Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Palestina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-10-2014

Muhammad, dnde ests?

Uri Avnery
Gush shalom

Traducido del ingls para Rebelin por J. M.


Suena a broma. Pero no lo es.

Hace aproximadamente un mes, en la vspera del Ao Nuevo judo, la oficina de estadstica del Gobierno public una serie de artculos interesantes sobre la poblacin del Estado. Se pretende que sea un regalo a los ciudadanos. La poblacin est creciendo, cada vez es ms rica y est satisfecha.

Uno de los temas es la lista de los nombres ms populares dados el ao pasado a los recin nacidos.

Cuando los trabajadores de las estadsticas vieron los resultados se quedaron asombrados. Al parecer el nombre que encabeza la lista es Muhammad.

Muhammad? El nombre ms popular del Estado judo?

Hay una explicacin simple. Los rabes constituyen ms del 20% de la ciudadana. A los padres rabes les gusta dar a sus hijos el nombre del Profeta, que Dios bendiga su alma. Adems, los ciudadanos rabes tienen muchos ms hijos que los ciudadanos judos. Si cada segundo nio rabe se llama Muhammad, se obtiene, en principio, el 5%.

Los ciudadanos judos tienen una gama mucho ms amplia. Hay cientos de nombres y la lista est creciendo todo el tiempo porque a los padres jvenes les gusta inventar nombres hebreos frescos. Incluso si una dcima parte de los padres judos prefieren el nombre de Josef, el nombre hebreo ms popular segn la lista, obtiene slo el 4%.

Qu pasa entonces? Sencillo: slo suprime los nombres rabes. No a Muhammad.

Cuando esto se supo, muchos israeles se rieron. Hasta dnde se puede considerar la ignorancia?

Pero no es una broma. Esto demuestra que los ciudadanos rabes no son considerados realmente "pertenecientes". 66 aos despus de la fundacin de Israel, el lugar de los rabes en el "Estado judo" sigue siendo problemtico, por decir lo menos.

El martes pasado, leyendo el Haaretz, me di cuenta de que toda una pgina la nmero 4 estaba dedicada a noticias relativas a las relaciones rabes judas.

Tema 1: Decenas de colonos judos invadieron el barrio rabe de Silwan, junto al Monte del Templo, en medio de la noche. Silwan, la Shiloah bblica, es un pueblo rabe que fue unido a Jerusaln cuando Jerusaln Oriental fue anexado por Israel despus de la Guerra de los Seis Das. Desde hace aos una asociacin de colonos llamada Elad ha estado tratando de judaizar el barrio comprando en secreto propiedades de rabes pobres, utilizando a traidores rabes como testaferros. Ahora la asociacin ha decidido ocupar estas casas entrando como ladrones en la noche.

(El presidente de Elad es Elie Wiesel, el escritor del Holocausto y Premio Nobel de la Paz. Me jacto de haberlo detestado desde la primera vista, e incluso invent una nueva palabra hebrea para l. Se traduce aproximadamente como "Holocaustist).

Tema 2: Se pone en conocimiento que la organizacin central que construye para los colonos, fuertemente subsidiada por el Gobierno, est dando grandes donaciones a un grupo llamado "si se quiere", que se especializa en la caza de profesores de izquierda en las universidades y otros lugares .

El grupo ha construido un sistema de informantes semejante al de la Stasi y declara "promover los valores sionistas en Israel", denunciando a los profesores que exigen la igualdad para los rabes y otras comunidades no judas.

Tema 3: El profesor (emrito) Hillel Weiss, siendo un profesor de la Universidad Bar-Ilan, public una convocatoria en Facebook para el genocidio de los palestinos. "Puesto que no son un pueblo, esto no constituye genocidio", afirm, "sino la erradicacin de la chusma". Aconsej a los palestinos abandonar Eretz Israel (la tierra que llega hasta el Jordn) de una vez, antes de que el genocidio inevitable ocurra.

La Universidad Bar Ilan, se debe recordar, es el Alma Mater de Yigal Amir, el asesino de Yitzhak Rabin.

Tema 4: El ministro de Relaciones Exteriores, Avigdor Lieberman, exigi que se recluya a Hanin Zuabi"en prisin por muchos aos".

Zuabi, una mujer miembro de la Knesset por una pequea faccin nacionalista rabe, tiene un don para proferir declaraciones muy provocativas. ltimamente dijo que no hay ninguna diferencia entre un luchador de ISIS que corta cabezas de personas individuales y un piloto israel que aprieta un botn y mata a muchos palestinos.

Lieberman dijo a Zuabi que se vaya a vivir en Gaza. Sugiri que "como mujer soltera que se viste como se viste (ropa moderna)" sufrira bajo el gobierno de Hamas. Tambin exigi que se le despoje de su ciudadana israel.

Tema 5: Esto no se refiere directamente a los rabes, sino que representa el racismo en su peor momento. El Tribunal Supremo de Israel, que acta como un tribunal constitucional (aunque Israel no tiene una constitucin escrita, slo algunas "leyes bsicas"), ha ordenado al Gobierno que cierre de una vez una crcel "abierta", construida en el medio del desierto para dar asilo a los inmigrantes africanos en demanda de asilo, que son confinados all indefinidamente sin juicio, hasta que se comprometen a abandonar Israel "voluntariamente".

El Gobierno se ha negado a obedecer la orden, algo absolutamente sin precedentes, y ahora est en el proceso de promulgacin de una nueva ley que permitira a 61 (de 120) miembros de la Knesset revocar las decisiones de la Corte Suprema.

Israel se jazta de ser la nica democracia de Oriente Medio.

Estos artculos tomados al azar, y las publicadas en cualquier otro da, arrojan algunas dudas sobre esta afirmacin.

Por supuesto en su tratamiento de la minora nacional Israel no est solo, y no es el peor. Casi todos los estados e

de todo el mundo tiene una o varoas minoras nacionales y casi todas tienen motivos de queja. Solo hay quepensar en los kurdos en Siria, las personas de habla rusa en Ucrania o los tamiles en Sri Lanka para encontrar un poco de sentido de la proporcin.

Me imagino que en cualquier revisin imparcial a nivel mundial de la situacin de las minoras, Israel figurara en algn punto intermedio.

Supongo que la posicin de todas las minoras es nica, condicionada por la historia y las circunstancias locales. La posicin de la minora rabe en Israel sin duda lo es.

En primer lugar, al igual que los aborgenes de Australia y los inuit en Canad, ellos estaban aqu mucho antes de la actual mayora. El caso de Zuabi-Lieberman es un ejemplo de ello.

La familia de Hanin Zuabi ha residido en la Baja Galilea, durante siglos, tal vez milenios. Despus de la fundacin de Israel Saif-al-Din Zuabi ha sido miembro del Partido Laborista Sionista y vicepresidente de la Knesset. Otro pariente, Abd-al-Rahman Zuabi, ha sido juez de la Corte Suprema. Abd-al-Aziz Zuabi, miembro de la Knesset del partido sionista Mapam (ahora Meretz) era viceministro.

El nombre original de Lieberman fue Evet. Naci en Kishinev, Moldavia sovitica, y su lengua materna es el yiddish. A pesar de que lleg a Israel en 1978, todava se considera un "nuevo inmigrante" y habla hebreo con marcado acento ruso. De los dos, Hanin Zuabi habla sin duda mejor hebreo.

Fue Abd-al-Aziz quien acu la frase "mi tragedia es que mi pas est en guerra con mi gente".

Esa es la segunda anomala: los "rabes israeles" son parte integrante del pueblo palestino. Casi cada ciudadano rabe israel tiene familiares en Cisjordania, enla Franja de Gaza o en ambos lados, as como en los campos de refugiados.

Cuando la lucha real est ocurriendo, como en la reciente guerra de Gaza, su corazn est con el otro lado, el "enemigo". En este momento, varios ciudadanos rabes israeles jvenes estn luchando con el ISIS, despus de cruzar a Siria a travs de Turqua.

Como muestra el rbol de Zuabi, hay otra cara de la moneda. Los ciudadanos rabes estn profundamente entrelazados en el tejido de Israel.

A menudo me pregunto qu pasara si el deseo de Lieberman (y otros de su calaa en todo el mundo) se cumpliera, y la minora abandonara el pas.

Sabemos por la historia. Cuando los hugonotes franceses fueron expulsados ​​de Francia, muchos de ellos huyeron al estado prusiano en ciernes. El retrasado Berln se convirti en un centro econmico y Prusia floreci, mientras que Francia se debilit. Lo mismo, pero an ms remarcado,pas en Espaa despus de la expulsin de los judos y musulmanes. Espaa nunca ms fue la misma y ​​el imperio otomano, que absorbi con mucho gusto a la mayora de ellos, se enriqueci.

Los ciudadanos rabes de Israel no sirven en el ejrcito. No quieren luchar contra sus hermanos palestinos y tampoco el ejrcito quiere entrenarlos y darles armas, Dios no lo permita. (Aunque en este momento, al ejrcito le gustara conseguir rabes cristianos, una minora de la minora, con el fin de crear una divisin. Se alistan algunos rabes, en su mayora beduinos y drusos).

Pero, aparte del servicio militar, los ciudadanos rabes cumplen todos los deberes de un ciudadano. Pagan sus impuestos. El IVA y otros impuestos indirectos constituyen una gran parte de los ingresos del Gobierno, no pueden evadirlos. Realizan muchas tareas.

De hecho los rabes estn mucho ms profundamente arraigados en la sociedad israel de lo que a muchos de ellos le gustara admitir. Son mdicos, abogados, ingenieros, jueces. Cuando llev a mi difunta esposa al hospital, tom varios das hasta que me di cuenta que el jefe de la sala era un mdico rabe.

Todos los ciudadanos rabes aprenden hebreo y lo hablan bien, mientras que nuestro departamento de inteligencia del ejrcito tiene dificultades para encontrar judos que hablan rabe.

Los ingresos de los ciudadanos rabes son, en promedio, menor que los de los ciudadanos judos, pero todava muy superior al de sus familiares en los territorios ocupados. Tambin los rabes en las reas anexadas de Jerusaln Este, a quienes no se ha concedidos la ciudadana israel, pero que son oficialmente "residentes", disfrutan de plenos derechos en el marco del sistema nacional de seguros, que son considerables.

En general la situacin de los ciudadanos rabes est muy lejos de lo que nosotros (y ellos, por supuesto) deseamos. Debemos luchar por la igualdad total. Esta lucha debe ser continua y debe ser librada tanto por los activistas de derechos humanos judos como rabes, manocon mano.

Sin embargo, la triste realidad es que esta cooperacin, que una vez fue cercana y casi ntima, se ha tornado distante y escasa. Los rabes tienen miedo de la "normalizacin", que podra parecer como apoyo a la ocupacin. Los judios tienen miedo a ser tildados por la extrema derecha de "simpatizantes de los rabes" y traidores.

Esta situacin, aunque natural, hay que superarla. La izquierda israel no tiene ninguna posibilidad derecuperar el poder sin la cooperacin activa con "los zuabis", como el ministro de Finanzas Yair Lapid, una vez llam despectivamente a todos los ciudadanos rabes. Incluyendo a Hanin, aunque sea mujer, soltera y se vista como le da la gana.

Y todos los muhammads ausentes.

Fuente: http://zope.gush-shalom.org/home/en/channels/avnery/1414157039/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter