el escndalo de corrupcin de la familia Pujol, algo que sin duda ha contribuido a un desgaste importante de la influencia de CDC en este movimiento transversal y plural.

-Subtitulas tu libro con una pregunta: Se rompe Espaa?. Piensas que se le presenta a la izquierda una buena oportunidad para repensar Espaa? Si es as, Sobre qu mimbres, imaginarios y referencias?

-R: Efectivamente, en el libro sostengo que todava estamos a tiempo de evitar el choque de trenes y de buscar una nueva forma de relacin entre Catalua y Espaa que conduzca a una reinvencin de ambas como diferentes pero iguales. La izquierda debera apostar por una idea de Espaa que partiera del reconocimiento efectivo en todas las esferas de la realidad plurinacional, pluricultural y plurilingstica existente dentro del territorio que abarca el Estado espaol y, por tanto, de la necesidad de cuestionar la concepcin esencialista de la nacin espaola vigente en la Constitucin de 1978.

Esa es la primera e imprescindible condicin para que se reinventara una identidad nacional espaola democrtica y pluralista dispuesta buscar un pacto de convivencia entre iguales, ya sea federal, confederal o lo que libremente resultara de la decisin de los distintos demoi existentes dentro del Estado espaol.

Obviamente, en esa tarea se debera recuperar la memoria colectiva de aquellos momentos en la historia que podan haber facilitado esa relacin de igualdad entre pueblos, as como reivindicar unos lugares de memoria (relacionados con la defensa de Madrid frente al franquismo durante la guerra civil, por ejemplo) y una simbologa (incluida la bandera y el Da nacional) que no tengan nada que ver, como ocurre hasta ahora, con el legado franquista.

-Qu peso tiene la ideologa de izquierdas en las llamadas organizaciones de la sociedad civil que promueven el proceso soberanista, en concreto, la Asamblea Nacional Catalana y mnium Cultural?

-R: No conozco suficientemente esas organizaciones para hacer una valoracin. Sus dirigentes tienen vnculos innegables con fuerzas como ERC e incluso con CDC pero su base social es muy plural y transversal. En cualquier caso, estn reclamando una demanda democrtica a travs de medios no violentos mediante movilizaciones cuyo grado de participacin es incluso muy superior al que hemos visto en pases como Escocia. Tambin estamos comprobando que dentro de esas organizaciones, especialmente en la Asamblea Nacional Catalana, estn surgiendo distintas propuestas sobre modelos de servicios pblicos, de defensa y otros que permiten pensar que, dentro y fuera de ellas, el debate sobre qu pas y qu sociedad deberan construirse en el marco de un Estado propio o independiente puede ayudar a una mayor influencia de las ideologas de izquierdas.

-Se abre el 9-N una de las grandes oportunidades para abrir una brecha en el Rgimen del 78? Las derivas autodeterminacin/independencia tienen capacidad de ahondar en las grietas del Rgimen?

-R: Tal como se presenta ahora el 9-N, una vez prohibida su celebracin con todas las garantas democrticas, es difcil predecir qu grado de concrecin y de participacin va a tener la consulta alegal prevista. Probablemente, como estamos viendo, vaya seguida por unas elecciones al parlamento cataln en los primeros meses de 2015. Con todo, parece evidente que la desafeccin de una mayora social catalana frente a un rgimen que le niega el derecho a decidir su futuro va a seguir aumentando. En esas condiciones, est claro que supone una grieta importante en el rgimen, ya que uno de sus pilares fundamentales es la preservacin de la unidad de Espaa, identificada sta ltima con la integridad territorial del Estado.

Sin embargo, tambin pueden darse frustracin y divisiones en el bloque soberanista ante las distintas vas para seguir forzando al rgimen a reconocer su derecho a decidir y, a la vez, luchar contra los recortes sociales desde Madrid y desde el gobierno de la Generalitat. Esto dara cierto margen de maniobra a Rajoy para recuperar apoyos entre una parte de su electorado a la vista de su firmeza en la defensa de la unidad de Espaa, sobre todo si no encuentra enfrente en el resto del Estado una amplia corriente de opinin que le exija el reconocimiento del derecho a decidir de Catalua.

-Desaprovecha la izquierda el factor nacional como elemento catalizador con argumentos como el internacionalismo, teniendo en cuenta el amplio respaldo electoral que tienen formaciones como Bildu o el Sinn Fein?

-R: Pienso que s. El internacionalismo que utiliza la mayora de la izquierda espaola para negarse o ser reticente a la firme defensa del derecho a la autodeterminacin es una formulacin abstracta que sirve de coartada para no cuestionar el nacionalismo de Estado con el que han identificado histricamente, por mucho que digan que no son nacionalistas. A esto me refiero en mis dos libros con mayor extensin cuando critico el patriotismo constitucional del PSOE o la tmida defensa del derecho a la independencia por parte de dirigentes de IU.

Esa izquierda quiere olvidar la tradicin internacionalista que dentro del marxismo ha sabido distinguir entre el nacionalismo de la nacin dominante y el de la nacin dominada. No ha llegado a comprender por qu, mientras no se resuelvan conflictos como el cataln y el vasco, no dejarn de crecer fuerzas polticas independentistas que propugnan proyectos nacional-populares con amplio arraigo social.

-Crees que los poderes fcticos, espaoles y catalanes, tienen miedo al derecho a decidir?

-R: Por supuesto. No olvidemos la frase, aunque demaggica, de Calvo Sotelo: Prefiero una Espaa roja a una Espaa rota. Es obvio que histricamente la oligarqua espaola ha hegemonizado el proceso de construccin de un Estado que, a su vez, se ha basado en un nacionalismo espaol cada vez ms reactivo frente a los nacionalismos perifricos a partir, sobre todo, de 1898. No cabe para ellos la posibilidad de que los catalanes decidan si quieren o no separarse de Espaa.

En cuanto a la oligarqua catalana, siempre se ha movido entre el pactismo con la oligarqua espaola y la necesidad de contener un movimiento nacionalista que quiera ir ms all de esos lmites y la desafe tambin en el plano social. En mi libro recuerdo lo que Niceto Alcal Zamora dijo a Francesc Camb tras su experiencia fallida en el gobierno de Maura en 1918: No se puede ser a la vez Bolvar de Catalua y Bismark de Espaa. Por eso hoy esa oligarqua teme el desbordamiento por ese movimiento y no sabe cmo convencer a sus representantes polticos de la necesidad de salir de la encrucijada en la que se han metido, dada la inestabilidad poltica que puede poner en riesgo sus propios intereses.

-Por ltimo, podras citar referentes intelectuales y experiencias polticas en que ideologas progresistas/de izquierda y derecho a la autodeterminacin/independencia caminen de la mano?

-R: En cuanto a referentes intelectuales, tenemos en la historia a James Connolly en el caso irlands o en el espaol-cataln a Joaquim Maurn y Andreu Nin, que apostaron por la articulacin de derecho a la autodeterminacin y la independencia y lucha por el socialismo. En la actualidad, ms que de intelectuales y si nos referimos a pases del Norte donde existen conflictos nacionales, cabe hablar de organizaciones polticas como Quebec Solidaire o el Scottish Socialist Party en Quebec y Escocia respectivamente.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter