Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: El Imperio recurre al Califato: el Estado Islmico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-10-2014

Qu se juega en Kobane?

Leandro Albani
Resumen Latinoamericano


 Las regiones de Kobane, Jazire y Afrin -en el norte de Siria- se convirtieron en un tablero en el que las pujas por el control poltico y econmico se exacerban a cada minuto. Si bien los combates son entre el grupo terrorista autodenominado Estado Islmico (EI) y las fuerzas guerrilleras kurdas YPG/YPJ, integrantes del Partido de los Trabajadores del Kurdistn (PKK), lejos estn de ser los nicos actores del conflicto.

Las tres ciudades en las que viven kurdos, yezades, asirios y otros minoras reciben el fuego del EI, que busca desarticular las conquistas del PKK junto a los pobladores, en un hecho indito para Medio Oriente: el nacimiento de una nueva de organizacin social y poltica con una posicin de izquierda, surgida luego de ms de tres dcadas de lucha insurgente y a casi cuatro aos del comienzo del conflicto interno en Siria.

El PKK, con sus organizaciones legales respaldadas por la guerrilla, lleva adelante un nuevo modelo de sociedad, regida por la democracia directa, las asambleas populares, el respeto a la diversidad de las diferentes nacionalidades que habitan Medio Oriente, la defensa del medio ambiente y el empoderamiento de las mujeres como factor determinante en la liberacin. Sobre este ltimo punto, el ejemplo concreto es la propia resistencia de la insurgencia en Kobane, encabezada por las comandantes y guerrilleras del PKK que enfrentan al Estado Islmico.

El confederalismo democrtico, ideologa que rige al PKK, no est siendo defendido solamente en el terreno a travs de las armas. Pocas semanas atrs, los pueblos de Kobane, Jazire y Afrin dieron a conocer su Constitucin, texto que defiende la pluralidad en Medio Oriente y traza las lneas generales de una nueva forma organizativa (1).

El laboratorio poltico que los kurdos llevan adelante en el norte de Siria profundiz los temores de varios sectores. El EI busca destruir a las fuerzas guerrilleras del PKK porque entiende que su islamismo ortodoxo y prehistrico choca de forma directa con el confederalismo democrtico, anttesis de la ideologa del Estado Islmico.

Estados Unidos sigue empecinado en derrocar al gobierno sirio del presidente Bashar Al Assad, y a su vez observa con preocupacin el desarrollo creciente de las fuerzas del PKK. Ms an cuando la insurgencia kurda no busca la creacin de un nuevo Estado (algo estipulado en la Constitucin recin creada, en la que se indica que se respetar plenamente la unidad territorial siria), sino que impulsa autonomas y formas de autogobierno.

Por su parte, el Estado turco teme -hoy ms que nunca- el avance de las polticas del PKK, organizacin a la que ha combatido desde hace ms de 30 aos. Desde la asuncin al poder de Recep Tayyip Erdogan, ahora presidente de Turqua, la represin contra el pueblo kurdo que habita territorio turco fue constante y sistemtica. Los intentos de dilogos de paz impulsados por el PKK y la sociedad kurda fueron abortados una y otra vez desde la administracin de Erdogan. El temor del gobierno turco ante la firmeza de la guerrilla kurda qued en evidencia por su postura: discursivamente rechaza al Estado Islmico y a su vez traba los intentos de los kurdos de Turqua en cruzar la frontera con Siria para sumarse a la resistencia en Kobane.

Desde las YPG/YPJ, y desde el movimiento kurdo en general, se denunci en reiteradas ocasiones que el gobierno de Erdogan financia y arma al Estado Islmico. Tambin advirtieron que el Estado turco protege el reclutamiento de mercenarios y hasta puso a su disposicin un hospital para atender a los terroristas heridos.

El rol que juega Turqua en la actual crisis en Medio Oriente fue puesto en evidencia por el primer ministro iraqu, Haider Al Abadi, quien anunci que se haba comunicado con el primer ministro turco, Ahmed Davutoglu, y le reclam que su pas no ataque al Partido de los Trabajadores de Kurdistn. Turqua no debe dirigir ms operaciones militares contra el PKK en Irak, declar Al Abadi. Ante el parlamento de su pas, el premier asever que el PKK est ahora combatiendo junto con nosotros contra las organizaciones terroristas. Le hemos dicho a Turqua que ellos deben cesar su actividad militar contra el PKK dentro de las fronteras de Irak, se lo he dicho al primer ministro turco en una llamada telefnica unos pocos das atrs.

Si bien en el norte de Siria, especialmente en Kobane, el avance del Estado Islmico es bloqueado por las fuerzas guerrilleras, la situacin sigue siendo crtica. En una reciente entrevista, la co-presidenta del Partido de la Unin Democrtica (PYD, por sus siglas en kurdo), Asya Abdullah, expres que, de manera urgente, Naciones Unidas debe abrir un corredor humanitario entre Kobane, Jazire y Afrin. La titular del PYD, organizacin integrante del PKK, denunci que el Estado Islmico sigue recibiendo suministros diarios de armamento y combatientes de lugares como Rakka, Tal Abyad, Ain Issa, Sarrin, Manbij, Jarabulus.

Abdullah aclar tambin que el EI argumenta que el ataque a Kobane est en contra de los Estados Unidos y que todos deben unirse contra estos enemigos. De esta manera consiguen a los nios rabes y los hombres jvenes que participan en el salvajismo. Muchas familias rabes estn huyendo de esta tirana para proteger a sus hijos. La co-presidenta del PYD reiter que el Estado Islmico es responsable de la destruccin y el robo en Kobane, y manifest que el saqueo y la violacin es el foco de la ideologa de la agrupacin yihadista.

Al referirse al gobierno turco, Abdullah expres que por un lado Turqua dice que permitir a los Peshmerga (milicia del gobierno kurdo de Irak) llegar a Kobane, mientras que en el otro se est librando una campaa de desprestigio contra el PYD y la realidad de Rojava. No consideramos que esto sea apropiado, ya que el PYD tiene un proyecto poltico concreto en el ambiente catico de Siria, y tiene un propsito claro. Esta campaa de desprestigio no servir ni a la situacin en Kobane ni a las polticas turcas. Todo el mundo sabe lo que est bien y lo qu est mal en Kobane, que est atacando y que est resistiendo. Y que permitir el acceso de los Peshmerga no es lo mismo que la demanda de la gente de Kobane para un corredor. Nadie ha hecho una peticin oficial al cantn de Kobane o el YPG/YPJ. Si alguien quiere venir aqu estos son los rganos polticos y militares para que les expliquemos nuestras demandas.

Sin dudas, las riquezas naturales del norte de Siria (petrleo, gas y agua dulce) son un botn preciado por Estados Unidos y sus aliados. Al mismo tiempo, la Casa Blanca junto a Turqua y las monarquas del Golfo Prsico, no dejan de redoblar sus esfuerzos para derrocar al ltimo gobierno que levanta las banderas del nacionalismo rabe, como es el caso de la administracin de Al Assad, ms all de los gruesos errores cometidos. Pero ahora, con el crecimiento del PKK y del movimiento de liberacin kurdo se abre un nuevo panorama, en el cual se frena la restauracin ms conservadora en la regin, basada en profundas polticas neoliberales (Turqua y las monarquas del Golfo son el ejemplo) y en la imposicin de un Islam funcional a esas polticas. Y los pueblos del norte de Siria, casi en la soledad absoluta, resisten ese modelo que se intenta implementar a sangre y fuego, y del que el Estado Islmico es la cabeza visible.

Notas:

(1) Texto completo de la Constitucin de las regiones de Kobane, Jazireh y Afrin: http://www.resumenlatinoamericano.org/?p=5926


Fuente original: Resumen Latinoamericano



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter