Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-11-2014

Cmo se pudren las nuevas generaciones?

Clara Esquena i Freixas
Rebelin


En el contexto de la operacin Pnica -la trama de consecucin de contratos pblicos a cambio de comisiones, capitaneada por Francisco Granados-, Rosa Dez le espet a Mariano Rajoy que la corrupcin podra ser como el bola de la democracia. Tiene su gracia que UPyD se erija en azote de esta lacra que todo lo ensucia, si tenemos en cuenta que dentro de la formacin magenta han surgido todo tipo de crticas, relativas a su liderazgo narcisista y desptico, implacable con las voces disidentes. Hay que recordar, entre otras polmicas, que los orgenes de este partido progresista y no nacionalista estn manchados igualmente por la sombra de la duda. Segn informaciones publicadas en El Pas , el 31 de enero de 2013, la plataforma Basta Ya, germen de UPyD, pudo ser financiada con dinero proveniente de la contabilidad B del Partido Popular. Nos podramos entretener un buen rato en el ejercicio de desmontar la imagen impoluta que pretende vendernos pero en algo tendremos que darle la razn a la exdiputada socialista: tal y como sostienen buena parte de expertos en la cuestin, si no se toman las medidas adecuadas, la corrupcin es altamente contagiosa.

La subcultura del soborno, la prevaricacin, el nepotismo, el trfico de influencias, el enriquecimiento ilcito y, en general, del abuso de autoridad, est fuertemente arraigada en Espaa, un pas de larga tradicin caciquil, en el que las artimaas oscuras del poder se transmiten fluidamente de generacin en generacin. Uno de los casos ms espeluznantes, a la par que interesantes, de los conflictos internos que se fraguan en las altas esferas lo encontramos en la muerte a tiros de la presidenta de la diputacin de Len, Isabel Carrasco, el pasado mes de mayo, desaparecido, por cierto, como por arte de magia de los medios de comunicacin. La frustracin de las ansias de trepar y la condena al ostracismo, condujeron a una madre y a una hija a poner punto y final a la vida de su odiada contrincante, compaera de filas del mismo partido. En el puente donde fue asesinada se poda leer una reveladora inscripcin sobre el contexto sociocultural en el que ocurri el crimen: Aqu muri un bicho -recomiendo la lectura del artculo del periodista Jess Mara Lpez de Uribe, Isabel Carrasco y el Len maquiavlico, publicado en la revista Tinta Libre, en la edicin de julio-agosto.

Es imposible dejar de mencionar a los hermanos Pujol Ferrusola, paradigmas de la relacin de la delincuencia de cuello blanco con los lazos de sangre. Sera un autntico reto encontrar un solo miembro de la famiglia que no fuera experto en gestin de turbias transacciones bancarias o en coaccin de empresarios, entre otras turbias competencias. ltimamente, hemos conocido otro caso de contagio intergeneracional cuando nos hemos enterado de las pintorescas aventuras del joven de veinte aos Francisco Nicols Gmez Iglesias, conocido en la prensa con el apodo de pequeo Nicols y en el humilde barrio de Madrid de donde procede como Marqus de Prosperidad. La mayora de tertulianos de los mass media lo han presentado bsicamente como un aprendiz de conseguidor que camel a todo el mundo con su tremenda picarda. Dada la lgica interna de las tramas ilegales, sera toda una rareza que se subvirtieran las relaciones de vasallaje, clientelismo y proteccin, para permitir que alguien actuara de una forma tan anrquica y desenvuelta, al margen de las triquiuelas de los veteranos.

Sin la proteccin de algn pez gordo de la lite poltica o financiera parece imposible concebir que semejante pardillo reuniese los ingresos, los contactos, la infraestructura y los privilegios de los que gozaba para llenarse los bolsillos. Por mi parte, ms bien apostara por suponer que, finalmente, la falta de madurez le impidi cultivar la necesaria fra previsin que se requiere para robar el dinero de los dems. A travs de una ridcula fabulacin como supuesto miembro del CNI y una chulera tan poco elaborada no se puede llegar muy lejos. Para ser Eduardo Zaplana no hay que finalizar ninguna carrera, es cierto, pero se requiere una mnima racionalidad para que los negocios no se te escapen de las manos. Otro aspecto destacable en la trayectoria de este muchacho es su afiliacin a las Nuevas Generaciones del PP. Detrs del escaparate de los valores excelsos promovidos en estas canteras de futuros dirigentes, se persiguen unos objetivos que, a juzgar por los casos que conocemos cada da, tienen muy poco que ver con lo que debera ser noble arte de gobernar.

As las cosas, podemos imaginar que el joven Francisco Nicols escogi un entorno adecuado, que le permiti su escalada hacia el estilo de vida del tpico corrupto chabacano, que tanto codiciaba, a travs de un sencillo proceso de aprendizaje por observacin. Si tenemos en cuenta que la mayora de saqueadores salen indemnes de su actividad delincuencial, entendi que el negocio poda salirle redondo. Pocos castigos y mltiples recompensas. Quin querra alejarse del riesgo y abstenerse de escapadas en yate, coches de alta gama y hoteles de lujo? Si se siguen promoviendo medidas como la amnista fiscal de Montoro y, al mismo tiempo, se cierra el grifo de los recursos para que la Justicia investigue las redes mafiosas, tendremos aseguradas camadas de Nicolases por decenios. Los cdigos ticos son bien decorativos pero en ausencia de medidas estructurales serias para atacar de raz las prcticas deshonestas, nunca lograremos salir del lodazal de la corrupcin. De momento, parece que todo el mundo tiene las recetas muy claras . El problema siempre radica en ponerlas con xito a la prctica. Podremos o no podremos?

Clara Esquena i Freixas es psicloga

Blog de la autora: www.clarapsicologia.blogspot.com.es

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter