Portada :: Argentina :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-11-2014

Elecciones CTA, empleo y movimiento obrero

Mariano Massaro
Rebelin


En un contexto de balcanizacin del movimiento obrero argentino, donde cinco centrales asumen la representacin obrera, la reciente eleccin de la Central de los Trabajadores de Argentina se instituye como un mojn de continuidad, aportando una salida de representacin de los intereses de los trabajadores, como as tambin, una buena traduccin de stos en relacin a la poltica nacional. La re-eleccin de Hugo Yasky como secretario general de la conduccin nacional de la CTA, muestra un camino posible donde articular polticas que concuerden con las coordinadas centrales de un proyecto poltico popular, al tiempo que contiene la capacidad de marcar agenda propia y sealar contradicciones; toda una apuesta en la construccin de identidad poltica desde una independencia poltica proba.

Sin embargo, los puntos de contacto con parte del movimiento obrero son influctuosos por mltiples razones, siendo la principal, la traslacin del volumen de poltica desplegada, desde la rbita netamente gremial a un criterio de satlite de los intereses del coro opositor y de grupos corporativos. De esta forma, varios de los sectores que participan de las restantes centrales, han pasado a ocupar asiento como piezas indispensable de una operatoria de pinzas, que conjuga la presin meditica y de las lites econmicas con una movimiento sindical que busca ganar las calles, a fin de poder cerrar la pinza contra las polticas que representan a las grandes mayoras populares. La adjetivacin de estas maniobras queda a cargo del lector.

Sobrevuela el teatro de operaciones donde las conducciones obreras juegan sus antagnicos roles un eje ordenador, el nivel de empleo. Siendo indiscutible las tensiones asociadas al empleo a travs de lo que denomino puja distributiva entre una poltica expansiva de la demanda, como poltica contra cclica inducida desde el gobierno y las argucias por abalanzarse sobre los altos niveles de dinero circulante por parte de los empresarios, va aumento generalizados de precios. En la coyuntura los niveles de empleo no responden a un criterio unificado, y se expresan por rama de produccin, dentro de las cuales algunas se explican por condicionalidades externas, pero otras deviene de una prctica asociada a la especulacin neta, por la cual se busca sistemticamente escapar a la reinversin, atento la incapacidad de pensar en una tasa de ganancia sostenida a mediano y largo plazo, refugindose en diversas herramientas especulativas, siempre, casi de forma omnipresente, comparando el rendimiento de los comdites del agro negocio. De aqu se despenden algunas observaciones que no pueden ser ignoradas, tales como, la conducta especulativa del empresariado argentino descripta, conjuntamente con la histrica maniobra de fuga de divisas, las cuales ponen en discusin la posibilidad real de que la industria alcance mrgenes de competitividad que permita generar autosuficiencia de divisas para su expansin y consolidacin. El nivel de empleo tiene atado su de destino a la evolucin de esta variable.

Asumir esta hiptesis debiera llamar a la reflexin a buena parte de los cuadros de conduccin del movimiento obrero, reconfigurando su hoja de ruta y en consecuencia la caracterizacin de enemigos principales y accesorios. Son 200 aos de una lnea histrica ininterrumpida que busca en trminos cclicos desmarcarse de la divisin internacional de trabajo, que asign a nuestra patria el pasivo rol de granero del mundo.

Cuestiones de semejante calibre debieran de integrar el ncleo duro de ideas alrededor del cual amalgamar la accin sindical.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter