Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-11-2014

Encuestas en Corruptpolis

Juan Carlos Monedero
Rebelin


Cuando las elecciones europeas de mayo, las encuestas empezaron a dar cuenta de Podemos con mucha displicencia. Acostumbrados a una foto fija, el movimiento pareca marearles. Otorgaban a Podemos apenas una intencin de voto del 0,2% y metan a la formacin dentro del saco otros, ese limbo de los famlicos donde suelen colocar a los partidos insignificantes a los que ni siquiera se mira por encima del hombro. Desde el nuevo partido se respondi con prudencia: la incapacidad del sistema de reconocer la existencia de Podemos era una seal ms de la descomposicin del sistema. Pedro Arriola, el gur demoscpico del PP -porque gurs en otros temas, como la financiacin ilegal del partido, los recortes en servicios bsicos o la creacin de redes para delinquir parece que tienen otros referentes claramente notorios- no vio venir a Podemos. Con esa inteligencia que tienen los vivos para explicar las cosas a toro pasado quisieron hacer de la necesidad virtud y decir que todo formaba parte de un plan para dividir a las fuerzas polticas que adversaban al PP y garantizar as su preeminencia. Ya. As, Arriola en vez de tonto pareca listsimo, aunque quedaba sin explicarse por qu en su primera rueda de prensa balbuce y dijo que los de Podemos no eran sino unos frikis. Y tampoco explica por qu RTVE, la televisin que pagamos todos los espaoles, tiene vetada la presencia de los lderes de Podemos en sus emisiones. O por qu Podemos ha sido acusada de etarra, filochavista, iran, marxista-leninista, explotadora y otras lindezas que omito por si hubiera nios delante.

Podemos ha dicho desde el comienzo lo mismo de las encuestas: lo interesante es la tendencia. Y si eso era vlido cuando pronosticaban un 0,2% lo es igualmente ahora que se anuncia que el partido de los crculos podra ganar las elecciones generales. Queda mucho para los prximos comicios al Congreso de los diputados, y los partidos de la casta, junto a los medios de la casta, los banqueros de la casta, los empresarios de la casta y la casta de la casta (la troika y sus lacayos nacionales) van a hacer todo lo que est en su mano para no perder su privilegio y para impedir que lleguen al poder unas gentes que han dicho que van a revisar las cuentas y poner a disposicin de la justicia a todos los que hayan metido la mano en el cajn de los dineros pblicos. Todos andamos cansados de la arrogancia de los partidos polticos. Es momento de sacar a escena la humildad. Tiempo de saber que los problemas de Espaa no se solventan con ningn tipo de euforia sino con mucha prudencia. Para construir nuevas reglas de juego en Espaa hay que convertir esa voluntad de cambio que cada vez se expresa de manera ms contundente en una posibilidad real de transformacin. Y ah las encuestas son solamente una pincelada.

Los ataques a Podemos, cada vez ms ridculos (aun viniendo de respetables acadmicos cuya principal aportacin pblica ha sido sostener con sus justificaciones supuestamente cientficas el entramado viciado que ahora se desmorona), son la expresin de un rgimen en descomposicin. Un sistema poltico autosatisfecho que sabe que la impunidad le llev a quebrar casi todas las normas. El 3% es una seal clara de que el robo era estructural: ni mucho ni poco. Lo justo para enriquecerse trasladando a los precios finales su delito. Luego era la ciudadana la que viva por encima de sus posibilidades.

Podemos aprob en su reciente Asamblea una resolucin en donde se plantea, entre otras muchas cosas, aplicar la figura de asociacin para delinquir a las tramas de los partidos que han saqueado nuestras arcas. En el programa Un nuevo tiempo de TeleCinco de este sbado, la diputada Arenales del PP, abrumada por las acusaciones de corrupcin, abrazaba a la que fue secretaria de Empleo del PSOE, Mari Luz Rodrguez, mientras le deca: nosotros vamos a entendernos. Un poco antes, el Secretario General del PSOE defenda en directo a Toms Gmez diciendo que no haba que exagerar en la exigencia de responsabilidades polticas.

Aunque el nmero dos del candidato del PSOE a la Comunidad de Madrid, su sustituto en la alcalda de Parla est en la crcel. Aunque la UDEF inventigue el sobrecoste del tranva de Parla y haya sealado directamente a Gmez. Aunque Gomez y Snchez apoyaran a Fraile, el edil de Parla encarcelado, para que fuera delegado en las vsperas del Congreso del PSOE. El PSOE y el PP no son lo mismo deca Snchez sin explicar por qu el PSOE slo reacciona cuando sale en los medios el caso de algn corrupto en sus filas (algo que empieza a ser comn). Su mximo valor est en el y t ms. Como el PP ni siquiera reacciona (ah est Acebes, imputado y sin que Rajoy le eche del partido. Cmo van a expulsar a un Secretario General del PP con toda la informacin que tiene!), el PSOE se cree de una pasta diferente. Siempre he credo que el PSOE y el PP no son lo mismo, pero ltimamente les detienen juntos.

Es tiempo de que todos los tcnicos de todos los campos vayan asumiendo que hace falta su experticia para plantear las claves de un nuevo modelo. Sin que las presiones de los bancos, de los partidos del rgimen, del IV Reich financiero o de las empresas del Ibex 35 nos hagan alejarnos de lo que hay que hacer para sentar las bases del bien comn en nuestro pas. Quieren los medios de la casta explicar la presencia de Podemos como una opcin del miedo y del fracaso de los responsables del bipartidismo. Les falta entender que lo que est pasando en Espaa es que las brasas del 15M se han avivado de manera que, de nuevo, la sociedad est despertando. Y ahora, adems, hay un instrumento poltico para canalizar esa indignacin.

Blog del autor: http://www.comiendotierra.es/2014/11/02/encuestas-en-corruptopolis/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter