Portada :: Colombia :: Dilogos de paz 2012-2015
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-11-2014

Proceso de paz y cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo

Horacio Duque Giraldo
Rebelin


El proceso de paz adelantado en La Habana ya completa casi tres aos y existe un consenso general en la opinin publica en el sentido de que se trata una de las experiencias ms slidas en la materia, desde que en 1986 el gobierno de Belisario Betancur desarrollo la primera accin en tal sentido.

La etapa exploratoria y reservada (2010-2011) concluyo en un Acuerdo Especial para la superacin del conflicto (http://bit.ly/1ntk4t5) que ha sido el soporte de las conversaciones y consensos posteriores.

Los dilogos de los dos aos recientes han permitido construir importantes consensos en temas neurlgicos como el agrario, el de la participacin democrtica y los cultivos de uso ilcito.

En los das recientes se han dado desarrollos muy positivos en el tema de vctimas y el fin del conflicto.

El fin del conflicto es una materia con gran variedad de asuntos de mucha trascendencia. Hay tpicos muy delicados referidos a asuntos militares y estratgicos. Me refiero al acuerdo para avanzar en un eventual cese bilateral al fuego y de hostilidades y al de la dejacin de las armas.

Se podra decir que es la hora de los tcnicos y expertos en la ciencia de las armas y la estrategia de la guerra.

En ese momento tan sensible han ocurrido diversos hechos que conviene enlazar. No estn sueltos y su enfoque holstico y complejo permite interpretaciones ms aterrizadas en la perspectiva de la superacin de la prolongada guerra civil colombiana. El ms notable es el nombramiento por parte del seor Santos de un Comando de Transicin coordinado por el G. Javier Flrez e integrado por 7 altos oficiales de las Fuerzas Armadas que ya se uni a una Subcomisin de la que hacen parte 7 delegados de las Farc para debatir los aspectos puntuales del cese bilateral al fuego y el de las armas de la resistencia campesinas guerrillera.

La presencia del G. Flrez en La Habana refleja el compromiso constitucional del cuerpo de 120 generales de las Fuerzas Armadas con las conversaciones de paz. Es un paso trascendental que permite avizorar un buen futuro para el fin del conflicto social y armado.

Sin embargo, con este nivel poltico, las pugnas se han exacerbado notablemente. No todo es color de rosa en este escenario misterioso del universo militar y la gran magnitud de su poder. Finalmente el dominio de la lite oligrquica e imperial descansa en tal dispositivo militar y policial.

Es la trama donde est jugando a fondo la ultra derecha uribista. Para nadie es un secreto que una franja muy importante de oficiales, asociados directamente a los falsos positivos y la guerra sucia, tiene en Uribe Vlez un aliado central y definitivo. Dicho personaje se ha convertido en el vocero de la oposicin militar al proceso de paz y es a travs de l que se tramitan las intrigas y maniobras contra la Mesa de conversaciones de La Habana.

Lo que piensan los generales conspiradores y enemigos de la paz se puede saber al instante consultando el Twitter de Uribe Vlez (http://bit.ly/1ySVK4O), quien adems traza all la lnea y orientaciones para destruir el proceso de paz. Pautas que curiosamente el primero en replicar es el actual Ministro de Defensa, principal francotirador en el gobierno de la Mesa de Cuba.

Los peores ataques al reciente debate del Representante del Polo Democrtico Alirio Uribe sobre los 8 oficiales autores de centenares de falsos positivos, candidatos seguros a su salida del aparato militar, se registraron en ese Twitter y los primeros datos sobre el oficial desaparecido en el Choco se conocieron en esa cuenta.

La inferencia que se desprende de este contexto es que algunos generales actan mancomunadamente con el Jefe de la ultra derecha porque los une el propsito de destruir el proceso de paz para impedir que con la superacin del conflicto social y armado se avance en una reforma institucional que depure y supere la naturaleza contra insurgente y anti democrtica de los aparatos armados, comprometidos por aos en la organizacin de grupos paramilitares y en campaas de exterminio de partidos de oposicin democrtica como la Unin Patritica.

Ese es el cuadro en el que se da el extrao incidente de las Mercedes que llev a Santos a suspender unilateralmente La Mesa de paz de La Habana. Un acto arbitrario, por lo dems, que rompe las reglas establecidas en el Acuerdo Especial, pues all est establecido que nada de lo que suceda en Colombia debe interrumpir el trabajo de los delegados plenipotenciarios en la capital cubana.

Es muy probable que si se acude a lo previsto en el texto de dicho Acuerdo, el incidente ocurrido se supere con la mediacin de los pases garantes (Cuba y Noruega) y los acompaantes (Chile y Venezuela), pero sin nuevas imposiciones por parte de Santos que se hagan mediante una hipottica alianza con la derecha de la ex candidata presidencial Marta Lucia Ramrez, quien ha formulado una coalicin (http://bit.ly/1zDe03i) para debilitar los dilogos de paz y acabar con La Mesa de La Habana. A Santos le conviene ms recordar el respaldo a la paz que recibi de las doctoras Clara Lpez y Aida Avella en la segunda vuelta presidencial, que permiti su triunfo y la derrota del candidato fascista Oscar Ivn Zuluaga. Ignorar este vital apoyo en la conformacin del gabinete es lo que tiene al Jefe de la Casa de Nario en los actuales apuros. Son las consecuencias del oportunismo y la falta de tica.

Lo que procede es avanzar en unas reglas para implementar el cese al fuego y de hostilidades, sin pretender que el mismo sea un acto absoluto. El mismo debe ser el resultado de acuerdos humanitarios parciales que vayan disminuyendo la confrontacin. Lo dems son sofismas y teoras absurdas como las de ciertos politiqueros (Benedeti et.al) que aprovechan el difcil trance para pescar en el ro revuelto de la mermelada con chantajes y presiones presupuestales y burocrticas.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter