Portada :: Europa :: El capitalismo devasta Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-11-2014

"Podemos", la reestructuracin de la deuda y el consenso de los economistas

Antonio Estella
InfoLibre


Entre los das 16 y 18 de octubre, miles de personas votaron las resoluciones que formarn parte del futuro Programa Electoral de Podemos. Los miembros de Podemos estaban llamados a votar, de entre todas las resoluciones presentadas (casi cien), las cinco que les parecieran ms adecuadas. De esas cinco, precisamente la que qued en quinto lugar es la resolucin que aboga por realizar una auditora de la deuda (tanto pblica como privada) espaola y una reestructuracin de la misma. Esta resolucin est firmada por Alberto Montero Soler, Bibiana Medialdea Garca y Nacho lvarez Peralta, y recibi el 23,5% de todos los votos emitidos.

Llevamos ya un tiempo debatiendo en Espaa sobre esta cuestin, pero antes de entrar en los contornos que ha adquirido este debate, parece oportuno recordar de nuevo algunos datos. Segn Eurostat (datos del primer cuatrimestre de 2014) el volumen de la deuda pblica espaola equivale en estos momentos a casi el 100% de nuestro PIB (96,8%, exactamente, aunque faltan por publicarse los datos para Espaa del segundo cuatrimestre en donde sin duda se anunciar que hemos llegado, cuando no rebasado, la barrera del 100%). En euros contantes y sonantes, esto equivale a la friolera de 989.925 millones de euros, es decir, casi un billn de euros. Por su parte, en lo que se refiere a la deuda privada, Espaa debe el equivalente al 214% de su PIB. Los datos de EUROSTAT son datos de 2012, ao en el que el PIB espaol fue de algo ms de un billn de euros (1 billn 29 mil millones) con lo que los espaoles deberamos alrededor de 2 billones 200 mil millones de euros, que sumado a los 989 mil millones de deuda pblica hacen un total de 3 billones 190 mil millones de euros. Es decir, algo ms de tres veces nuestro PIB. Esa es la cifra mgica del endeudamiento espaol.

A partir de estos datos, Podemos ha planteado dos cosas, una auditora de la deuda y su eventual reestructuracin. Por razones de espacio dejo a un lado lo primero, y me centro en el segundo aspecto, que es el que ha levantado adems ms ampollas en el debate pblico espaol. Podemos ha sido calificado, por realizar esta propuesta (y otras), de populista por Jos Ignacio Torreblanca, de marxista-leninista por Federico Jimnez Losantos, de caudillista, mesinico y de nuevo marxista por Francisco Marhuenda, y de utpicos regresivos (personalmente es la crtica que ms gracia me hace) por el propio Felipe Gonzlez.

Dejando a un lado los aspectos ms tcnicos de esta propuesta, que sin duda son complejos, lo que quiero sealar es simplemente que se est gestando un consenso entre economistas de distintas tendencias sobre la necesidad de abordar esta cuestin en la Unin Europea. La idea de que Europa no podr evitar antes o despus reestructurar sus deudas no solamente forma parte de conversaciones privadas, que por tanto no pueden ser desveladas en un medio de comunicacin, sino que tambin forma parte de la investigacin publicada que estn realizando muchos economistas (a los que se les estn aadiendo algunos juristas, que estn analizando los aspectos legales que las reestructuraciones conllevaran).

Doy varios ejemplos de ello. Para empezar, Reinhart y Trebesch, en un reciente trabajo de 2014, ofrecen algunos datos histricos sobre reestructuraciones recientes. Por ejemplo, despus de la primera guerra mundial, se produjeron amplias reestructuraciones de deuda (en realidad, impagos parciales) a favor de pases tan importantes como Francia o Italia, por citar solamente a algunos. Concretamente, las reestructuraciones afectaron, respectivamente, a un 52% y a un 36% de la deuda pblica de estos dos pases sobre su PIB de 1934. Esta deuda, en su mayor parte, fue, de acuerdo con estos dos autores, condonada y ampliamente olvidada. El caso es que segn se indica en este estudio, una vez completamente finalizado el proceso de reestructuracin, las condiciones econmicas mejoraron en trminos de crecimiento, servicio de la deuda, sostenibilidad de la misma y acceso a los mercados.

Como media, los pases tardaron unos seis aos en volver a niveles de crecimiento anteriores al evento. Es cierto que estos dos autores son cautos, puesto que advierten de que es mucho ms fcil sealar ex post a partir de qu momento se endereza el rumbo macroeconmico de los pases beneficiados por la reestructuracin, que hacerlo ex ante, esencialmente porque la computacin de la sostenibilidad de la deuda depende fuertemente de las asunciones que hagamos sobre crecimiento del PIB y disminucin de la prima de riesgo. Por eso no podemos simplemente proyectar los resultados de las reestructuraciones de los aos 30 a nuestros das (y dicho sea de paso, por eso es muy difcil estimar en trminos econmicos qu ocurrira si un pas decidiera salir del euro).

En cualquier caso, lo que Reinhart y Trebesch nos dicen son dos cosas: primero, que de producirse una reestructuracin, esta no sera la primera vez que ocurrira en la historia econmica contempornea reciente; y segundo, que los casos ms recientes de reestructuracin lo que nos dicen es, precisamente, que en determinadas circunstancias y condiciones, la misma puede ser la clave para volver a retomar una senda de crecimiento mucho ms sostenible y razonable.

Por su parte, Pierre Pris y Charles Wyplosz plantean, en un trabajo de enero de 2014, lo que los autores denominan como PADRE (Politically Acceptable Debt Restructuring). En esencia, la idea es que una agencia (concretamente, el BCE) adquiera una parte de la deuda soberana de los Estados miembros, a cambio de una especie de bono a perpetuidad, pero sin intereses. Por su parte, el BCE va imputando dichas deudas a los intereses que los Estados Miembros reciben por el capital que tienen en el BCE. No se produce transferencia de la deuda hacia otros Estados, se trata ms bien de una transferencia intergeneracional de la deuda. Hay que decir que ambos autores son considerados como representantes de la ortodoxia econmica.

Por ejemplo, Pierre Pris es un banquero (concretamente, el consejero delegado del Banque Pris Bertrand Sturdza). Y Wyplosz es una autor que defiende que, al igual que ha pasado con la poltica monetaria, la poltica presupuestaria debera ser delegada a una agencia independiente y extrada por tanto del circuito poltico. No son un par de marxistas, precisamente. Su propuesta es interesante porque, a diferencia de Paul de Grauwe (quien tambin aboga por una reestructuracin, pero para resolver problemas de insolvencia, no de falta de liquidez) los dos autores anteriores plantean el problema de la reestructuracin como un problema de sostenibilidad de la deuda: no es tanto que sta no se pueda pagar, sino que pagarla reduce mucho las posibilidades de crecimiento de aquellas economas que estn ya fuertemente asediadas por la crisis.

El documento ms interesante que se ha producido en esta materia es, en mi opinin, el de Ashoka Mody, un miembro del servicio de estudios del FMI (actualmente profesor visitante de la Universidad de Princeton). Mody plantea un sistema de canje de deuda soberana por ttulos que seran considerados equity (capital), lo que en la prctica implicara un derecho residual a la reclamacin de dichos ttulos sobre el soberano. Lo ms interesante del anlisis del Mody es precisamente la parte que toca al corazn de este problema. De acuerdo con Mody, la investigacin histrica en materia de impagos muestra que los mercados, en determinadas circunstancias, entienden que la restructuracin redunda en su propio inters. Dicho de otra manera: son los mercados y no slo los Estados los que piden las reestructuraciones de deuda. En efecto, a partir de un cierto punto, los mercados prefieren planes de restructuracin crebles (y en consecuencia, la posibilidad de cobrar algo, al menos) que los intentos no-crebles de los Estados por pagar, sobre todo cuando ello se hace aadiendo polticas de austeridad.

La pregunta es: es Mody un peligroso marxista? es de Grauwe un temible populista? son Reinhart y Trebesch los lderes de un grupo secreto leninista? son Pierre Pris y Charles Wyplosz un par de utpicos regresivos sin salvacin? Quiz sea as y algn da salgan del armario y lo confiesen. Pero hasta que llegue ese da, lo que tenemos que pensar es que sus propuestas sobre reestructuracin son de simple sentido comn; como las de Podemos, el nico partido poltico que se ha atrevido hasta ahora a hablar sin tapujos de esta cuestin en Espaa.

Antonio Estella es catedrtico Jean Monnet ad personam de Gobernanza Econmica Global y Europea en la Universidad Carlos III de Madrid. Ha publicado recientemente Espaa y Europa. Hacia una nueva relacin (Tirant Ediciones, 2014).

Fuente: http://www.infolibre.es/noticias/luces_rojas/2014/11/18/podemos_reestructuracion_deuda_consenso_los_economistas_24064_1121.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter