Portada :: Cultura :: Libros y documentos
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-11-2014

Tres conferencias, noviembre de 1974
Manuel Sacristn y la revolucin de octubre

Salvador Lpez Arnal (editor)
Rebelin


Pesimismo de la realidad, optimismo del ideal. Jos Vasconcelos

 

 

Desde el comienzo iba a ser el Vietnam de Rusia. Primero, la administracin del presidente Jimmy Carter; despus, la del presidente Ronald Reagan estaba resuelta a que la Unin Sovitica saboreara el mismo plato que Estados Unidos haba tenido que tragar en sus desastrosos 14 aos de guerra en el Sureste Asitico. Tal como dira ms tarde el asesor en seguridad nacional Zbigniew Brzezinski, El da en que los soviticos cruzaron oficialmente la frontera [afgana, en 1979], yo le escrib al presidente Carter para decirle, en esencia, Ahora tenemos la posibilidad de brindarle a la URSS su propia guerra de Vietnam. Con ese pensamiento, la CIA (ayudada por los saudes y los pakistanes) armaran, adiestraran y aconsejaran a facciones islamistas extremistas en Pakistn y las trasladaran al otro lado de la frontera para que los soviticos probaran su propia medicina, como Washington consideraba, es decir, su propio Vietnam. La cosa funcion de un modo total. Ms tarde, el lder Mihail Gorbachov se referira a Afganistn con la expresin la herida sangrante, y en 1989, 10 aos despus de que el Ejrcito Rojo cruzara la frontera, empezara a trastabillar un imperio en decadencia y al borde del colapso. Se trataba de un clsico triunfo estadounidense de la Guerra Fra, el ltimo al que tuvo que apelar antes de que la Unin Sovitica traspasara el borde de la historia y desapareciera... bueno, excepto un pequeo detalle: los extremistas tan bien armados no hicieron lo que se esperaba de ellos, es decir, marcharse. La misin no estaba del todo cumplida; no era cuestin de dejar las cosas por la mitad. El saboreo de Vietnam por parte de los rusos result ser solo los entremeses de algo importante que an estaba por venir. Y el resto es la desastrosa historia que Chalmers Johnson llamara blowback*, hasta el golpe ms fuerte, que se hara sentir, no en la desvastada Afganistn, sino en Nueva York y Washington, tan penosamente bien conocido y todava sin resolver. No era cuestin de dejar las cosas por la mitad.

Tom Engelhardt

 

Pocos das despus de la invasin de Praga por las tropas de algunos pases del Pacto de Varsovia, escriba Manuel Sacristn Luzn (1925-1985) a su compaero de militancia en el PSUC Xavier Folch:

No hay duda de su posicin, desde una perspectiva comunista democrtica de comprometido luchador antifranquista, sobre determinadas prcticas, autoritarias e incluso de naturaleza imperial en este caso, de la Unin Sovitica, uno de los pases de lo que en aquellos aos se conoca como socialismo real: confirmacin de las peores hiptesis, asunto gravsimo, gentuza, final de tragedia, reconsideracin de hechos pasados. Rusianos fue una expresin que us en otros casos.

Seis aos ms tarde de la invasin, Sacristn imparta tres conferencias en Barcelona, los das 8, 12 y 15 de noviembre de 1974, en conmemoracin de la revolucin de octubre. Las dos ltimas sesiones, salvo error por mi parte, fueron pensadas como respuesta a las inquietudes manifestadas por los asistentes de la primera de las sesiones. Desconozco el lugar donde se celebr el encuentro y quienes lo organizaron. No es improbable que fuera alguna organizacin de base del partido, del PSUC.

Se conservan los guiones de sus intervenciones y las fichas que sola usar.

La primera sesin segua el siguiente esquema. Tras los puntos 0 y 1: 0. El punto de vista no puede ser de historiador -que no soy- sino prctico, de reflexin hecha hoy para hoy, y 1. Algunos datos sociolgicos de Rusia 1890-1914, el punto 2 era una cronologa e historia externa, sus fichas 1 y 2.

Cronologa e historia externa (I)

1891: muerte por atentado de Alejandro II. Subida de Alejandro III. El ministro Pobedonoschev reprime, con xito externo. Jornada de ms de 12 horas. Los campesinos, liberados en 1861, en creciente endeudamiento.

1894: subida de Nicols II al trono. No se cumplen las esperanzas liberales. 1897: El ministro Witte introduce el patrn oro y el capital extranjero acude ms. Se acelera la industrializacin. Witte promueve la destruccin del mir.

10.6.1903: ley sobre eleccin de delegados de fbrica (promover consejos). El primer soviet naci en el centro textil de Ivanovo Voznessensk a raz del domingo sangriento de San Petersburgo, 22/1/1905.

19.8.1905: convocatoria de la I Duma.

19.12.1905: detencin del soviet de San Petersburgo e insurreccin de Mosc. Era del pseudoconstitucionalismo:

Disolucin de la I Duma. II Duma: 3-6/1907. Disolucin. III Duma (1907-1912). (Duma de los seores o popes). IV Duma (1912-1917).

22/11/1906, antes de la II Duma: reforma de Stolypin: disolver el mir, llevar a los campesinos a la economa privada y, mediante una nueva clase de campesinos acomodados naturalmente aliados a los industriales, constitucin de una burguesa robusta.

 

Cronologa externa (II). La Revolucin de febrero abarca 8-15 de marzo de 1917. Huelgas con consignas econmicas desde el principio de la guerra. Desde 1915, cada vez carcter ms poltico. Asesinato de Rasputn: 29/12/1916.

8/3/1917: comienzo de la huelga de Petrogrado que lleva a la insurreccin de la guarnicin de la ciudad.

14/3/1917: formacin del gobierno del prncipe Lvov, tras la negociacin entre la delegacin de la Duma (Rodsenko, Milynkov, Kerenski) y el CE de los soviets de Petrogrado.

15/3/1917: Abdicacin de Nicolas II en favor de su hermano Miguel. El gobierno provisional: 15/3-6/11/1917. 13/3-20/6 1917: gobierno de la gran burguesa (Lvov).

17.4.1917: llegada de Lenin, Zinoviev, Kamenev, Radek, Lunacharski,... Trotski luego. PCR. Programa inmediato: paz, tierra, control obrero de la industria y todo el poder a los soviets.

1-15/7/1917: ofensiva de Brusilov que fracasa. La haba aceptado el I Congreso Pan Ruso de los soviets: 285 SR, 248 mencheviques, 105 bolcheviques.

16-18/7/1917: intento bolchevique de insurreccin sin acuerdo del CC. Huida de Lenin a Finlandia.

20/7/1917: Dimisin de Lvov.

21/7-6/11: gobierno Kerenski. Korniloviada. Reaccin a ella. Ascenso bolchevique. 13/9/1917: Trotski presidente del Soviet de Petrogrado.

7/11 (25/10)/1917: cada del gobierno provisional. Der Leninismus: 7/11/1917-21/1/1924.7/11/1917-17/3/1921: comunismo de guerra y guerra civil.

27/2-17/3/1921:sublevacin de Kronstadt. El mismo ao de su aplastamiento, proclamacin NEP.

16/4/1922. Rapallo.

21/1/1924: muerte de Lenin. Der stalinismus.

1928: Primer plan quinquenal.

1933: Conclusin de la colectivizacin del campo.

 

El tercer punto de la sesin llevaba por ttulo Fijacin de problemas para las dos sesiones siguientes.

3.1. Problemas sugeridos por los asistentes.

3.1.1. Por qu la revolucin ocurri en Rusia.

3.1.2. Hasta qu punto en la misma revolucin de 1917 haba ya grmenes de degradacin.

3.2. Temas ms particulares o parciales que se convino en intentar comentar incidentalmente.

3.2,1. Relacin Trotski-Bujrin-Lenin.

3.2.2. Relacin URSS-China

3.2.3. Rosa Luxemburg

3.2.4. II y III Internacionales.

3.2.5. Los problemas de las revoluciones victoriosas con sus izquierdismos.

 

Hasta aqu el primer encuentro. La segunda sesin segua el siguiente desarrollo.

0. El examen de los "dos" temas muestra su inseparabilidad. No ya porque "todo est en todo" en sentido corriente, sino porque son el mismo. Con esta salvedad, repartir acentos, ms bien. Hacia el principio la formulacin del por qu luego la mediacin -que es lo ms importante-, y hacia el final la respuesta a la segunda pregunta.

 

Por qu la revolucin se produjo en Rusia.

1. Explicacin inmediata poco discutida:

1.1. Posibilitacin: La situacin social y poltica de Rusia, estudiada en primera sesin: final de una era histrica y comienzo de otra. Dicho sea de paso: tambin en Inglaterra, Francia, etc., los primeros obreros revolucionarios fueron proletarios a medias, gente del campo en proletarizacin.

1.1.1. Tesis leniniana del eslabn ms dbil: esa debilidad lo es en un sistema mundial.

1.1.1.1. La posicin de la sociedad rusa en l en 1914 saltaba a la vista por los capitales extranjeros.

1.2. Desencadenamiento: La guerra. Cmo describe Lenin una situacin revolucionaria.

1.2.1. Apuntar ya el elemento subjetivo en esa descripcin.

1.2.2. El leninismo: importancia del factor subjetivo.

1.2.2.3. Si Lenin no hubiera llegado... (Trotski)

1.2.2.4. El leninismo ha sido en octubre de 1917 una concepcin que ha permitido lanzarse a una accin no prevista por las dems concepciones socialistas, ni por las marxistas.

1.2.2.5. Aqu hay implicado un gran problema (que es la mediacin tambin hacia la segunda pregunta).

 

Un parntesis en el guin.

Dos aproximaciones de Sacristn al leninismo. Ambas de finales de los sesenta al concepto de leninismo.

Las referencias de los textos: El orden y el tiempo, pp. 124-125; Checoeslovaquia y la construccin del socialismo, AMS, p. 61.

 

El segundo punto de esta segunda sesin

2. El problema implicado: naturaleza o contenido de la revolucin de octubre

2.0. Doble planteamiento:

2.0.1. Entonces: escasez de clase obrera, capitalismo.

2.0.2. Luego: vicisitudes, estalinismo.

2.0.3. El leninismo tiene que ver con ambas cosas.

2.1. La tradicin doctrinal marxista en 1917.

2.1.1. Dominante u oficial: la lnea II Internacional.

2.1.1.1. Episodio: Marx y el mir.

2.1.1.2. Pero en todo caso "revolucin contra El Capital (Gramsci).

2.2. Desarrollos y aportaciones doctrinales de Lenin (continuidad y vacilaciones)

2.2.1. Novedad politicista de Qu hacer? (1902).

Fichas de este apartado. La 3:

La historia plantea ante nosotros una tarea inmediata que es la ms revolucionaria de todas las tareas inmediatas del proletariado de cualquier otro pas. La realizacin de esta tarea, la demolicin del ms poderoso baluarte no ya de la reaccin europea sino tambin (podemos decirlo hoy) de la reaccin asitica, convertira al proletariado ruso en la vanguardia del proletariado revolucionario internacional Lenin, Qu hacer?, I, 140.

Sacristn, sus observaciones: 1. Presencia de la preocupacin internacional desde el primer momento 2. El eslabn ms dbil era el ms poderoso baluarte...

 

Ficha 4: Hay qu soar! (Qu hacer? I 261).

 

Ficha 4.1:

La teora leninista de la organizacin seala, la profundizacin del marxismo en aplicacin a los problemas bsicos de la sobreestructura social (estado, consciencia de clase, ideologa, partido); junto con los trabajos de Rosa Luxemburg y de Trotski (y, en un sentido ms estrecho, de Lukcs y de Gramsci), esa teora constituye el marxismo del factor subjetivo (Mandel (1970), Lenin und das Problem des proletarischen Klassenbewusstseis, in Lenin. Revolution und Politik, p.154).

 

2.2.2. En la poca de Dos tcticas de la socialdemocracia en la revolucin democrtica (1905)

2.2.2.1. Est an convencido de que la revolucin pendiente en Rusia es burguesa, y lo dice.

2.2.2.1.1. Formulacin general:

Ficha 5. Dos tcticas, vol I, pp. 504-505 (Desde Los neoiskristas interpretan de un modo radicalmente errneo el sentido y la significacin de la categora revolucin burguesa... hasta El marxismo ha roto irremisiblemente con las elucubraciones de los populistas y anarquistas, segn las cuales Rusia, por ejemplo, poda evitar el desarrollo capitalista, saltar del capitalismo o por encima de l por algn medio que no fuese el de la lucha de clases sobre el terreno y en los lmites de ese mismo capitalismo).

Sacristn, sus observaciones a este texto: 1) Y el marxismo ha roto, por lo tanto, con Marx, salvo por los cambios que hayan ocurrido en la aldea entre los aos 880 y 1905. Sigue convencido, por lo tanto, como dice explcitamente, del carcter burgus de la revolucin inminente, y de que desarrollar el capitalismo.

 

La ficha 6 era un texto de Lenin:

[...] al fijar como tarea del gobierno provisional revolucionario la aplicacin del programa mnimo, la resolucin elimina con ello las absurdas ideas semianrquicas sobre la realizacin inmediata del programa mximo, sobre la conquista del poder para llevar a cabo la revolucin socialista. El grado de desarrollo econmico de Rusia (condicin objetiva) y el grado de consciencia y de organizacin de las grandes masas del proletariado (condicin subjetiva, indisolublemente ligada a la objetiva) hacen imposible la absoluta liberacin inmediata de la clase obrera. Slo la gente ms ignorante puede no tomar en consideracin en carcter burgus de la resolucin que se est desarrollando... (Lenin, Dos tcticas de la socialdemocracia en la revolucin democrtica, I 487).

 

2.2.2.2. Pero, como es natural, conserva el elemento politicista, subjetivo, de antes:

2.2.2.2.1. Formulacin cauta y sincera:

Ficha 7

Esta dar por vez primera el autntico bautismo poltico a las distintas clases. Estas clases saldrn de la revolucin con una fisionoma poltica definida, mostrndose tal como son no slo en los programas y en las consignas tcticas de sus idelogos, sino tambin en la accin poltica abierta de las masas. Es indudable que la revolucin nos aleccionar, que aleccionar a las masas populares. Ahora bien, para el partido poltico en lucha la cuestin consiste en ver si sabremos ensear algo a la revolucin 1, si sabremos aprovecharnos de lo justo de nuestra doctrina socialdemcrata, de nuestra ligazn con el proletariado, la nica clase consecuentemente revolucionaria, para imprimir a la revolucin un sello proletario, para llevar la revolucin hasta la verdadera victoria, decisiva, efectiva, y no verbal, para paralizar la volubilidad, la ambigedad y la traicin de la burguesa democrtica (Dos tcticas de la socialdemocracia en la revolucin democrtica I, 477-478.

Observaciones de Sacristn: El contenido de clase de la revolucin se resuelve en su curso y es fruto de la accin poltica. Fundamento: el principio general de que ha sonado ya la hora de la revolucin socialista. Madurez.

 

Ficha 7.1.

Habla del papel activo, dirigente y orientador que pueden y deben desempear en la historia los partidos que tengan consciencia de las condiciones materiales de la revolucin y que se pongan al frente de las clases avanzadas (Dos tcticas de la SD en la RD, I 500). Principio de subjetividad, con el peligro clase = partido.

 

Ficha 7.2. El desenlace de la revolucin depende del papel que desempee en ella la clase obrera: de que se limite a ser un auxiliar de la burguesa, aunque sea un auxiliar poderoso por la intensidad de su empuje contra la autocracia, pero polticamente impotente, o asuma el papel de dirigente de la revolucin popular (Lenin, Dos tcticas.. I 478-479)

Se da por supuesto que hay base objetiva material. Quizs. Pero lo decisivo en ese pensamiento es el plano poltico. Con el peligro -claro- de identificar el partido poltico con la clase. En suma, es tambin marxismo de la subjetividad.

 

2.2.2.3. Teoriza oscuramente, como si se tratara de un borrador no corregido o, el menos, precipitado:

2.2.2.3.1. Formulaciones tericas genricas y modestas:

Ficha 8

No podemos saltar del marco democrtico-burgus de la revolucin rusa, pero podemos ensanchar en proporciones colosales dicho marco, podemos y debemos, en los lmites del mismo, luchar por los intereses del proletariado, por la satisfaccin de sus necesidades inmediatas y por las condiciones de preparacin de sus fuerzas para la victoria completa futura. Hay democracia burguesa y democracia burguesa (...) Bueno sera el marxista que en la poca de la revolucin democrtica se dejara escapar esta diferencia entre los grados de democracia y entre el diferente carcter de tal o cual forma del mismo y se limitara a discurrir con gran ingenio, a propsito de que, a pesar de todo, esto es una revolucin burguesa, fruto de una revolucin burguesa (Dos tcticas de la SD en la RD, I 507).

La poca est aqu determinada por la revolucin democrtica, evidentemente para Rusia.

Esto es coincidir con los futuros Pannekoeks, pero cum grano salis. Y discrepar de la futura tesis leninista-estalinista. Quizs la posicin ms acertada. Transicin al final.

 

Ficha 8.1

Nos proponemos dirigir (en caso de que la gran revolucin rusa se desenvuelva con xito) no slo al proletariado, organizado por el partido socialdemcrata, sino tambin a esa pequea burguesa capaz de ir a nuestro lado (Lenin, Dos tcticas... I 502).

 

Ficha 8.2

Nuestra consigna reconoce incondicionalmente el carcter burgus de la revolucin, que no es capaz de rebasar de un modo inmediato el marco de una revolucin solamente democrtica; al propio tiempo, nuestra consigna impulsa adelante esta revolucin concreta, trata de darle las formas ms convenientes para el proletariado, trata, por lo tanto, de aprovechar al mximo la revolucin democrtica para que la lucha que ha de seguir el proletariado por el socialismo tenga el mayor xito (Lenin, Dos tcticas... I 538).

. Misma tesis en 534. La tesis intermedia.

 

2.2.2.3.2. Conceptos consigna no muy simples:

Ficha 9

En esto consiste ahora (...) el fondo de la cuestin (...) en que nuestra revolucin se vea coronada por una verdadera y grandiosa victoria o tan slo por una transaccin mezquina: en que llegue hasta la dictadura revolucionaria-democrtica del proletariado y de los campesinos o que pierda sus fuerzas en una constitucin liberal (...) (Dos tcticas de la SD en la RD I 508).

En el mismo contexto en que reafirma que se trata de la poca de la revolucin democrtica. La nocin de esa dictadura es muy complicada y oscura, puesto que su concepcin sigue en el marco de la tesis de que la revolucin prevista es burguesa. Entonces, esa sera la tesis Pannekoek.

Construcciones radicalmente nuevas respecto de Marx.



Ficha 9.1.

La victoria decisiva de la revolucin sobre el zarismo es la dictadura democrtica revolucionaria del proletariado y de los campesinos. Slo puede ser una dictadura, porque la implantacin de los cambios inmediata y absolutamente necesarios para el proletariado y los campesinos provocar una resistencia desesperada por parte de los terratenientes, de la gran burguesa y del zarismo... (Lenin, Dos tcticas.. I 511)

Es la posicin intermedia.

 

2.2.2.3.3. Hasta llegar a la teorizacin final de 1905:

2.2.2.3.3.1. Protagonismo proletario en la revolucin democrtica, relativa novedad respecto de Marx.

El proletariado debe llevar a trmino la revolucin democrtica [1] atrayndose a las masas campesinas, para aplastar por la fuerza la resistencia de la autocracia y paralizar la inestabilidad de la burguesa. El proletariado debe llevar a cabo la revolucin socialista, atrayndose a la masa de elementos semiproletarios de la poblacin para romper por la fuerza la resistencia de la burguesa y paralizar la inestabilidad de los campesinos y de la pequea burguesa. Tales son las tareas del proletariado que los partidarios de la nueva Iskra conciben de un modo tan estrecho en todos sus razonamientos y resoluciones sobre el alcance de la revolucin (Dos tcticas... I 549).

[1] Esta afirmacin, completamente nueva respecto de Marx (que en varias pocas haba refutado la colaboracin del proletariado en la revolucin, no su protagonismo de ella), junto con la que se refiere a la revolucin socialista, hoy muy convincentes, chocaban en su caso con la escasa realidad de proletariado ruso.

En todo caso, es una de las versiones ms articuladas de su primera posicin y facilita el paso a la segunda.

 

2.2.2.3.3.2. Anlisis subyacente:

Ficha 11

(...) todos nosotros contraponemos la revolucin burguesa y la socialista, todos nosotros insistimos incondicionalmente en la necesidad de establecer una distincin rigurosa entre las mismas, pero se puede negar acaso que se entrelacen en la historia elementos aislados, particulares de una y otra revolucin? Acaso la poca de las revoluciones democrticas en Europa no registra una serie de movimientos socialistas y de tentativas socialistas? Y acaso la futura revolucin socialista en Europa no tendr todava mucho que hacer para culminar lo que ha quedado sin terminar en el terreno de la democracia? (Dos tcticas de la SD en la RD I 536).

Este principio de concrecin (histrica) es tambin un fundamento del principio de subjetividad.

.La pgina siguiente (537) dice: No existe la verdad abstracta. La verdad es siempre concreta. La ms rica intrincacin del pensamiento poltico de Lenin. Dicho sea de paso: la presencia de versiones mucho menos complicadas en el mismo escrito hacen pensar que escriba el texto definitivo como borrador.

 

2.2.2.3.3.3. Concepcin general concreta:

2.2.2.3.3.3-1. Utilidad de la democracia para el socialismo:

Ficha 12. Lenin, Dos tcticas... I 557-558.

Formulacin general del contenido de la rev. rusa y de la relacin del proletariado con ella.

 

2.2.2.3.3.3.2. En una revolucin popular:

[Ficha 13](...) el socialdemcrata, jefe de la revolucin popular (...) S, de la revolucin popular. La socialdemocracia ha luchado y lucha con pleno derecho contra el abuso democrtico-burgus de la palabra pueblo. Exige que con esta palabra no se encubra la incomprensin de los antagonistas de clase en el seno del pueblo. Insiste incondicionalmente en la necesidad de una completa independencia de clase del Partido del proletariado. Pero divide al pueblo en clases no para que la clase de vanguardia se encierre en s misma (...) sino para que (...) luche con tanta mayor energa, con tanto mayor entusiasmo por la causa de todo el pueblo, al frente de todo el pueblo (Lenin, Dos tcticas... I, 558)

El engarce entre las dos revoluciones es la naturaleza de vanguardia del pueblo que tiene el proletariado. Misma idea en 566/577:

Nuestra revolucin es una revolucin popular, dice la socialdemocracia al proletariado. Por eso, siendo la clase ms avanzada y la nica revolucionaria hasta el fin, debes aspirar no slo a participar en la revolucin de la manera ms enrgica, sino a desempear un papel dirigente. Por eso, no debes encerrarte en el marco de la lucha de clase estrechamente concebido, sobre todo en el sentido del movimiento sindical, sino, por el contrario, tratar de ampliar el arco y el contenido de tu lucha de clase hasta abarcar en este marco no slo todas las tareas de la actual revolucin democrtica popular rusa, sino tambin las tareas de la revolucin socialista que le ha de seguir.

 

2..2.2.3.3.3.3. Que ha de desembocar en dictadura proletaria:

Llegar un tiempo -cuando haya terminado la lucha contra la autocracia rusa, cuando haya pasado para Rusia la poca de la revolucin democrtica- en la que ser ridculo incluso hablar de la unidad de la voluntad del proletariado y de los campesinos, de la dictadura democrtica, etc. Entonces pensaremos de un modo inmediato en la dictadura socialista del proletariado...(Lenin, Dos tcticas...I 537).

.Il sengagea en voyant, en prvoyant beaucoup [Se comprometi viendo y preveyendo mucho]. En este momento -y pgina- haba para l dos dictaduras proletarias: una democrtica-revolucionaria, en unin con los campesinos; y otra socialista, sin campesinos (o/y sin campesinado?).

 

Una nota manuscrita al margen de Sacristn: situar mejor el tema de la alianza obrero-campesina.

 

2.2.2.4. De todos modos, la tesis implcita ms importante es, en mi opinin, la valoracin del momento sobre la base objetiva:

[ Ficha 15] la poca revolucionaria (...) sin mas calificativo.

 

El momento revolucionario (...) sin ms calificativo

Lenin, Dos tcticas de la SD en la RD I 554 560

 

Estas seran las formulaciones ms pobres. Pero tambin las ms anarquistas y las ms cargadas de subjetividad (que puede ser buena).

 

2.2.3. En el ao 1917

2.2.3.1. Primera fase: habla ms analticamente, incluso, que en 1905, quizs aleccionado por la experiencia de entonces:

Ficha 16. 917, marzo Nuestra revolucin es burguesa Lenin, Cartas desde lejos, 1, II 31

 

2.2.3.1.1. Pero ya con la idea de aceleracin

Ficha 17. 1917, marzo: La guerra imperialista deba -ello era objetivamente inevitable- acelerar extraordinariamente y recrudecer de manera inusitada la lucha de clases del proletariado contra la burguesa, deba transformarse en una guerra civil entre las clases enemigas (Lenin, Cartas desde lejos, 1, II 25).

La funcin de la guerra imperialista alterando el esquema de la lucha de clases.

La primera alteracin de la concepcin incluye curiosamente la idea de Gramsci: aceleracin.

En cambio, de todos modos, an no dice o implica un cambio del contenido de la revolucin.

 

2.2.3.1.1.1. La idea pervive mas tarde:

[ Ficha 171] [1917, septiembre; escrito en abril) (...) un nuevo perodo objetivamente necesario desde que estall la primera guerra imperialista mundial, que abri la era de la revolucin social (Lenin, Las tareas del proletariado en nuestra revolucin II 62).

Esto es novedad importante, que anula, o engloba al menos, la cuestin de los goznes. La guerra imperialista no habra sido un gozne slo, sino un cambio del medio, que pasa de una fase a otra. Gozne lo sigue siendo para pases atrasados como Rusia. Enlaza con la motivacin internacionalista, o mundial.

 

2.2.3.1.1.2. Recordar a Gramsci

2.2.3.1.2. Y con una apelacin a la concrecin rusa, que sita el proletariado en cabeza, de acuerdo con sus concepciones ya de 1905:

Ficha 18 [1917, marzo] Estos aliados son dos: en primer lugar, la amplia masa de los semiproletarios y, en parte, de los pequeos campesinos de Rusia (...)

En segundo lugar, aliado del proletariado ruso es el proletariado de todos los pases beligerantes y de todos los pases en general (Cartas desde lejos; 1, II, p.32)

Es notable que la alianza haba sido ya definida como antiburguesa, pero en marzo todava habla de revolucin burguesa nicamente.

Otra vez el punto de vista internacional.

 

Ficha 18.1 [1917, marzo] Con estos dos aliados el proletariado puede marchar y marchar, aprovechando las particularidades del actual momento de transicin, primero a la conquista de la repblica democrtica y de la victoria completa de los campesinos sobre los terratenientes (...) y despus al socialismo, pues slo ste dar la paz, el pan y la libertad a los pueblos extenuados por la guerra (II, p.32).

Eso son ya las dos revoluciones en una. Reforzado por la alianza de que se trata (v. otra ficha). Sin la idea explcita de fases.

 

2.2.3.2. Fase de las tesis de abril.

2.2.3.2.1. Tesis socialista vaga

Ficha 19 [1917, abril] (...) sin derrocar el capital es imposible poner fin a la guerra con una paz verdaderamente democrtica y no impuesta por la violencia (Lenin, Las tareas del proletariado en la presente revolucin (Tesis de abril), II 36).

Este hecho es enlace entre las dos fases de la revolucin y tiene que ver con la doctrina del eslabn ms dbil: era el eslabn que ms necesitaba la paz.

Tesis enormemente confusa o imprecisa: derrocar el capitalismo slo en Rusia? Si su gobierno hizo luego la paz es que estaba ya derrocado el capital? No olvidar que el decir del poltico pueda ser muy precipitado. Si eso se ha dicho de Marx...

 

Ficha 19.1 [1917, abril] La peculiaridad del momento actual en Rusia consiste en el paso de la primera etapa de la revolucin, que ha dado el poder a la burguesa por carecer el proletariado del grado necesario de conciencia y de organizacin [1] a su segunda etapa [2], que debe poner el poder en manos del proletariado y de las capas pobres del campesinado? (Lenin, Las tareas del proletariado... (tesis de abril), II 36).

1) Extremo subjetivismo: supone que al proletariado no le falta cantidad. 2) Las dos etapas, fases.

 

Ficha 19.2. [1917, septiembre, escrito en abril] Es imposible salir de la guerra imperialista, es imposible conseguir una paz democrtica, una paz no impuesta por la violencia, sin derribar al Poder del capital y sin que el poder del estado pase a manos de otra clase, del proletariado (Lenin, Las tareas del proletariado..., II 53-54).

65 igual. La necesidad de paz, bisagra, gozne de las fases de la revolucin.

[...] o [tesis] categrica.

Ficha 19.3 [1917, abril] (...) la marcha de los acontecimientos ha venido a confirmar, sin lugar a dudas, la previsin de los socialistas del mundo entero, quienes en el Manifiesto de Basilea de 1912 sealaron unnimemente la inevitabilidad de la revolucin proletaria, en relacin precisamente con al guerra imperialista que entonces se avecinaba y hoy hace estragos (VIII Conferencia de toda Rusia, II 37).

Esto es la versin amplia de los goznes.

La fuerza y lo internacional (en da a da) fue lo decisivo.

 

2.2.3.2.2. Concepcin de las etapas de la revolucin rusa:

2.2.3.2.2.1. Aparicin de la concepcin:

Ficha 20 [1917] 8. No implantacin del socialismo como nuestra tarea inmediata, sino pasar nicamente a la instauracin inmediata del control de la produccin social y de la distribucin de os productos por los soviets de diputados obreros (Lenin, Las tareas del proletariado... (tesis de abril), II 37).

El control resultar luego imposible y acarrear nacionalizacin.

 

2.2.3.2.2.2. Consciencia de la novedad del elemento aceleracin.

Ficha 21 [1917] 9. Tareas del partido: a) celebracin inmediata de un Congreso del Partido; b) modificacin del programa del partido, principalmente:1) Sobre el imperialismo y la guerra imperialista,2) sobre la posicin ante el Estado y nuestra reivindicacin de un Estado-Comuna1. 3) reforma del programa mnimo, ya anticuado; c) cambio de denominacin del partido (Lenin, La tareas del proletariado... (tesis de abril), II 37)

Idea confusa, pero realista, fruto de 1870.

 

2.2.3.3. Fase desde abril: paso a primer plano del problema del poder.

2.2.3.3.1. Formulacin general:

[Ficha 22] [1917, abril] El problema del poder del Estado es el fundamental en toda revolucin (Lenin, La dualidad de poderes, II 40).

Aqu el marxismo de la subjetividad, poltico, toma consciencia poltica. Con esta comprobacin -y su aplicacin- empez todo el problema, el triunfo y la tragedia.

 

2.2.3.3.2. Enorme exageracin y teorizacin precipitada.

[Ficha 23] [1917, septiembre (escrito en abril)] El poder del estado ha pasado en Rusia a manos de una nueva clase: la clase de la burguesa de los terratenientes aburguesados. En esa medida, la revolucin democrtico- burguesa en Rusia est terminada (Lenin, Las tareas del proletariado... II 45).

Esa medida le importaba precisamente.

Fabuloso el completo desprecio de lo bsico.

 

[Ficha 23.1] [1917, septiembre (escrito en abril)] El origen y la significacin de clase de esta dualidad de poderes residen en que la revolucin rusa de marzo de 1917, adems de barrer toda la monarqua zarista y entregar todo el poder a la burguesa, se acerc de lleno a la dictadura democrtica revolucionaria del proletariado y de los campesinos [1] (Lenin, Las tareas del proletariado en nuestra revolucin, II 47/48).

(1) l observa un hecho poltico y lo observa bien. Pero sobre la base de una creencia socialdemcrata ortodoxa, como era la suya acerca de la base, habra tenido que plantearse ya el dimanante problema, la contradiccin entre la esfera poltica y psico-social, por un lado, y la econmica por otro. Si no hubiese profesado aquella ortodoxia, habra podido buscar (?) en otra va: ms soviets y menos electricidad.

 

[ Ficha 23.2] [1917, septiembre (escrito en abril)] La dualidad de poderes no expresa ms que un momento transitorio en el curso de la revolucin, el momento en que sta ha rebasado ya los cauces de la revolucin democrtico-burguesa corriente, pero no ha llegado todava al tipo puro de dictadura del proletariado y de los campesinos (Lenin, Las tareas del proletariado..., II 48).

.El lxico es curioso. El inventaba [1], saba no estar repitiendo categoras.

[1] Y lo que se inventa es a veces juego o, si no, incoherente: el tipo corriente de revolucin democrtico-burguesa cuenta con capitalismo algo desarrollado. (Aunque ahora se me ocurre que acaso l pensara slo en el cachito del Imperio que ya reuna esas condiciones)

 

2.2.3.4.1. Subyacente: gran optimismo:

[ Ficha 24] [1917, septiembre (escrito en abril)] La propuesta del estado-comuna y la nacionalizacin de las tierras prueban que ahora es muy optimista, desde abril (Lenin, Las tareas del proletariado..., II 54-58).

. Antes haba despreciado la comuna.

 

2.2.3.4. Elementos tericos ya desde abril:

2.2.3.4.1. "Fase de transicin" (abril):

[Ficha 25] [1917, abril] Afirma contra Rykov la existencia de fase de transicin entre el capitalismo y el socialismo (Discurso resumen ante VII Conferencia para toda Rusia II 100).

 

[ Ficha 251] [1917, abril] La nacionalizacin de la tierra, que es una medida burguesa [1], significa liberar la lucha de clases y el disfrute de la tierra, en el mayor grado posible y concebible en la sociedad capitalista, de todos los aditamentos no burgueses... (VII Conferencia de toda Rusia, II 125).

1) Esto es Marx literal. Modelo de operacin del proletariado en la transicin.

 

2.2.3.4.2. Oscilaciones. Ejemplo:

[Ficha 26][1917, julio] Que la primera fase de la revolucin no ha sido realmente democrtica (Las enseanzas de la revolucin, II 125). Comprobaciones as chocaran con los esquemas optimistas acerca de la segunda fase. No ser esquemtico yo al exponerlo.

 

2.2.3.4.3. "Capitalismo monopolista de Estado".

2.2.3.4.3.1. Formulacin:

[Ficha 27] [1917, septiembre] "Los malhadados marxistas al servicio de la burguesa (...) no comprenden (...) lo que es el imperialismo, lo que son los monopolios capitalistas, lo que es el Estado, lo que es la democracia revolucionaria. Pues, si se comprende todo eso, no puede dejar de reconocerse que es imposible avanzar sin marchar hacia el socialismo.

Todo el mundo habla del imperialismo. Pero el imperialismo no es otra cosa que el capitalismo monopolista.

Que tambin en Rusia el capitalismo se ha trasformado en capitalismo monopolista (...) [1]

Pues bien, sustituid estado de junkers y capitalistas, ese estado de terratenientes y capitalistas, por un Estado democrtico / revolucionario, es decir, por un Estado que destruya revolucionariamente todos los privilegios, que no tema implantar revolucionariamente la democracia ms completa, y veris que el capitalismo monopolista de Estado, en un estado verdaderamente democrtico-revolucionario, representa inevitablemente, infaliblemente, un paso, paso hacia el socialismo. (...) Pues el socialismo no es ms que el paso siguiente despus del monopolio capitalista de estado. O, dicho en otros trminos, el socialismo no es ms que el monopolio capitalista de Estado puesto al servicio de todo el pueblo y que, por ello, ha dejado de ser monopolio capitalista ("La catstrofe que nos amenaza y cmo combatirla" Il 277)

EI imperialismo, fundamento terico del gozne. Relacionar con la misma funcin de la guerra imperialista. Dira que el imperialismo es la base estructural y la guerra es el hecho desencadenador del funcionamiento de esa estructura.

(1) Afirmacin decisiva, que para 6.5.

 

[Ficha 28] [1917, septiembre] No cabe trmino medio. El curso objetivo del desarrollo es tal que no hay posibilidad de dar un paso de avance, partiendo de los monopolios (cuyo nmero, papel e importancia ha venido a decuplicar la guerra) sin caminar hacia el socialismo. (...) Y en esto estriba la contradiccin fundamental de nuestra revolucin (La catstrofe que nos amenaza y como combatirla II 277).

La guerra repercute adems sobre la estructura imperialista. La produce ulteriormente, no es slo un hecho en ella. El imperialismo, fundamento terico del cambio.

 

2.2.3.4.3.2. La tesis le dio la posibilidad de volver (o creer volver) a una fundamentacin no poltica

[Ficha 29] [1917, septiembre] La guerra, al acelerar extraordinariamente la transformacin del capitalismo monopolista en capitalismo monopolista de Estado, pone de este modo a la humanidad extraordinariamente cerca del socialismo: tal es, precisamente, la dialctica de la historia. La guerra imperialista es la vspera de la revolucin socialista. Ello no se debe slo a que la guerra engendra, con sus horrores, la insurreccin proletaria -pues no hay insurreccin capaz de instaurar el socialismo si no han madurado las condiciones econmicas para l [1]-, sino a que el capitalismo monopolista de estado es la preparacin material ms completa para el socialismo, su antesala [1], un peldao de la escalera histrica entre el cual y el peldao llamado socialismo no hay ningn peldao intermedio ("La catstrofe que nos amenaza y cmo combatirla II 278)

Es la exposicin ms completa de la dialctica imperialismo-guerra imperialista-socialismo (ergo cambio de la concepcin de la revolucin rusa, o ms bien, teorizacin del gozne de sus fases)

[1] Luego crey ya en esa fecha que tambin en la base estaba rebasado el dominio burgus.

 

2.2.4. Hecha la revolucin

2.2.4.1. Evitacin desde primer momento de una versin socialista de lo ocurrido:

[Ficha 30] [1917, octubre] El gobierno se llama obrero y campesino. El movimiento obrero saldr triunfante y abrir el camino hacia la paz y el socialismo (Segundo Congreso de los Soviets de toda Rusia II 499).

Curiosamente, ahora casi se dira que se refrena un poco.

 

2.2.4.2. Autocontradicciones muy explicables:

[Ficha 31] [1918, febrero] La expresin Patria socialista (La patria socialista est en peligro! II 593). La falsedad de la propaganda de Estado empieza a imponerse o manifestarse.

 

2.243. Actitud realista ...

[Ficha 32] [1918, Mayo] Si dentro de unos seis meses se estableciera en nuestro pas el capitalismo de Estado, eso sera un inmenso xito y la ms firme garanta de que, al cabo de un ao, el socialismo se afianzara definitivamente y se hara invencible (El infantilismo izquierdista y el espritu pequeo-burgus, II 735).

Haba anticipado la concepcin general, como es obvio, pero realismo: no cree que haya ni capitalismo de Estado. Contina:

 

Me imagino la noble indignacin con que rechazar estas palabras el comunista de izquierda y la crtica demoledora que desencadenar ante los obreros contra la desviacin bolchevique de derecha (II 735).

El capitalismo de estado es incomparablemente superior, desde el punto de vista econmico, a nuestra economa actual1. Eso en primer lugar. Y en segundo lugar, no tiene nada de temible para el poder sovitico, pues el estado sovitico es un estado en el que est asegurado el poder de los obreros y de los campesinos pobres2 (II 739).

(1) Ahora se da cuenta. Y es el comunismo de guerra!.

(2) Pero entonces, el principio de subjetividad rellena el hueco.

La importancia del Poder es la clave de todo, de toda su actitud.

[...] que enlaza con el

 

2.2.4.4. Reconocimiento de cierta futilidad de las teorizaciones hechas por l mismo:

[Ficha 34] [1919, 2-6 de marzo] En nuestra revolucin, nosotros no avanzamos por el camino de la teora, sino por el camino de la prctica. Por ejemplo, la cuestin de la Asamblea Constituyente no la plantebamos antes tericamente, y no decamos que no reconocamos la Asamblea Constituyente. Slo ms tarde, cuando las organizaciones soviticas se extendieron por todo el pas y conquistaron el poder poltico, nos resolvimos a disolver la Asamblea Constituyente (Tesis e informe sobre la democracia burguesa y la dictadura del proletariado, I Congreso de la C, 4 de marzo. III p. 160).

Yo creo que sta es la actitud final, ya tras la borrachera y tras las resacas. O sea, ya inicialmente por encima de las dos fases -o varias fases- ideolgicas anteriores: la determinista con sus matices y grados; la politicista con los suyos.

 

[Ficha 35] [1919, 4 de marzo] A nosotros nos fue ms fcil conseguir la victoria porque en octubre de 1917 marchbamos con el campesinado, con todo el campesinado. En este sentido, nuestra revolucin era entonces burguesa (...) Y slo ms tarde, al cabo de seis meses, nos vimos obligados, en el marco de la organizacin del Estado, a comenzar en las aldeas la lucha de clases, a instituir en cada aldea comits de campesinos pobres, de semiproletarios, y a luchar sistemticamente contra la burguesa rural (Tesis e informe sobre la democracia burguesa y la dictadura del proletariado, I Congreso de la IC, vol. III, p.161).

En suma, que sus teorizaciones no valan nada. Final resaca.

 

[Ficha 36] [1923, 17 de enero] Recuerdo que Napolen escribi. On sengage et puis... on voit, lo cual, traducido literalmente, quiere decir. Primero hay que entablar el combate serio y despus ya veremos lo que pasa. Pues, bien, nosotros, en octubre de 1917, entablamos primero el combate serio y despus ya hemos visto los detalles del desarrollo (...) (Nuestra revolucin, Pravda 30-1923, III, 795).

Final de la resaca. Las teorizaciones eran filfa y la autoridad es... Napolen. Aunque con el espritu de Marx. Pero, repito, reconociendo el carcter acientfico de lo que l mismo teoriz entre 1917 y ahora.

Tambin principio de subjetividad, si hay alguna superacin de la ideologa.

 

2.2.4.5. Probablemente la respuesta final de Lenin a la pregunta del captulo 13 (Conclusin") de Dos tcticas de la socialdemocracia en la revolucin democrtica ("Tenemos derecho a vencer?" 1905) sera: "s porque lo decisivo es el poder estatal.

[Ficha 33] [1922, 12 de enero] Hay una Diferencia esencial entre la lucha de clase del proletariado en un estado que reconoce la propiedad privada sobre la tierra, las fbricas, etc., y cuyo poder poltico se encuentra en manos de la clase capitalista, y la lucha econmica del proletariado en un estado que no reconoce la propiedad privada sobre la tierra y sobre la mayora de las grandes empresas, en un estado cuyo poder poltico se encuentra en manos del proletariado (Acerca del papel y de las tareas de los sindicatos en las condiciones de la nueva poltica econmica, Resolucin del CC del PC (b) de Rusia del 12 de enero de 1922, III, 678).

Sigue parecindole decisivo el problema del poder y todava no ve peligro en la identificacin dialctica partido-(Estado) clase.

 

2.2.5. Reflexin final sobre ese practicismo

2.2.5.1. Es verdad que tiene precedente en Marx.

[Ficha 37] [Marx, Las luchas de clases en Francia] Una clase en la que cuando se levanta, se concentran los intereses revolucionarios de la sociedad, encuentra inmediatamente en su misma situacin el contenido y el material de su actividad revolucionaria: derrotar enemigos, tomar medidas impuestas por las necesidades de la lucha; las consecuencias de su propia accin la empujan adelante. No emprende investigaciones tericas acerca de su propia tarea (Ausgwlhlte Schriften, vol. I, p. 135, Berlin 1964).

Relacionar con la cita de Napolen por Lenin.

Pero la diferencia en es que Marx habla de clases y piensa en la astucia de la razn.

 

2.2.5.1.1. Pero con la enorme diferencia de que Marx habra pensado que su obra y los procesos histricos que la posibilitaron salvaran a la revolucin socialista de esa opacidad ideolgica.

2.2.5.2. En todo caso, ese pragmatismo final (que no practicismo) tiene que ver con la cuestin del rebasamiento por la izquierda.

2.2.5.3. Y tambin tiene que ver con el problema (el aspecto de problema) explicitado en la pregunta segunda.

2.2.5.4. Balance: el estudio del desarrollo del leninismo

2.2.5.4.1. Nos ha completado (sobre le base de los datos materiales) la respuesta a la pregunta de por que la revolucin ocurri en Rusia: porque, adems de los elementos bsicos, hubo un agente con comprensin de que poda hacerse con el poder y decisin de proceder en consecuencia.

2..2.5.4.2. Nos ha suscitado la cuestin mediadora de la naturaleza, o el contenido, de la revolucin rusa, y, con eso, nos ha introducido bastante profundamente en el aspecto del problema reflejado en la segunda pregunta: si en la misma revolucin de 1917 haba ya grmenes de degradacin.

 

La tercera sesin presenta el siguiente desarrollo:.

1. La segunda pregunta implicada: si la naturaleza de la revolucin no era clara, qu poda pasar? Multitud de problemas (un solo pas, etc.). Aqu tomamos un tronco.

2. El Lenin problemtico, sin la teorizacin intermedia luego desconfesada por l.

2.1. Antes de la revolucin: posibilidad de que sea un "aborto" (1905).

[Ficha 38] [1905] (...) si estamos destinados a pasar efectivamente por una gran revolucin, si esta vez la historia no permite un aborto, si nos hallamos con fuerzas para llevar la revolucin hasta el fin, hasta la victoria decisiva (...), entonces eso ser una revolucin con el predominio de los elementos campesinos y proletarios. Puede ser que algunos vean, en el hecho de admitir la idea de tal predominio, una renuncia a nuestra conviccin del carcter burgus de la revolucin prxima. (...) Los marxistas estn absolutamente convencidos del carcter burgus de la revolucin rusa (Lenin, Dos tcticas de la socialdemocracia... I 503).

Sntesis. Como el final de 2 T [Dos tcticas...]

 

2.2. Despus seguida: la contradiccin poltico-econmica de la revolucin rusa:

[Ficha 39] (...) nosotros, el proletariado de Rusia, vamos adelante de cualquier Inglaterra y de cualquier Alemania por nuestro rgimen poltico, en virtud del poder poltico de los obreros, y, al mismo tiempo, vamos detrs del estado ms atrasado de Europa Occidental en lo que se refiere a la organizacin de un buen capitalismo de Estado, al nivel cultural y al grado de preparacin de la produccin material para implantar el socialismo (El infantilismo izquierdista y el espritu pequeo-burgus II 744).

Importantsimo: un principio de desarrollo desigual econmico-poltico, que cabe dentro del esquema marxista general (dialctica) y fundamenta definitivamente toda la cuestin del principio de subjetividad, al mismo tiempo que prev los futuros problemas*.

Paradoja dialctica del posterior retraso poltico (aunque sin volver atrs: retraso no respecto de los regmenes capitalistas, sino respecto de s mismos).

[*] Sobre la base de inestabilidad del esquema dinmico europeo-occidental.

 

2.2.1. El riesgo consiguiente: soluciones conservadoras.

2.2.2. El presupuesto eurocntrico de todo eso.

2.2.2.1. Limitacin del alcance de esta crtica: situacin internacional.

 

3. La crtica menchevique: Kautsky.

 

4. La crtica anarquista.

 

5. Kronstadt.

 

6. La crtica de la izquierda bolchevique.

6.1. En los primeros aos

6.1.1. Rosa Luxemburg

6.1.1.1. Pese a anteriores desacuerdos con Lenin, lnea bolchevique en la comprensin de la revolucin de octubre.

[Ficha 40.1][Rosa Luxemburg, La revolucin rusa 1918] "Una dictadura militar con un rgimen de terror contra el proletariado y, luego, la vuelta a la monarqua habran sido la consecuencia inevitable [MSL: de la consolidacin de la burguesa]. Con ese medida se puede medir lo que tiene de utpica y, en el fondo, de reaccionaria la tctica que han decidido seguir los socialistas rusos de tendencia Kautsky, los mencheviques. Empeados en la ficcin del carcter burgus de la revolucin rusa (...) se han aferrado desesperadamente a la coalicin con los burgueses liberales (...). La tendencia bolchevique tiene el mrito de haber proclamado desde el primer momento en ese situacin y seguido luego con una lgica de hierro la nica tctica que poda salvar la democracia y promover la revolucin. Todo el poder a manos de las masas obreras y campesinas, a manos de los soviets: sa era la nica salida de la dificultad en que se encontraba metida la revolucin, el tajo que cortaba el nudo gordiano(..) "(Frhlich 299)

Aceptacin de la revolucin de octubre

Y con cierto abandono de esquemas tradicionales.

 

6.1.1.2. Con amplio desarrollo crtico (indito en vida).

6.1.1.2.1. Primer motivo crtico: la poltica agraria.

[Ficha 40.2] Rosa Luxemburg, La revolucin rusa [1918] "En primer lugar, la nacionalizacin de la gran propiedad, porque presenta el grado tcnicamente ms elevado de concentracin de los medios de produccin y de los mtodos agrcolas (...) nica garanta de organizar la produccin agrcola segn una gran perspectiva socialista.

Y, en segundo lugar, una de las condiciones previas de esa transformacin es que se prima la separacin de agricultura e industria, rasgo caracterstico de la sociedad burguesa, para dar lugar a una penetracin y fusin recproca, a una organizacin de una y otra segn puntos de vista nicos"(Frhlich, 301).

. Primer punto crtico. (Esas son las necesidades).

 

6.1.1.2.2. Segundo motivo crtico: libertad.

[Ficha 40.3] [Rosa Luxemburg, La revolucin rusa 1918] "Si el proletariado toma el poder, no podr nunca renunciar a la transformacin socialista, siguiendo el sabio consejo de Kautsky, con el pretexto de que 'el pas no est maduro' (...) Tiene el deber y la obligacin de ponerse a aplicar en seguida las medidas socialistas y del modo ms enrgico, ms inexorable, ms brutal; y, por lo tanto, de ejercer la dictadura pero una dictadura de clase, no de un partido o de una camarilla, sino de clase, es decir, con la publicidad ms amplia, con la participacin ms activa y sin trabas de las masas populares, en una democracia sin lmites" (Frdhlich 305).

Segundo motivo crtico.

 

6.1.1.2.2.1. Aspecto a: democracia y socialismo.

[Ficha 40.4][Rosa Luxemburg, La revolucin rusa 1918] Eso de que nunca hemos idolatrado la democracia formal [MSL: frase de Trotski] no quiere decir ms que una cosa: que siempre hemos distinguido entre el fondo social y la forma poltica de la democracia burguesa, que siempre hemos mostrado el spero ncleo de desigualdad y servidumbre sociales que se esconde bajo la suave cobertura de las formas de igualdad y de libertad, pero no para rechazar stas, sino para incitar a la clase obrera a no contentarse con el recubrimiento, sino conquistar el poder poltico o para llenar aqul con un contenido social nuevo. La misin histrica del proletariado cuando llega al poder es crear en el lugar de la democracia burguesa una democracia socialista, y no el destruir toda democracia (Frhlich 306).

Segundo motivo crtico, aspecto a)

 

[Ficha 40.5] Rosa Luxemburg, La revolucin rusa 1918] La libertad reservada exclusivamente a los partidarios del gobierno, a los miembros del partido -por numerosos que sean- no es la libertad. La libertad es siempre libertad del que piensa de otro modo. Y eso no por fanatismo de la justicia, sino porque todo lo que la libertad poltica tiene de instructivo, saludable y purificador se debe a eso, y la libertad pierde su eficacia cuando se convierte en un privilegio(Frhlich 307) .

Segundo motivo crtico, transicin a-b.

 

6.1.1.2.2-2. Aspecto b: realidad social:

[Ficha 40.6][Rosa Luxemburg, La revolucin rusa 1918] Lo negativo, la destruccin, se puede decretar: lo positivo, la construccin, no (Frhlich 307).

Segundo motivo crtico, aspecto b).

 

[Ficha 40.7] [Rosa Luxemburg, La revolucin rusa 1918] "(...) al ahogar la vida poltica de todo el pas, es irritable que la vida se paralice cada vez ms en los soviets mismos. Sin elecciones generales, sin libertad completa de prensa y de reunin, sin lucha libre entre las opiniones, la vida muere en todas las instituciones pblicas, se convierte en una vida aparente en la cual el nico elemento que sigue activo es la burocracia. La vida pblica se aletarga poco a poco: unas cuantas docenas de jefes del partido, hombres de energa inagotable e idealismo sin lmites, dirigen y gobiernan; entre ellos mismos la direccin se encuentra realmente en manos de una docena de hombres de gran cabeza, y de vez en cuando se convoca a una lite de la clase obrera a reuniones para que aplauda los discursos de los jefes y vote por unanimidad las resoluciones que se le presenten; en el fondo, pues, es un gobierno de camarilla; es una dictadura, ciertamente, pero no la dictadura del proletariado, sino la dictadura de un manojo de polticos, o sea, una dictadura en sentido burgus, en el sentido de la revolucin jacobina.

Todo rgimen de excepcin prolongado lleva inevitablemente a la arbitrariedad, y toda arbitrariedad ejerce en la sociedad una accin depravadora." ((Frhlich 307/308)

Segundo motivo crtico, aspecto b).

 

6.1.1.3. Balance.

[Rosa Luxemburg, La revolucin rusa, otoo 1918] "El 'bolchevismo' se ha convertido en smbolo del socialismo revolucionario prctico de todos los esfuerzos de la clase obrera por conquistar el poder. El mrito histrico del bolchevismo consiste en haber abierto violentamente el abismo social en el seno de la sociedad burguesa, en haber ahondado y agravado el conflicto internacional entre las clases; y todos los errores particulares del bolchevismo resultan sin realidad y se borran ante ese hazaa, como ocurre siempre en el contexto y a la escala de los grandes acontecimientos histricos " (Frhlich 310)

 

6.1.2. Pannekoek

[Ficha 41] [Pannekoek 1938] Pero en Rusia no haba ninguna burguesa de mnima importancia y que pudiera emprender la lucha (contra la aristocracia y la religin)) como futura clase dominante. Esta tarea correspondi a la intelectualidad rusa, la cual sostuvo sola durante decenios una dura lucha por la ilustracin del pueblo y contra el zarismo (Lenin als Philosoph, 1969, p.109).

Por qu luch tan tenazmente, si no haba burguesa? De dnde proceda ella? La verdad es que haba burguesa, dbil, y nada combativa, como en todas partes en el siglo XX, desde 1870. En eso se basaba la tctica de Lenin y su comprensin de la revolucin.

 

[Ficha 42] [Pannekoek 1938] "En cuanto lucha contra el absolutismo, los grandes terratenientes y el clero, la lucha fue en Rusia paralela a la que tuvieron que librar la burguesa v la intelectualidad en la Europa central y occidental en el siglo XIX. Por eso aparecen en Lenin los mismos argumentos y las mismas concepciones bsicas que en aquella poca movieron en el Oeste los espritus en la forma del materialismo burgus. Pero en Rusia era la clase obrera la que tena que realizar esa lucha; por eso el rgano de esa lucha tuvo que ser un partido socialista que se proclamara marxista y tomara del marxismo lo necesario para una revolucin rusa (...) Por eso Lenin llam a su materialismo marxismo y crey que su materialismo era marxismo" (Lenin als Philosoph 111).

 

6.2. Pasado el tiempo: ejemplo Paul Mattick (mejor que Trotski, el cual estuvo en ello ms tiempo).

6.2.1. Naturaleza burguesa de la revolucin rusa:

[ Ficha 43] [Mattick 1970] La edificacin en una Rusia transitoriamente libre de intervenciones extranjeras, pero aislada, significaba, como es natural, que el partido tena que asumir la funcin histrica de la burguesa, aunque sin las instituciones de la sociedad burguesa y con otra ideologa (Der Leninismus und die Arbeiterbewegung des Westens, in Lenin. Revolution und Politik, p. 22).

Aqu es reduccin de la clase a lo econmico.

 

[Ficha 44] [Paul Mattick 1970] La revolucin rusa fue a la vez una revolucin burguesa,proletaria y campesina, pero la que al principio decidi fue la ltima: ella asegur el xito de la revolucin en su conjunto (Ibidem, p.19).

 

6.2.2. Interesante visin de su posible funcin socialista

[Ficha 45] [Paul Mattick 1970]El partido bolchevique no disimul nunca que se senta llamado a dirigir la revolucin y dominar para impedir, en inters de la revolucin mundial, el desarrollo, aparentemente inevitable, de Rusia hacia el capitalismo. Y lo ha conseguido, efectivamente, pero sin con ello hacer avanzar la revolucin proletaria internacional (Paul Mattick, Ibidem, p. 32).

Es casi una falsificacin de Lenin, pero tiene inters crtico.

Aunque poco despus de 1919 Lenin dijo cosas as.

 

6.2.3. Explicacin de lo que considera fracaso ruso por una va anloga a la de Zajrov.

[Ficha 46] [Paul Mattick 1970] "Desde que el capitalismo de estado bolchevique no es ms que una variedad del capitalismo, el antibolchevismo tiene corno presupuesto el anticapitalismo. Como es natural, en 1920 eso no estaba tan claro como hoy. Haba que tener antes experiencia del bolchevismo ruso, para aprender cmo no se puede construir el socialismo. El paso del control de los medios de produccin de los propietarios privados al estado y la direccin centralista y antagonista de la produccin y la distribucin dejaron intacta la relacin entre capital y trabajo como relacin entre explotadores y explotados, entre dominadores y dominados. Eso condujo simplemente a una forma ms moderna de capitalismo, en la cual el capital representaba directamente la propiedad colectiva de una clase dominante que se impone polticamente. En ese mismo sentido se desarrollan tambin todos los sistemas capitalistas, razn por la cual el antibolchevismo no es ms que un medio puramente imperialista de la lucha entre las potencias mundiales" (Prlogo a Pannekoek, Lenin als Philosoph,1969, pg. 14).

Es notable que casi parafrasea a Zajarov.

Se anticipa mucho a Bettelheim (como el ingls de 1953, Cfr. Carr).

 

6.2.4. Interpretacin ltima del leninismo como idealismo.

[Ficha 47] [Paul Mattick 1970] (...) se puede decir con certeza que la teora leninista de la edificacin del socialismo por el estado se basa en la ilusin idealista de que basta con la mera voluntad revolucionaria de revolucin y socialismo para eliminar del acontecer histrico todas las fuerzas que se oponen a esa voluntad (Der Leninismus und die Arbeiterbewegung des Westens, in Lenin. Revolution und Politik, p. 44).

Lo fcilmente que la izquierda se hace economicista. Pero interesante. No hay que tener esa ilusin. Pero hay que hacer en sustancia lo mismo que si se [SLA: palabra dudosa que no he sabido interpretar] Tomando medidas de garanta.

Criticarlo con ojo en 6.9 [48] porque ignora otras vas.

 

7. Comentario

7.1. En sustancia, todas las crticas tienen la misma raz que la menchevique, salvo la de R[osa] L[uxemburg]. Discutir en base a sta.

7.2. Programa revolucionario pero es determinismo.

7.3. Hay que recoger su razn crtica: "la venganza de Marx.

7.4. No hay que caer en ilusin idealista.

7.5. Sobre todo, no hay que construirla como ideologa de estado que permita coercin

7.5.1. Que es el estalinismo: realizacin de los riesgos. '

7.6. Pero no hay que volver al determinismo, porque es falso, y ms hoy.

7.61. Rabehl

[Bernd Rabehl 1970] En crtica a la crtica de Pannekoek y los de los consejos:

[ Ficha 48] En ambas sociedades se niegan las diferencias y los parentescos de la poltica revolucionaria realista, se pasa por alto la funcin del imperialismo y del estado del capitalismo monopolista, y se llega a entregar las luchas revolucionarias a un proceso annimo de crisis y rebeliones obreras (Zur Methode der revolutionren Realpolitik des Leninismus, en Lenin. Revolution und Politik, p.61)

 

7.7. Revolucin abierta con:

7.7.1. Rectificacin del olvido de las consecuencias del poder (libertarismo).

7.7.2. Rectificacin de la separacin colectivo-individuo.

7.7.3. Rectificacin de la prolongacin de la civilizacin anterior.

7.7.4. No ideologa de segundo grado.

 

Hasta aqu el guin (y las fichas) de las tres sesiones. En notas manuscritas anexas, pueden leerse las siguientes observaciones:

A. Esquema:

Como se plantea el problema.

Entonces, la escasez de clase obrera.

Luego, el desarrollo del sistema.

La crtica izquierdista Mattick-Pannekoek.

Lenin antes.

Lukcs, Gramsci: Lenin despus.

Economicismo en el izquierdismo.

Marxismo de la subjetividad ->

Marxismo del siglo XX.

Porque ya est todo maduro.

 

B. Cuestiones.

Las cosas se pueden decir ms cortas y ms claras.

El problema de la revolucin cultural y la poltico-econmica. Comparar con R [evolucin] francesa. -> Recordar Lenin.

Sacar consecuencias por la burocracia.

Quin hace la revolucin es cuestin abierta?

Dudar de la honradez.

China: La bici y la tecnologa

Stalin China. + Las fotos de Stalin.

Recoger la frase de Lenin. El proletariado ha desaparecido (1928). O. C. vol. 33, pg 51 (17/10/1921): Informe sobre la NEP ante el Congreso de los estudios de Educacin Poltica.

 

Algunos textos sobre Lenin y la revolucin sovitica pueden completar la aproximacin. Los de Lenin:

Referencias: 1 . El filosofar de Lenin, Sobre Marx y marxismo, pp. 174-175. 2.A. Ibid., p. 173. 2.B. Ibid., pp. 135-136. 2.C. Ibid., pp. 145-146. 2. D. Lenin y la filosofa, Ibidem, p. 179. 3. Sobre el marxismo ortodoxo de Gyrgy Lukcs, Ibid., p. 235.

 

Una breve seleccin sobre la revolucin sovitica:

 

1. Otoo de 1919: la hora ms grave (1970)

A fines de verano y principios de otoo refluye la situacin revolucionaria en la Europa central y oriental: en agosto cae el gobierno sovitico hngaro de Bela Kun y en el otoo la Revolucin rusa vive su hora ms grave ante el acoso de los generales blancos y los aliados: Yudenich est ante Petrogrado, Kolchak avanza por Siberia y Denikin llega a 300 km de Mosc. Se interrumpen las relaciones entre el centro de la Internacional Comunista y los partidos que se han adherido a ella. Hasta mayo-julio de 1920 no romper el cerco la Revolucin rusa. Pero, mientras tanto, el movimiento sigue desarrollndose en Italia. El 6 de julio se constituye en Roma la fraccin comunista del PSI, bajo la inspiracin de Amadeo Bordiga. Esa inspiracin se manifiesta en la definicin abstencionista o anti-electoral de la fraccin, rasgo que suscitar desde el primer momento diferencias con el otro ncleo comunista, el gramsciano de Turn. Y el 20 de julio se produce la primera detencin de Gramsci, en relacin con una huelga de solidaridad con las revoluciones rusa y hngara. Seis das despus L'Ordine Nuovo publica el Programa de la fraccin comunista, el primer documento oficial del comunismo italiano. Todas esas iniciativas polticas ocurren en la cresta de un profundo movimiento social: desde julio se producen, primero en la Romaa, ocupaciones de tierras por los campesinos, movimiento que culminar con el bolchevismo blanco campesino de 1919-1920, dirigido por el diputado del Partito Popolare Migliori; ste entrar en contacto con la Internacional Comunista y acabar expulsado del partido catlico. Las elecciones de noviembre de 1919 -primeras con voto proporcional- destrozan el viejo sistema de cacicazgos y el viejo Parlamento de notables al dar al PSI, a pesar de la pasividad abstencionista de la izquierda, 1.834.000 votos, que representan 156 diputados...

 

2. Fracaso (1979)

Pero lo sustancial, el cambio del mundo que se esperaba, ese no se ha producido igual cuidando la eficacia que descuidndola. Si se me permite decirlo con una frase un poco provocativa, la eficacia ha sido tan ineficaz como la ineficacia. Ha habido cambios tcnicos en la detentacin del poder y nada ms, con gran desesperacin de los ms clarividentes protagonistas del cambio. Sera hora de decir de una vez que Lenin ha muerto deprimido, convencido de haberlo hecho mal, y de que todo haba fracasado.

 

3. Una constante contrarrevolucionaria (1985)

El desencadenante del proceso fue, como es obvio, el cerco militar y econmico (exterior e interior) a que se encuentra sometida toda revolucin de verdad que no sea una "transicin democrtica" preparada y escenificada por las clases dominantes, sino que apunte claramente a destruir o disminuir apreciablemente el poder de stas. Desde las comunidades castellanas y las germanas valencianas, pasando por los campesinos y los anabaptistas alemanes, por la Revolucin francesa, la Comuna y la Revolucin rusa hasta llegar a la mexicana, ese mecanismo casi automtico es tan conocido que no vale la pena detenerse ms en l.

 

Referencias: 1. El orden y el tiempo, p. 135. 2.`Coloquio de la conferencia Por qu faltan economistas en el movimiento ecologista?,EPP n 40, p. 8. 3. Los partidos marxistas y el movimiento por la paz, Pacifismo, ecologismo y poltica alternativa, p. 180

 

Para completar es absolutamente recomendable su conferencia de 1978: Sobre el estalinismo, recogida en Manuel Sacristn, Seis conferencias, Barcelona, El Viejo Topo, 2005.

 

Notas:

[1] Nunca hasta entonces, en documentos pblicos o en cartas personales, Sacristn haba usado estos trminos para referirse a la direccin del PCUS. Vase a este respecto las declaraciones de Antoni Gutirrez Daz para los documentales dirigidos por Xavier Juncosa sobre la obra de Sacristn (Integral Sacristn, El Viejo Topo, Barcelona, 2006).

[2] Ese mismo, 24 de agosto de 1968, Lukcs escriba a Gyrgy Aczl, el que fuera vicepresidente del gobierno hngaro desde 1974 a 1982 y miembro del bur poltico del Partido Obrero Socialista Hngaro, expresndose en los siguientes trminos.

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter