Portada :: Ecologa social :: El genocidio industrial del amianto
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-11-2014

Manifiesto de Roma, sobre el comercio del amianto

Francisco Bez Baquet
Rebelin

El siguiente escrito es una propuesta del autor, Francisco Bez Baquet, con motivo de las actividades relacionadas con la culminacin del proceso judicial demandado por las vctimas del amianto de Casale Monferrato (Italia)


Las Asociaciones de Vctimas del Amianto, los Sindicatos, las Asociaciones BAN ASBESTOS, los expertos (onclogos, epidemilogos, neumlogos, radilogos, tcnicos de la prevencin de riesgos laborales, de la eliminacin del amianto instalado, etc.), los activistas del ecologismo, los bufetes de abogados defensores de las vctimas del amianto, los afectados por el amianto, as como tambin sus familiares, y los lderes polticos y de opinin, comprometidos con el Principio de Precaucin, reunidos en Roma, en Noviembre del ao 2014, con ocasin de la culminacin del llamado macro-proceso de Turn, acuerdan suscribir el presente comunicado:

CONSIDERANDO: que todas las variedades de amianto, incluido el crisotilo, son cancergenas,

CONSIDERANDO: que est cientficamente demostrado y fuera de toda duda razonable, que el crisotilo es causa, entre otras patologas asociadas, del mesotelioma,

CONSIDERANDO: que todas las evidencias cientficas disponibles, tanto epidemiolgicas como experimentales, demuestran que para desencadenar un mesotelioma, bastan dosis dbiles, mnimas, exposiciones breves, espordicas o incluso puntuales y nicas, como lo ponen de manifiesto los datos epidemiolgicos que evidencian el contagio en el entorno de los focos industriales de contaminacin (astilleros, muelles de descarga, zonas portuarias, fbricas de amianto-cemento, talleres de reparacin de frenos, etc.), afectando a vecinos que jams trabajaron con amianto, e incluso a los mismos animales de compaa, habitantes de dicho entorno,

CONSIDERANDO: que, por tanto, no hay dosis mnima, por debajo de la cual pueda considerarse que el uso del amianto es seguro, incluyendo al crisotilo

CONSIDERANDO: que tales evidencias demuestran que el amianto, en todas sus variedades, aparte de ser un problema de salud laboral, es tambin un formidable problema de salud pblica, con millones de toneladas de amianto ya instalado en el medio ambiente general, con especial incidencia en los entornos urbanizados e industrializados,

CONSIDERANDO: que tales caractersticas determinan que el manejo del amianto, en todas sus variedades, incluyendo al crisotilo, en condiciones satisfactorias de seguridad, resulta ser un problema intratable en la prctica, salvo mediante la universalizacin de la prohibicin de su uso,

CONSIDERANDO: que el mal llamado uso seguro y/o uso controlado del amianto, crisotilo incluido, es una gran falacia proclamada por los grupos de presin de la industria del amianto, y en particular, de su industria minera, como ha quedado demostrado por los hechos, por la continuidad en la afectacin, incluso en los pases del llamado Primer Mundo, como Canad, a pesar de que su nivel de desarrollo tecnolgico pueda ser considerado como inmejorable,

CONSIDERANDO: que la industria del amianto ha reaccionado, ante la extensin de los pases que han adoptado la prohibicin, practicando una estrategia de transferencia transnacional de los riesgos, orientando sus exportaciones y mediante el asentamiento de las industrias de su manipulacin en pases en vas de desarrollo, donde precisamente las condiciones higinicas y de prevencin, son ms precarias o inexistentes,

CONSIDERANDO: que las disposiciones legales de prohibicin, adoptadas conjuntamente por varias naciones, como es el caso de la Unin Europea, adolecen del grave defecto de permitir excepciones, que slo resultan explicables ms que en un entorno mundial de ausencia de una prohibicin generalizada, puesto que en ese ltimo supuesto, tales excepciones resultaran inviables econmicamente, puesto que no bastaran para el sostenimiento econmico de una minera del crisotilo, y que, por lo tanto, tales excepciones constituyen un claro ejemplo de dobles estndares, dado que se legisla en base a contemplar unas excepciones que slo tienen sentido bajo la premisa de que la prohibicin no ha de estar generalizada a nivel mundial,

CONSIDERANDO, que la mera extensin del nmero de naciones que han ido adoptando la prohibicin, no impide que tanto las personas fsicas (inversores, accionistas, miembros de los consejos de administracin y de la directiva de las empresas multinacionales), como las personas jurdicas (bancos, fondos de inversin, empresas transnacionales), radicadas en esas naciones prohibicionistas, puedan seguir siendo perceptoras del flujo de dividendos emanados de la criminal actividad relacionada con la industria del amianto, de su extraccin, transporte y uso industrial, en simultaneidad con esa prohibicin local respectiva, y con externalizacin de los riesgos mortales as generados,

CONSIDERANDO, que la existencia de esas respectivas prohibiciones nacionales, no impide que haya gobiernos, pertenecientes a esas naciones prohibicionistas, que, no obstante, al propio tiempo practiquen una poltica de dobles estndares, promocionando, de fronteras para afuera, lo que prohben de fronteras para adentro, como ocurre, por ejemplo, con el actual gobierno espaol, que acoge en la web oficial de su Cmara de Comercio en la Repblica de El Salvador, a una ficha propagandstica de la empresa DURALITA, fabricante de productos de amianto-cemento y con vnculos con el Grupo Eternit, que incluye la direccin de acceso directo a la web de dicha empresa, en la cual se inserta un texto propagandstico de las supuestas excelencias de un pretendido uso seguro y uso controlado del crisotilo, que lo hara inocuo, afirmacin en flagrante contradiccin con las ms palmarias evidencias cientficas,

CONSIDERANDO: que aun cuando sera claramente preferible que las naciones adoptasen un acuerdo general de prohibicin, que garantizase la adecuada atencin econmica y de proteccin de toda ndole, para los trabajadores afectados por la situacin de paro definitivo que se suscitara por la extensin mundial de la prohibicin, pero que, no obstante, lo que se ha podido constatar, a lo largo ya de muchos aos de lucha por alcanzar esa prohibicin, es que lo cierto es que la misma no avanza vigorosamente, y que contra la misma, la industria del crisotilo en pleno, en conjuncin con no pocas administraciones pblicas, tanto de pases productores, como de los receptores del crisotilo extrado, ofrece una feroz y eficaz resistencia, en defensa de sus intereses econmicos, y por encima de los miles de muertos que su criminal comercio ha causado y sigue causando,

CONSIDERANDO: que tal situacin invita a reflexionar sobre la necesidad de bsqueda de otras alternativas de actuacin, que no pase por la adopcin efectiva de una universal prohibicin, aunque la misma subsista como un ideal irrenunciable,

CONSIDERANDO: que el transporte martimo constituye un elemento esencial, y en la prctica insustituible, salvo excepciones, en el comercio del amianto,

CONSIDERANDO: que los trabajadores de la estiba, de los diversos puertos del mundo, empleados en las tareas de carga, descarga y almacenamiento del amianto, ya han pagado un alto precio, en enfermedad y muerte, a causa del mismo (en su gran mayora, crisotilo, y en la actualidad, en su totalidad),

CONSIDERANDO: que incluso con las mximas precauciones, cuando se manejan al ao tantos miles de toneladas de amianto, estadsticamente es inevitable un cierto nmero de incidentes que determinen algn grado de exposicin en las tareas de carga y descarga, y que, por lo tanto, esos trabajadores son tambin una parte directamente concernida por una deseable suspensin definitiva de ese criminal comercio,

CONSIDERANDO: que parece evidente, por lo tanto, que los SINDICATOS DE ESTIBADORES de todo el mundo, incluso meramente en defensa de la salud, seguridad y vida de sus defendidos, tienen un protagonismo evidente y primordial en la cuestin,

CONSIDERANDO: que nadie debiera de ser forzado a realizar acciones, de las que sabe a ciencia cierta que se han de derivar miles de muertes,

CONSIDERANDO: que, de hecho, hasta el presente, los estibadores han jugado el papel de colaboradores necesarios e imprescindibles, seguramente que a su pesar, en ese criminal comercio del amianto, responsable de miles de personas muertas, principalmente trabajadores, pero tambin sus familias contaminadas por la ropa de trabajo- e incluso los simples vecinos de esos focos de polucin (incluidos los muelles de carga y descarga del amianto), e incluso los propios usuarios de los productos fabricados con crisotilo,

POR TODO ELLO, los firmantes del presente Manifiesto de Roma, demandamos pblicamente, de todos los SINDICATOS DE ESTIBADORES del mundo, y en primer lugar a su International Dockworkers Council (IDC), y tambin a la Confederacin Sindical Internacional (CSI), que promuevan entre sus afiliados, y ante sus respectivas empresas, su firme decisin a no seguir siendo colaboradores necesarios e imprescindibles en el criminal comercio del amianto, hacindoles llegar el mensaje, a quienes perciben los beneficios econmicos de esa criminal actividad, que si quieren que el crisotilo se cargue y se descargue en los muelles, que sean ellos, personalmente, los que lo hagan.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter