Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-11-2014

Cuntos pases musulmanes ha bombardeado u ocupado EE.UU. desde 1980?

Glenn Greenwald
ICH/The Intercept

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


Barack Obama, en su conferencia de ayer posterior a la eleccin, anunci que pedir una Autorizacin para el Uso de Fuerza Militar (AUMF, por sus siglas en ingls) del nuevo Congreso, que autorice su campaa de bombardeo en Iraq y Siria que comenz hace tres meses. Si uno fuera generoso, dira que pedir autorizacin del Congreso para una guerra que comenz hace meses es por lo menos mejor que librar una guerra incluso despus que el Congreso rechazara explcitamente su autorizacin, como lo hizo Obama ilegalmente en el ahora colapsado pas de Libia.

Cuando Obama comenz a bombardear objetivos dentro de Siria en noviembre, seal que era el sptimo pas con preponderancia musulmana que haba sido bombardeado por EE.UU. durante su presidencia (lo que no inclua el bombardeo por Obama de la minora musulmana en las Filipinas). Tambin seal previamente que esta nueva campaa de bombardeo significa que Obama se ha convertido en el cuarto Presidente consecutivo de EE.UU. que orden que se lanzaran bombas sobre Iraq. Considerados por s solos, ambos hechos son sorprendentemente reveladores. La violencia es tan corriente y continua que ya apenas nos damos cuenta. Precisamente esta semana, un drone estadounidense lanz un misil que mat a 10 personas en Yemen, y los muertos fueron rpidamente calificados de presuntos militantes (lo que en realidad significa solo que son varones en edad militar); esos asesinatos apenas merecieron ser mencionados.

Para obtener una visin total de la violencia estadounidense en el mundo, vale la pena formular una pregunta ms amplia: cuntos pases en el mundo islmico ha bombardeado u ocupado EE.UU. desde 1980? La respuesta fue suministrada en un reciente artculo de opinin en el Washington Post del historiador militar y ex coronel del ejrcito de EE.UU.,

Andrew Bacevich:

Mientras los esfuerzos de EE.UU. por degradar y finalmente destruir a los combatientes del Estado Islmico se extienden a Siria, la III Guerra de Iraq se ha transformado discretamente en el Campo de Batalla XIV del Gran Medio Oriente. Es decir, Siria se ha convertido en por lo menos el 14 pas en el mundo islmico que fuerzas estadounidenses han invadido, ocupado o bombardeado, y en los cuales soldados estadounidenses han matado o han sido muertos. Y eso es solo desde 1980.

Enumermoslos: Irn (1980, 1987-1988), Libia (1981, 1986, 1989, 2011), Lbano (1983), Kuwait (1991), Iraq (1991-2011, 2014-), Somalia (1992-1993, 2007-), Bosnia (1995), Arabia Saud(1991, 1996), Afganistn (1998, 2001-), Sudn (1998), Kosovo (1999), Yemen (2000, 2002-), Pakistn (2004-) y ahora Siria. Vaya!.

La cuenta de Bacevich excluye el bombardeo y ocupacin de otros pases predominantemente musulmanes por aliados clave de EE.UU. como Israel y Arabia Saud, realizados con crucial apoyo estadounidense. Excluye golpes contra gobiernos democrticamente elegidos, tortura, y encarcelamiento de personas sin acusacin. Tambin, por supuesto, excluye todos los dems bombardeos e invasiones y ocupaciones que EE.UU. ha realizado durante este perodo en otras partes del mundo, incluyendo Centroamrica y el Caribe, as como varias guerras por encargo en frica.

Hay muchsimo ms que decir sobre las facciones en Occidente que dedican una inmensa parte de su tiempo y atencin a predicar contra el supremo primitivismo y violencia de los musulmanes. No hay bares gay en Gaza, proclaman los polemistas obsesivamente anti-islmicos como si eso (en lugar de los niveles de violencia y agresin desencadenados contra el mundo) fuera el estndar ms importante para juzgar una sociedad. Reflejando la determinada obsesin con la demonizacin de los musulmanes (exactamente al mismo tiempo, por coincidencia, sus gobiernos libran una incesante guerra contra pases musulmanes y sus sociedades marginan a los musulmanes), notablemente dejan de mencionar las exitosas comunidades gay en sitios como Beirut y Estambul, o su ausencia en la cristiana Uganda. Empleando la tctica definidora de la intolerancia, gustan de destacar la peor conducta de individuos musulmanes como un medio para atribuirla al grupo en su conjunto, mientras ignoran (a menudo expresamente) la peor conducta de individuos judos y / o sus propios grupos (citan de la misma manera los preceptos ms extremos del Islam mientras ignoran los similarmente extremos del judasmo). Eso es debido a que, como Rula Jebreal dijo a Bill Maher la semana pasada, si esos tan valerosos guerreros de la racionalidad dijeran lo que dicen de los musulmanes sobre judos, seran despedidos.

Pero de todas las cosas que se puedan decir sobre este grupo, siempre la ms sorprendente es que: esa misma gente, que gusta de denunciar la violencia del Islam como una especie de mxima amenaza, vive en pases cuyos gobiernos desencadenan de lejos mucha ms violencia, bombardeos, invasiones y ocupaciones que cualquier otro. No es ms que un hecho.

Aquellos que en EE.UU. o el Reino Unido se dedican a arremeter interminablemente contra el mal del Islam, presentndolo como la fuente de la violencia y del mal (la veta madre de las malas ideas), mientras pasan muy poco tiempo hablando de las adicciones a la violencia y la agresin de sus propias sociedades, o sus propios impulsos religiosos y nacionalistas, han llegado al colmo del tribalismo auto-cegador. En realidad son semejantes a tener un vecino en tu propia calle quien constantemente asesina, roba y saquea, y luego pasar tu tiempo libre denunciando ostentosamente por sus malos actos a gente a miles de kilmetros de distancia. Una persona semejante sera considerada como intelectualmente auto-engaada, un trmino que tambin describe a las facciones polticas e intelectuales que imitan esa conducta.

La simple despreocupacin con la cual Obama pidi ayer una nueva AUMF refleja cun centrales, cun comunes, son la violencia y el militarismo en la administracin imperial del mundo por EE.UU. El que algunos ciudadanos de ese pas se dediquen primordial si no exclusivamente a denunciar la violencia y el salvajismo de otros es una prueba ms de cun poderoso y auto-cegador es el tribalismo como impulso humano.

Correo del autor: [email protected]

First Look Media. All Rights Reserved

Glenn Greenwald, exabogado constitucional y columnista de The Guardian hasta octubre de 2013, ha obtenido numerosos premios por sus comentarios y periodismo de investigacin, incluyendo recientemente el Premio George Polk 2013 por informacin de seguridad nacional. A principios de 2014, cofund un nuevo medio informativo global, The Intercept .

Fuente: http://www.informationclearinghouse.info/article40157.htm



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter