Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-10-2014

Jugando a la ruleta rusa con el bola?

Carlos Mrquez
Rebelin


La repatriacin de dos misioneros espaoles, infectados con el virus del bola, desde Liberia y Sierra Leona que fueron tratados en el Hospital Carlos III de Madrid, ha sido ampliamente discutida en los medios. Ambos murieron pero, en el caso del misionero repatriado desde Sierra Leona, Manuel Garca Viejo, se ha producido una crisis sanitaria de grandes proporciones al haberse contagiado una asistente sanitaria que lo atendi. En este artculo se discute si la repatriacin era necesaria y si los medios eran los adecuados para atender de esa forma una enfermedad con una mortalidad tan elevada y para la cual, hoy por hoy, no existe un tratamiento eficaz. Tambin se discuten otras posibles alternativas que podran haberse utilizado con menor riesgo y el por qu esas alternativas no se estn utilizando actualmente para intentar contener la epidemia en los pases de origen: Guinea, Liberia y Sierra Leona.

Niveles de Seguridad Biolgica

A partir de la creacin de laboratorios como el Camp Detrick, Maryland, dedicados a la guerra bacteriolgica se hizo necesario la creacin de protocolos de contencin (biocontencin) que impidieran la difusin de los agentes patgenos (bacterias y virus) fuera de las instalaciones. Estos protocolos fueron establecidos en una serie de conferencias a partir de 1957. En 1984 la American Biological Safety Association (Asociacin Americana de Seguridad Biolgica) fue oficialmente establecida para establecer normas y protocolos al respecto.

El nivel de biocontencin viene determinada por el peligro relativo que un patgeno puede ocasionar al medio ambiente que le rodea. Por ello se han establecido a partir de 2006 varios niveles de biocontencin que se denominan como BSL-1 y de ah hasta BSL-4. BSL es el acrnimo para Biological Safety Level o Nivel de Seguridad Biolgico.

Cada nivel tiene sus especificaciones propias. Desde el nivel ms simple (BSL-1) que implica cabinas de trabajo, hasta el nivel ms alto (BSL-4) en donde las instalaciones necesitan habitaciones selladas, exclusas de paso, y dentro de la estructura del edificio existe un gradiente de presiones de aire, en las habitaciones de paso, que va disminuyendo desde el exterior hasta las zonas ms calientes. Es decir el aire se mueve desde el exterior al interior impidiendo la salida de los gases desde las zonas ms comprometidas al exterior. La ventilacin incluye filtros HEPA (filtros de alta eficiencia) asociados a luz ultravioleta de alta energa para destruir los patgenos.

El personal en el nivel BSL-4 lleva uniformes de trabajo que impiden cualquier exposicin al patgeno por la piel o por la respiracin. Los trajes llevan un equipo autnomo de respiracin y estn presurizados positivamente. Existen zonas limpias y sucias dentro de la instalacin. La entrada a la zona de exposicin no es la misma que la salida. En la salida existen zonas de descontaminacin que incluyen varias duchas, sala de vaco y luz ultravioleta. El sistema incluye bloqueo de las puertas de cada sala para evitar que se puedan abrir al mismo tiempo la de entrada y la de salida. El material desechable slido es incinerado y los lquidos son esterilizados dentro de la propia instalacin.

Este nivel de contencin biolgica est indicado para infecciones peligrosas que pueden transmitirse por el aire o para agentes patgenos que causan enfermedades fatales y para las cuales no existe vacuna u otros tratamientos. Tal es el caso de las fiebres hemorrgicas Boliviana y Argentina, el virus Marburg, el virus bola y el virus Lassa, entre otras enfermedades hemorrgicas.

El Hospital Carlos III


El Hospital Carlos III de Madrid, surgido en 1990, se constituy como un centro de referencia en investigacin y tratamiento de enfermedades infecciosas y tropicales. Sin embargo, el nivel de seguridad biolgica del Hospital nunca ha sido BSL-4 y menos despus del desmantelamiento de parte de las instalaciones por la Comunidad de Madrid. Las instalaciones del Carlos III tienen, o tenan, la calificacin de BSL-3 o centro para tratar enfermedades que pueden ser fatales, aunque su capacidad de transmisin es muy baja y adems, existe un tratamiento efectivo y medidas de profilaxis. En este caso entraran enfermedades como la tuberculosis, la leishmaniasis, la fiebre de Malta, la rabia, la turalemia, la fiebre del Valle del Rift, la fiebre del Nilo, la fiebre amarilla, entre otras muchas.

Que el protocolo de actuacin era inadecuado lo demuestra el hecho de que el personal recibi un entrenamiento muy rpido y superficial para colocarse y retirarse el equipo de proteccin con el cual no estaban familiarizados. Asimismo, muchos especialistas han avisado de que las personas en contacto directo con enfermos declarados de bola (personal de alto riesgo) deberan llevar respiradores autnomos y no mascaras, puesto que aunque el virus no se transmite por el aire si puede ser infeccioso en las proximidades de pacientes que tosen o vomitan produciendo gotitas en el aire (aerosoles) que contienen el virus.

La prestigiosa revista de divulgacin cientfica, Scientific American, en un artculo de 10 de Octubre de 2014 (1), habla de deficiencias en los procedimientos y en los equipos del personal que trabaja con enfermos de bola en frica. Ms de 200 personas implicadas en la lucha contra el virus se han infectado desde el principio de la epidemia. Son estos los procedimientos que el Ministerio de Sanidad ha validado para el personal del Carlos III?

Riesgos NRBQ


Se denominan riesgos NRBQ (o NBQ) a aquellos procedentes de amenazas nucleares, radioactivas, biolgicas o qumicas.

Existen unidades, tanto civiles como militares, encargadas de afrontar este tipo de riesgos. Espaa, dentro del Plan de Defensa NRBQ, cuenta con un Regimiento NRBQ, el Valencia 1, que se encuentra estacionado en Paterna (Valencia) y cuya misin principal es estar preparados para combatir y controlar amenazas de tipo nuclear, radiolgico, bacteriolgico o qumico que tenga que afrontar nuestro pas.

En el caso del traslado de los misioneros, que no deja de ser un riesgo NRBQ, fue realizado por un equipo de este tipo perteneciente a la UMAER (Unidad Mdica de Aeroevacuacin) en aviones del Ejercito del Aire hasta la base de Torrejn de Ardoz. Sin embargo, posteriormente fueran trasladados en ambulancias civiles hasta el Hospital Carlos III.

El Ejercito de Tierra dispone de un Hospital de Campaa de tipo ROLE 3, una infraestructura hospitalaria de tipo mvil y modular, que puede tener las mismas capacidades que un gran hospital (hasta 22000 metros cuadrados totalmente desplegado) y en el cual se pueden atender a enfermos infectados por bola por tener capacidad NRBQ. Este tipo de instalaciones solo las tienen los ejrcitos de otros siete pases del mundo: Estados Unidos, Canad, Gran Bretaa, Alemania, Francia, Italia y Repblica Checa.

Los manuales de proteccin NRBQ establecen que una vez que se ha producido una epidemia lo aconsejable es trasladar los equipos NRBQ o un hospital NRBQ a la zona para intentan contener la expansin de la misma.

En el caso de los misioneros, stos no deberan haber sido trasladados a Espaa, bajo ningn concepto, sino que deberan haber sido tratados all.

De lo anteriormente expuesto uno se pregunta, ya que se trajo a los misioneros, por qu no se instal un hospital de campaa con capacidad NRBQ en un sitio aislado, como sera la propia base de Torrejn, y que hubiera sido el propio personal militar el que tratara a los misioneros. De hecho parece que el Ministerio de Defensa ofreci esta posibilidad al Ministerio de Sanidad. Sin embargo, no hay informacin de por qu el Ministerio de Sanidad prefiri el Carlos III.

Negligencia generalizada o conspiracin


La misma falta de protocolos claros de actuacin no ha sido exclusiva de Espaa sino que tambin ha ocurrido en Estados Unidos. Un paciente afectado de bola en Dallas fue trasladado al Hospital Presbiteriano de Tejas. El paciente haba llegado hacia poco de Liberia. Das despus de su muerte dos enfermeras dieron positivo para el virus. Una de ellas haba realizado un viaje en avin mientras no presentaba sntomas. Al igual que en el Carlos III, el personal mdico denunci carencia de medios y de experiencia para tratar la enfermedad. Actualmente existen 8 casos declarados en los Estados Unidos, aunque el CDC (Centro de Control de Enfermedades) slo describe cuatro hasta el 17 de Octubre.

Es curioso que en la lucha contra la epidemia en origen no se hayan utilizado medios militares de lucha NRBQ por ningn pas y que los aeropuertos de los pases en donde se ha desatado la epidemia (Guinea, Liberia y Sierra Leona) siguen abiertos. La contencin, principal elemento de lucha en una epidemia de este tipo, parece no interesar demasiado. La declaracin de Obama sobre el uso de militares no establece claramente el papel de estos en la contencin de la misma. Asimismo no existe un protocolo comn en la Unin Europea para el seguimiento de las personas que llegan desde esos pases y que incluso pueden venir desde terceros pases despus de haber salido de la zona de infeccin. Esta actitud un tanto negligente ha llevado a pensar a algunos que se trata de una conspiracin. La supuesta conspiranoia se basa en los siguientes hechos:

1) El anlisis gentico del virus encontrado en el primer paciente fallecido, publicado en una de las revistas de medicina ms prestigiosas del mundo, indican que este virus no est directamente derivado de aquellos que dieron lugar a las epidemias anteriores de la Repblica Democrtica del Congo y de Gabn. Por tanto sera una cepa nueva (2).

2) Segn el Dr. Cybil Broderick (3), cientfico liberiano, esta cepa se habra generado en los laboratorios de guerra biolgica que el Departamento de Defensa de los Estados Unidos tiene en Sierra Leona y Liberia (dos de los pases afectados por la epidemia).

3) El hecho de que se estuviera trabajando en antivirales para una enfermedad, que hasta el ao pasado haba matado a menos de 1000 personas y nicamente en frica, es bastante sospechosa. Entre estas empresas se encuentran Tekmira, GlaxoSmithKline y Sarepta Therapeutics. Adems, semanas antes de comenzar la epidemia, Tekmira inici un ensayo clnico en personas sanas a las cuales inyect su antiviral TKM-bola (4). Este estudio fue auspiciado y financiado por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos al igual que la investigacin del agente antiviral.

Notas

1) http://www.scientificamerican.com/article/ebola-spread-shows-flaws-in-protective-gear-and-procedures/

2) http://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMoa1404505Emergence of Zaire Ebola Virus Disease in Guinea

3) http://www.globalresearch.ca/a-liberian-scientist-claims-the-u-s-is-responsible-for-the-ebola-outbreak-in-west-africa/5408459

4) http://clinicaltrials.gov/show/NCT02041715

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter