Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-11-2014

Los cubanos estn all insuflando vida

Wilkie Delgado Correa
Rebelin


Los parajes ms recnditos e inhspitos, esos conocidos con razn como sitios donde el diablo dio las tres voces, han sido palmos de tierra donde los mdicos cubanos han sembrado amor, calmado dolores e insuflado vida.

La respuesta cubana contra el bola como parte de la estrategia internacional contra la epidemia en frica ha llamado la atencin y ha concitado la admiracin de los organismos internacionales competentes como la ONU y la OMS, de gobiernos de pases ricos y pobres y de medios noticiosos diversos, entre los que destacan The New York Times y la revista Time. Tal parece que esta vez algunos en este mundo han despertado de una ancestral modorra o se han visto obligados a reconocer ahora algo que se haba ocultado, se haba soslayado o no se quiso ver ni decir durante ms de cincuenta aos. Porque es manifiesto que lo que hoy Cuba hace con una naturalidad generosa es consecuente con lo que ha venido haciendo durante ese largo lapso. Se trata de una poltica trazada desde el triunfo de la revolucin cubana y una siembra de los valores humanos inherentes para tan noble misin en todos los ciudadanos cubanos y, en especial, en el personal de la salud.

El hombre nuevo del siglo XXI que fuera anunciado por el Che Guevara como fruto del difcil proceso de construccin de una nueva sociedad socialista iniciada en los decenios finales del siglo XX, a pesar de todas las contradicciones y los escollos inimaginables, se ha convertido en realidad en una forma especial como nunca lo pensaron o imaginaron los descredos y los desmoralizadores sietemesinos.

Los contingentes mdicos que han nutrido las misiones de colaboracin de salud de Cuba en otros pases poseen un extraordinario expediente de vidas salvadas y situaciones de salud mejoradas que merece un reconocimiento mundial por su excepcionalidad. El personal involucrado en acciones contra el bola en Sierra Leona, Liberia y Guinea Conakri, unos 256 profesionales especializados, es apenas una pequea parte de las 32 brigadas mdicas en frica, con 4 048 trabajadores, que son parte integrante de los 50 000 trabajadores que en la actualidad desempean acciones integrales de salud en 66 pases. Por otra parte, la disposicin de ms de quince mil voluntarios en las filas del personal de la salud cubano para cumplir misin contra el bola es reflejo de la existencia de una conciencia solidaria internacionalista que no se conoce en otras partes. As que se puede afirmar que los mdicos cubanos han realizado una hazaa humanitaria en todos los confines y desde ese punto de vista hay motivo para el asombro. Y como ha expresado un colaborador cubano en Liberia, las nuevas generaciones tienen un papel trascendente en este instante de la historia, pues ahora lleg el momento de nuestra generacin de ayudar al pueblo africano a combatir al bola. Es nuestro Moncada, es nuestra Sierra Maestra

Donde quiera que el sufrimiento humano ha dejado escuchar su solicitud de socorro, all han ido o estn los colaboradores de la salud. Los parajes ms recnditos e inhspitos, esos conocidos con razn como sitios donde el diablo dio las tres voces, han sido palmos de tierra donde los mdicos cubanos han sembrado amor, calmado dolores e insuflado vida. Son esos lugares donde el diablo del colonialismo se ceb durante centurias y puso sus botas e impuso su voz para mejor esclavizar a los nativos de las tierras descubiertas y conquistadas a sangre y fuego. Esos donde el diablo devenido en capitalismo e imperialismo se nutri con la explotacin de la fuerza de trabajo mediante el capital y alz su voz trepidante de trompetas y medios tecnlogicos para hechizar y engaar en tiempos ms modernos, aunque muchas veces demasiadas tambin puso sus botas sobre el esculido esqueleto de los pueblos. Esos sitios donde el diablo de la pobreza, la ignorancia, el hambre, la insalubridad, alza tambin la voz propia, esa tercera voz de los sufridos y desesperados del infierno, que emana como grito y reclamo de su condicin de pueblo explotado, desvalido y subdesarrollado.

En estos tiempos en que imperan en muchos escenarios nacionales e internaciones un clima de guerra y terror, de estallidos y silencios que cobran vidas de culpables e inocentes, alienta y provoca fundada esperanza, ls solidaridad compartida, hombro a hombro, de hombres y mujeres abnegados de pases de variados signos polticos e ideolgicos, que en esta lucha contra el bola estn hermanados en acciones para derrotar a la epidemia en su lugar de origen.

Ojal esta sea una experiencia singular para aprobar en el seno de las Naciones Unidas un proyecto encaminado a luchar contra la epidemia poltica del terror venga de donde venga, incluso del quinto infierno y lograr que su derrota instaure la soada paz de la especie humana

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter