Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-11-2014

Espaa
Los conceptos de clase y el pseudoconcepto de casta

Francisco Umpirrez Snchez
Rebelin


Pequea digresin. Veo a IU desorientada. Se comporta con debilidad. Corre el riesgo de diluirse y de perder la identidad. No entiendo por qu sus dirigentes permiten que Podemos le gane terreno en todos los mbitos. Su ncleo dirigente, el PCE, est perdiendo reflejos. No es que sus dirigentes estn aburguesados, sino que no tienen conciencia de que tambin han de luchar por la izquierda y no solo por la derecha. Hay que decirlo claro: Podemos le est restando militancia y base social a IU. Histricamente los partidos comunistas no solo han luchado contra el oportunismo de derecha sino tambin contra el oportunismo de izquierda, no solo contra el socialismo burgus sino tambin contra el socialismo pequeo burgus. IU tiene que librar una batalla ideolgica contra Podemos porque le est quitando su base electoral. Sus dirigentes deben ser ms valientes. IU corre el riesgo de transformarse en un smbolo. Sera un error maysculo que se diluyeran en Ganemos. Deben evaluar tambin lo que puede significar que Tania Snchez se convierta en la lder de IU en Madrid. Hay un claro conflicto de intereses entre su vida personal y el futuro de IU. En ocasiones imita en exceso el lenguaje de Podemos. Resulta indignante que llame gente a los ciudadanos. Ella no tiene derecho a llamarme gente, puesto que es un nombre indeterminado, debe llamarme ciudadano, puesto que yo soy sujeto de derecho. Me enfada ese coqueteo con la sociologa vulgar. Los comerciantes no llaman gentes a los compradores de sus productos sino clientes. Al igual que hay economa vulgar, tambin hay sociologa vulgar. La participacin regular en los programas de La Sexta, y ahora en Telecinco, de miembros de Podemos, de IU y del PSOE vulgariza la ideologa de izquierda. Los conductores de esos programas buscan el espectculo y ganar en audiencia. Es ms: La Sexta y Cuatro se comportan como si Podemos fueran una marca suya. Personajes como Miguel ngel Revilla y Sor Luca hacen que el populismo y el pensamiento reaccionario ganen fuerza. Es muy fcil criticar a los polticos. Parece un derecho. Resulta de una cobarda infinita que esos mismos voceros sean incapaces de criticar con regularidad los ingresos de Cristiano Ronaldo, Messi y Nadal, por poner los ejemplos ms visibles. Eso tal vez restara votos o restara imagen. Por eso afirmo que forma parte del pensamiento reaccionario situar la contradiccin principal entre el gobierno y el pueblo y no entre el capital y el trabajo.

Vayamos ahora al tema que nos ocupa. Hay un esfuerzo terico por parte de algunos profesores universitarios de hacer compatible el pseudoconcepto de casta con los conceptos de clase propios de la tradicin marxista. Pero son poco rigurosos. De hecho han creado unos nombres compuestos cuyos significados son en parte indescifrables y en parte amaados y forzados. Los verdaderos conceptos, a diferencia de los significados generales o conceptos generales que podemos encontrar en los diccionarios, forman parte de constructos tericos. Y el pseudoconcepto de casta no forma parte de ningn constructo terico. Les enumero las diversas expresiones nominales de las que hacen uso dichos profesores con la pretensin de categorizar las clases sociales y sectores de ellas: lites dominantes, lites dirigentes, lites gobernantes y financieras, y minora oligrquica. Todas las supuestas clases y capas sociales denominadas con esas expresiones son sobre nombradas como casta. Estas expresiones nominales pretenden hacerlas compatibles con las categoras propias de la tradicin marxista: clase dominante, clase dominada y oligarqua. Tambin se habla de las clases populares como las clases opuestas a las clases dominantes. Y a su vez por superposicin se habla de casta poltica y casta econmica financiera. Como puede observarse aqu hay puro desorden. Se quiere mantener a la fuerza el papel del pseudoconcepto casta, pero para ello se incurre en la arbitrariedad conceptual y se crean nombres de conceptos cuyo contenido no saben precisar. Son sobrenombres, son nombres de otros nombres, son pura chapuza terica. Todo esto no tiene ms que un nombre: sociologa vulgar y ordinaria. Tendr su rentabilidad poltica. Se atraer fcilmente a ciertos votantes. Pero es oportunismo. Y el oportunismo es corrupcin ideolgica.

Las lites. Son grupos minoritarios de personas que tienen un status superior al resto de las personas con las que comparten una actividad o posicin. Hay lites entre los futbolistas, tenistas, nadadores y deportistas en general. Tambin hay lites entre los profesores, cientficos, cantantes, pintores y artistas en general. E igualmente hay lites entre los periodistas y los polticos. En la actualidad Pablo Iglesias, Iigo Errejn y Juan Carlos Monedero forman parte de la lite poltica. Participan de una posicin, de un status y de unas posibilidades de actuacin de las que no participa la mayora de las personas que se dedica a la poltica. lite no es un concepto de clase. No se emplea para caracterizar a un grupo social en funcin de su propiedad sobre los medios para la produccin de la riqueza. Tampoco es un concepto que debe emplearse para indicar la posicin de los grupos sociales en los procesos de transformacin. As que no tiene sentido hablar de lites dirigentes. Tampoco tiene sentido hablar de lites polticas en el sentido de casta, justamente por lo que dije antes, porque los propios dirigentes de Podemos pertenecen en la actualidad a la lite poltica. Solo su participacin en los programas de La Sexta as lo confirman, pero tambin lo confirman su participacin en el parlamento de la UE. Cuando hablamos de dirigentes hablamos de las personas que estn al frente de una empresa, de un partido poltico, de una asociacin de vecinos, de una asociacin deportiva y muchas ms agrupaciones. Y algunos de esos dirigentes pueden constituir una lite o no. Lo cierto es que los conceptos de lite y de dirigente abarcan actividades y sectores sociales tan diversos que carecen de la unidad que pretenden darle al agruparlas bajo el sobrenombre de casta. Por eso insisto que hablar de lites dirigentes, lites polticas y lites financieras no solo son nombres compuestos a los que les falta contenido conceptual sino que adems al sobre nombrarlos como casta solo se desarrolla una sociologa vulgar. La sociologa vulgar solo se mueve en el campo de las sensaciones y de las apariencias, sirviendo como respiradero de los sentimientos de sufrimiento y opresin, pero permanece muy alejada del campo de las esencias y de los conceptos. Se apoya en lo pasajero y abandona lo permanente.

Clases dominantes. En las sociedades capitalistas se llaman clases dominantes a todas las clases capitalistas, independientemente de la actividad a la que se dedican y del peso econmico que tengan en la sociedad. As los banqueros, industriales y comerciantes son las clases dominantes en las sociedades capitalistas. Del mismo modo los grandes capitalistas, los medianos capitalistas y los pequeos capitalistas forman parte de las clases dominantes. E igualmente pertenecen a la clase dominante muchos profesionales que perciben ingresos a partir de cuarenta o cincuenta veces ms que el salario mnimo. Las contradicciones interclasistas, como las que se producen entre los pequeos capitalistas y los grandes o entre los banqueros y los industriales, no reducen para nada el carcter dominante de esas clases y la unidad de dominio de las mismas frente al resto de las clases sociales. Otra cosa es que miembros aislados de las clases dominantes adopten en algunas ocasiones la posicin de las clases dominadas. Es un error oponer la clase dominante a las clases populares. Dentro de las clases populares, al menos en la tradicin marxista, se suele incluir clases dominantes, como por ejemplo los pequeos capitalistas, o capas dominantes como los intelectuales de las clases dominantes. Lo que es evidente es que el trmino casta no aporta nada en sentido terico a la identificacin y visualizacin de las clases dominantes o de las capas dirigentes de esa clase dominante. Otra cosa es que tenga utilidad electoral y el oportunismo de izquierda en el que incurre Podemos se considere legtimo.

Oligarqua. En la ideologa de Podemos se opone el concepto de oligarqua al concepto de democracia. Esta es una forma de pensar propio de Aristteles y, por consiguiente, propio de la poca de las sociedades esclavistas. Segn dice Aristteles en su obra La Poltica, al gobierno de la minora se le llama aristocracia; y a la desviacin de la aristocracia se le llama oligarqua. Aplicar esos conceptos o los contenidos de esos conceptos en las sociedades modernas es un profundo error terico. En ese tiempo los que gobernaban eran los ms grandes esclavistas que existan. No sucede as en la actualidad: quienes nos gobiernan, por ejemplo Mariano Rajoy, no es un gran capitalista. Hay que diferenciar con rigor a la clase social en su sentido prctico de sus representantes polticos e ideolgicos. Tambin Aristteles llama oligarqua a cuando el poder est en manos de los ricos. Pero en ese entonces no haba la diferencia que existe en la actualidad entre el poder poltico y el poder econmico. Las clases o las fracciones de clase que controlan el poder econmico no tienen por qu tener el poder poltico en persona para que dicho poder poltico est a su merced. Hace siglos que en las sociedades capitalistas el poder poltico est a merced del poder econmico. La deuda pblica es la expresin de esa absoluta dependencia.

Los marxistas le han dado al concepto de oligarqua preferentemente un contenido econmico. Dicho concepto se encuadra en la poca del capitalismo monopolista, o lo que es lo mismo, en la poca del predominio de las grandes empresas. La globalizacin ha fortalecido y desarrollado a la oligarqua. Son minoras que tienen el poder sobre todas las cosas habidas y por haber: industria, comercio, finanzas, alimentacin, deporte y comunicacin. Resulta gracioso que perteneciendo los propietarios principales de La Sexta y Cuatro a la oligarqua en el mbito de los medios de comunicacin, los representantes tericos de Podemos hablen del gobierno del PP o del PSOE como una oligarqua. Se equivocan de blanco. El oportunismo de izquierda les puede y no les importa hacer uso de la sociologa vulgar con tal de ganar votos. Para Podemos el fin justifica toda clase de medios.

Clase dirigente. Pensemos en la revolucin sovitica dirigida por el partido bolchevique y en la revolucin de nueva democracia dirigida por el Partido Comunista de China. En ambas revoluciones la clase trabajadora era muy minoritaria, sin embargo, fue su clase dirigente. Pero todo eso fue posible, que una clase minoritaria dirigiera dichos procesos revolucionarios, por la existencia de poderosos, centralizados y disciplinados partidos comunistas. En ambas revoluciones la clase mayoritaria fue la clase campesina o clase pequeoburguesa. No s qu sentido tiene hablar de lite dirigente y reconocerla como casta. En primer lugar, en la Unin Europea no se est llevando a cabo ningn proceso revolucionario ni ningn proceso social que permita hablar de una clase dirigente. No hay necesidad tampoco hablar de lites dirigentes puesto que las lites no estn dirigiendo nada. El sistema capitalista instaurado en la UE permite que un sinfn de lites gane muchsimo dinero en concepto de ingresos de capital sin necesidad de desempear a nivel poltico ningn papel dirigente.

Creo haber demostrado que la sociologa que pretende darle al pseudoconcepto de casta un espacio en los conceptos de clase de tradicin marxista es una maniobra oportunista. El empeo en el uso de ese pseudoconcepto solo se explica por su rentabilidad electoral; y dicha rentabilidad electoral se pone por encima del inters cientfico. Es sociologa vulgar. Es falso, es una mentira, querer presentar la contradiccin entre gobernantes y pueblo como la contradiccin principal en las sociedades de la UE. La propia crisis puso de manifiesto que la contradiccin fundamental sigue siendo la existente entre capital y trabajo. Les pongo un sencillo ejemplo. Conozco a unos cuantos matrimonios que tienen un restaurante en propiedad y tienen contratada entre cinco y seis personas. Ellos, los dueos, trabajan entre doce y catorce horas diarias y libran una vez al mes. Entre ambos ganan de forma muy apurada 4.000 euros. Se explotan a s mismo al igual que a las personas que tienen contratadas. Quines se quedan entonces con el plusvalor generado? Dos parasitarios capitalistas: el dueo del local y el dueo del dinero prestado. As que por mucho que quieran los tericos de Podemos, por mucho que pretendan inaugurar una nueva sociologa poltica,  la contradiccin principal y bsica de las sociedades de la UE sigue siendo la existente entre capital y trabajo. Lo que sucede es que los accidentes de la sociedad capitalista, y la corrupcin poltica es uno de ellos, crean la posibilidad de convertir en blancos de las crticas a quienes participan de contradicciones secundarias. Sin duda que hay personas que se enriquecen de forma corrupta, pero la mayora de los miembros de las clases capitalistas se enriquecen en el ms estricto cumplimiento de la ley. Los accidentes cubren la sustancia capitalista del sistema. Pero con Cuatro y La Sexta importa ms la crtica desenfrenada y vulgar contra los accidentes, donde Sor Luca est a la cabeza, que la conceptualizacin de la sustancia capitalista. Algunos decan a tenor de la crisis desatada en 2008 que Marx segua vivo, pero la economa y sociologa vulgares lo estn enterrando de nuevo.


Blog del autor: http://fcoumpierrezblogspotcom.blogspot.com.es/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter