Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-11-2014

Obama: migracin y confrontacin poltica

Editorial de La Jornada
La Jornada


El presidente de Estados Unidos Barack Obama anunci ayer la adopcin de un plan de regularizacin que conceder estatus legal por dos aos a 5 de los 11 millones de migrantes indocumentados que residen en aquel pas. Ello a cambio de requisitos como la demostracin de permanencia en Estados Unidos durante cinco aos, la existencia de hijos estadunidenses o residentes permanentes y el sometimiento de los posibles beneficiarios a una revisin de antecedentes criminales. En lo inmediato, las medidas podran detener la deportacin de alrededor de 4 millones de personas.

Se trata, en suma, de una primera cristalizacin real, a casi seis aos del arribo de Obama a la Casa Blanca, de la promesa del mandatario de favorecer a los migrantes, un sector que, contrario a las expectativas generadas inicialmente en torno a la figura del mandatario, ha recibido un trato particularmente implacable de las autoridades migratorias, al grado que la presente administracin es la que ms deportaciones ha realizado en la historia.

Las medidas anunciadas constituyen una demostracin, del propio presidente, de lo que han sealado a lo largo del pasado lustro algunos de los sectores pro migrantes de ese pas: que el titular del Ejecutivo estadunidense cuenta con atribuciones y facultades suficientes para impulsar, por s mismo, cambios a la poltica migratoria sin tener que pasar por el filtro de una reforma legislativa.

Paradjicamente, esta demostracin de potestades presidenciales ocurre en el momento de mayor debilidad poltica de Obama, desde que lleg al gobierno en 2009, cuando su partido ha perdido el control en ambas cmaras del Congreso y la Casa Blanca parece haber quedado reducida a la irrelevancia poltica frente al Capitolio.

En ese sentido, cebe suponer que el hecho de que las medidas referidas hayan sido anunciadas por el mandatario no implica necesariamente que se llevarn a cabo con xito: el camino prefigura un nuevo choque entre el Ejecutivo y el Legislativo. ste ltimo, representado por el presidente de la Cmara de Representantes, John Boehner, ha llegado a afirmar que lo que Obama pretende es regularizar una prctica delictiva (que es el calificativo que la derecha de ese pas suele dar a la migracin indocumentada) y vulnerar la divisin de poderes en ese pas mediante un recurso que "excede el poder constitucional" del presidente.

Corresponde preguntarse si Obama tendr la determinacin necesaria para llevar adelante su plan de regularizacin migratoria temporal pese a lo que ello pueda representar para el resto de su gestin, entre otras cosas, por la posibilidad que la oposicin republicana entorpezca el paquete presupuestal del pas para el ao entrante lo que supondra un riesgo econmico considerable no slo para Estados Unidos, sino para el mundo y la perspectiva de que la Casa Blanca enfrente bloqueos sistemticos a los cambios futuros en el gabinete presidencial.

Habida cuenta del alto costo poltico que conlleva dicha confrontacin, habra sido deseable que el anuncio del mandatario contemplara beneficios para la totalidad de la poblacin indocumentada. Con todo, si Obama logra sacar adelante su nuevo plan migratorio no slo reivindicara parcialmente ante la historia su criticado paso por la presidencia, sino que saldara una deuda insoslayable con el electorado procedente de Latinoamrica que lo respald en sus dos candidaturas y que tiene entre sus demandas fundamentales un cambio en las polticas oficiales de persecucin, criminalizacin, discriminacin y atropello legalizado de los migrantes.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2014/11/21/opinion/002a1edi



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter