Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-08-2005

La ofensiva anunciada de Reporteros sin Fronteras, de los agentes de la CIA Kent y Colas y de ciertas reclutas polacas, fue sustituida por una denuncia del Acta Patritica y de las agencias gubernamentales de represin de EE.UU.
Congreso mundial de los bibliotecarios: Knock Out en Oslo

Jean-Guy Allard
Granma Internacional


OSLO. Lo que pretenda ser una fulgurante intervencin de los agentes de desinformacin ms activos de Estados Unidos contra Cuba ante el Congreso Mundial de los Bibliotecarios, reunidos en la capital noruega, se convirti en una espectacular derrota de los agentes de Washington y en una denuncia masiva del Acta Patritica de EE.UU. y de las agencias gubernamentales de represin de ese pas.

El importante evento, organizado por la Federacin Internacional de Asociaciones de Bibliotecarios (IFLA) que reuni a ms de 4 000 bibliotecarios del mundo entero, termin, adems, con expresiones de solidaridad de numerosas delegaciones que afirmaron a la representacin cubana su inters en desarrollar lazos con Cuba.

Reporteros Sin Fronteras (RSF), la ONG francesa de Robert Mnard, cuya vinculacin con la CIA est cada vez ms documentada, desapareci repentinamente del programa de la sesin del Comit sobre la libertad de expresin y el libre acceso a la informacin FAIFE, siglas en ingls donde deba manifestarse. Esa tarde de conferencias y debate fue, al contrario, marcada por una importante presentacin de la representante de la American Librarian Asociation que denunci las violaciones de los derechos del ciudadano norteamericano que promueve esa legislacin supuestamente patritica, favorita de la extrema derecha, del FBI, de la CIA y dems cuerpos represivos norteamericanos.

Se rumoraba que esa intervencin iba a ser sustituida por una presentacin de una de las ocho asociaciones de bibliotecarios de Polonia que, supuestamente, haba aceptado ofrecer sus servicios para denigrar a Cuba, pero tampoco se atrevieron las reclutas polacas de la CIA a enfrentar la asamblea de profesionales del libro.

Adems de RSF, Humberto Cols, el autoproclamado fundador de las bibliotecas independientes, tambin prefiri por una razn desconocida renunciar a presentarse ante los congresistas y quedarse al borde de su piscina en su lujosa mansin de Miami, en vez de repetir su prestacin habitual en los pasillos y salas de este Congreso.

Finalmente, solitario, con su pantaln estrujado y su inseparable maletn roto de lona verde, el agente de la CIA Robert Kent, inventor del grupsculo Friends of Cuban Libraries, apareci para presentar su show entre varias caminatas intiles en los pasillos del hotel Radisson, sede del evento.

Excluido de los podium por su falta de representatividad, el viejo agente de la CIA, bibliotecario en Nueva York, no tuvo otro remedio que irrumpir en el debate final de la sesin del FAIFE donde tuvo que limitarse a 2 minutos y 15 segundos para repetir su habitual refrn sobre las llamadas bibliotecas independientes en Cuba una red fantasma que permite a la Seccin de Intereses Norteamericana en La Habana reclutar informantes.

El seor Kent jams ha hablado de Abu Ghraib ni de Guantnamo. El neoyorquino recibi una rotunda rplica de Eliades Acosta, director de la Biblioteca Nacional Jos Mart, quien encabez la delegacin de Cuba.

Ese momento del seor Kent es un ritual, dijo. Me hubiera gustado haber escuchado su opinin sobre el Acta Patritica norteamericana.

El seor Kent se presenta como representante de un grupo que tiene dos miembros, aadi al sealar que el tema de las bibliotecas en Cuba ha sido exhaustivamente tratado por IFLA.

Despus de enumerar varias caractersticas del sistema social cubano, seal que en Cuba no se tortura pero s en Abu Ghraib y Guantnamo. El seor Kent jams ha hablado de Abu Ghraib ni de Guantnamo, coment Acosta.

En Cuba no se queman libros como se quem la Biblioteca Nacional de Bagdad!, dijo el bibliotecario cubano mientras Kent mostraba claras muestras de nerviosidad.

Acosta record que una nota del IFLA, del 9 de agosto, condena la confiscacin, por parte de las Aduanas norteamericanas con rdenes directas de Washington, de cientos de libros en idioma ingls destinados a la Biblioteca de la Universidad de La Habana, entre ellos El Principito, de Antoine de Saint-Exupry, y obras de Ernest Hemingway, as como de decenas de computadoras. La confiscacin ocurri en el puesto fronterizo de McAllen, Texas, el 21 de julio.

El representante de Cuba tambin ense copia de una disposicin del plan anexionista de transicin en Cuba promovido por el Departamento de Estado, donde se precisa que varios millones de dlares estn destinados a reclutar, entrenar y apoyar financieramente a agentes en numerosas operaciones desarrolladas por Washington contra Cuba.

Quizs algn da sabremos, por esa misma ley norteamericana de acceso a la informacin a la cual se hizo referencia aqu, cmo y para qu el seor Kent viaj a La Habana en 1999, dijo el Jefe de la delegacin cubana al referirse a la vinculacin de Kent con la CIA, claramente demostrada en particular por su viaje a la capital cubana en 1999 con un falso pasaporte a nombre de Robert Emmet.

Mostrando la ltima edicin de Granma Internacional a los participantes en el Congreso, Acosta seal una foto publicada de Kent con la agente cubana de la Seguridad del Estado, Aleida Godnez, en La Habana: Por lo pronto, este peridico tiene la foto, as que para quien desee saber ms de las actividades del seor Kent, estamos en la mejor disposicin de compartir informacin, concluy bajo nutridos aplausos.

QUIEN NECESITA LA CULTURA?

En otra intervencin minutos ms tarde, un delegado neerlands hizo la demostracin, con una sola ancdota, de la mala fe de la Casa Blanca en materia de libre expresin y le dio un ltimo jab a un Kent desmoralizado. Cont que trabaj de consultor del Ministerio de la Cultura en Iraq durante unos meses hasta que la Embajada de Estados Unidos le hizo saber que su puesto estaba eliminado. Pidi entonces una reunin con un representante de esa Embajada y lo recibi el propio asistente del Embajador norteamericano, quien puso fin bruscamente al breve encuentro preguntndole: Quin necesita la cultura?

La pequea frase lleg a Kent como el Knock 0ut al boxeador. El sexagenario obsesivo sali del lugar visiblemente angustiado, pensando sin duda, en una prxima jubilacin.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter