Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-10-2014

Entrevista al diputado y Secretario de Proceso Constituyente de IU
Alberto Garzn: Izquierda Unida es un instrumento ms til que Podemos

Alejandro Torrs
Cuarto Poder


Alberto Garzn (Logroo, 1985) es para muchos la nica esperanza de Izquierda Unida, el ltimo tren al que se puede subir la coalicin para recuperar el terreno perdido con Podemos y con los votantes. l cree que es una misin posible. Considera que IU puede crecer y que an tiene tiempo para poder ser un actor importante en el cambio poltico. De hecho, est convencido que la coalicin es ms til que Podemos como instrumento de cambio pero rechaza que la nica va para IU sea a travs de su liderazgo.

Reconoce errores y no evita la autocrtica. Es consciente de que IU fue invadida por el virus del conformismo y que les falt ambicin poltica. Cuando todos los ingredientes estaban presentes para lanzar un proyecto tan ambicioso como Podemos, Izquierda Unida no estaba. Sin embargo, Garzn defiende que IU est cambiando y que la coalicin tiene la responsabilidad histrica de participar en el cambio. Por ltimo, Garzn lanza un aviso a navegantes: no se ir nunca a Podemos y est dispuesto a asumir todas las responsabilidades que le encargue su partido, incluida la de ser candidato a las elecciones generales.

 En su intervencin de este mircoles en el debate de los Presupuestos Generales del Estado, le espet al ministro Montoro: Es usted un antisistema. Tanto han cambiado los papeles que ahora son los conservadores los antisistema y no los comunistas?

 Si hablamos del sistema capitalista est claro que somos los comunistas los antisistema. Los comunistas somos prosistema alternativo. Lo que ocurre es que estamos ante una agresin neoliberal sin igual en la historia del capitalismo desarrollado. Es una agresin a las conquistas sociales conseguidas por nuestras generaciones precedentes. Eso est convirtiendo a la gente en revolucionaria por defender lo que ya tena consolidado. Por tanto, aquellos que desmantelan el Estado del Bienestar son los antisistema pero del Estado social.

 Y cmo es ese sistema que quiere Izquierda Unida?

 Entendemos que estamos en un proceso de transformacin social. El neoliberalismo est construyendo un modelo de sociedad ampliamente regresivo, desigual e injusto que se basa en una regresin laboral y salarial que desmantela el Estado social y nos conduce hacia una sociedad ms individualista. No hay ms que ver a nuestro alrededor para comprobar que hoy ya no es suficiente con un contrato para vivir. Estamos en una encrucijada en la que hay que decidir hacia donde vamos. La derecha ya ha elegido su camino. Tiene su proceso constituyente ya iniciado. Ha dinamitado los pactos de 1978 y est constituyendo una nueva institucionalidad con la modificacin de la Constitucin, los nuevos tratados de la UE y el propio Tratado de Libre Comercio (TTIP), que est constituyendo un nuevo marco jurdico donde situar la economa.

Nosotros entendemos que el primer paso es resistir y mantener las conquistas sociales que han conseguido nuestras generaciones precedentes con lucha y mucho esfuerzo. En segundo lugar, tenemos que sentar las bases de un mundo ms justo, posible, deseable y necesario. Mientras vamos a una mercantilizacin y una desvalorizacin de la poltica frente al poder econmico, que es la opcin de la derecha y de la oligarqua. Nosotros optamos por una democratizacin de la economa. Ese es el modelo que proponemos desde IU. Se le puede llamar de muchas maneras. Yo le llamara comunismo, pero el nombre es lo de menos.

 Y no cree que esa mayora social, a la que usted alude continuamente, saldra corriendo si escucha hablar de un sistema comunista y de la nacionalizacin de empresas?

 Es importante entender que incluso nuestra Constitucin permite la nacionalizacin de empresas. Lo que pasa es que ha sido superada jurdicamente por una Unin Europea construida para neutralizar las garantas positivas de las instituciones del Estado Nacin. Democratizar la economa implica que el sistema financiero no puede ser privado ni tampoco las compaas estratgicas. Tener una banca pblica y grandes empresas pblicas da a la sociedad instrumentos con los que enfrentarse a los Florentino Prez, Amancio Ortega o a la seora Botn. Todo eso hay que socializarlo. No es admisible que un pas desarrollado tenga un 17% de hogares sin acceso fcil a la electricidad, agua y servicios bsicos.

Respecto a la etiqueta comunista, es obvio que venimos de una travesa del desierto para la izquierda. Pero, en este momento histrico, que es tan diferente al de hace diez aos, lo que se est poniendo de relieve es que la gente y su sentido comn se estn volviendo revolucionarios. Sin duda es una etiqueta que est deteriorada como resultado de la batalla ideolgica. Hay que redefinir los conceptos y saltarse las connotaciones peyorativas que tienen ms que ver con prejuicios que con la realidad. Al fin y al cabo, estoy hablando de un horizonte socialista, comunista. Son conceptos que hay que explicar. Hay que hacer pedagoga. Hay que situar tambin muy bien el debate. En realidad, el sistema que est dejando a la gente sin casa, sin empleo, sin vivienda, sin garantas sociales es el capitalismo. Adems, asalvajndose por meses.

Algunos quieren vadear esta etiqueta y otros no quieren, pero creo que en ltima instancia tenemos que recuperar las palabras porque si no estaremos jugando en el terreno de juego del contrincante. El lenguaje es ideologa. Tenemos que recuperar aquellas palabras que hemos perdido. Repblica, por ejemplo. En el imaginario espaol, tras 40 aos de dictadura, Repblica est asociado a 1936 y a la Guerra Civil. Repblica es ms democracia, constitucin y garantas positivas, la bandera que liber a Francia de los nazis, Repblica es la lucha contra el franquismo, el racismo

 Si hablamos de lenguaje y poltica resulta imposible no hablar de Podemos. Ellos han revolucionado el uso del lenguaje en la poltica espaola. Escriba Juan Jos Millas tras las elecciones europeas que hasta el momento Podemos era un xito de carcter sintctico ms que poltico.

 Soy de los que cree que hay que dejar de hablar de Podemos y empezar a hablar del fenmeno social que explica Podemos. Es distinto. Podemos no es el padre ni la madre del fenmenos social. El fenmeno social ya estaba ah y tiene que ver con la reestructuracin econmica que estamos sufriendo, la transformacin social, el ataque neoliberal Todo eso explica que haya un caldo de cultivo que cristaliza en el 15M, en la PAH, en las Marchas por la Dignidad, en Izquierda Unida o en Podemos. Podemos no ha inventado nada. Hay un cierto espritu adanista, como hubo en el 15M, pero es falso. El adanismo, adems de ser peligroso, es siempre incorrecto. Podemos no ha inventado las asambleas, los revocatorios, la auditora de la deuda, no ha inventado las propuestas programticas

Lo que s ha hecho, sin duda, ha sido mover las piezas y componer un puzzle nuevo. Ha compuesto un puzzle nuevo en el mbito discursivo siguiendo las tesis de Ernesto Laclau, que se encuentran en la obra La razn populista. Esta tesis tiene que ver con la comunicacin poltica desde el enfoque posmodernista. En esto Laclau entiende que no hay clases sociales y que la mejor manera de conectar polticamente con las demandas insatisfechas de la sociedad es por medio de un discurso construido a travs de significantes vacos. Es una tesis. Sin necesidad de ir hacia ese punto vemos que en Grecia hay un fenmeno social que cristaliza de otra forma. Sin renunciar al lenguaje. Syriza significa la izquierda radical. Hay elementos subjetivos que se han pasado por alto. Por ejemplo, que la gente quiere algo nuevo. Y normalmente la gente cuando quiere algo nuevo, quiere hacerlo con gente nueva. Syriza no tena una historia. Podemos no la tiene. Ni para bien ni para mal. Son vrgenes.

En este caso la carga histrica del PCE es un lastre.

Depende del contexto en el que se enmarque. Si nosotros renunciamos a defender los elementos positivos del PCE desde luego que ser una carga. Pero no olvidemos que el PCE fue el responsable de defender la II Repblica durante la Guerra Civil y el principal actor de la lucha antifranquista. Fue el que cohesion a los movimientos sociales para la Constitucin de un Estado social que es el que estamos ahora mismo defendiendo. Todo esto no es un lastre. Tenemos la responsabilidad histrica de hacer justicia con las propias organizaciones y el PCE es obvio que es antiguo pero no est anticuado. Las ideas, principios y valores tienen ms vigencia que nunca. Creo que slo escuchar a Julio Anguita muestra un botn muy claro de cmo lo que se deca en la marginalidad hace unos aos ahora es claramente dominante porque se ha constatado que se tena razn.

El lenguaje de Podemos est construido para vadear las connotaciones negativas que puedan tener determinados conceptos clsicos. Pero el fondo es lo mismo. Veo que la izquierda est debatiendo mucho sobre Podemos. Como si Pablo Iglesias fuera el actor revelacin y lo fundamental es el fenmeno social que explica a Podemos y a Pablo Iglesias.

Pero si el fenmeno estaba ah, los medios estaban ah, el malestar estaba presente la situacin era la que era y los instrumentos estaban a disposicin de todos dnde estaba Izquierda Unida?, dnde estaban ustedes?

La ciencia social no es una ciencia exacta. Podemos hacer un ejercicio similar a la geologa y decir cules son las condiciones en las que el volcn entra en erupcin pero no sabemos el momento preciso en el que lo va a hacer. Ocurre lo mismo en poltica. Creo que ramos muchos los que habamos teorizado conjuntamente tambin con Pablo Iglesias (que antes formaba parte al menos de la periferia de IU), que estbamos en una situacin de descomposicin del Estado social y que tena que cristalizar en algo. En Francia ha cristalizado en extrema derecha. En Espaa el 15M fue un cortafuegos contra el fascismo y dirigi la mirada hacia otros espacios. Sabamos que eso tena que pasar. Izquierda Unida no lo ha aprovechado. Por las razones que fuera. Nuestro tiempo histrico iba ms rpido que el tiempo de la organizacin.

Pec IU de conformista?

Como organizacin no me cabe ninguna duda. Falt ambicin poltica y en este momento histrico hace falta ambicin poltica. Hay que entender que en un momento de descomposicin social todo se reestructura y tambin se reestructura electoralmente. Es lo que Gramsci llamaba crisis orgnica y nosotros llamamos crisis de rgimen. Si hubisemos sido capaces de anticiparlo en lugar de cristalizar en Podemos lo hubiera hecho en nosotros. Pero no tenemos que pensar en el pasado. Lo interesante es cmo llevar ese hilo al presente. Por eso deca que Podemos no es el padre o madre del fenmeno social. Este malestar cristaliz en Podemos pero puede cristalizar en Ganemos y es responsabilidad histrica de IU estar ah. Estar donde la sociedad exige los cambios. No se ha parado la historia en las elecciones europeas. Contina. La crisis seguir empeorando y se generar un fenmeno social todava ms grande que hay que cristalizar, canalizar y utilizarlo como una oportunidad para cambiar el pas. Ah es donde tiene que estar IU.

Y hasta dnde est dispuesto a llegar usted para que IU est donde quiere usted?

A nivel personal no tengo ningn tipo de ambicin. A nivel personal los costes son mucho ms amplios que una vida conformista en la Universidad o incluso marchndose del pas con una oportunidad laboral. No es una cuestin de gusto sino de necesidad. S tengo, no obstante, una ambicin poltica respecto a mi organizacin. Izquierda Unida no puede ver la revolucin pasar. Tiene que implicarse. Tiene que renunciar a estar del lado que estn el PP y el PSOE. Est claro pero es importante sealarlo. Los que somos dirigentes de IU tenemos la responsabilidad histrica de adaptar nuestra organizacin para que IU sea actor principal.

Hay muchas voces que sealan que la nica posibilidad de que IU no vea la revolucin pasar es apostar por usted como candidato a la presidencia del Gobierno. Est dispuesto a presentarse a las primarias de su partido?

Hay cierta tradicin personalista que yo no comparto. Evidentemente, los diferentes dirigentes tienen sus habilidades profesionales, personales, de carisma, y una determinada concepcin del mundo. Lo importante es el proyecto poltico. Alberto Garzn no es nadie sin IU. Y por lo tanto si la organizacin de IU no quiere, Alberto no puede. En este sentido, si la organizacin va hacia una direccin tiene que querer la organizacin. Y somos muchos los que tenemos que convencer a nuestra organizacin y a nosotros mismos de que tenemos que caminar hacia el horizonte. A nivel personal estoy dispuesto a asumir todo tipo de responsabilidades porque es la base de la poltica. Si la gente de mi organizacin va pidiendo que yo tenga ms responsabilidad poltica yo la asumo. No obstante, el diagnstico de que slo es posible con equis persona no es cierto.

Usted me dice que Alberto Garzn no es nadie sin IU pero tengo dudas de si no es al contrario. Es decir, que Izquierda Unida no es nadie ahora mismo sin la voz y el rostro de gente como Alberto Garzn o Tania Snchez.

Hemos sufrido un proceso de mercantilizacin de la poltica. Estamos caminando a un sistema poltico presidencialista de facto en el que en vez de votar programas o candidaturas se estn votando personas. Eso, que no es nuestro sistema poltico en el papel, conlleva una dependencia muy alta de liderazgos individuales. Y yo creo que no es la respuesta. Creo que la respuesta a este momento histrico es la del liderazgo colectivo. Por lo tanto, IU tiene que tener referentes que sean carismticos y que estn apoyados por la gente de IU y de fuera. Ya no valen los dirigentes grises de un momento poltico que no existe. Hacen falta dirigentes que no se pongan de perfil, que cojan al coro por los cuernos. Pero no uno. Sino muchos. Un liderazgo colectivo. La direccin de IU tiene que ser un liderazgo colectivo y donde ninguno sea imprescindible. Una organizacin no puede ser un dirigente. Si hablamos de nueva poltica, no hay nada que sea ms de vieja poltica que el liderazgo individual y casi cesarista.

Quiz sea yo que estoy contaminado despus de cubrir la Asamblea Ciudadana de Podemos y el debate entre un secretario general o una direccin colegiada, pero parece que sus palabras tambin son dardos hacia el liderazgo de Pablo Iglesias en Podemos.

No, no. Yo no hablo de Podemos. Lo que pasa es que son debates que tenemos desde hace mucho tiempo. Ya en la Antigua Grecia cuando un dirigente poltico destacaba, por miedo a que fuera un futuro tirano, inauguraban una categora que era el ostracismo y permitan a la gente votar para expulsar a alguien que se haba hecho demasiado famoso y mostraba una tendencia a ser un futuro tirano. Es un debate viejo y es normal que suceda cuando se compone una nueva formacin. Podemos es una fuerza nueva y son ellos los que tienen que decidir. Yo no opino por respeto a sus mecanismos. A mi me preocupan los de mi partido. Creo que IU tiene que acometer un proceso de democratizacin interna mucho ms radical.

La percepcin que tenemos desde fuera muchas veces es que al final la gente que est en IU dedica ms tiempo a transformar su organizacin o en convencer a su organizacin de algo que a transformar el pas, que es el objetivo ltimo, en teora, de un partido como IU.

S. Hay un riesgo ah. Hay un riesgo de frustrar muchas energas y mucho tiempo. A veces pasa y hay que aceptarlo. Pero pasa en todas las organizaciones. No es una cuestin solamente de IU. Es un problema, pero tambin es verdad que la democracia conlleva tiempo. La dictadura es inmediata. La democracia conlleva un proceso de deliberacin que se prolonga en el tiempo. Por lo tanto, hay en muchos casos un problema entre eficiencia y democracia. Cuando una organizacin pequea se transforma en grande, como puede ser Podemos, van teniendo una serie de problemas de este tipo. En IU lo tenemos muy claro. IU tiene claro lo que quiere hacer y tiene claro que quiere transformar el pas y las disputas internas tienen lugar porque hay disensin y debate pero ya no llegan a escisiones como pas en otros tiempos. Sin ir ms lejos nos pas con Izquierda Anticapitalista.

Hace unos meses tuvimos oportunidad de entrevistarle y nos dijo que no tena ninguna duda de que IU y Podemos terminaran convergiendo. En aquel momento an no se haban celebrado las elecciones europeas y la estrategia de Podemos y sus intenciones respecto a IU no eran tan evidentes. Usted sigue teniendo la misma percepcin de que terminarn convergiendo?

 

Parto de la hiptesis de la necesidad de converger entre la gente que sufre la crisis. No he visto mayor espacio de convergencia que parar un desahucio. Cuando uno acude a un desahucio, la gente que recibe los golpes y las multas, pero que consigue parar el desahucio, tiene carns polticos muy diferentes o no los tiene. Todo lo que luchamos juntos en la calle con mucho xito tenemos que lucharlo juntos en las instituciones. Esa es la necesidad. No se trata de ampliar el espacio de poder. Es que o nos unimos o nos transforman la sociedad con hospitales privados y viviendas en manos de fondos buitre.

Nosotros somos conscientes de ello y ofrecemos encontrarnos en un espacio poltico comn con Podemos, Anova, Comproms Lo hemos puesto encima de la mesa. Si Podemos decide acudir ser una enorme satisfaccin para la sociedad porque incrementa la potencialidad de este instrumento. Sera una buena noticia. Pero si decide no acudir a este espacio de encuentro tendr que ser Podemos quien diga por qu se ha frustrado la oportunidad histrica y tendr que explicar por qu han desperdiciado una oportunidad de hacer lo que hicieron las mareas. No s lo que van a decidir. Probablemente ellos tampoco. Pero creo que sera una irresponsabilidad histrica no aprovechar las oportunidades

Usted me dice que sera una irresponsabilidad histrica que Podemos no acudiera a ese punto de encuentro. El otro da un buen amigo, afn a Podemos, me deca que sera una irresponsabilidad histrica que Alberto Garzn no abandonara IU y se sumara a Podemos.

Esto me recuerda a mucha gente que se equivocaba cuando deca que la convergencia pasaba porque todo el mundo viniera a IU. Pero ahora estamos en un momento histrico diferente y no procede decir vengan todos a mi lugar. Adems, yo soy leal a mi organizacin y creo, profundamente, que IU es un instrumento ms til que Podemos en estos momentos para el cambio. Tenemos una historia, pero sobre todo tenemos una militancia en todas partes del Estado. Organizada, estructurada, que ha gestionado ayuntamientos, que conoce el sistema poltico Todo eso es parte de la solucin. No digo que IU tenga que ser el eje vertebrador. Digo que es parte de la solucin. La propuesta es dejar de luchar en trincheras diferentes cuando la guerra es la misma. Eso significa responsabilidad histrica y altura de miras. No un vengan todos donde yo estoy, sino ponernos de acuerdo para desde nuestras trincheras disparar al mismo enemigo.

El militante de IU puede estar tranquilo de que su estrella no se va a ir a otro equipo?

No me considerara una estrella, pero est claro que yo de IU no me muevo. Eso est fuera de dudas. Es decir, yo soy fiel a mis principios, a mis ideas y creo que el instrumento til es IU. A mi me interesa que deje de haber pobreza, miseria, desempleo, desigualdad y me da igual el nombre de la revolucin. Eso es una enseanza leninista. No fue la hoz y el martillo lo que abri los campos rusos sino la consigna de paz, tierra y libertad. Por eso, yo creo que la solucin no pasa por el mercado de fichajes sino por encontrarnos todos. Tarde o temprano, gente que opina lo que opina Pablo Iglesias, Iigo Errejn, Juan Carlos Monedero, Luis Alegre, Carolina Bescansa como opina lo mismo en ltima instancia que IU sera una irresponsabilidad histrica que no nos encontrramos. No s cuando. Si antes o despus de las municipales, si antes o despus de las generales, no lo s.

Le sorprende el fuego amigo?

Que va. Eso es una costumbre ya no en la izquierda sino en la poltica. Sin embargo, hay que aprender a gestionarlo. Al final hay muchas motivaciones diferentes dentro de la militancia poltica.

Estas semanas hemos vivido un nuevo terremoto con las tarjetas black que ha vuelto a afectar a Izquierda Unida. Y antes de que me lo diga usted se lo digo yo. Ya sabemos que los corruptos han sido expulsados de IU, ya sabemos que IU es acusacin particular y que Enrique Santiago, abogado de IU, est realizando un trabajo excelente. Tambin sabemos que han puesto en marcha una comisin de investigacin, etc. Sin embargo, en este caso el nombre de IU vuelve a estar ligado a PP, PSOE y corrupcin, que es el cctel de la marca Espaa, y fortalece el argumento de que IU es ms parte del problema que de la solucin.

Efectivamente existe ese planteamiento, pero no estoy de acuerdo con l. Lo que ha ocurrido es que personas de IU han participado en un proceso de corrupcin del PP y otras formaciones. Eso es muy grave porque la principal afectada es la sociedad y la segunda afectada es IU. Este fenmeno ha nublado el trabajo honesto de miles de militantes de IU. Nosotros tenemos militantes que han tenido que, como ha ocurrido en Mallorca, ir con guardaespaldas por denunciar la corrupcin del PP. Hemos tenido mucho sufrimiento en mi provincia, en Mlaga, cuando hemos denunciado desde el principio a Jess Gil. Hemos sufrido amenazas de muerte, persecuciones, etc. Todo tipo de violencia fsica. Y todo eso se ha nublado porque alguien de IU ha hecho lo mismo: la corrupcin. Es muy grave. Muy grave.

Por eso tenemos que ser muy contundentes. Eso implica no slo la expulsin, que ya se hizo, sino pasar a una segunda fase: exigir responsabilidades polticas de aquellos que fueron responsables de hacer subir a esta gente a esa lugar para que metieran la mano. Si yo soy responsable por accin u omisin de algn fenmeno poltico desagradable tengo que dimitir. Yo lo hara. Willy Meyer lo hizo. Estas personas, que son responsables de poner a Moral Santn y de participar en el juego de las cajas con el PP hasta niveles todava desconocidos, tienen que caer. Tienen que caer. Son responsables de hacer caer la imagen de IU en todo el Estado y de dar razones a aquellos que dicen que somos parte del problema.

La semana pasada entrevist para este peridico a Tania Snchez y tambin hablamos de este tema. Ella peda que esta gente que describe ahora diera un paso atrs por el bien de la organizacin. Sin embargo, cuando le ped nombres contest que prefiere no darlos. Usted se atreve?

No conozco la organizacin madrilea y no llevo ni dos aos en los cargos orgnicos de IU. No conozco la organizacin de Madrid ni la historia de los responsables de todo esto. Tengo intuiciones y me han comentado cosas pero no puedo ser yo quien acuse a nadie porque no tengo la informacin suficiente. S s que hay responsables porque cuando ocurre algo as slo se puede hacer con el silencio cmplice. Se trata de averiguar quines son. Tenemos que abrir una comisin de investigacin federal que diga este y este son responsables y hay que pedirles su dimisin. Tiene que caer gente.

No teme que los militantes de IU puedan decir que estn hartos de su organizacin y que se marchan con otro, ya sea Podemos u otro partido?

Hay un riesgo muy importante. O somos inteligentes y hbiles o seremos como el Partido Comunista de Italia, que vivi un proceso de frustracin generalizada. La gente no se va a otro partido. Se va a su casa. Frustrada. IU no es sus dirigentes. Son, sobre todo, sus militantes que trabajan por su pueblo, se pelean para evitar corruptelas contra planes urbansticos y que de repente ven que en Madrid se ha pactado con Blesa y se han gastado 500.000 euros en una tarjeta. Eso frustra y tenemos que responder con contundencia, claridad y honestidad o la gente se va a su casa.

Para terminar quiero que se imagine como el cirujano de hierro del que hablaban tras la crisis de 1898 en Espaa. Si pudiera elevarse unos metros sobre el suelo y sacar el bistur, qu cambiara de IU para que se parezca a la que usted desea?

Es muy importante siempre hacer autocrtica. La primera autocrtica es: si sabemos lo que queremos, por qu no lo hemos hecho hasta ahora? Qu ha fallado? Hay que sacar muchos hilos. Primero uno de institucionalizacin, de haber interiorizado parcialmente que estbamos ante el fin de la historia y que ya no haba ideologas y que ya slo nos quedaba gestionar el capitalismo. Eso ha sido un virus que nos ha afectado y que estamos superando de una forma muy veloz. Esa institucionalizacin ha llevado a formar un partido poltico que ha renunciado a su origen. IU es un partido poltico y un movimiento social. Por lo tanto, IU tiene el deber de parecerse ms a un movimiento social que a un partido.

Se aburgues IU?

Se aburgues la sociedad. Hace cuatro aos el 80% de la gente votaba al bipartidismo y a IU lo votaba un 3%. No es un aburguesamiento slo de IU sino tambin de la sociedad. Era un espejismo econmico que nos deca que vivamos en el mejor de los mundos y eso afectaba a IU. Hay que liberarse de esa losa de la que se est liberando tambin la sociedad. Aqu hay ideologas en disputa y los partidos son organizaciones de ideologas en disputa. Tenemos que penetrar en los barrios. Hay un 46% de gente que no vota. Si el fenmeno social que explica Podemos es importante, el fenmeno social en general es mayor. El da que vote la gente que no vota el panorama cambiar radicalmente. La gente que no vota no es del PP. Es gente que est cabreada, que cree que el sistema poltico no funciona.

IU tiene que abandonar la institucionalizacin. Tiene que ser menos maquinaria electoral y ms maquinara social. Es difcil. El tiempo histrico de nuestra organizacin es ms lento que el de la sociedad. La sociedad est siendo en muchos casos ms revolucionaria que una parte de IU, pero desde hace un tiempo estamos cogiendo la velocidad y el ritmo de la calle.

Fuente: http://www.cuartopoder.es/alsoldelacalle/alberto-garzon-izquierda-unida-es-un-instrumento-mas-util-que-podemos/3323



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter