Portada :: Espaa :: Rebelin en los cuarteles
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-11-2014

Consideraciones sobre los movimientos populares (II)
El partido poltico Podemos y los partidos de izquierda no neoliberal ante el proceso constituyente

Antonio Maira
Rebelin


Voy a empezar por afirmar lo que ya debera ser obvio para mis lectores y tambin, y fundamentalmente -y eso s es realmente importante- para los lectores asiduos de Rebelin en los Cuarteles.

A mi juicio, el entorno en el que se mueve y ejerce su influencia el Colectivo militar al que pertenezco -Anemoi-, viene dado por la siguiente coyuntura:

1.- Llevamos ya ms de un ao en la peor fase de la crisis: la recesin. Los efectos sociales son devastadores. El euro engorda pero desaparece de las familias trabajadoras de clase obrera y campesina (jornaleros proletarizados en la construccin y retornados al paro o a las faenas temporales en el campo); de los jvenes y menos jvenes sin empleo, con empleo precario, desesperados por no conseguir el primer empleo, de parados con subsidio mnimo o sin subsidio; y de mujeres, sobre todo de mujeres, predominantes en todas las categoras.

2.- Los procesos sociales son dialcticos y, por lo mismo, contradictorios y cambiantes.

Lo son en todas las estructuras sociales: econmica, poltica e ideolgica que, a su vez, se han multiplicado y estn interrelacionadas de manera mucho ms compleja de la que prevean los primeros marxistas. Lo son, y muchas veces se olvida, en el tiempo y en el espacio.

No obstante -y esto es muy importante- y por referirme a algunas de las cuestiones ms relevantes en estos momentos: no hay marxismo sin Marx y sus categoras fundamentales, ni hay antiimperialismo sin Lenin o Fidel; ni el concepto de hegemona social tiene mucho sentido sin Gramsci y, desde luego, sin Hugo Chvez.

3.- No obstante, la oligarqua que nos gobierna y que pretende convertir al mundo en un nico mercado capitalista y a los trabajadores y trabajadoras en mercanca humana desechable, utiliza todos los medios de comunicacin y de manipulacin ideolgica que componen Falsimediai para ocultar o deformar esa dinmica social.

El objetivo es petrificar y convertir en arcaicas todas las aproximaciones a la realidad que afirman la teora marxista y otras teoras emancipadoras y, sobre todo, que demuestran los hechos: que estn en los hechos para decirlo con ms precisin, que estn presentes ms all de las teoras que los interpretan.

4. -Los ejemplos ms burdos de manipulacin del discurso terico y de la prctica marxista (o revolucionaria con otras races) se han venido produciendo con continuidad. Recorren toda la historia del movimiento obrero y emancipador desde que Marx estableci las bases del materialismo histrico y del materialismo dialctico.

5.- El primer campo de manipulacin es el econmico y, como, consecuencia, el poltico.

Una de las primeras escuelas marxistas que aparecen en la Alemania del siglo XIX est formada, alentada y financiada por industriales. El argumento era muy sencillo: ya que el proceso de industrializacin en Alemania (con formas de relacin econmica y de poder casi feudales) estaba muy retrasado con relacin al Reino Unido (el pas ms industrializado en aquellos momentos), era preciso proceder a una revolucin burguesa (para pasar del modo de produccin feudal al capitalista) como elemento previo necesario antes de plantearse cualquier tipo de revolucin socialistaii.

El argumento se repite en todas las situaciones de crisis social aguda y en las situaciones revolucionarias. La conquista de la democracia, la lucha contra las castas y el pragmatismo de la concordia social de Podemos pueden llegar a cumplir funciones similares. No digamos nada de lo que en algunos textos marxistas denominan el papanatismo de las normas legal es (la creencia de que los cambios en las leyes producen en s mismos cambios sociales) en un pas en el que los textos legales han sido retorcidos hasta el extremo.

6.- El segundo campo de manipulacin es el que se refiere al imperialismo.

Hay pocas cosas ms visibles en nuestro momento histrico que el desarrollo del imperialismo, con la utilizacin de las presiones econmicas y diplomticas y de la guerra permanente, justificada siempre como una defensa radical de los derechos humanos. Ello, con una violacin sistemtica de las resoluciones de la ONU, una calculada dosificacin de su presencia en los medios y un desprecio absoluto del derecho internacional humanitario.

Los EE.UU han llegado al extremo de imponer Tribunales Internacionales ad hoc como los de la antigua Yugoslavia financiados por multinacionales y con jueces nombrados directa o indirectamente por Washington, o al de negar la jurisdiccin del Tribunal Internacional creado por el Tratado de Roma.

7.- El tercer campo de manipulacin es el ideolgico. Es la interpretacin derechista de Gramsci. El concepto gramsciano de hegemona social est siendo utilizado de manera reaccionaria.

El consenso como sustituto de la hegemona cultural de la clase obrera y, por extensin, de las clases populares (a pesar de algunos spots publicitarios que se han visto los ltimos das) nos aproximan a un Podemos construccin meditica.

8.- Aqu, en el estado espaol; y por poner un ejemplo, limitado pero muy efectivo, que afecta al PP, al PNV, a CiU y parcialmente al PSOE, la Iglesia catlica es un elemento fundamental de la lucha ideolgicaiii.

La Iglesia, representada por la Conferencia Episcopal, infiltra a todas las instituciones del estado y sustituye funciones bsicas del mismo, por ejemplo: las asistenciales. La previa negacin de los derechos fundamentales: alimentacin, vivienda, trabajo, salario bsico asegurado y jubilacin suficiente y apoyada, es el requisito que hace posible -que abre el campo- a esa posibilidad. El discurso de la Iglesia afecta a masas enormes de poblacin y orienta no solo al del estado sino tambin al de las grandes instituciones empresarialesiv

9.- Ese que estn en los hechos que he remarcado anteriormente es fundamental y explica la flexibilidad relativa de los medios de comunicacin y de los propios profesionales de los mismos.

Las fronteras a la verdad, incluso las ms sagradas para los poderes mediticos (al fin y al cabo la misma oligarqua que ha empobrecido a las grandes masas de poblacin para acumular beneficios), tienen que retroceder para conservar un mnimo de credibilidad pblica.

Las realidades se imponen cuando su presencia es inocultable y, sobre todo, cuando golpea a millones de personas.

Los brotes verdes no son crebles ante el aumento extraordinario del paro; el Espaa motor del crecimiento europeo, que invita a llorar o a rer segn el estado de nimo con el que se escuche semejante expresin de cinismo o de ignorancia, choca frontalmente con el incremento brutal de la pobreza y el hambre en los barrios obreros y con el empobrecimiento acelerado en los barrios de clase media.

La monarqua sostn del sistema de libertades se da de boca con su absoluta corrupcin mafiosa y con su permanente actuacin de aliento y apoyo al fascismo militar o civil; la omnipresente mencin al estado de derecho provoca una profunda vergenza en una mayora creciente de la poblacin y tambin en los jueces ms honorables. Y as podramos seguir hasta este infinito de corrupcin, desigualdad, pobreza, hambre de adultos o de nios, exclusin, mendicidad e ira en el que han metido a nuestro pas.

10.- Lo que est en los hechos es tambin la creciente clera ciudadana ante la ilimitada crueldad de la oligarqua econmica capitalista. Y el miedo, el terrible miedo como enfermedad social generalizada que tiene largusimas races en el tiempo, y lleva a una enorme masa de poblacin a la resignacin o a la profunda sensacin de impotencia.

Por eso mismo el evidente interclasismo de Podemos, su creciente pragmatismo expresado por su lder Pablo Iglesiasv de manera clara en sus intervenciones pblicas, me parece completamente fuera de la realidad, fuera de la lucha contra la escandalosa desigualdad, de la lucha contra el paro y por los derechos sociales y polticos bsicos.

Iglesias, que se presenta a media voz como marxista, olvida el punto de partida de Carlos Marx, ms evidente hoy que nunca: La historia de todas las sociedades humanas habidas hasta hoy ha sido la historia de la lucha de clases.

11.- El eslogan electoral lo que interesa a la gente que utiliza una y otra vez Podemos como justificacin de su metodologa poltica y, finalmente, de todas sus propuestas una vez pragmatizadas por su lder, fue utilizado durante dcadas por Izquierda Unida con resultados catastrficos. Entre otras cosas porque elimin de los debates sectoriales el discurso poltico fundamental, cuya discusin se concentr en los rganos federales y, en consecuencia, liquid la coherencia ideolgica y la unidad poltica bsica de la organizacin.

Izquierda Unida, a medio plazo, fraccion su discurso en miles de respuestas oportunistas y se olvid, tal como hace ahora Podemos, de que la realidad tiene un espacio global y un tiempo histricovi.

12.- En las ltimas elecciones, IU -y sobre todo su corazn y su estructura poltica bsica, el PC-, que llevaba aos escindindose, abandonando sus posiciones de izquierda y marcando el camino del xito electoral como objetivo a travs de una supuesta simbiosis con los votantes, crey que, por fin, haba llegado su momento de gloria.

La coalicin dio un giro coyuntural hacia la izquierda, vinculndose con vacilaciones y recortes a algunas luchas populares, creyendo encontrar por fin la gran ruta electoral que le permitira sustituir al PSOE en un bipartidismo renovado. IU, que es el padre y la madre de todas las dudas y vacilaciones, cosech un fracaso merecido. Buena parte de sus votos se deslizaron hacia Podemos, que tambin ha elegido la pelea electoral y los golpes refrendales para cambiar el sistemavii.

13.- En realidad es la dureza y la prolongacin de la crisis y el fortsimo crecimiento de las luchas sociales, lo que explica el xito electoral de Podemos en las elecciones europeas. Tambin lo explica una excelente campaa de imagen, el apoyo de los medios, los errores tremendos de Izquierda Unida y el tiempo todava corto para que se convierta en organizacin como Unidad Popular la enorme cantidad de colectivos en lucha social permanente. Todas ellas, sin embargo, estn generando consignas comunes y potentes organizaciones de base, tal como demostr el M22M.

14.- La relacin entre poder econmico y poder militar ha sido pocas veces tan intensa y al mismo tiempo tan manipulada como ahora.

No obstante, Podemos no enfrenta esta cuestin, la margina en su discurso poltico.

Iglesias, que alardea de contactos militares, ha llegado a decir que si es necesario para preservar la soberana, aumentar los gastos militaresviii

Sin embargo el discurso del partido poltico Podemos ante esa evidencia se mantiene totalmente ajeno.

En realidad Podemos -o al menos su lder Pablo Iglesias- se desvincula de la historia, la margina, la excluye deliberadamente. La misma prctica ha seguido IU desde los Pactos de la Moncloa, el chanchullo constitucional, el referndum manipulado sobre la OTAN y la presencia de las bases militares de los Estados Unidos en Espaa y la escenificacin del todos juntos podemos que supuso el 23F.

En realidad Podemos se desvincula de la historia, la margina, la excluye deliberadamente.

15.- Para abreviar un asunto muy complejo y popularizarlo es necesario repetir, tal como afirmaba en el artculo anterior de esta misma serie, que nos encontramos a las puertas de un proceso revolucionario o del retorno al fascismo.

La lucha de clases es ya un proceso muy visible en la realidad, en la economa, en la poltica e incluso en la psicologa de las masas.

16.- En ese proceso de cambio vertiginoso y de recolocacin de las fuerzas polticas, el proceso de enfrentamiento entre clases sociales renovadas, de lucha de clases, no es un problema de marxismo de manual, pero tampoco es un asunto que pueda resolverse en procesos de acumulacin de escaos parlamentarios.

El cambio social requiere la acumulacin de poder popular, la creacin de fuerzas polticas capaces de ganar la calle, de alcanzar la unidad, y de extender en las conciencias la necesidad de superar el capitalismo.

El factor militar-policial es -tal como hemos afirmado repetidamente en nuestro Manifiesto y en nuestros Comunicados- un asunto clave.

17.- No hay posibilidad alguna de retorno a los aos anteriores a la crisis. No hay alternativas de estabilidad social en el capitalismo: el nico futuro posible -adems del desastre ecolgico sin retorno y la explotacin global progresiva acompaada de una matanza neocolonial en un escenario planetario- es el establecimiento de un sistema social igualitario, solidario, que se plantee objetivos colectivos.

18.- Este artculo no pretende colaborar con la campaa de las instituciones y las distintas reas de influencia del bipartito contra Podemos, sino expresar diferencias ideolgicas desde posiciones de izquierda, en una situacin de crisis social aguda.

Cuando hablo de instituciones y reas de influencia no me refiero slo a gobiernos y partidos polticos estatales, de comunidades autnomas o locales (gobiernen o formen parte de la oposicin); sino tambin a los otros poderes del estado: legislativo, ejecutivo judicial, militar, meditico y, fundamentalmente, econmico.

19.- En este contexto, el papel poltico de Anemoi es activo en la lucha social, tal como declaran sin ambigedades sus documentos oficiales y su propio trabajo cotidiano. Nuestros conceptos de soberana, lealtad, obediencia y disciplina estn vinculados al pueblo: todos somos soldados del pueblo.

20.- Nuestros lectores son ya decenas de mi les ix, gran parte de ellos militares de todas las graduaciones. La presencia pblica del Colectivo es masiva en los medios alternativos y creciente en las redes sociales. Por el contrario, es escasa, casi nula, en Falsimedia, lo que demuestra la exactitud de ese concepto que afirma el control absoluto de los grandes medios de comunicacin privados y de los falsamente pblicos, por las grandes multinacionales de la comunicacin.

21.- El Colectivo Anemoi ha apoyado inmediata y elocuentemente a las M22M, como agrupacin unitaria de colectivos en lucha, desde el propio momento de la convocatoria. Nuestra lucha principal es contra el fascismox.

De eso: de la lucha principal contra el fascismo y de las importantes diferencias entre el reformismo capitalista, los silencios y las contradicciones de Podemos; y los planteamientos rebeldes del Colectivo Militar Anemoi, me ocupar en la tercera y ltima parte de este artculo.

Notas:

i Falsimedia fue un concepto que socialic en el quincenal Cdiz Rebelde o en el diario InSurGente (la memoria no me permite mayor precisin), las dos publicaciones alternativas en Internet de las que fui cofundador y codirector. Los elementos que componen Falsimedia son mltiples, desde el discurso ms o menos flexible de los medios de comunicacin en su tarea informativa-desinformativa (segn los grados que reclame la defensa de los intereses fundamentales de la clase dominante), hasta la publicidad comercial, pasando por el discurso educativo y todos los instrumentos culturales: cine, editoriales, etc.

ii El intento de interpretar a Marx de esa manera desde el incipiente capitalismo germano fue un caso extremo que, sin embargo, se repite en infinidad de escenarios de lucha social, incluso cuando la lucha de clases se agudiza hasta extremos prerrevolucionarios como el que vivimos en estos momentos en el que las desigualdades sociales crecientes se hacen insoportables.

iii Proporciona tambin doctrina a grupos de extrema derecha que siguen la estela del nacional-catolicismo de la etapa franquista.

iv Digo esto con todo mi respeto a las organizaciones de la iglesia de base, usualmente muy coherentes, nada refractarias al marxismo y a otras teoras y prcticas de emancipacin social y muy perseverantes en su esfuerzo social y poltico.

v Voy a hacer algunas citas personales en este artculo. Excepto cuando lo seale expresamente, no contienen animosidad personal alguna, solo divergencias ideolgicas, algunas muy profundas.

vi Hace algunos meses. Cayo Lara, nacido en 1952, ante la pregunta de un periodista sobre su opinin sobre el 23F respondi que l era muy joven es esa poca y no poda opinar sobre ese asunto. Sin duda es un caso grave del desprecio del aparato de la organizacin por la historia del pas y por su propia historia, que haba extendido a las bases. En honor al actual coordinador hay que afirmar que est aprendiendo con mucha rapidez y que parece tener una fuerte conciencia social. En su contra, que no ha logrado imponer esos criterios ms acordes con la respuesta poltica de un partido marxista en situacin de crisis catastrfica para los trabajadores y las clases populares, en las listas al Parlamento Europeo. Colocar en la cabeza de lista al eterno trepador Willy Meyer fue un desastre que indign a muchos militantes jvenes e hizo huir a miles de probables votantes. La propuesta de IU muy moderada por otra parte-, se convirti en increble.

vii Lo que he dicho de IU y de Podemos puede extenderse hacia otros partidos de izquierda que han elegido esta va. Tambin la derecha ha colocado nuevas opciones electorales en la gran lnea de choque que es la crisis econmica y los graves y crecientes conflictos sociales.

viii Encuentro con Rafael Correa, presidente de Ecuador, en el programa Salvados! de Jordi vole.

ix Quien dude de estas cifras puede consultar: https://www.google.es/?gws_rd=ssl#q=Manifiesto+colectivo+militar+anemoi

que se refiere a un solo documento de los contenidos en la Seccin Rebelin en los Cuarteles (nuestro cuartel general informativo) de la publicacin alternativa Rebelin.org.

La reproduccin de las cifras de lectores en otros medios alternativos, blogs, Listas personales y, en menor medida, por el momento, en Redes sociales ha sido inmenso.

O bien en: https://www.google.es/?gws_rd=ssl#q=Podemos+y+las+castas+antonio+maira&start=0

o en: https://www.google.es/#q=Antonio+Maira(*)+Anemoi

x clarito y raspao, dira el fallecido y querido presidente venezolano Hugo Chvez, con el que me identifico como militar rebelde al lado de su pueblo; no golpista, no contra su pueblo.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter