Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-11-2014

40 aos de Decreto 701: Pobreza auspiciada por el Estado

Patricio Villa
Resumen


El 28 de octubre se cumplieron 40 aos de la entrada en vigencia del Decreto de Ley 701, uno ms de los emitidos por la Junta Militar y los civiles que otorgaron respaldo tcnico. ste consisti en el establecimiento de una bonificacin para la plantacin de rboles en suelos calificados como "de aptitud preferentemente forestal" junto a algunas exenciones tributarias para quienes se acogieran a este beneficio.

Segn han expresado sus impulsores, el propsito de este instrumento fue favorecer la forestacin en suelos requirentes de proteccin o de correccin, tales como los susceptibles a la formacin de dunas o los que sufran procesos de erosin. En su texto dejaba muy pocas posibilidades para considerar un terreno no apto para forestar, afirmando que lo podan ser "todos aquellos terrenos que tcnicamente no sean arables, estn cubiertos o no de vegetacin, excluyndose los que sin sufrir degradacin puedan ser utilizados en agricultura, fruticultura o ganadera intensiva". Es decir, si algn terreno utilizado intensivamente no sufriera erosin, podra ser de los pocos eximidos de ser clasificado como apto.

La forestacin, cuando se orienta al restablecimiento boscoso de un lugar, puede aportar en la conservacin y recuperacin del suelo, prevencin de la erosin y en el almacenamiento y provisin de agua. Sin embargo, cuando se ha orientado a producir madera y subproductos para satisfacer las expectativas financieras de algunos y no las necesidades de la comunidad, la forestacin ha provocado efectos inversos y este ha sido el caso del Decreto 701.

Contrariamente a lo esgrimido por sus defensores, en documentos elaborados por el Estado se ha afirmado que el propsito de su implementacin ha sido promover la produccin de materia prima para la industria maderera y de pulpa de celulosa que, desde mediados de la dcada de 1960, ya no tena al bosque nativo como su principal abastecedor, sino que ya lo eran los monocultivos forestales. Ah est su origen.

Trayectoria

El Decreto inicialmente estableci una bonificacin del 75% de los gastos que los particulares incurriesen al momento de plantar rboles. Segn constata la Direccin de Presupuestos (DIPRES) entre 1974 y 1997, se plantaron ms de 1.700.000 hectreas, casi todas con pinos radiata y eucaliptos, de las cuales 822.248 fueron bonificadas.

Hasta 1997, grandes propietarios accedieron a la bonificacin. La escasez de terrenos disponibles bajo propiedad de las empresas forestales indujo a una reorientacin de la entrega de este fondo hacia pequeos propietarios, establecindose para stos una bonificacin del 90% de los gastos de forestacin para las primeras 15 hectreas forestadas y un 75% a las restantes, inaugurando una nueva fuente de insumos para las empresas sin cargar con los riesgos de incendios y plagas propios de un monocultivo.

Pero el negocio no concluy en la compra de la cosecha, sino que se ampli al de la operacin en las diversas faenas bonificadas a los pequeos propietarios. Este nuevo nicho se origin en la incapacidad de stos de solventar los gastos que estos trabajos implicaban, mientras no reciban la bonificacin entregada luego de la realizacin de estas labores. De este modo, las empresas comenzaron a ofrecer sus servicios a cambio de la entrega ntegra de la bonificacin y gran parte de la venta de la plantacin a punto de cosechar. En el caso de una de las empresas pioneras en este negocio, ligada a Forestal Mininco, cobraba la bonificacin ms el 90% del precio de venta para la cosecha, adems de controlar indirectamente el precio de compra de la madera.

En el transcurso de los 15 aos en que estuvo vigente esta nueva normativa sufri modificaciones que apuntaron a facilitar el acceso a la bonificacin de pequeos propietarios, y a incluir nuevas faenas en la lista de reembolsos. Algunos de estos cambios fueron:

-La acreditacin por parte de CONAF de consultoras privadas para la clasificacin de suelos de aptitud forestal y sujetos a la bonificacin. Si bien, no se encontraron estudios sobre el desempeo de stas, es razonable dudar sobre su imparcialidad en tanto su rentabilidad est determinada por la rotulacin de los terrenos.

-El 2011 se crea la figura del "mediano propietario" y se establecen nuevos tipos de bonificaciones. Para los pequeos, se asigna un 90% (desde entonces, la totalidad de su forestacin estar sujeta a sta); para los medianos, un 75%; para los grandes, un 50%.

-El 2010, el Decreto 701 se prorrog por dos aos ms, concluyendo su vigencia el ltimo da de 2012, por lo cual Sebastan Piera, en octubre del mismo ao envi a la Cmara de Diputados un proyecto de ley para "modificarlo y extenderlo" sin haberse aprobado durante su mandato. En el discurso del pasado 21 de mayo, Bachelet anunci una nueva prrroga del Decreto y las condiciones en que lo ser se conversan actualmente en el parlamento.

Condescendencia institucional

En el informe emitido por la DIPRES el ao 2006 sobre el impacto del Decreto 701 se constatan situaciones reprobatorias respecto a su implementacin sin ser suficientes para reorientarla.

El documento consigna errores en la tabla de costos de los procesos propios de la forestacin y el manejo, provocando el pago excesivo, por parte del Estado, hacia grandes propietarios. Esto se explica porque las faenas sujetas a bonificacin tienen menores costos para stos, sin embargo las diferencias no se ven expresadas en su pago, accediendo a los mismos valores que los pequeos propietarios. Tambin en la tabla de costos se detect que procedimientos como el "subsolado con camelln" y la preparacin de "microterrazas con escarificado" estn duplicadas, induciendo a un pago errneo por la misma accin.

La evaluacin general del programa de bonificacin a travs de la medicin del "VAN (Valor Actual Neto) social" fue negativa, por la no constatacin de beneficios sociales y de externalidades positivas, al contrario de externalidades negativas como la sustitucin de bosque nativo que, entre 1980 y 1997, fue de 88.011 hectreas avaluadas en 17.468 millones de pesos.

En la evaluacin tambin se constata una "flexibilizacin de los criterios para calificar un suelo en condiciones de degradacin, lo que implic a partir del 2001 la ampliacin de la superficie susceptible de bonificarse para todo tipo de propietarios. Esto en la prctica significa que, excepto los suelos de riego, todos los suelos de Chile son susceptibles de recibir la bonificacin... favoreciendo en mayor medida los objetivos productivos que los ambientales...", consigna el estudio.

Los pretextos que han argido los defensores de la industria forestal y no fueron refutados en este informe, han sido desmentidos por la realidad. La condicin de nuestros territorios nos confirma que las plantaciones forestales bonificadas por el Estado no proveen ningn servicio ambiental propio del bosque, al contrario, los han hecho desaparecer acabando con la habitabilidad de los lugares que las soportan. En este sentido, puede concluirse que el propio Estado ha contribuido al agravamiento de la erosin, la prdida y escasez de agua, el alza de la sensacin trmica y disminucin de la humedad donde se extienden monocultivos forestales, la prdida de una fuente de alimentos o de provisin hdrica para su cultivo. O sea, ha auspiciado el empobrecimiento de la poblacin.

Alto y reparacin

El plan empresarial ya ha sido trazado y algunos de sus ejes, en la regin del Bo Bo, son la remodelacin de la Ruta 160 y la ampliacin de la celulosa Arauco para producir dos millones cien mil toneladas de pulpa de celulosa, triplicando lo que hasta ahora se fabrica. Sin embargo, su concrecin tiene cada vez ms opositores amenazados en su sobrevivencia por esta industria.

Es urgente restringir la industria forestal y establecer mecanismos de reparacin del dao causado por sta en lo social y ambiental. Invalidar el permiso de ampliacin de celulosa Arauco y ajustar la produccin de celulosa a los requerimientos de la sociedad y a normas que garanticen la inocuidad ambiental en sus procesos, son medidas perentorias para cualquier proceso de este tipo. Tambin es imperante restituir el bosque, para lo cual deben establecerse nuevos criterios de uso del suelo dirigidos a la conservacin y al uso sustentable de stos, poniendo fin a los monocultivos forestales. En cuanto a la bonificacin que hasta ahora los incentiv debe reorientarse a promover la recuperacin del bosque, estableciendo los intereses comunitarios como nico indicador.

La aplicacin de estas medidas no ser un favor de quienes todo este tiempo han cabildeado en representacin de la clase empresarial, slo podr ser producto de la lucha de las comunidades por su soberana y su calidad de vida.

DOCUMENTAL

Plantar Pobreza. El negocio forestal en Chile


Prximamente se estrenar "Plantar Pobreza. El negocio forestal en Chile", un nuevo documental de Peridico Resumen que aborda el origen y las consecuencias de la expansin de la industria forestal en la zona centro sur del pas.

Las plantaciones de pinos y eucaliptos, las plantas de celulosa y toda la infraestructura vial y portuaria a su servicio son elementos que, a la vez de constituir el engranaje de un sustancioso y exclusivo negocio, representa la explotacin de los territorios que ocupan y el empobrecimiento de sus comunidades.

Actualmente, los lugares que soportan plantaciones y albergan plantas de celulosa no ofrecen condiciones de habitabilidad para su gente obligndola a emigrar, dejando a completa disposicin del negocio forestal los espacios anteriormente usados en la produccin o recoleccin de alimentos y en la conservacin del bosque. Muestra de esta realidad es que las comunas presentadas como "de vocacin forestal" alcanzan ndices de migracin y pobreza que superan la media nacional.

Sin embargo, todo este proceso se ha configurado ante la obsecuencia y el servilismo de las autoridades de turno. Desde la Dictadura Militar hasta los gobiernos civiles, todos han defendido este empresariado, llamando desarrollo a la apertura de nuevos focos de extraccin y servicios para la industria forestal, llamando a las plantaciones forestales como bosques y llamando estado de derecho a la imposicin de la voluntad empresarial a travs de la represin y el terrorismo de Estado.

"Plantar Pobreza" tiene el propsito de contribuir con informacin veraz a entender el proceso en que se ha expandido esta industria y sus efectos a diferentes escalas. Sin quedarse en una constatacin de desastres y miserias, "Plantar Pobreza" muestra la posibilidad de revertir las condiciones provocadas por el negocio forestal, a travs del testimonio de comunidades invisibilizadas que realizan experiencias de recuperacin del bosque, recuperacin del agua y de la soberana alimentaria.

A quienes vivimos en este territorio nos han intentado convencer de un falso dilema: "O hay forestales o hay pobreza". En realidad, hemos visto que nuestro empobrecimiento se ha agravado en tanto stas se han expandido. Hoy, la recuperacin de nuestro territorio se impone como condicin necesaria para nuestra subsistencia y en esto no caben ambigedades, la industria forestal debe irse y deben implementarse polticas de reparacin ecosistmica y social. El documental "Plantar Pobreza", intenta contribuir a esta lucha.

resumen.cl



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter